miércoles, 15 de octubre de 2008

Era una buena oportunidad

Entrevistan en RPP al general Remigio Hernani Meloni. Pobre hombre. No está enterado de nada, no tiene planes sobre nada, no se pronuncia sobre ningún aspecto. La cartera le da vértigo.
Muerto de prudencia, aterido de miedo, fantástico de puro inexistente, en suma, Hernani Meloni no sabe si la distritalización policial proseguirá, si la coordinación con el ejército en relación al rebrote narco-senderista deberá avanzar sobre nuevas premisas dada la gravedad de la situación, si los recursos con que se cuenta serán los suficientes, si la lucha en contra del pandillaje deberá reinventarse. No sabe nada y casi se jacta de no saber nada. El humor (involuntario) es su divisa.
Al final dice que cuando esté “empapado” de la situación podrá opinar. ¿No debería estar chorreando de situación si ha aceptado estar al frente de más de cien mil policías?
¿Es justo nombrar ministro del Interior a un señor de estas características en los momentos precisos en que asistimos a un rebrote en serio de la amenaza narco-senderista?
El mensaje del doctor García sigue siendo el mismo:
-Hago lo que me da la gana. Sigo siendo el rey.
El problema de García es que se cree rey imaginario de una república inconclusa. Por eso es que la idea del califato siempre le ronda la cabeza.
Es cierto que Luis Alva Castro no era una valla muy alta que superar. Pero tengo la impresión de que el nuevo ministro del Interior ocupará un puesto de honor en el registro de los funcionarios más incompetentes de la burocracia peruana.
Quizá sea que García siempre ha subestimado el frente interno, al que confunde con la red de informantes que su voracidad chismográfica siempre demanda. Recordemos la prolongada gestión de Agustín Mantilla, su secretario personal, en el sector Interior y la nula eficacia que demostró en el combate al terrorismo (para no hablar de la “fraterna” escapada de Víctor Polay por un túnel).
Pero esta vez la cosa es más seria para la posteridad del doctor García. Porque en su primer gobierno pudo decir que la ola terrorista venía de cinco años atrás. Ahora, en cambio, si lo del Vrae, en general, y lo de Vizcatán y Tayacaja, en particular, se convierte en un incendio de vastas proporciones estaremos en condiciones de decir que ha sido el doctor García –y sólo él- el responsable de tamaño desmadre.
Por eso es que los balbuceos salivosos del general Hernani Meloni no tienen nada de cómico y sí mucho de preocupantes.
Era una gran oportunidad para captar a un ministro del Interior que entendiera que la seguridad de la gente y la lucha contra el delito -incluyendo el narcoterrorismo- son prioridades absolutas y no cuestiones adjetivas de la agenda nacional.
Claro que no es la única oportunidad desperdiciada.
Era una oportunidad para adecentar, deschilenizar y desrratizar el ministerio de Transportes y Comunicaciones. Allí tienen a la honoraria funcionaria de LAN al frente de lo mismo.
Era una buena oportunidad para matizar el blanco humo que tanto gusta al ministro de Economía, para girar unos grados sin cambiar el modelo si se quiere, para redistribuir la carga tributaria, para pensar en el mercado interno. Allí está, impertérrito, el señor Valdivieso para decirnos, como llavero del reino, que el gabinete Simon es la misma señora aunque con otro peinador.
Era una buena oportunidad para darle a Pesquería un poco de equilibrio, algo de comprensión en relación a la flota vikinga y a los intereses de los que no tienen padrinos poderosos. Pero para que nada esencial cambie han nombrado a una respetable dama que ha sido, entre otras muchas cosas, consultora de USAID y del Banco Mundial –o sea alguien que parece estar a la derecha de Rey, hazaña euclidiana difícil de lograr-.
Era una buena oportunidad para enmendar algunos grados el rumbo y alejarse unas millas náuticas de la ortodoxia catatónica que la derecha considera el mejor amarradero.
Era una buena oportunidad y allí está Yehude Simon Munaro, que con su pan se lo coma.

