domingo, 5 de octubre de 2008

¡Hostias!

R. Rey nació en 1951 y, según las profecías, morirá envenenado con una hostia contaminada de ciprianitis, que es un mal celestial y sectario de consecuencias fulminantes.
A los 14 años ya era un mentiroso de prodigio.
-Jamás me he masturbado –le juraba al cura Romaña.
Por supuesto que era mentira. A Rey le decían “Mano de Piedra” por sus poderes y solía hacerlo antes del desayuno, después del almuerzo y poco antes de dormir, o sea a las 6 y media de la tarde.
Aparte de mentirosito, Rey era de los que llevaba manzanas a los maestros, viandas sabrosas a las kermeses, tareas antes de que se venciera el plazo, cuotas extraordinarias sin que nadie las pidiera y un regalo caro para el cumpleaños del director, que era también el cura Romaña.
-Superarás la hipocresía de tus preceptores –vaticinaba, emocionado, el cura Romaña.
Y así fue. Rey llegó a ser el hipócrita sublime capaz de decirle buenmozo a Espichán, honesto a Chino Maldito, irresistible a Laura Pozo, varonil a Alex Brocca, íntegro a Chirinos, humanista a Saravá y cálido al activamente insepulto Marcenaro.
Era capaz de eso y mucho más. Y todo lo decía con esa voz suya de cortesano y consejero de algún príncipe inexistente.
Esa capacidad para la hipocresía le permitió hacer caridad pública mientras despreciaba a los pobres, golpearse el pecho y servir a algún amo asqueroso, invocar a Dios y mentir a sabiendas, ir a misa y ser un oportunista, todo a la vez y sin circuncidar.
-Es la voluntad del Señor –decía-.
-Del Señor Chino Maldito –le decía su conciencia-.
A esas alturas su conciencia tenía el aspecto violáceo de una campesina violada por una brigada turca de regreso de matar kurdos. Y, además, su conciencia hablaba despacito, como cuando se toma el té entre señoras godas.
-Calla, conciencia –decía Rey-. Cállate de una vez y no me sonrojes porque el poder no es cosa de reirse.
Y se sentía feliz. Y se santiguaba. Y sacaba su rosario de nácar.
Parecía un seminarista leyendo a Henry Miller.
Y volvía a lo de la mano sin siquiera persignarse para no mezclar a Dios en su clase de manualidades.
Porque la vida era ahora –antes de que Visa lo dijera- y él la disfrutaba sirviendo a Dios con rezos, a Chino Maldito con inciensos, a la ilegalidad con incisos, a las dudas con toda su pasión y al poder con la baba que se le caía cada vez que lo veía de cerca.
Porque Rey le daba a Dios lo que era de Dios y a los césares sucesivos a los que serviría lo que cada uno de ellos le pidiera.
Por ejemplo, cuando Chino Maldito persiguió a García, Rey decía que García era menos que un hereje pasado por la hoguera y mucho menos que Dimas y aún menos que Barrabás. En esa época Chino Maldito era Rey y Rey era todo un maldito.
Pero como la vida da vueltas como los borrachos de misa de vino, sucedió que Chino Maldito cayó en desgracia. Entonces Rey pidió explicaciones sobre sus crímenes, embargos sobre sus cuentas y olvido eterno sobre su nombre impronunciable.
Fue entonces que se apareció García en su versión de San Alan.
Rey se demoró dos nanosegundos en caer de hinojos y pedir perdón, siete milésimas de la misma unidad en sollozar y 31 segundos en decir que estaba disponible.
García, que conocía tanto del mundo como el general De Gaulle –de quien tenía en común la residencia en París, la estatura y una cierta afición a los quesos hongueados- lo dejó así, de rodillas y bañado en lágrimas de arrepentimiento.
Pero después de hacerlo sufrir, lo llamó para que viera el asunto de los peces gordos.
-La vida volvía a ser justa –decía Rey mientras empezaba a escuchar el himno que tanto lo había emocionado desde la primera de sus interminables comuniones:
“Pero mira cómo beben los peces en el río/... beben y beben y vuelven a beber/ los peces en el río de ver a Dios nacer...”
Se sentía como Pedro el pescador, como remontando el Jordán, como capitán de una nave de “Austral”.
Y los peces se multiplicaban como en el milagro.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

rey es una basura... r.rey.. taba buena..

