viernes, 29 de agosto de 2008

Un Perú de papel

Como habrán notado algunos, esta columna hace tiempo que no comenta las babosadas de la caverna.
¿Que la Comisión de la Verdad es una conspiración caviar? Que lo sigan diciendo. La gente no les hace caso. El país está en otra. Los giampietris no son ni, por asomo, importantes.
¿Que Fujimori es honrado y patriota? Que Saravá siga diciéndolo y que su rostro siga siendo el logotipo moral del fujimorismo. No hay que contestarles porque sería de pésima educación.
¿Que la ley de la selva debió de aprobarse y que su rectificación será vista como una claudicación por los inversores? Que “El Comercio” lo siga escribiendo en esos editoriales que tose Huguito Guerra y corrige el fantasma sin cabeza de Sánchez Cerro.
¿Que la felicidad está a la vuelta de la esquina gracias al manejo económico a cargo del hampa de Eisha que federó Kuczynski y heredó, gustosamente, el doctor García? Que algún diario de los Agois lo diga no significa nada. Total, los Agois son, como se sabe, la viruta tenaz de Luis Banchero Rossi.
¿Que el chavismo y el humalismo encienden la pradera y que si no fuera por ellos la paz del Perú sería absoluta? Que lo diga algún Wolfenzonzo no debería alterar a nadie. El sur se pronuncia a su manera, la selva deroga una ley hecha para los madereros de Chile, los de abajo no se la creen.
En el fondo, como dijo Abelardo Oquendo en su versión de Pedro Rojas el día que “La Crónica” dejó de ser de la familia Prado, “la derecha es un tigre de papel”.
Y con papel impreso quieren aturdirnos. De papel es el país inventado donde Alva Castro es una autoridad respetable, Vega Llona un intelectual, García un estadista, el Perú un tigre asiático camino al primer mundo, la minería un gran contribuyente, Keiko Sofía una gran dama y así por el estilo, todo cambalacheado y al revés, patas arriba y de contra, acangrejado y tornasol.
Este Perú pirata que la derecha ha levantado dominando la escena de los medios, no es el real. Y lo que va a suceder, como ha pasado cada treinta años, es que va a llegar el día en que esa verdad calumniada por la ficción de la caverna va a encontrar la manera de imponerse.
Y se impondrá.
Así se reúnan veinte mil giampietris vestidos de blanco (primero) y rojo (después de la tarea).
Así “El Comercio” tenga una rabieta y los Agois una rabietita.
Así las radios claves griten en clave de sol.
Porque a la derecha peruana le pasará siempre lo mismo que a sus ancestros guaneros: hará negocios pero no país, plata pero no nación, fortuna pero no cimientos, bonanza pero no futuro.
Si la llamada “prosperidad falaz” del guano nos dejó corrupción y deudas, ¿qué nos dejará esta bonanza metálica que tiene fecha de caducidad?
No sé, desde luego, qué nos dejará. Creo saber, sin embargo, qué no nos dejará.
No nos dejará un Estado arbitral tratando de reducir las peores inequidades.
No nos dejará un país amistado, longitudinal y transversalmente. El hecho de que sigamos llamando “nativos” a quienes pueblan la selva que no miramos y que es el 70% de nuestro territorio, da una idea del fracaso peruano como proyecto de Estado-nación. El hecho de que mucha gente siga pensando que los asesinados de Putis no son semejantes sino miembros de una ciudadanía degradada que habita las alturas, es otra huella de esta desgracia desintegradora.
El Perú es, potencialmente, una Yugoslavia andina. Está pegado con las babas del diablo y el terokal del centralismo represivo y, a diferencia de la Yugoslavia de Tito, carece de un centro real. Y la derecha de papel cree que domina la situación porque sus periódicos se lo dicen y sus televisiones se lo paporretean. Está segura, además, de que el consuelo de la caridad –vaso de leche, juntos, sembrando, toda esa porquería “altruista”- resultará suficiente para calmar las hambres y parar las rabias.
Si la política peruana no se renueva, si los partidos no se adecentan, si la perplejidad sigue paralizando a los buenos y la impunidad alentando a las sabandijas, el Perú sabrá lo que es violencia. Y no sólo sabrá. Quizá sea que la merecerá.

3 comentarios:

Aldito M. dijo...

Siete de cada diez encuestados afirman que la prensa peruana es oficialista. Es decir, que repite por convicción, comodidad o conveniencia la versión del gobierno. La prensa no está contactada con la realidad que la gente observa, siente o sufre. Para la gente, si la prensa no es independiente, es prensa comprada. Resultado: la credibilidad de los medios de comunicación está en un nivel de credibilidad tan bajo como durante el fujimorato.

Los periodistas no contactados aseguran que el levantamiento indígena es obra de extremistas, pero ocultan la realidad de las provincias de Bagua, Utcubamba, Datem del Marañón y del distrito de Echarate declarados en estado de emergencia. La protesta no es solo contra la Ley de la Selva sino también contra la exclusión. El Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP) desaprobó la habilitación de un sistema de agua potable para Bagua y rechazó la rehabilitación de escuelas en Utcubamba. En el caso de Datem del Marañón, de los 26 proyectos presentados por el municipio, 14 fueron desestimados o se mantienen desde hace tiempo a la espera de luz verde. Similar situación es la de Echarate, cuyos principales programas de infraestructura requieren de la bendición limeña del SNIP.

