lunes, 27 de octubre de 2008

La visita de los reyes de España

Hoy se inicia la visita oficial de los reyes de España, Juan Carlos y Sofía. El pueblo peruano los acoge con la simpatía que genera su inteligente y democrático ejercicio de la investidura real. Su reiterada presencia en nuestro país expresa la renovada importancia que el gobierno español otorga a sus relaciones con América Latina y particularmente con el Perú.
El 2004, el Partido Socialista Obrero Español definió los dos ejes de la visión conceptual de su diplomacia iberoamericana. Volver a una política exterior de autonomía hacia la región, dejando de lado la diplomacia de acompañamiento a los Estados Unidos que el gobierno de Aznar impulsó en la región. Y dotar a esa autonomía no sólo de mayores cifras en la inversión, el comercio y la cooperación, sino de un revalorizado componente político, diplomático y social.
Bajo la inteligente y eficaz conducción de Miguel Ángel Moratinos, la diplomacia española ha sabido asociar a la región al ejercicio de “un poder blando” a favor de una gobernanza mundial racional y razonable, que recree espacios multilaterales de solución negociada de los conflictos y no sacrifique ni la democracia ni los derechos humanos en la lucha global contra el terrorismo. Quizás la expresión más acababa de esa visión global de la diplomacia española sea la iniciativa de la Alianza de Civilizaciones, promovida directamente por el presidente Rodríguez Zapatero. El valor de esta iniciativa reside en el hecho de asumir la diversidad no como una atávica determinación del conflicto, sino como una riqueza de oportunidades para la paz y el diálogo. España es, ahora, un factor de equilibro y sereno optimismo en la construcción comunitaria, especialmente después del fracaso de la aprobación de la constitución europea. Y a ello añade una renovada acción en Asia y África que globaliza su política exterior. Moratinos ha sacado a la política exterior española del hiperfactualismo, coyuntural y a la larga inoperante.
En relación a América Latina, hay una sólida diplomacia de asociación. La institucionalización de la comunidad iberoamericana ha sido un avance histórico, cuyos frutos silenciosos serán cada vez más visibles. Se han establecido vínculos de asociación estratégica con Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México. El Perú se añadirá a partir de mañana a esta lista, culminando un proceso iniciado con la visita de Estado que hiciera el presidente Toledo.
Las relaciones peruano españolas pueden aún fortalecerse más. Para ello, sería bueno que el Perú salga de su ostracismo diplomático y comparta con España y la región los desafíos del aterrizaje democrático de un mundo en transición.

Artículo escrito por Manuel Rodríguez Cuadros. Ex-canciller de la Republica.

6 comentarios:

Janario dijo...

Sr. Hildebrandt,

Aznar no era santo de mi devoción, pero le puedo decir que Moratinos y Zapatero son dos personajes patéticos, que están llevando a España al desastre.

La Alianza de Zivilizaziones no es más que un punto de encuentro de personajes comunistas y / o terroristas, y ni un sólo país serio del mundo se ha dejado embaucar por semejante patraña.

En fin, señor mío, espero que se entere usted mejor de lo que pasa en España, porque tengo la impresión de que se deja convencer muy fácilmente por la propaganda socialista.

Saludos.

Dibujando la Crisis

Janario.

Giovanni-Collazos dijo...

Yo vivo en España. Está claro y la mayoria de españoles lo saben, que la idea de la alianza de civilizaciones, impulsada por José Luis Rodriguez Zapatero, solo estuvieron y están en contra el partido de la derecha en España, incluida la iglesia católica de este País. Lo único que sabe hacer la oposición derechista en España es estar en contra de todo lo que realiza el socialismo que gobierna en España, sobre todo cuando se trata de la política esterior. Y yo no me como ninguna propaganda. Ya sabemos de que pie cojean los derechistas españoles.

Un saludo.

aldito m. dijo...

Los argumentos empleados para atacar la monarquía por parte de sus contrarios en la actualidad son, en realidad, críticas gratuitas a su figura. Aunque el comunismo vaya quedando atrás (y en España se haya suicidado), el republicanismo está en alza y es aplaudido por ciertos sectores del espectro político español. De hecho, la monarquía está en horas bajas ya que desde hace unos meses la derecha capitalista también se ha sumado a combatirla.

