domingo, 21 de septiembre de 2008

Recordando a Belaunde Terry

No fui justo con Fernando Belaunde Terry. No fuimos justos. No le perdonamos nada.
Y ahora que la política peruana parece a veces un muladar es bueno recordar lo mejor del legado de Belaunde: su probada honradez, su incapacidad para la rapiña.
Belaunde murió en un departamento de 50,000 dólares que, años atrás, había comprado Violeta Correa, la compañera de toda la vida.
Belaunde había vendido su casa de Inca Rípac, en Jesús María, y había hecho lo mismo con su departamento playero en la playa La Honda. Parte de ese dinero se lo había ido gastando en pequeños gustos y con lo que quedó -más la ayuda de algunos populistas- había accedido a un departamento mesocrático, amoblado sin ninguna demasía.
Pero pasada su segunda presidencia, más que octogenario, vendió esa última propiedad, obtuvo por ella 90,000 dólares y repartió ese dinero entre sus tres hijos. Sabía que la muerte lo había empezado a rondar.
Por esos años, Violeta había recibido una escueta herencia. Con ese dinero –unos 50,000 dólares- compró el piso donde ambos vivirían lo que les quedaba de vida y donde ella se moriría –porque la muerte siempre es una traición- antes que Belaunde.
Dicen que Belaunde jamás pensó que sobreviviría a quien había sido la mujer que lo sacó de la pena y lo liberó de la sonrisita limeña. Dicen que quedó devastado y que miró la muerte como un modo de reunirse con Violeta. En el entierro de su mujer, el arreglo floral que le dedicó tenía encima una tarjeta sencilla con una sola frase escrita con caracteres de anuncio: “¡Espérame!”
De Belaunde se puede decir que no hizo esto y que omitió aquello, que permitió la proximidad de los PPK y las mañas de Ulloa y las representaciones de Rodríguez Pastor. Se puede decir también que “la conquista del Perú por los peruanos” sonaba a campanario antiguo y a tautología de bandera. Y hasta puede decirse que con Belaunde el arte de cerrar los ojos a la realidad adquirió ribetes de tragicomedia. Le sucedió cuando llamó abigeos a los guerrilleros de los 60 y cuando reincidió en algún adjetivo bandoleril en el momento en que Sendero asomó su sangrienta pezuña.
Pero también habría que decir –y no se dijo a tiempo, no lo supimos decir a tiempo- que Belaunde reivindicó la serenidad del centro, la naturalidad del justo medio, el pragmatismo tranquilo del sentido común. Porque este hombre de modales pensados y hablares de lavanda jamás fue tentado por ningún extremo. La mesura fue su gran pasión.
Y lo más importante: Belaunde no tocó un centavo del tesoro público, no se hizo rico en la presidencia de la República, no se ensució en contabilidades invisibles ni firmó declaraciones juradas plagadas de mentiras.
Y hoy que la política peruana consagra la impunidad y azuza el saqueo -desde los pollos de un pobre diablo llamado Anaya hasta los negocios de aguas servidas próximos a consumarse en lo de Taboada-, hoy es preciso decirle a los jóvenes que la política de este país supo también de gente decente que llegó al poder sin dinero y salió del poder sin dinero. Sin dinero pero con honor.
Y es bueno que lo escriba un periodista que fue implacable con Fernando Belaunde. Un periodista que hoy extraña a rabiar esa perseverancia en el decoro que hoy agiganta su figura.

13 comentarios:

Aldito M. dijo...

Con Fernando Belaunde, nuestro ex presidente constitucional se va una importante página de la historia. Hombre probo, creyente, y demócrata, expresó en cada momento su amor por el Perú. Pero ese profundo amor no quedó en él, sino que nos enseñó a todos los peruanos a amarlo también. Y cómo no decir que ese sentimiento lo llevó a recorrer cada pueblo, cada río, cada villorrio. A su muerte, todo el país estuvo allí, los humildes que llegaron de los más remotos lugares, los agradecidos por leyes y obras, los amigos y los familiares para darle el postrer adiós a quien no se sirvió el cargo público para enriquecerse , sino para vivir con la modestia franciscana de un ex mandatario. De sus dos gobiernos nos queda la docencia de un ilustre personaje del siglo que le vio nacer, el penitente defenestrado por un gobierno militar, el soberano que soñó con un Perú libre de ataduras, el patricio que nadie duda en reconocerle sus dotes de gran político.