Aldito M. dijo...

Yo guardo gran respeto por aquellas personas que anteponen el principio a la conveniencia, el amor a la aprobación y, sobre todo, el honor a la vida. Dichas personas no siempre son sabias pero son siempre nobles.


Por eso, cuando leí el otro día la declaración de un político de que no iba a retirar, aunque hubiera de enfrentar represalias, un calificativo (el de llamar "delincuente" a otro político) porque el imperativo moral importaba mucho más que la conveniencia inmediata, leí con detenimiento. Rafael Rey, el político, invocaba la permanencia del principio por sobre los afanes de la contingencia para calificar como "delincuente" al presidente de la República, Alejandro Toledo.


Lo que distingue a quien actúa por principios es su consistencia. Por ejemplo, llamar "delincuente" al presidente de la República, que en este caso no entraña ningún riesgo y, por lo contrario, acarrea grandes ventajas (en un país con un presidente que tiene 15% de aprobación y ninguna capacidad de devolver golpes), por parte de un político ya trajinado, debiera ser parte de una trayectoria política consistente, en la que se pudiera documentar que Rey alzó la voz en el pasado para denunciar a delincuentes en el poder cada vez que alguno de ellos cruzó su campo visual. Llamarlos "¡delincuentes!", porque así el principio lo demanda, cuando no daba rédito hacerlo, cuando era peligroso, cuando demandaba coraje y, sobre todo, cuando el crimen campeaba, como campeó -codicioso, destructivo y letal- durante la década de los 90.


Así que busqué archivos para rastrear la consistencia de Rey en su convicción moral de llamar "¡delincuente!" al mandamás o al funcionario que lo haya merecido en el pasado.


Encontré otras consistencias. Esa, no.


En 1995, por ejemplo, el fujimorato perpetró una ley de "amnistía" para lograr la impunidad de los asesinos de Barrios Altos y la Cantuta. Rafael Rey, que había abjurado de Libertad para prestar apoyo al fujimorato después del golpe de 1992, fue uno de los propulsores y defensores de ese instrumento de impunidad y encubrimiento criminal.


Como lo describió entonces Caretas: "Dos connotados miembros del Opus Dei defendieron la ley. Rafael Rey . expresó un pensamiento profundo: hay que buscar el fondo de la ley, que quiere la reconciliación nacional, y no la forma. Y luego atacó el aborto, coincidiendo con Martha Chávez. La lideresa de la bancada oficialista cerró la lista de oradores, censurando a la jueza Antonia Saquicuray y al Departamento de Estado de los EE.UU. Ellos critican la amnistía y apoyan el aborto, dijo Chávez indignada."


El voto, "luego de brevísimo debate" fue de 35 votos contra 11, consumando así el grosero encubrimiento de asesinatos perpetrados a sangre fría. La maniobra no les resultó fácil, puesto que aquí en el Perú, una jueza valiente, Antonia Saquicuray, había proseguido con el juzgamiento del caso; y en el extranjero arreciaron críticas hasta del Departamento de Estado estadounidense. Así, mientras Montesinos movilizaba a sus lacayos en el ámbito judicial, Rey atacó a los obispos de la Conferencia Episcopal Peruana, que habían calificado de "inmoral" a dicha ley, a la vez que -bravío y nacionalista para este caso- dijo que no aceptaba el pronunciamiento condenatorio del Departamento de Estado: "Somos un país soberano. El Perú no es una colonia de Estados Unidos". ¿Qué mejor uso de la soberanía, al fin y al cabo, que liberar criminales cuyos cómplices detentaban el poder?


Rey visitó algunas veces a Montesinos en sus oficinas del SIN. Lo contó, el 2001, la secretaria de Montesinos, María Angélica Arce. Rey y Guido Penano "asistieron en más de una ocasión al SIN", dijo Arce. Rey lo reconoció. Fueron dos veces, a fines de 1997 y comienzos de 1998. Lo buscó, dice, para revisar algunos casos de presos, entre ellos el de su amigo, el secuestrador Gonzalo Higueras y también el de Yehude Simon.