9 comentarios:

Aldito M. dijo...

El escándalo de los petroaudios tuvo como epílogo la renuncia del gabinete Del Castillo y el nombramiento de Yehude Simon como primer ministro de un nuevo gabinete parcialmente integrado por algunos ministros de la anterior gestión. La figura de Yehude Simon ha generado inmediatas reacciones algo más favorables que adversas, lo cual muestra que, en apariencia, existe cierto consenso en torno a su nombramiento. Sin embargo, vale la pena analizar las dificultades que enfrentará tanto al interior como fuera del oficialismo y la proyección que este nuevo cargo le permite alcanzar, al que fuera hasta hace unos días presidente regional de Lambayeque, de cara a las elecciones generales del 2011.

En primer lugar, la designación de Simon parece obedecer a la necesidad de brindar una nueva imagen del gobierno ante las regiones —cuya convulsión social venía acrecentándose y que menguó un poco debido a la atención que concentró el escándalo de los petroaudios— y ante los movimientos gremiales mediante una señal de apertura, es decir, colocando en un lugar expectante a un personaje político de izquierda con una gestión destacada en la presidencia regional y de perfil conciliador. Si algo caracteriza a Simon es precisamente su actual talante moderado. En reiteradas oportunidades, deslindó posturas frente a las alucinadas propuestas separatistas de Hernán Fuentes, presidente regional de Puno, y siempre fue partícipe de un entendimiento alturado entre el Ejecutivo y los presidentes regionales. Recordemos que intervino activamente en las reuniones para distender las relaciones entre estos últimos.

Un primer resultado favorable es que los médicos han manifestado que flexibilizarán su pliego de reclamos salariales. A diferencia de Hernán Garrido Lecca quien absurdamente mantuvo una actitud provocadora y confrontacional contra los médicos, Simon proyecta la imagen de un político más dispuesto al diálogo. Al respecto, Del Castillo se fue agotando a medida que iba resolviendo los entuertos de sus ministros, en una labor que excedía sus funciones: recuerden el acta firmada por el ex ministro de agricultura con los cocaleros de la Selva Central; el Moqueguazo; la protesta de las comunidades indígenas y las huelgas y protestas en la sierra sur por mencionar algunos sucesos. Esperemos que Simon haya aprendido del desgaste de su antecesor; al menos no tendrá más a Alva Castro por quien deba dar justificaciones.

Asimismo, su designación podría ser una estrategia para obtener mayor ascendencia sobre los movimientos radicales de izquierda a los que se atribuye la agitación social en provincias. No obstante, considero complicado que pueda persuadir por igual a todas aquellas facciones de la izquierda que sobreviven atomizadas en tantos grupúsculos que solo son visibles cuando se acerca una cumbre internacional. Pero creo que sí puede ser el enganche necesario para tender puentes entre el gobierno —prescindiendo de ese sector conservador compuesto por el fujimorismo y la derecha— y las asociaciones pro derechos humanos, ONGs, CVR y demás organizaciones de la sociedad civil que esperan un rol más comprometido del actual gobierno respecto a las reparaciones a las víctimas del terrorismo.



Simón tiene mucho pan por rebanar en este tema si se trata de lidiar contra Giampietri, Cipriani (quien no es funcionario público pero que en sus sermones se las arregla para lanzar reprimendas a las ONG y a la CVR), Rafael Rey, Carlos Raffo, Lourdes Alcorta y la trilogía fujiderechista conservadora y pseudoliberal de La Razón, Correo y Expreso quienes desde ya enfilarán sus baterías contra un político de izquierda como él y del cual no se cansarán de enrostrarle su pasado radical.

