sábado, 13 de septiembre de 2008

Lucille Ball ha regresado

Lucille Ball ha vuelto reencarnada en Sarah Palin.
La diferencia es que Lucille Ball era una ignorante encantadora y una huachafa del hogar y Sarah Palin, siendo tan huachafa e ignorante como ella, podría ser la presidenta de un país con el mayor arsenal atómico del mundo.
Es que todo ha cambiado, para mal y hacia abajo, en la política norteamericana.
Décadas atrás, Sarah Palin no hubiera servido ni para amante borrosa de un viejo senador del medio oeste.
Hoy acompaña al viejo John McCain en la fórmula republicana, un combo de guerra fría y brutalidad armada con el que el sistema de las corporaciones pretende mantenerse en el poder.
La señora Palin es minuciosamente estúpida y hasta ahora había abierto la boca sólo para recitar su panfleto conservador. O sea que Dios nos hizo del mismo barro que Bush deja como estela, que Darwin es peligroso, que no está demostrado que el saqueo del planeta haya influido en el calentamiento global, que el aborto debería estar siempre penado con la cárcel y que los Estados Unidos muchas veces sólo cumplen las consignas del Señor, alabado sea.
Decía que hasta ahora sólo había abierto la boca para paporretear ese “Coquito” conservador, porque hace dos noches ha añadido a su elocuencia Neanderthal la dosis de Apocalipsis que le hacía falta para ser perfecta.
Entrevistada por Charlie Gibson, de la cadena televisiva ABC, ha dicho que Estados Unidos “debe vigilar a Rusia” y declararle la guerra “si es preciso” si ese país invade otra vez “una democracia más pequeña como Georgia”.
John McCain no la ha corregido porque él piensa lo mismo y ha elegido a Palin para que diga por él lo que el republicanismo duro ofrece como alternativa a Bush: más dureza, pero con eficacia.
Palin tiene 44 años y obtuvo su pasaporte recién hace dos. Y ha viajado a Israel (tiene la bandera de ese país en su oficina y dice que todo buen cristiano tiene que ser sionista porque ambas creencias son hermanas), Alemania, México y Canadá. O sea que es tan cosmopolita como un amante de los rodeos de Tenesí (y ella es también, claro, amante de los rodeos).
Interrogada por Gibson sobre “la doctrina Bush”, la señora Palin hizo una mueca de desconcierto y quedó petrificada. Cuando Gibson le explicó que “la doctrina Bush” consiste en declarar guerras preventivas, la señora Palin dijo que, en esa materia, “el presidente Bush ha cometido algunos errores”. No dijo, desde luego, cuáles eran esos errores porque no sabía de lo que estaba hablando. Lo que sí dijo es que ella autorizaría misiones secretas en Pakistán sin la autorización de los paquistaníes y “mayor presión” sobre Irán.
McCain, que es un palurdo sin resquicios, está feliz. Un electorado manejado por los grandes medios audiovisuales ha encontrado a su abeja reina. Y McCain, que decía que Janet Reno –la fiscal de Clinton- era una machona que podía ser el padre de Chelsea Clinton, sintoniza ahora perfectamente con la plebe patriotera que no pregunta por propósitos, se alimenta de las noticias de la Fox, y está convencida de que sólo las armas nucleares evitarán que Irán las obtenga.
La señora Palin ignora que Georgia no es precisamente una democracia sino un protectorado servil de los Estados Unidos de América. Ignora que fueron las armas georgianas las que dispararon primero sobre las mayorías rusas de Osetia del Sur. Supone –estoy seguro- que Abjasia es una línea aérea y cree que pocos recuerdan su infame sociedad con el hitleriano Pat Buchanan, al que ayudó en su campaña cuando éste visitó Alaska.
El último de los cinco hijos de la señora Palin tiene síndrome de Down. Esta Vilma Picapiedras que algún día podría cargar el maletín desde el que empezar una guerra nuclear mundial, ha exhibido a este niño en cuanto foro ha podido para demostrarle a sus rivales que es mejor tener un hijo Down que abortar. Y desde luego ha subrayado que ella sabía que su cría padecería de ese retardo. ¿Creerá que el niño no intuye el uso que están haciendo de él?
Con el mismo criterio, la gobernadora de Alaska ha expuesto ante todas las cámaras imaginables al hijo de su hija de 17 años, a quien no le brindó educación sexual alguna porque en esa casa –completada con un marido que es campeón de carreras de motos en la nieve- mencionar la palabra “condón” es poco menos que una blasfemia.
Esa es la América que nos espera con McCain, el hombre que cayó prisionero mientras echaba bombas de napalm en Vietnam. Ese hombre amargado y siniestro ha encontrado a la pareja ideal. En eso está terminando el sueño de Thomas Jefferson.

