viernes, 12 de septiembre de 2008

El golpe fascista ha empezado en Bolivia

Como no puede comprometerse con ninguna idea porque hace décadas que no piensa sino que lacta horchata de la ubre caída de Milton Friedman, a la caverna no le queda otra cosa que considerar, en el caso de Evo Morales, que el racismo basta como programa político.
-“Indio maldito”- clamaban las paredes cruceñas grafiteadas por el ustachi Marinkovic, descendiente de fascistas croatas y heredero de un latifundismo a la colombiana que aspira a tener sus propios paras y su Uribe a la medida.
Y ahora resulta que este “indio maldito” se ha atrevido a expulsar de su altiplano al mismísimo embajador de los Estados Unidos de América, Mr. Philip Goldberg.
Goldberg ha estado muy activo repartiendo el dinero que la CIA ha puesto en circulación en Bolivia para precipitar el golpe pinochetista (u obandista, o banzerista, o barrientista, escoja usted) que acabe con Evo Morales y su mayoría insoportable.
El problema para Goldberg es que hay estadounidenses decentes que no entienden la política exterior de su país. Y fue uno de ellos –el estudiante John Van Schaick, becario de la Fundación Fullbright en La Paz- el que denunció haber sido citado a la embajada dirigida por Goldberg para una reunión con el agregado de Seguridad, Vincent Cooper, agente no demasiado encubierto de la CIA.
El señor Cooper le pidió al estudiante Van Schaick que informara a la embajada estadounidense en La Paz de todo lo que viera “sobre la infiltración de cubanos y venezolanos en Bolivia”. Van Schaick simuló asentir y de inmediato hizo averiguaciones que lo llevaron a la conclusión de que Vincent Cooper le estaba haciendo la misma solicitud de espionaje a todos los becarios y voluntarios estadounidenses que pasaban por suelo boliviano.
Cuando el estudiante leal a sus principios hizo la denuncia, al embajador Goldberg no le quedó otra que presentar sus excusas ante el canciller David Choquehuanca y aceptar la expulsión de Vincent Cooper. Un comunicado del embajador hoy declarado persona no grata admitió que Cooper “había dado información incorrecta a ciudadanos de los Estados Unidos”.
No ha sido el único incidente entre Goldberg y el Ejecutivo boliviano. Uno de ellos fue entre grosero y pintoresco y ocurrió cuando Evo Morales dio su primer discurso de rendición de cuentas ante el Congreso. En ese discurso Morales recordó la criminal aventura del estadounidense Lescat Claudius de Orleáns y Montevideo, un terrorista que en el 2006 puso bombas en dos hoteles de La Paz y mató a dos personas. Al escuchar esa mención, el embajador Goldberg hizo ostensible abandono de la sala.
Alguna otra vez Goldberg apuntó con más burla que gracia que esperaba que Morales no pidiera el cambio de la sede de Disneylandia. Fue cuando Morales se quejó del trato vejatorio del que había sido víctima en el aeropuerto de Nueva York, adonde llegó para dar un mensaje ante la asamblea general de la ONU.
Estas escaramuzas son poca cosa, sin embargo, si se las compara con la insolencia sediciosa con la que Goldberg ha estado coordinando el golpe fascista con el que Bush quisiera imitar lo hecho por Nixon y Kissinger en contra de Allende.
En efecto, con absoluto desparpajo el señor Goldberg se ha reunido con el prefecto separatista Rubén Costas –y a los pocos días estalló el movimiento abiertamente sedicioso de Santa Cruz-, con la prefecta de Chuquisaca, Savina Cuéllar –una especie de Pasionaria leída de derecha a izquierda- y con los líderes autonomistas de Beni, Pando y Tarija.
Goldberg no ha escatimado su reconocimiento a Branko Marinkovic, el líder del comité cívico cruceño. Marinkovic ha llegado a decirle al semanario croata “Globus” que “Morales es admirador de Stalin” y que “en Bolivia el comunismo se llama indianismo”.
El problema es lo que está detrás de estas conexiones inaceptablemente invasivas. Morales ha sido informado de que ya hay mandos policiales y militares que despachan directamente con la embajada de los Estados Unidos en La Paz, tal como ocurría en Santiago entre octubre de 1972 (cuando la huelga de camioneros financiada por la CIA estuvo en su apogeo) y septiembre de 1973, cuando en la embajada de los Estados Unidos se bebió champaña tras el éxito del 11 de septiembre.
La decisión de expulsar a Goldberg se da, además, horas después del sabotaje terrorista al gasoducto más importante de Bolivia, lo que ha obligado a reducir en tres millones de metros cúbicos diarios la exportación de gas al Brasil. La réplica del escenario que precedió al bombardeo de La Moneda y a la masacre pinochetista parece estar en su última etapa de construcción.
Pues bien, ayer, en un gesto de dignidad que pocos pueden asumir en Latinoamérica, Morales ha hecho con Goldberg lo que cualquier gobierno decente tiene que hacer con los forajidos: expulsarlos.
De inmediato, por supuesto, el vocero del Departamento de Estado, Sean McCormarck, ha dicho que esa decisión soberana “es un grave error”.
Frase amenazante que se decía casi al mismo tiempo en que una pandilla fascista atacaba a un grupo de campesinos que se dirigía a la ciudad de Cobija. La emboscada fue preparada por el prefecto separatista de Pando, Leopoldo Fernández, y por la lideresa ultraderechista del comité cívico insurreccional, Ana Melena. Hasta el momento de escribirse estas líneas, los muertos contados eran cuatro –tres del bando de los campesinos, uno del grupo paramilitar de la prefectura-, aunque podían aumentar a seis. Sorprende que el titular de las agencias de noticias haya sido, casi unánimemente, “Protestas crecen en Bolivia: cuatro muertos”. Hasta en eso el libreto de Kissinger se está duplicando.
La guerra civil soñada por la derecha continental ha empezado en Bolivia. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha prometido ayuda militar en el caso de que haya que resistir a un golpe de Estado derechista. Lo que Estados Unidos hace en secreto, Chávez lo grita casi para darle de comer a su ego. Quizá algún día aprenda de sus enemigos y así pueda auxiliar mejor a sus amigos.
Y dudo mucho de que Evo Morales agradezca la histeria con la que el gobernante venezolano –Robespierre de Carabobo- botara ayer de Venezuela al embajador de los Estados Unidos, Patrick Duddy, en respuesta a la previsible medida norteamericana de expulsar, por su parte, al embajador de Bolivia, Mario Guzmán. Eso de “váyanse al carajo, yankis de mierda, acá hay un pueblo digno, yankis de mierda” es propio de una pulpería que expende el vino litrado donde derrapa la inteligencia.
¡Válgame, Dios! ¡La izquierda latinoamericana necesita estadistas, no imitaciones guaraperas de Bolívar!