Su última morada luce el verdor que el pensó debería ser nuestro territorio, como un símbolo creado por la lampa de su partido. Ahora nos corresponde vivir recordando a esa persona que llevó la carretera a las alturas más remotas; surcó los mares, ríos y lagos ; a caballo o a pie, bajo la lluvia torrentosa y el calor insoportable, allí estuvo Fernando Belaunde para llevar no sólo la palabra, no sólo el aliento, no sólo su presencia física, sino la obra realizada por los mismos moradores a través de su programa “Cooperación Popular”. Su lema “el pueblo lo hizo”, manifiesta de cómo los peruanos debemos aprender de sus palabras permanente en generaciones, que el trabajo es una lección de vida, cuando dignifica al ser humano y engrandece la Patria entera. El humanismo de Fernando Belaunde, establece la distancia con otros gobernantes que dirigieron las riendas del país en la etapa republicana. Expresa en sus palabras pero también en su vida, su respeto por la democracia, la concertación, el perdón al enemigo, la ayuda al pueblo de los desposeídos, el club de madres para asegurar la alimentación de los que siempre menos tienen . Por sobre todas las cosas cada gobierno de Fernando Belaunde, puso de manifiesto su profesión de arquitecto al construir grandes complejos habitacionales en todo el país, concretando el sueño de la casa propia.
Hoy cuando todavía el aroma de las flores invade el “Campo Fe” de Huachipa donde descansan sus restos junto a su amada Violeta Correa su flor preferida, miles de peruanos venidos de todas partes del país le rinden respetuosamente el culto que el sabio pueblo sólo sabe rendir a los hombre modelo de virtudes.

Museo T. Núñez Ureta dijo...

Un acto digno por parte de usted Señor Hildebrandt. Es verdad, Don Fernando Belaunde se hace extrañar.

Anónimo dijo...

-OK, de acuerdo en que fue una persona honrada, pero en lo que no estoy de acuerdo es en lo siguiente:
-Hasta ahora nadie ha negado que apoyo directo al golpe de Lindley, lo que evito que Haya fuera presidente, y ojo que no soy aprista. Entonces no vengamos con rollos como el de Patricio de la Democracia que alguna vez se solto respecto a él. Lo que nos conduce a lo siguiente: los valores democráticos son algo relativo en el Perú.


-El que no haya robado no le exime de todas los errores en lo que tuvo participación directa o indirecta. Incapaz y cobarde para llevar a cabo la reforma agraria, incapaz de finiquitar un acuerdo honrable con IPC e incapaz de controlar a la banda de ladrones de cuello y corbata que siempre lo acompañaron. A veces no sólo basta ser uno honesto también es necesario imponerse y hacer que el resto sean honestos. esa es la responsabilidad de un jefe de Estado.

Si Belaunde es lo mejor que hemos tenido, señores.. estamos mal, muy pero que muy mal.

Cordiales saludos.

Giacomo Chiappe

Aia Paec dijo...

Prepárense...

http://elblogdecayo.blogspot.com/2008/09/666-el-nmero-de-la-bestia.html

Miguelon dijo...

si pero no olvidar al pagina 11 y la masacre en Putis
un gobierno que trabaja y que deja trabajar..... pero a quien??? a los pobres no, eso juralo!!

Pepe Derteano dijo...

Belaunde fue un hombre ejemplar. Concuerdo con usted, con aldito m. - maldito -, con el Museo T. Núñez Ureta.

Su gesto lo enaltece, pero llega un poco tarde. Si hubiera tenido usted la experiencia y la mesura de hoy, quizás esas críticas implacables y a veces indeseables no hubieran tenido eco.

Lo que me parece ilógico es no poder olvidar. Miguelón y Chiappe son dos perfectos cacafritas que atentan contra el presente, recordando el pasado y no pueden enterrarlo como se acostumbra, con la gente honorable que parió el Perú.

Después de una mierdosa y repugnante experiencia con García, Fujimori, Toledo y García...hasta el día de hoy, resurge Belaunde glorioso y diferente. Qué ironía del destino...junto al pequeño Valentín...destilaron decencia y docencia en un país de malagradecidos.

Saludos

Anónimo dijo...

