lunes, 4 de agosto de 2008

Muerte de un grande

Ayer ha muerto Alexandr Soljenitsin. Este columnista leyó a este ruso deslumbrante cuando estaba de moda restarle importancia –desde la izquierda-, o dársela sólo en el plano de la política –desde la derecha-.
Alguna vez, en una entrevista que me hiciera una estudiante de la UPC, me permití decir que el mundo de Joyce era el que más me había atraído pero que, como novelista, Soljenitsin era una cumbre en muchos sentidos solitaria.
La literatura rusa tiene una belleza especial y es, por su vigorosa identidad, una de las pocas literaturas que toleran el conflictivo predicado de “nacional”. Se diría que hay una manera eslava de narrar, así como hay un modo francés de pensar y puntuar y una respiración característica del español.
Soljenitsin tenía todos los méritos de sus antecesores –Tolstoi y Dostoievski principalmente- pero había hecho del típico descriptivismo ruso un arte inigualable, un arte-río que parecía incorporar en su torrente todos los elementos (incluyendo malezas, podredumbre) y llevarse de encuentro cualquier defensa que el lector opusiese. Con él no había escapatoria. Leerlo era ser hipnotizado.
“Un día en la vida de Iván Denísovich” es la mejor novela corta que haya leído jamás. Y “Pabellón del cáncer”, el mejor retrato del estalinismo que mi experiencia de lector puede ahora recordar. Pero “Agosto,1914”, el monumental fresco de la decadencia zarista previa a la primera guerra mundial, demostró que el arte de este gigante de la literatura aspiraba (y llegaba al borde de la hazaña) a lo que Vargas Llosa ha llamado con insistencia “la novela total”, esa manía afiebrada de remedar a Dios creando un mundo paralelo tan convincente como aquel en el que amamos y morimos.
En los años 70, cuando empecé a leerlo, a Soljenitsin le hacían mucha publicidad los chicos de la caverna internacional. Y es que él se había convertido en un símbolo de la resistencia a la dictadura del comité central del partido comunista. De modo que cuando abrí “Un día en la vida de Iván Denísovich” lo hice con el mismo miedo con el que abordé a Boris Pasternak.
¿Sería Alexandr Soljenitsin un Nobel propagandístico, como lo fue Pasternak, o estábamos frente a un creador de verdad que el conservadurismo –bajo su responsabilidad- había convertido en arma “antisoviética”?
Me bastó leer las primeras páginas de “Un día en la vida de Iván Denísovich” para reconocer la mezquindad de mi sospecha. No, este no era el talentoso aunque sobrevalorado Pasternak. Ni era el casi inventado Andrei Siniavski. Ni el “preferido de Susan Sontag”, Víctor Serge. Este era un genio, un tipo que escribía con la naturalidad de una función corporal.
A Soljenitsin no le permitieron salir de la URSS, en 1970, para recibir el Nobel de literatura. Los vejetes que habían ordenado, dos años antes, la invasión de Checoslovaquia (y de los que hoy nadie se acuerda) añadieron una vergüenza más a la muy gorda lista de abusos y crímenes del estalinismo.
No les bastó que el novelista hubiese pasado ocho años de su vida en distintos campos de confinamiento –incluyendo un hospital oncológico donde fue recluído sin padecer de cáncer-.
Y en 1974, luego de la publicación de “Archipiélago Gúlag” –quizá su obra menos importante- esos mismos vejetes –un poco más depravados por el uso- lo despojaron de la nacionalidad soviética y lo expulsaron de sus territorios. Fue a la vez una bendición y una maldición.
Bendición por el banquete de libertad que supuso. Maldición porque Soljenitsin, arropado por la derecha más estrafalaria, se convirtió, políticamente hablando, en una caricatura de sí mismo, un portavoz de las nostalgias de los Romanov, un modo sobrio de ser Yeltsin.
Desde el punto de vista literario, Soljenitsin ya no podía ofrecer más. Se dedicó a ser usado y a dictar conferencias mientras preparaba un ensayo –que publicaría en el 2001- sobre la convivencia de rusos y judíos a lo largo de los dos últimos siglos.
Extinguida la Unión Soviética –con vejetes y todo-, volvió a Rusia en 1994. En los últimos tiempos pareció comprender, con amargura, que lo que Occidente le pedía a los rusos no era la democracia (más o menos conquistada) ni el capitalismo (entusiastamente asumido, taras y mafias incluidas) sino la estricta sumisión.
Y hace dos años, por fin, se enfrentó a la Unión Europea y a su brazo armado (la OTAN) por el asunto del escudo misilístico con el que Washington decidió acorralar a la Federación.
Pero Soljenitsin no era el comentarista político que muchos quisieron callar o aprovechar. Fue el maravilloso novelista que termina con estas palabras ese homenaje a la perfección que es “Un día en la vida de Iván Denísovich” (parte clave de su autobiografía carcelaria):
“Ha pasado un día, un día que nada ha podido oscurecer, un día casi feliz. De estos días, cuando termine su condena, habrá pasado tres mil seiscientos cincuenta y tres. Los tres de más, a causa de los años bisiestos”.

6 comentarios:

Aldito M. dijo...

Si tuviese que hablar de tres libros que justificaran mi transición del progresismo descerebrado al liberalismo, hablaríamos de "La Economía en una lección", de Henry Hazlitt, el "Camino de servidumbre", de Friedrich Hayek, y el "Archipiélago Gulag", de Solzhenitsyn.