9 comentarios:

www.peruartevalor.org dijo...

Me parece que dentro del espíritu indómito y rústico de Evo Morales, esta bien lo que habló, es detestable lo que hace EEUU con el apoyo de la CIA en América Latina.
Ya no se puede apuntalar más a ese monstruo llamado democracia, que en realidad es un sistema reinventado y deformado para ejercer un poder absoluto del G8 y el FMI en todo rincón de las faz de la tierra.
Aveces pienso que Hugo Chávez es la consecuencia natural de la expansión de los intereses de Norte América en América Latina, así como son los responsables de que ahora Rusia este planeando una política organizada para crear alianzas bélicas en los países de América del Sur, primero será Venezuela, después Cuba, al rato Bolivia, estos son datos filtrados por corroborar de la KGB, también pueden ser datos falsos de la CIA para justificar una mayor intervención de EEUU en Sudamérica, el tiempo dirá cual es el fondo de este abismo de intereses, petroleo, minería y dependencia.

Aldito M. dijo...

EL GOLPE FASCISTA SERA DERROTADO EN BOLIVIA SI HAY ACCION SOLIDARIA DE AMERICA LATINA
Hace algunos meses en entrevistas y conferencias en Lima el científico social Theotonio Dos Santos nos sorprendió afirmando que en Bolivia no triunfaría el golpe derechista ni el separatismo de las regiones de la "media luna" lideradas por la oligarquía de Santa Cruz . Dió, entre otras, dos razones:



1.Porque las FFAA bolivianas eran de composición mayoritaria indígena y la compenetración con aymaras y quechuas garantizaba su respaldo al régimen de Evo Morales

2.Porque el separatismo económico y político de Santa Cruz no tenía la simpatía de Brasil (y añadiríamos ,de Argentina,Paraguay,Uruguay...) pues le crearía problemas fronterizos y económicos .