Estimado Pepe Derteano:

El infierno esta lleno de buenas intenciones y de buenas intenciones entre otras cosas no se come ni se hace patria.

Si bajas el baremo y te conformas con el mal menor, pues entonces pierdes la perspectiva de lo que es correcto y no. Revisa la historia del Perú y verás que buenas intenciones hay pero lo que tenemos es lo que ves. El pasado es la base del futuro solo las tiranias borran o desdibujan el pasado, también los ilusos. Belaunde se rodeo de la misma gente tanto en su primer como en su segundo gobierno, siendo benévolo podria decirte que adoleció en su juicio sobre la gente que lo rodeo de eso que llamamos "la gente como nosotros es decente"; Prefirió cerrar los ojos.

Los argumentos se responden con argumentos, no con insultos no me rabajaré a insultarte.

Por último retomo lo anterior.. engañandonos a nosotros mismos buscando el mal mejor no construimos un mejor futuro. reconocer la verdad es lo mejor, aunque a veces duela. Si hay que hacer Perú empezando de cero, pues empecemos de cero. Eso nos da la oportunidad de hacar las cosas bien.

El Perú necesita hombres excepcionales, esperemos que vengan.
Cordiales saludos,

Giacomo Chiappe

Miguelon dijo...

No suelo responder las inepcias que escupen los inanes de medio pelo.
Disculpa si desciendes de esa sabandija pero de honorable naa.
Sigue ladrando que es todo lo que te contestare desinformador.

Anónimo dijo...

NO HAY QUE SER MEZQUINOS NI INGRATOS Y BUSCAR DELITOS DONDE NO HAY,LA PAGINA 11 FUE UNA PATRAÑA Y UNA IRRESPONZABILIDAD DE LOS DIRECTIVOS, Y FUE EL TRAMPOLIN PARA EL RESENTIDO DE VELASCO,QUE CALCULO MUY BIEN EL GOLPE,Y COMO JUDAS UN DIA ANTES ESTABA DANDOLE LA MANO,Y SOBONEANDO A BELAUNDE.CUANDO LE DIERON EL GOLPE LO SACARON A LA FUERZA Y NO FUE COBARDEMENTE A ASILARSE A UNA EMBAJADA COMO EL MARICON DE ALAN GARSUA.BELAUNDE HABLABA DE IGUAL A IGUAL CON PRESIDENTES,PRINCIPES,REYES,PERO NO POR TENER DINERO SINO PORQUE ERA UNA PERSONA PREPARADA,Y SINCERA.EL DIA DE LAS ELECCIONES DEL 85,SUBIO EL COSTO DE LA GASOLINA,MUCHOS DIRAN" QUE COJUDO",PERO NO DICEN,QUE LECCION DE DECENCIA.EL PRIMER ACTO DE SU GOBIERNO EN EL 80 FUE DEVOLVER A SUS PROPIETARIOS LOS DIARIOS INCAUTADOS.QUE DIFERENCIA CON ALAN GARSUA EL 85,QUE SU PRIMER ACTO FUE DE RAPIÑA,TRAFICO CON LOS MIRAGES.EL GOLPE DEL 62 NO LO APOYO, HUBO FRAUDE DE PARTE DEL APRA CON LIBRETAS ELECTORALES FALSAS,Y HAYA NO CONSIGUIO EL TERCIO EN COMPUTOS.BELAUNDE ES EL ULTIMO "SEÑOR PRESIDENTE" EL RESTO SON PURA CHAUCHILLA.COMENZANDO POR CHINO VELASCO,ALAN GARSUA, Y CHINO FUJIMORI.BELAUNDE NO NECESITABA DE MILLONES PARA VIVIR,SOLO QUERIA SUS LIBROS ,SU ESPOSA Y SU FAMILIA.SE CONSERVO LUCIDO Y CON UN FISICO ECEPCIONAL,PARA SU EDAD, Y NO ENGORDO COMO UN MOZO DE CHIFA DE LA PARADA.BELAUNDE AL SALIR DE LA PRESIDENCIA LE DEJO 2500,000 MILLONES A ALAN PARA QUE PUEDA TRABAJAR,QUE FUERON DILAPIDADOS POR EL PILLO Y SUS AMIGOTES EN 2 AÑOS.ALAN GARSUA LE DEJO RESERVAS NEGATIVAS EN EL BANCO DE RESERVA, AL CHINO FUJIMORI ,SE TIRARON HASTA LAS MEDALLITAS DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS.QUE IRONICO ES EL DESTINO BELAUNDE,ALAN Y FUJIMORI FUERON REELECTOS,LOS DOS ULTIMOS SOSPECHOSAMENTE.ESTO ME HACE RECORDAR A CRISTO EN LA CRUZ FLANQUEADO POR DOS LADRONES.AMIGOS PERUANOS NO VEAMOS Y BUSQUEMOS DELITOS Y FALTAS EN BELAUNDE,Y MIREN LA BASURA QUE HAY EN LOS GOBIERNOS DE FUJIMORI,DE ALAN Y VELASCO.ESTOY SEGURO QUE AHORA EL VIEJO BELAUNDE ESTARA EN LA GLORIA DESCANSANDO EN PAZ COMO SE LO MERECE. CFB.