Con la sola visita a quien no tenía cargo aparente alguno dentro del gobierno (que no fuera el ambiguo de asesor de Fujimori), Rey revelaba conocer y aceptar la realidad del poder en el Perú de entonces, donde un espía decidía en lo político, lo judicial y lo militar, por encima de todo. Además, a esas alturas ya era imposible decir que se ignoraba los crímenes de Montesinos, incluyendo el robo. Si uno no leía, era inevitable haber visto las probadas denuncias sobre los crímenes y latrocinios del régimen y de Montesinos que había sacado el Canal 2 en 1997 antes de ser intervenido a la fuerza. Cierto que Rey había expresado su desacuerdo, pero luego había ido a negociar (que esa es la palabra) con Montesinos. ¿Le llamó "criminal"; le llamó "delincuente", en sufragio de sus convicciones? No. Le habló muy bonita y respetuosamente.


Montesinos tenía una idea muy clara del papel que Rey debía jugar dentro de la dictadura: el de un amigable compañero de ruta, que a veces parece independiente, pero que no lo es, y que por eso resulta útil. Sabía todo sobre él. Si había cosas que contar sobre cómo actuaba Rey en el club "Saeta" del Opus Dei, por ejemplo, ahí estaba un amigo común, Óscar López Meneses, el dentista ex-yerno de Malca Villlanueva, que tuvo gran cercanía e influencia con Montesinos. De manera que algún tiempo después de las visitas de Rey, Montesinos y Joy Way planearon cómo utilizarlo en una supuesta "comisión investigadora" que declarara traidores a la patria a los miembros de la oposición democrática que revelaban desde los trucos hasta los crímenes del fujimorato.


En una reunión en la que participaron Montesinos, Joy Way, Luis Serpa y Carlos Bringas, se produjo el siguiente enternecedor diálogo:


"El señor JOY WAY ROJAS.- He estado viendo el martes un par de noticias, el jueves que hay Pleno también se está haciendo una comisión investigadora; o sea, (ininteligible) Y quien va a liderar el tema es Rafael Rey, así es que no somos nosotros.


El señor MONTESINOS TORRES.- Claro, no aparecemos nosotros sino el Rey. (.)


El señor JOY WAY ROJAS.- Tenemos buenos elementos para que, incluso, justamente darle a los dos que son los que más problemas y hacen más bulla.


El señor MONTESINOS TORRES.- Rey va a apoyar eso.


El señor JOY WAY ROJAS.- Él va a liderar.


Y estoy pensando que él presida la Comisión Investigadora.


El señor MONTESINOS TORRES.- Es mejor, porque si él preside la Comisión Investigadora eso le va a dar (Ininteligible) sino van a decir que es una cuestión de (Ininteligible)".


¿Ininteligible? Por lo contrario, muy inteligible.


Luego, Rey fue compañero de fórmula de Federico Salas, quien terminaría como primer ministro de Fujimori después de negociar con Montesinos sus pagos por lo bajo. Cuando Rey se enteró de esa prostitución política, ¿llamó "delincuente" a su ex-jefe? Si lo musitó, nadie lo recuerda.


Cuando el fujimorato se caía, Rey empezó a tomar cuidadosas distancias. En el caso de la masiva falsificación de firmas por parte de la dictadura, que reveló la unidad de investigación de El Comercio, Rey acusó a Absalón Vásquez como el "principal responsable". Cuando le preguntan "¿Y Fujimori no sabía?", Rey responde: "Yo hubiese pensado que no sabía, pensando bien, pero ahora que se ha dado cuenta de que, en efecto, debe haber algo de cierto, creo que lo lógico hubiese sido que el presidente diga yo me retiro, y que continúe Francisco Tudela". Como diría Mario Moreno, "ahí está el detalle".


Es decir, no pero sí. Y, dado que sí, ¿gritó "¡delincuente!"? No, qué va. Que se retire, nomás para que entre mi amigo Pancho y todo siga igual.


Derrocamos el fujimorato y conquistamos la democracia para desterrar el delito desde el poder. La acusación sobre falsificación de firmas de Perú Posible debe -pese a la eventual testiga falsa- ser seriamente investigada; a la vez que se reabren con igual severidad las investigaciones sobre las eventuales falsificaciones de firmas de la agrupación de Rey.