Si admitimos que estos presupuestos se cumplen,pese a las declaraciones de hoy del General Trigo,Comandante del Ejército de Bolivia , rechazando cualquier intervención extranjera pero mencionando solo a Hugo Chávez -y avanza además la defensa activa del régimen por los indígenas y la mayoría del pueblo boliviano - puede esperarse una derrota de la oposición anti Evo aunque cuente con gran apoyo del Gobierno de Bush .

Por eso las declaraciones a su paso por Lima del Presidente Correa del Ecuador y las de Ollanta Humala,líder del PNP, favorecen la defensa del Gobierno Constitucional de Evo Morales .En su estilo agudo y oportuno,César Hildebrandt (adjuntamos su columna de hoy respaldando su reaparición en la TV ,Canal 11 este domingo 14 ) defiende la democracia y pide rectificar el estilo innecesariamente grosero de Hugo Chávez.

El silencio de Alan García y de otros dirigentes apristas como Mauricio Mulder , Jorge del Castillo y Luis Alva Castro es penoso .Ojala rectifiquen . La mayoría de los peruanos estamos con Evo Morales y nuestros hermanos en busca de un modelo propio de liberación y desarrollo basado en nuestros cinmientos andinos y amazónicos .

www.peruartevalor.org dijo...

La democracia es un sistema interesante cuando es el Estado el que ejerce un control sobre los diversos sistemas económicos, pero cuando las corporaciones y los mega consorcios ejercen presión sobre el estado, o cuando estos intereses sobrepasan sobre la libre determinación de pueblos ajenos y dispares de lo que se llama "sistema democrático" ahí es que nace le problema.
La democracia solo funciona cuando las oportunidades son iguales para todos sus ciudadanos, como por ejemplo: El leñador y maestro Abraham Lincoln elegido por su pueblo y asesinado por ser "exageradamente humanista"
Aquí en Perú tuvimos a José Luis Bustamante y Rivero con su famosa tesis de las 200 millas que el actual mandatario no puede defender.
Pero también la democracia tiene resultados grotescos:

1¿No es verdad que Sócrates tuvo que beber la cicuta por un voto dentro del sistema judicial griego? 360 votos contra 140 votos "democráticos"
2.-¿No es verdad que Barrabas ganó a Jesus gracias al voto popular?

De lo moderno:
3.-¿No es verdad que Al Gore tenía más capacidad intelectual y política que Bush?
4.-¿También no es cierto que Javier Pérez de Cuellar y Mario Vargas Llosa tenían y tienen más capacidad, y por años luz, que Fujimori.

La verdad, mi verdad, es que esas crisis de poder se originan cuando los intereses de los grupos de comerciantes, políticos o religiosos dogmáticos, no concuerdan o no son complacidos por los intereses sociales o de reforma del estado.

El dinero no puede estar por encima del humanismo, de la sociedad, de la vida de la gente, y el poder debe ser accesible para todos, pero antes de acceder a él la educación debió hacer la primera ruta. En la "República" Platón habla de que el poder debe nacer de una base igualitaria en oportunidades y educación, y que el poder no debe ser heredado o ser otorgado a una persona que no está en la capacidad para ejercer el cargo público.

Ahora díganme ustedes:
¿No es verdad que el petroleo dicta la política internacional de EEUU?
¿No es verdad que el comercio de armas cuenta con la anuencia del poder oculto y cruento de aquellos líderes que se jactan de ser demócratas y respetuosos de la pluralidad?
Yo creo en la democracia, en el pensamiento colectivo como origen del más grande ideal humano: "La búsqueda de la verdad", pero que pasa cuando un pueblo entero es enceguecido por la televisión, los diarios, las películas, la publicidad, las caretas de bebes ocultando al mismísimo diablo, ahí viene el trabajo del periodista, y es por eso que adoro sanamente a Cesar Hildebrandt, el Zaratustra peruano.