Anónimo dijo...

Me parece que la intencion del articulo era recordar valores en politica que desgraciadamente ya no se obervan, y en referencia a eso emitimos comentarios muy respetables pero tambien cuestionables, se dice que si el mal menor es nuestra referencia perdemos perspectiva un buen punto, pero si no rescatamos las virtudes de la persona en referencia y lo que a unanimidad todos indican como errores..... ahi si pienso que perderiamos perspectiva, un pais lo construimos todos en cada actividad que realizemos y de la manera mas proba con que lo hagamos desde no pasarnos una luz roja... hasta devolver el cambio que nos dieron de mas, esperar a que lleguen hombres excepcionales es decir que no existen!...eso implica que los que cada dia nos levantamos muy temprano y realizamos honradamente y de la mejor manera a pesar de las dificultades nuestro trabajo no lo somos?...me parece que no y si nos referimos a las personas que estan en politica..tampoco resulta asi, mientras cada uno no haga la parte que le corresponde.
No entrare en detalles pues mi intencion no es polemizar ni ganarme por la vehemencia.. solo dire para terminar que ejemplos de honradez como el del ex presidente Fernando Belaunde ya no se observan y esto hace valorar a destienpo virtudes que debemos respetar en su momento.

Eduardo Rodriguez

Anónimo dijo...

No te caygas chato tu ya no ofreces garantia en el periodismo si sigues haciendo de sobon tanpoco culpas a belaunde acerca del (( DIARIO 11 Y PUTIS )) entonces porque habria que felicitar porque no fue el directamente. En el futuro tambien diras que el chino rata hizo buenas pistas y casi combatio el terrorismo matando gente con el grupo colina el periodismo tiene que ser imparcial y ser objetivo facil es tener un canal un diario hablar eres igual de simverguenza. espero una respuesta de parte tuya

Anónimo dijo...

No te caygas chato tu ya no ofreces garantia en el periodismo si sigues haciendo de sobon tanpoco culpas a belaunde acerca del (( DIARIO 11 Y PUTIS )) entonces porque habria que felicitar porque no fue el directamente. En el futuro tambien diras que el chino rata hizo buenas pistas y casi combatio el terrorismo matando gente con el grupo colina el periodismo tiene que ser imparcial y ser objetivo facil es tener un canal un diario hablar eres igual de simverguenza. espero una respuesta de parte tuya

Apolo Cueva dijo...

Respecto a estos comentarios me pregunto lo siguiente: Fernando Belaunde amaba realmente a su país? Me parece que si. Belaunde fue un hombre honrado y sincero en sus intenciones para con su país? También me parece que sí. En ese sentido fue un peruano extraordinario que no he visto en ninguno de los presidentes que le siguieron, (tengo 45 años ahora en 2015). Cumplió con su deber como presidente de todos los peruanos, no tuvo intereses ni negocios para con ningún grupo. Tuvo errores? es posible, pero sus aciertos y su legado supera cualquiera de ellos."Entro sin dinero y salió sin dinero" y "Salió mas pobre de lo que entro" son las frases que he leído aquí y lo describen con justicia. Pero el mayor legado que ha dejado Belaunde a nuestro país son los peruanos honestos(aunque pocos) ya sea como ciudadanos, ya sea en la política, quienes todavía mantienen la decencia en nuestro Perú, no me cabe duda que vieron en Fernado Belaunde a un maestro de como amar y servir al Perú.Sigamos su ejemplo.