viernes, 19 de febrero de 2010

Jueces apristas

El juez Raúl Rosales Mora –el de la carátula de “Caretas”- ha dado en el blanco: es la imagen perfecta de la judicatura peruana.
Con un añadido: es la imagen perfecta de la judicatura fraguada en Alfonso Ugarte 1012, el domicilio del APRA.
Hay un antiguo entendimiento, casi venéreo, apasionado siempre, entre el APRA y el poder judicial.
Como desde finales de los años 50 del siglo pasado el APRA no pudo tener novelistas ni poetas –toda su “inteligencia” se fue a la izquierda-, entonces el viejo partido de Haya se dedicó a fabricar jueces. Fabricando jueces, como es sabido, se tiene una clave del poder.
Los hizo en la horma de algunas tradicionales Universidades del norte y, más tarde, según el modelo de la Universidad del Centro, fundada por el APRA de Huancayo y apadrinada desde siempre por don Ramiro Prialé.
Años después, esa Universidad central tuvo un vástago limeño que se llamó “Federico Villarreal”.
Yo deambulé alguna vez por esas aulas y me pasaba el día conversando de poesía y musarañas, mirando a una chica maravillosa que cojeaba y hablando con un español sabio -de los más sabios que conocí- llamado Fermín Valverde, un especialista en sintaxis que había sido cura franquista y que había dejado el Vaticano por una Boliviana que bien valía todas las sotanas del mundo y con quien se casó y fue feliz.
En la Villarreal había una maquinaria que no paraba nunca y esa era la de la Facultad de Derecho, que no cesaba de fabricar abogados dispuestos a todo. Dispuestos a ser jueces, para empezar. A ser jueces en un tiempo en el que ningún abogado de éxito quería ser juez (dada la paga formal que se ofrecía).
Hasta de noche funcionaba “Derecho”, con aulas repletas de angurrientos y profesores de calvas aceitosas y grandes voces que reverberaban con la megafonía.
Eran los tiempos en que el Búfalo Pacheco, embajador plenipotenciario del APRA, reinaba a hebillazo limpio en los patios del “claustro”. Y fue la época en que el decano de Educación, Eugenio Chang, protagonizó un incidente extravagante en la puerta de la facultad.
Sucedió que su esposa lo conminó, a la intemperie, a que tomara una decisión. Y lo hizo no sólo en público sino en presencia de la manzana de la discordia, una señorita que daba la impresión de haber ganado la batalla antes de librarla.
Bueno, de esas usinas villarrealinas del derecho (y de otras con el mismo sello partidario) salieron los jueces como Raúl Rosales Mora: disciplinados, lóbregos, impropios.
Se les veía felices en el palacio de justicia –esa mole afrancesada, ese puterío con citas en latín-,
en su tinta junto a sus secretarios, en su hábitat frente a miles de expedientes cosidos. Parecían haber nacido allí.
Y, desde luego, eran parte de la maquinaria de poder del APRA. Eran parte del otrosí aprista: si votas por mí, no olvides que podrás contar con la benevolencia institucional de nuestros jueces.
Una de las pocas cosas buenas que ocurrió a principios de los 90 fue que se barriera con parte de esa red. Claro, en ese momento nadie imaginó que Fujimori era el gánster que llegaría a ser y que la judicatura aprista sería reemplazada, a la larga, por el Chino Rodríguez Medrano y su banda.
Lo cierto es que en el año 2001, cuando los Rosales Mora fueron restituidos por la transición democrática, pocos repararon en el hecho de que esa reivindicación suponía también el regreso masivo del APRA al poder judicial. Retorno triunfal que hoy conoce su más vicioso resplandor.
De toda esa historia vienen estos gatillos, estos revólveres cargados, estas caras que merecen un prontuario, estas “valentías” de mafioso alanista.
Limpiar el poder judicial: otro punto de la agenda para el 2011.

7 comentarios:

cecilia dijo...

El Poder judicial debe ser independiente para poder someter a los restantes poderes, en especial el ejecutivo, cuando estos no respeten el ordenamiento jurídico.

Anónimo dijo...

El Poder Judicial, el BCR y el Ministerio de Economia deben actuar independientemente para poder hacer su trabajo de buena forma.
No debemos ver esos examenes de seleccion en donde se venden las respuestas - igual que conlos profesores y comoera antes en laUNiversidad VIllarreal, San Martin y Garcilazo de la Vega.

Anónimo dijo...

Cuando no. los apristas siempre con
el fraude,Villareal,Garcilazo y San Manrtin,son feudos apristas.
Que desgracia para el Peru y su de
sarrollo,tener a esas lacras como
una piedra en el zapato.

Anónimo dijo...

ESTOS APRISTAS SON UNOS GENIOS DE LA TECNICA DE LA MI.ER.DA, RECUERDAN LA VILLARREAL, GARCILAZO Y SAN MARTIN EN LA EPOCA DEL PRIMER GOBIERNO... HASTA LOS SINDROMES DE DOWN INGRESABAN PAGANDO LAS RESPUESTAS.
ELLOS SIGUEN LAS MISMAS CONSIGNAS PARA INFESTAR DE SU "GEN.TU.ZA" TODO EL ESTADO.
¿Y SI HAY ALGUN BUEN PROFESIONAL?
SI ES ESPADA DE HONOR DEL EJERCITO O POLICIA LO MANDAN SIN RESGUARDO A LA SELVA PARA QUE LOS MATEN LOS TERRRORISTAS O LOS NARCOS.
SI ES DOCTOR, LE CAMBIAN LOS INFORMES PARA QUE SE EQUIVOQUE EN LAS CIRUGIAS.
SI ES JUEZ DECENTE LE SIEMBRAN ALGUNA "HEM.BRI.TA" DEL PARTIDO PARA QUE LO DENUNCIEN POR ACOSO.
SI ES PROFESOR LE PONEN ALGUNAS DE SUS HIJAS PARA QUE LO DENUNCIEN POR INTENTO DE VIOLACION U OTRAS COCHINADAS Y DESPUES LA HACEN LEER SUS LIBROS CON ERRATAS.
SI VAN A ESCOGER UN MINISTRO TIENE QUE TENER UN ENTRIPADO PARA PODER MANIPULARLO: MINISTRO DEL INTERIOR, MINISTRO DE DEFENSA (CON LA GASOLINA), MINISTRO ALLISON (CON POLICIAS QUE LO CAPTURARON BORRACHO), ETC, ETC

Anónimo dijo...

Que porqueria de partido nos gobier
na,es de no creer,tamaña mafia de
delincuentes y homosexuales.¿como
surgio Alan Garcia? si no es siendo
"el favorito" de Haya,el muchacho para todo servicio,el mancebo y pareja de Haya. Eso tenemos por presidente, una Basura.

Anónimo dijo...

Ya van tres años que no hay elecciones en la villarreal, cuando ingrese no sabía que habia una dictadura aprista. Estoy estudiando comunicaciones y quiero dar buena informacion a los cachimbos que me seguirán. Con este análisis sorprendente me basaré para algun dia informar lo que es...gracias Hildebrant!

Gerardo Mego dijo...

no es extraño para nadie que que los aparistas controlan los ingresos a la villarreal, quienes ademas cobran cupos.