Anónimo dijo...

cesar Hildebrandt dice al final : "¡Válgame, Dios! ¡La izquierda latinoamericana necesita estadistas, no imitaciones guaraperas de Bolívar!"

jajajaja ....Pero si es estadista ya no es de izquierda pues enano

Walter Samuel Ricra Villanueva. dijo...

Oye anónimo, tu pensamiento es la de un cavernario fanático de la derecha.

Doug Rose dijo...

Acaso ese comentario anónimo prejuicioso, alienado y con esa clase de estereotipos simplones como sustento provenga de alguno de esos sujetos que se creen listos y publican en diarios como Correo. Aldo Mariategui o cualquier otro pseudo intelectual con su mente trastornada y de simplismos pudo tranquilamente pasar a expresar su "argumento" tratando de descalificar a César Hildebrandt. Sin embargo el que queda mal parado termina siendo este sujeto, que ni honra tiene pues comenta desde el anonimato y asocia burdamente izquierda = ignorante. "¡Válgame, Dios! ¡Ignorancia atrevida!".

Anónimo dijo...

Tienes algún ejemplo en el que la izquierda ha llevado a algún pais a ser superpotencia económica, militar, industrial. y no me vengas con la URSS que ya no existe porque su sistema comunista se derrumbo, tampoco me digas China por que de comunista no tiene nada, es lo que tu llamas "Neoliberal", Venezuela menos , pues no tiene industria , su inflacion es de mas de 30% y solo tiene petroleo, pero ademas de eso, ¿Existe algun Pais en la Actualidad, comunista o socialista (si quieres un termino mas suave), que sea del primer mundo?

Manuel dijo...

Muchas cosas se conocen décadas después de ocurridas, como aquel gasoducto que voló en Rusia producto del desorden programado de los SOFWARE vendidos por EEUU a la URRS,-lo leí en un artículo de don César- y porqué no escuchar a Chávez por televisión que debemos defender a un pueblo hermano víctima de una maquinación externa e interesada?
Yo tengo acceso a Internet de vez en cuando y me puedo informar. Vemos televisión y escuchamos radio FM

www.peruartevalor.org dijo...

El poder no está necesariamente vinculado a la moral, el hecho de que EEUU tenga un poder económico indiscutible no quiere decir que eso les de la autoridad para dictar lo que se debe y lo que no se debe hacer.
El Imperio Romano llego a tal extremo de poder que prácticamente toda Europa tributaba a favor del Cesar, su gobierno era tan brutal y corrupto que todos los valores humanos fueron desplazados por el amor al dinero y a los vicios propios de una sociedad decadente (las Vegas), claro, su sistema era autoritario y su poder se basaba en las invasiones y saqueos a los nuevos pueblos que al final de ser humillados y vejados eran incorporados al sistema de tributaciones del imperio.¿Acaso eso no le a pasado a Irak?
También hay formas de doblegar al adversario y esas formas van desde la guerra de los medios de comunicación hasta el bloqueo económico, y esa forma en la antigüedad era cuando a un pueblo se le cortaban los suministros y cualquier tipo de ruta comercial, ¿acaso eso no le está pasando a Cuba y hace poco tiempo a China y Rusia?
Personalmente mi creencia política es el "humanismo científico" que es un sistema político en el que solo los sabios y científicos tienen derecho a ejercer el poder, mi precursor es Pitágoras, y de igual forma creo en el gobierno mundial de Albert Einstein, en el que los fines de todo gobierno sean el progreso de las ciencias, la paz y el compartir hasta conseguir una hermandad global en el que la desigualdad y la intolerancia sean desplazados por el amor al prójimo y el trabajo colectivo en pro del bienestar comun.
¿Como creer que nuestra actualidad sea un prototipo de perfección? Estamos muy lejos de ello, es por este motivo que no debemos conformarnos, debe morir el capitalismo así como murió el comunismo, el feudalismo y la monarquía, tenemos que creer en que es posible un sistema económico y político más acorde a lo que significa ser humano.

"El dogmatismo religioso es menos peligroso que el dogmatismo político".