Para los periodistas no contactados esta realidad no existe. Se limitan a repetir lo que está en el telepronter o la gacetilla oficial. Alfabetizar a los periodistas no contactados es tarea de todos.

Anónimo dijo...

Cèsar interesante tu artículo Un Perú de papel.
El informe de La Comisión de la Verdad en un 85 % le lava la cara al “Glorioso Ejercito Peruano”, a los gobiernos de turno empezando por Belaúnde y terminando por el actual gobierno de García Peres. Esta comisión no ha dicho toda la verdad y oculta y oculto lo que paso en la guerra interna que sufrió el país, en su informe la CV pone al pueblo peruano como una victima de la violencia y no como participe y actuante, que en lucha desigual dono su vida, y la de sus mejores hijos por los más altos ideales de los más oprimidos. El pueblo fue asesinado, violentado, masacrado y sufrió genocidio por parte de las fuerzas armadas y claro con la dirección política de los gobiernos genocidas de turno.
Los giampietris son importantes, claro que lo son, no le quites importancia, por que este que hoy lo pluralizas fue el ejecutor de la masacre de el Frontón. La orden vino del “estadista” García (genocida, hoy nuevamente colocado como presidente) y es muy conveniente que el nombre de este sujeto no sea olvidado por el pueblo, por que tarde o temprano este y muchos más de estos miserables serán llevados a tribunales donde serán juzgados con todo rigor.
Sabemos requetebién que Fujimori no es honrado, ni patriota, pero te “olvidaste” cesitar de darle el verdadero calificativo a su persona, y este es GENOCIDA, o para tu persona no lo es?
Y hay que contestarles y refregarles en el rostro lo que son y los buenos modales dejarlos para el trato con nuestras abuelitas y personas queridas.
La ley de la selva, la aprobada y la desaprobada son una forma más de permitir que nuestros recursos naturales sean entregados a potencias extranjeras y a particulares que aprovecharán lo corrompido de nuestras autoridades para desplumar aquello que es del país, del pueblo peruano, así pues secitar no creas mucho en la ley de la selva aprobada.
La felicidad económica esta ya en el Perú, pero esta solo para aquellos que venden nuestra inmensa riqueza, para aquellos que explotan nuestros recursos. Recuerda que nuestra burguesía nacional no tiene la capacidad de explotar lo nuestro, por que es pobre, no tiene la suficiente fuerza de competir con las burguesías de países de el primer mundo ni con las del segundo mundo. Y le falta ser emprendedora y nacional.
Los medios de comunicación cesitar representan a sus clases y no es difícil analizar a quien apoya El comercio, o quien apoya Rpp, o Cpn, o radio San borja. Todos los medios de comunicación tienen un color que va de negro a amarillo bilioso. Desde su fundación los medios de comunicación defienden a sus dueños y se confabulan con otros medios de comunicación de acuerdo a conveniencias, de acuerdo a quien da más. Alguna vez Cesar vio en la larga historia de Caretas un titulo que diga “los mineros de Casapalca tienen razón de llevar sus protesta a extremos de huelga y enfrentamiento con las fuerzas del orden” NO!
Si la “prosperidad” que tienen algunos peruanos, no el pueblo, en esta coyuntura de bonanza es pasajera, transitoria, no duradera ni sólida. Así como aquella prosperidad del guano, y otras materias, que duraron poco, pero dieron dinero. Y las manos que recibieron ese dinero no tuvieron los colgandijos de seguir invirtiendo en una economía autóctona, nacional y desligarse o independizarse de economías extranjeras como Inglaterra y del que vendría después y perder una oportunidad histórica que hubiera cambiado la historia del Perú. Hoy es tarde la misa se le paso a la burguesía nacional, le toca a otra clase defender, explotar y administrar lo que es peruano y lo que pertenece al pueblo.
No dejemos que los valientes para matar y cobardes para morir salgan impunes de sus pecados, que reciban el castigo que merecen, no dejemos que entreguen nuestras riquezas que son inmensas a extranjeros, que los corruptos no sean intermediarios en transacciones económicas cuando se trate de la riqueza nacional, que todos, pero todos los genocidas sean llevados ante la justicia y sean juzgados y hay miles de cosas que hacer.
Y en la última parte de tu articulo escribes que habrá violencia si esto no cambia. Razón tienes y le das la razón al Partido comunista del Perú que ya , allá por 1980 decía: “La rebelión se justifica” Buena Cesar Hildebrandt, algo cierto haz dicho, pero 28 años más tarde. Pero también es actual ese pensamiento, no más que te metan preso por apología de terrorismo. Hesitar creo que eres senderista.
No crean que me olvide del GENOCIDA Alan García Peres, no, esa perla tiene un capitulo aparte y más extenso.
Atte. Catalejo

Anónimo dijo...

Me emocionò mucho seber que Cèsar Hildebrandt volverìa a la TV.... esa noticia era un BALSAMO en medio de tanta fruslerìa que se divulga en la TV.
Hildebrandt es una esperanza que adecentarà la pantalla, esa pantalla que oculta lo que debe divulgar... y expone tanta contaminaciòn para el espìritu.

Quisieron tumbarse a Belmont y continùa el complot contra su canal, pero finalmente lo bueno triunfa.
Estoy segura que el pròzimo domingo 14 estaremos todos a la espectativa con el PERRO DEL HORTELANO
mucha suerte CÈSAR ....mereces muchas cosas buenas, por valiente y por nutrirnos con tu sabidurìa.
Arriba RBC !!!

Patty