Temo que Simon confíe demasiado en las buenas intenciones de sus contendores políticos y que, en aras del entendimiento, ofrezca muchas concesiones. Es sabido que quien asume un poder con el cual discrepaba, aunque sea en parte, pierde independencia. Me resulta atractiva la idea de que el APRA comparta la escena con un hombre de izquierda que no representa para nada hoy en día una opción anacrónica, sino, más bien, una renovada alternativa de izquierda, mucho más propositiva de la que encontramos en el nacionalismo de Humala o en las cada vez más disueltas facciones que suelen juntarse de vez en cuando. Puede ser el equilibrio que el APRA necesita para repensar su posición en la esfera política nacional y para que recupere ese espíritu social que ha perdido al cobijar al fujimorismo y a la derecha. Es decir, para que se den cuenta de que la socialdemocracia en el Perú debería estar representada por ellos. Ya lo mencionó una vez el propio Jorge Del Castillo: “la izquierda democrática en el Perú es el APRA”. Es hora entonces de demostrarlo con gestos.

No sabemos que hará Yehude Simon una vez terminada su gestión: si integrará una plancha presidencial aprista o si será candidato de su propio partido. Lo cierto es que marchará decidido a la postulación presidencial. De suceder lo primero no le auguro un resultado muy favorable, puesto que la estrategia de García será usar de salvavidas a Simón para darse un respiro: si esta renovación le funciona, la utilizará hasta que reacomode sus piezas, pero de ninguna manera sacrificará a sus cuadros partidarios para cederle paso un hombre de izquierda. De suceder lo segundo, lo mejor que podría pasar es que Simon aglutine a las fuerzas de centro para formar un bloque sólido el 2011 que pueda contrarrestrar la tentación fujimoristas y autoritarias de recuperar el poder y los saltos al vacío que representan los radicalismos populistas.

En fin, si de verdad Yehude Simon desea aprovechar esta oportunidad debe pensar más allá de la vitrina electoral que el cargo le ofrece y distanciarse prudentemente del oficialismo cuando llegue el momento. Simon tiene la oportunidad de recomponer a la izquierda democrática en un partido de centro que comience a participar activamente en la política nacional deliberando con el ciudadano de a pie, haciendo pedagogía política y asumiendo —si es el caso, de manera individual— el costo de un pasado izquierdista radical, pero con miras a un futuro en el que la justicia social y el progreso económico no estén reñidos.

Anónimo dijo...

Claro Chato, era una buena oportunidad para irse al demonio, pero no sera asi... espera sentado.

ROSY dijo...

CESAR, ESTAS ARROJANDO BILIS SOBRE UNA PERSONA QUE HA DEMOSTRADO SER DE UNA HONESTIDAD A PRUEBA DE TODO, YCONSECUENTE CON SUS PRINCIPIOS, Y QUE A TRAVES DE SU CARRERA PROFESIONAL HA CUMPLIDO CON CRECES, DEMOSLE UN ESPACIO PARA QUE ACTUE EN EL NUEVO RETO QUE HOY ASUME. TRAGATE TU BILIS.

Pepe Derteano dijo...

Yehude Simon le va a deber a su propia capacidad si puede unir a la disconformidad alrededor de sus decisiones acertadas .

Como a todo 'nuevo' hay que darle algunos meses para que se vaya convenciendo en que nivel de responsabilidad se ha metido. Usted tiene razón cuando habla del polizonte incauto que ha reemplazado a "la duquesa" en el Ministerio del Interior. A mí también me ha sorprendido su nombramiento. Pero no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista. Tengamos un poco de paciencia y buen humor.

Para Rosy, hay que ser tolerantes con el Señor Hildebrandt. Todos tragamos y hacemos bilis, pero no sables.

Anónimo dijo...

Me parece que tienes razon en lo que se refiere al Ministro del Interior..Còmo nombrar a un Policia ex PIP a un ministerio de lo mismo, donde los codigos el 1, el 2 y el 3 se tienen rivalidades se tienen bronca...este general en retiro..NO ACTUA COMO MINISTRO,,,ACTUA COMO DIRECTOR de la PNP, lo que nunca pudo llegar.
Porque viajo al VRAE sin el Director General de la policia el Gral Salazar sin el Gral Hidalgo encargado del Nacotrafico y de esa zona...y viajo con ministros que nada tienen que ver.. que se los llevo a pasear? PARA COMENTAR Y TENER EN CUENTA!!!!