Si se preguntara a los sectores republicanos de la sociedad, seguramente darían argumentos tan volátiles para que se le aparte de la Jefatura del Estado como decir que es “demasiado caro”, “no fue democráticamente elegido” o que “no es necesario”. En realidad, los datos que expongo a continuación, me dan razones económicas, democráticas y pragmático-utilitaristas para apoyar a S.M.


Considerar que el rey es un jefe de Estado “caro”, a día de hoy no tiene ni pies ni cabeza. De hecho, es el Jefe de Estado más barato de cuantos podemos encontrarnos en la geografía europea, que no es precisamente monárquica. Mantener la monarquía española cuesta 19 céntimos de euro por español y año -8 millones de euros-, lo cual se queda en nada comparado con otros precios europeos: por poner un ejemplo, la presidencia de la República italiana de Giorgio Napolitano dilapida en sus presupuestos 4 euros de cada italiano cada año-235 millones de euros-. Pragmáticamente, queda claro que es más barato para el ciudadano europeo una monarquía parlamentaria que una república, pues la monarquía europea más cara es la inglesa de Isabel II, con 55 millones de euros anuales de presupuesto, lo que hace que le cueste a cada inglés 92 céntimos anuales. La monarquía más cara por ciudadano es la sueca, que pagan 1,16 euros anuales -tiene un presupuesto de 10.5 millones de euros-.

Dicho esto, parece que considerar al monarca español como “caro” es un argumento infundado y erróneo. Ahorramos dinero en impuestos manteniendo nuestro actual sistema de Gobierno que el propuesto por los republicanos. El considerar como algo “arcaico” a la monarquía y desterrarla sale caro y, además, es menos funcional.

Otro argumento que no tiene ni pies ni cabeza es que la II República fue popularmente elegida y que la Monarquía es “un fenómeno del pasado” y que no contó con el apoyo popular. En realidad, es justo lo contrario. Aquél sistema de gobierno no puede considerarse que fuera elegido por el pueblo, como ya expliqué en un post anterior, y que la Monarquía española a cuya cabeza está (y estaba en su momento) el Rey Juan Carlos I sí ganó un referéndum. El monarca está donde está hoy porque fue elegido con la aprobación del 94.45% de los españoles en el Reférendum sobre la Ley para la Reforma política. La cifra es, realmente, estremecedora y, por tanto, este argumento carece otra vez de validez.

De esta forma, su figura entra en la Constitución actual por aclamación popular (teniendo en aquel momento sólo a un 5% en contra ) en el artículo 1.3, La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria. No hay duda de que fue lo querido por el Pueblo español.

doctor.karol dijo...

aldito de los cojones, nadie lee tus comentarios, deja la paporreta para tu propio blog. No aprendiste a resumir tus ideas?
Bueno, para mal o para bien, la monarquía crea unidad de estado,porque sino ya se estarían matando vascos, catalanes, castellanos, gallegos; todos entre todos y España dejaría de ser una sola nación. Y cuidado con los extremistas que con los petrodolares de chavez están desestabilizando todo y ZP no dice ni muss.....

Anónimo dijo...

El artículo no parece haberlo escrito Ud. y no sé si lo trae al blog con esperanza de leer críticas al mismo o porque está de acuerdo con cada una de las afirmaciones que en él se hacen.
Pero con fina ironía le diré que gracioso abanderado del diálogo es el que ha conseguido en su propio país niveles de confrontación social jamás vistos; curiosa elección democrática es la del rey por Franco y curioso ejercicio de "poder blando" es el que ejerce en una reunión internacional una figura simbólica que no debe intervenir en temas políticos mandando callar a un presidente electo de un país con el que supuestamente se establecen relaciones simétricas.

Sandra dijo...

Hola Cesar, retomando tu interes por España, Latinoamérica, lo político y aun lo cultural, a tus opiniones y a tu blog, te dejo un poco de arte popular español, para que veas nuevos puntos de vista acerca de lo que puede generar diferentes encuentros, como el que tu narras, es de un artista javier larraurri, lo encontre en qualid.es, el html es:

Larraurri: arte popular español