6 comentarios:

Aldito M. dijo...

Hoy leyendo El País me he enterado de que la candidata a vicepresidenta por el Partido Republicano de los Estados Unidos, Sarah Palin, quiso censurar una serie de libros que le parecían ofensivos, de la biblioteca pública de sus ciudad (Wasilla), cuando era alcaldesa de ésta (1996). La bibliotecaria Mary Ellen Emmons se negó rotundamente a cualquier tipo de censura y fué despedida meses más tarde.


Esta lista aparece publicada en Librarian.net, y aunque algunos libros no concuerdan con los hechos, por su fecha de publicación (Harry Potter), posiblemente se acercaba bastante a la que se le ocurrió en su momento a esta retrógrada señora:

A Clockwork Orange by Anthony Burgess
A Wrinkle in Time by Madeleine L’Engle
Annie on My Mind by Nancy Garden
As I Lay Dying by William Faulkner
Blubber by Judy Blume
Brave New World by Aldous Huxley
Bridge to Terabithia by Katherine Paterson
Canterbury Tales by Chaucer
Carrie by Stephen King
Catch-22 by Joseph Heller
Christine by Stephen King
Confessions by Jean-Jacques Rousseau
Cujo by Stephen King
Curses, Hexes, and Spells by Daniel Cohen
Daddy’s Roommate by Michael Willhoite
Day No Pigs Would Die by Robert Peck
Death of a Salesman by Arthur Miller
Decameron by Boccaccio

East of Eden by John Steinbeck
Fallen Angels by Walter Myers
Fanny Hill (Memoirs of a Woman of Pleasure) by John Cleland
Flowers For Algernon by Daniel Keyes
Forever by Judy Blume
Grendel by John Champlin Gardner
Halloween ABC by Eve Merriam
Harry Potter and the Sorcerer’s Stone by J.K. Rowling
Harry Potter and the Chamber of Secrets by J.K. Rowling
Harry Potter and the Prizoner of Azkaban by J.K. Rowling
Harry Potter and the Goblet of Fire by J.K. Rowling
Have to Go by Robert Munsch
Heather Has Two Mommies by Leslea Newman
How to Eat Fried Worms by Thomas Rockwell
Huckleberry Finn by Mark Twain
I Know Why the Caged Bird Sings by Maya Angelou
Impressions edited by Jack Booth
In the Night Kitchen by Maurice Sendak
It’s Okay if You Don’t Love Me by Norma Klein
James and the Giant Peach by Roald Dahl
Lady Chatterley’s Lover by D.H. Lawrence
Leaves of Grass by Walt Whitman
Little Red Riding Hood by Jacob and Wilhelm Grimm
Lord of the Flies by William Golding
Love is One of the Choices by Norma Klein
Lysistrata by Aristophanes
More Scary Stories in the Dark by Alvin Schwartz
My Brother Sam Is Dead by James Lincoln Collier and Christopher Collier
My House by Nikki Giovanni
My Friend Flicka by Mary O’Hara
Night Chills by Dean Koontz
Of Mice and Men by John Steinbeck
On My Honor by Marion Dane Bauer
One Day in The Life of Ivan Denisovich by Alexander Solzhenitsyn
One Flew Over The Cuckoo’s Nest by Ken Kesey
One Hundred Years of Solitude by Gabriel Garcia Marquez
Ordinary People by Judith Guest
Our Bodies, Ourselves by Boston Women’s Health Collective
Prince of Tides by Pat Conroy
Revolting Rhymes by Roald Dahl
Scary Stories 3: More Tales to Chill Your Bones by Alvin Schwartz
Scary Stories in the Dark by Alvin Schwartz
Separate Peace by John Knowles
Silas Marner by George Eliot
Slaughterhouse-Five by Kurt Vonnegut, Jr.
Tarzan of the Apes by Edgar Rice Burroughs
The Adventures of Huckleberry Finn by Mark Twain
The Adventures of Tom Sawyer by Mark Twain
The Bastard by John Jakes
The Catcher in the Rye by J.D. Salinger
The Chocolate War by Robert Cormier
The Color Purple by Alice Walker
The Devil’s Alternative by Frederick Forsyth
The Figure in the Shadows by John Bellairs
The Grapes of Wrath by John Steinbeck
The Great Gilly Hopkins by Katherine Paterson
The Handmaid’s Tale by Margaret Atwood
The Headless Cupid by Zilpha Snyder
The Learning Tree by Gordon Parks
The Living Bible by William C. Bower
The Merchant of Venice by William Shakespeare
The New Teenage Body Book by Kathy McCoy and Charles Wibbelsman
The Pigman by Paul Zindel
The Seduction of Peter S. by Lawrence Sanders
The Shining by Stephen King
The Witches by Roald Dahl
The Witches of Worm by Zilpha Snyder
Then Again, Maybe I Won’t by Judy Blume
To Kill A Mockingbird by Harper Lee
Twelfth Night by William Shakespeare
Webster’s Ninth New Collegiate Dictionary by the Merriam-Webster Editorial Staff
Witches, Pumpkins, and Grinning Ghosts: The Story of the Halloween Symbols by Edna Barth