Anónimo dijo...

ABRE UNA PAGINA DONDE LOS MISMO POLICIAS DE MANERA ANONIMA, por las represalias UNICAMENTE, PUEDA DAR SU OPINION SOBRE ESTE NUEVO MINISTRO DEL INTERIOR!!!!

ESTE ES LA CORRUPCION ANDANTE...AL POBRE GARCIA SE LO IMPUSIERON O ES QUE ESTE NO SE QIERE QUEDAR SIN LAS PROVISIONES QUE LE DABAN QUIMPER Y LEON....

NO NOS HAGAN LOS TONTOS E INFORMEN QUE PASA CON ESTE EX PIP y que esta haciendo desde ahora dentro de la policia.

Basta de tanta corrupcion!!!!!

Este dice estarse empapando de la situacion, parece que en este tiempo vivio en la luna...NO ESTA EMPAPADO?

Es una misma rata qu eesta esperando a donde correr y ver donde esta la mermelada para poner a los suyos y sacar de una vez la tajadita por no decir el tajadon!!! para el primero y lo que quede para los suyo

GARCIA SABRA DE SUS INTENCIONES???

Bruno dijo...

Pasame la dorina porfa.

Pablo Mistral dijo...

FE DE ERRATAS

COLOQUEMOS LAS COSAS EN SU CORRECTO LUGAR POR FAVOR.

A que se referira tan despectivamentne este Señor Peruano, en su articulo...

"Era una oportunidad para adecentar, deschilenizar y desrratizar el ministerio de Transportes y Comunicaciones. Allí tienen a la honoraria funcionaria de LAN al frente de lo mismo."

LA DECENCIA NO OLVIDEN ESTA ASOCIADA INTRINSICAMENTE A LA CHILENIDAD, CLARAMENTE POR LO TANTO DEBERIA DECIR DESPERUANIZAR.

Lamentablemente es a Perú al que se le asocia de manera automatica con las bajas artes, miserias, corrupción, drogas, circo, etc, no lo digo en mala onda si no para aclarar lo que corresponde.- a modo de que no ofendan a mi pais gratuitamente donde no corresponde.

RECORDEMOS LAS ANALOGIAS Y TERMINOS RELACIONADOS, Consensuados culturalmente a nivel Global.

DECENCIA=CHILE=PROBIDAD
Por lo tanto el texto corregido deber quedar asi:

"Era una oportunidad para adecentar, desperuanizar y desrratizar el ministerio de Transportes y Comunicaciones. Allí tienen a la honoraria funcionaria de LAN al frente de lo mismo."

Lamentable pero el codigo indica que la relacion correcta tiene la siguiente estructura.
RATA=PERU=INDECENCIA.-

Muchas gracias

Por lo demas, como pueden hablar de que un Ministerio en Perú este CHILENIZADO, por favor, con el odio reparido que nos tienen alla!!! Seria algo que Ni Humala ni Donayre, ni ningún peruano soportaria. no se entiende, acaso tenemos espias dentro del gobierno Peruano, talvez Garcia sera un chileno que desaparecio hace años y le aplicaron cirugia estetica para replicar al vivito y rapidillo, parlachincillo ese.

Todo puede ser.-

Martin Vargas dijo...

Estos peruanos, estos peruanos, tienen tan enredada la cosa!!!!
que increible,,, dan palos de ciego... y es es su negocio!!!, siembram mierda a los cuatro vientes, por que no hay mas!!! para justificar compras de armas,,, y se reparten con su Presidente las comisiones....

Aca solo hay ladrones y tontos utiles.-

JUA JUA JUA