Archipiélago Gulag es uno de los relatos más espantosos que cualquier ser humano puede llegar a leer. Una descripción simple y cruda de las abominaciones que el régimen estalinista llevó a cabo. Muchas de ellas las padeció el mismo, encerrado por escribir en tiempos de guerra una carta a un amigo en la que criticaba a Stalin como mando militar.

Le dieron el Nobel de literatura en uno de esos premios que se dan más como apoyo a su situación política que por su calidad literaria. Por su parte, la izquierda más afin al Pacto de Varsovia trató de despellejarle vivo. Es lo que tenía en la época de la Guerra Fría.

Según parece, algunos de los datos que aportó fueron exagerados. Y, sin embargo, en el fondo tenía razón. Sus mismos críticos (hablo de historiadores serios) reconocen que "un cero no quita un adjetivo", en referencia a Stalin.

Descanse en paz, y gracias.

Juegos gratis dijo...

Hola me interesaria hacer un intercambio de links o enlaces... tu pon mi web en su blog y yo pongo ssu blog en mi web (www.douglaslocura.com.ar) o miljuegos.8k.com e intercambiamos publicidad y nos visita mas gente a ti y a mi... espero su respuesta a luciano_oso@hotmail.com

Walter Samuel Ricra Villanueva. dijo...

León Tolstoi y Alexandr Soljenitsin nos trasmiten con grandeza la belleza vigorosa de la literatura rusa.

Perú Arte Valor dijo...

Đorđe Prudnikov,Boris Kustodiev, Lyubov Popova, Vasily Polenov, Mijaíl Yevstáfiev, Vasili Kandinski y Andrew Pavlovsky, tan solo son unos nombres para recordar la grandeza de los rusos en el oficio de la pintura, pero ellos han sido buenos en todas las artes. ¿Quien hizo la Consagración de la Primavera? pues un ruso que mando al carajo a Wall Disney, su nombre era Igor Stravinsky. ¿Quien hizo la mejor versión del Quijote? Pues otro ruso llamado Cherkasov.
En la época de la guerra fría los EEUU desarrollaron una política de insulto y desprecio a la cultura rusa. ¿Se acuerdan de Rambo cuando fue premiado por el presidente R. Reagan? También recuerden esas películas de cuarta categoría que mostraban a las mujeres rusas como a unas gordas toscas.
Ahora su arte es reconocido en todos sus ramos, sus mujeres aparecen en PlayBoy, en fin, ahora ya no es Rusia, es una sucursal más de Coca Cola y McDonald.

JUNTA DE VECINOS DE SANTA ANITA dijo...

A través de su boletín distrital- Santa Anita.
jatariyllaqta@hotmail.com
991374208
Desde aquí apoyando el retorno a las pantallas de televisión de tán ilustre periodista "Cesar".
La prensa necesita de usted maestro, sincero , franco , valiente y firme al decir la verdad.
Por nuestra parte asistimos aquí a un gobierno local plagado de ineptitup y corrupción . Hemos cursado solicitudes, oficios, a la autoridad local a fin de que atienda las necesidades de la población...y NADA.
Tenemos que soportar aún la total inseguridad ciudadana,mototaxis mortales,calles y lozas deportidas enrrejadas, parque y jardines en total descuido, pésimo servicio en el recojo de basura,no existe la participación ciudadana efectiva y peor en el presupuesto participativo,No hay voluntad de devolución de cobros indebidos realizados entre los años 2004-2006 (Con sentencia del Tribunal Constitucional),pistas con baches y huecos.Y para colmo tenemos regidores que al mejor estilo congresal se preocupan primero por su bienestar, y al mejor estilo de chipinopo solo saben decir ¡¡¡...shi sheñora Alcaldesa!!!
Pero nos mantendremos firmes, pues el mandato es la defensa de la población, con convicción y firmesa.
Un fuerte abrazo y como dijo alguien:
"FIRMES HASTA LA VICTORIA FINAL"

Nota: Espero mantener contacto.

JUNTA DE VECINOS DE SANTA ANITA dijo...

Nueva Juvedsa, inmerso también en la problemática Magisterial:
COMUNICA
A los maestros leer la Resolución Ministerial N° 0121-ME-24/02/08
Sobre la reincorporación progresiva de los docentes de la Ley del Profesorado N°24029 y su modificatoria Ley N° 25212 a la Ley de Carrera Pública Magisterial N° 29062.
-Aquí se establece que el lapso de tiempo para la reincorporación es de 10 años.
-A partir de este año (2008) el gobierno ha trazadao una meta del 10% de maestros que ingresen a la Ley 29062.Y así progresivamente hasta el 2018.
-Que ambas Leyes coexistiran hasta que se concluya el proceso.
-Las convocatorias serán anuales y que los docentes que no se presenten a esta ,mantendran sus derechos(Conforme a la Ley del profesorado)...Entre otros.

TAREAS:
1.-BOICOTEAR LA META del 10%TRAZADA POR LA DICTADURA CÍVICO-MILITAR DEL APRA.

2.- DIFUNDIR EN LAS BASES.

¡MAESTRO NO SEAS VICTIMA DE MAS ENGAÑOs!
¡NO A LA EVALUACIÓN APRISTA!
¡MAESTROS DIGNIDAD!
Contactémonos
https//jatariyllaqta.blogspot.com
Correo : jatariyllaqta@hotmail.com
Teléfonos: 991374208
Correo: lamammache@yahoo.es
Fono:997061184 - 5218498 o 3300885