www.peruartevalor.org dijo...

Y como todavía hay racismo en Estados Unidos es probable que el Sr. Obama no gane las elecciones; también están aquellos que viven del comercio de las armas y que adoran el olor a sangre de niños en sus manos.
El Señor Obama debe afianzar una campaña muy inteligente y creativa, llevar el mensaje de que una guerra con Rusia sería la estupidez más grande en toda la historia de los Estados Unidos.
Por todas estas cosas soy un convencido que el sistema político actual va a colapsar, la democracia a degenerado en una dictadura de necios en el que los directores de esas dodecafonías mal hechas son los publicistas y los técnicos en mercadotecnia, terroristas de la conciencia y pregoneros de todo lo que es amoral con ese tufillo a patriotismo y libertad.
¡Que pasa Dr. Alan García!¡Haga algo como líder de esta nación!
Vladimir Putin, que es el real presidente de Rusia esta pensando seriamente en crear una base militar en Venezuela...¿Entiende?
TODO ESTO ES EL AMBIENTE PREVIO A LA TERCERA GUERRA MUNDIAL.
Siempre habrán pretextos para nuevas guerras mundiales si es que el hombre persiste en ser superior al prójimo, porque ese anhelo solo puede ser alimentado por el egoísmo, mejor sería que aspirara a ser simplemente lo que es: Un ser gregario, compañero en el trabajo, en el hallazgo, en el temor nacido de su inocencia, pero con la determinación de superar esos temores gracias a su inventiva y al amor consciente por todo aquello que le rodea. Así fue como el hombre pudo sobrevivir a bestias terribles, a las enfermedades, a la adversidad del clima y al dilema interno del sentido del bien y el mal.

Hay que evitar esta guerra, si la vivimos nadie podrá cantar victoria. A ver si Rambo puede luchar contra una bomba nuclear.

arboles vinarios dijo...

si fuera gringo votaría x lucille ball... solo una tercera guerra mundial libraría al mundo de este imperio.. lo mas probable es que otro se haría del dominio o que la humanidad despierte y se de un cambio profundo en el ser humano.. o q x fin desaparezca

este país de los gringos.. con su filosofía de consumir mierda que no sirve para nada, sus peliculas bobas, su musica boba.. todo eso esta yendo contra ellos mismos... algo de eso quieren contagiarnos... pero a nosotros solo llega un reflejo de toda aquella mierda... ellos tienen el trozo grande... un día toda esa mierda se les atorará en la garganta y será un país tan estúpido que querrán ir a una guerra mundial y caerán en un agujero tan ondo que terminarán hundidos en su propia mierda... y ahí se quedarán

Alvaro Zapatel dijo...

Excelente análisis, César. Yo escribí sobre Palin antes de su triste aparición en la entrevista con Gibson. Y sí, como escribí al final del mencionado post, sabe tanto de política como de planificación familiar.

Si deseas, visítalo.

www.elgatodelhortelano.wordpress.com

Lo hice antes de saber el nombre de tu nuevo programa, por si acaso. jajaja

Anónimo dijo...

fdisk2k said:

Cómo serán tan coj* dos los gringos que los lentes que usa la "lucille ball" ósea la palin, ya subieron de precio a 300 dólares, sólo porque esta sra. los usa.... si son mas materialistas.
Salga el "chinchano" Obama o el Vejete Mc. Cain, la verdad que no cambia en nada la situación de nosotros (los del lado sur de río grande), mas garrote y mas zanahoria para el que se porte bien y sea "amigo" de los intereses americanos... buehhh mas de lo mismo.

johnny dijo...

Estimado Hildebrandt,

No, no, no. La hija de la gobernadora Palin no ha tenido hijo todavia papay, la chica de 17 anos esta embarazada brother. Se mas riguroso, y si necesitas ayuda para verificar informacion, solo tienes que escribir a mi e-mail, y lo haria gratis y con mucho gusto.
Take care.