Pero si alguien no tiene ningún derecho a predicar sobre moral pública, ese es Rey. Si alguien debe penitencia y expiación por su pasada connivencia con un régimen criminal, ese es Rey.


Hay gente que vive por sus principios; y hay gente que hace aspavientos de respetarlos. A estos últimos, con frecuencia se les llama fariseos.

Genaro Santillán dijo...

Dicen las malas lenguas que Rey le hacía unas pajas bucales salvajes nada menos que a Montesinos. Otro de sus testículos favoritos es nada menos que el amigo Giampietri. Por lo tanto, no solo le gustaba hacerse la manuela de chico sino de grande pero en terreno ajeno.

genaro santillán dijo...

Me olvidaba. En el colegio que yo tuve la suerte de estudiar, lo hacía el actual alcalde de Miraflores. Manuel estaba en la promoción 79 dos más de quien suscribe. En ese tiempo a la cancha de fútbol le decían el hueco y a nuestro amigo Manuel, lo pescaron bien escondido en el hueco, haciéndole una soberana paja bucal a un patita de quinto de media estando MM en tercero. Investigue y se darán cuenta.

genaro santillán dijo...

Otra vez me olvidé. Mi colegio era La Inmaculada de Monterrico. Si no me creen hablen con el Padre Lazarte o el hoy veterano Padre Castañeda.

HUMANO 666 dijo...

Así es la política actual, y ese comportamiento me hace acordar a Chirinos Soto.
Lo de la paja del Señor R. Rey creo que es un drama personal y privado.
hay una fórmula que me enseñó una vieja amiga para reírme de alguien que mi venganza no podía alcanzar: "imagínatelo en el baño haciendo estupideces o necesidades", y creo sinceramente que imaginar esas cosas van en contra del pudor.
Es como imaginarse al adolescente Cesar Hildebrandt corriéndose la paja leyendo a Naná de Émile Zola, o a Yehude Simons, haciendo lo suyo, después de haber visto a la chica poderosa que aún por su corta edad de 13 no podía conquistar.
Dejemos lo de la sacro santa paja de lado y centrémonos en el tema principal, la falta de perseverancia para con los ideales, y al ausencia de unión de un cristiano y sus acciones, porque ser un maldito y no creer en Dios es más perdonable que creer en Cristo y faltarle día a día perdiendo el respeto por la vida y el dolor ajeno, pero, algo más detestable, hasta para un ateo, es arrojar la primera piedra y las demás cuando el árbol ya está caído, esa no es la conducta de un soldado de Cristo.

Nota y confesión:
Cuando yo era adolescente me corría la paja pensando en la mujer maravilla y en la "Chitara" de los "Thundercats" ¡siete veces al día!

Oswaldo dijo...

La fauna política peruana, es sabido, de la mas rapiñesca y múrida y en vías de disenterizar moralmente al país; desde hace años el sector racional del país hubo de darse cuenta de la calaña del personete este de R. Queen; hipócrita, oportunista , desleal, racista; éste que en cada feria - vendimia electoral ofrece al electorado un producto de tapa lustrada y esencia abscesada, ante la cual se dejan seducir desde las viejas testosteronicas hasta los anorexicos de raciocinio; La M... llama a la M... decían en algunos estamentos universitarios y que mejor ejemplo del matrimonio Garcia-Queen , triste paradigma de la promiscuidad política que hoy nos gobierna.

el de siempre dijo...

JA, JA, JA, JA,JA, JA, JA,.....NO HE LEIDO UNA MEJOR DESCRIPCIÓN DE UN REY DE ESTOS TIEMPOS....JA, JA, JA, JA,....QUE BUENA!

dijo...

A片,A片,成人網站,成人影片,色情,情色網,情色,AV,AV女優,成人影城,成人,色情A片,日本AV,免費成人影片,成人影片,SEX,免費A片,A片下載,免費A片下載,做愛,情色A片,色情影片,H漫,A漫,18成人

a片,色情影片,情色電影,a片,色情,情色網,情色,av,av女優,成人影城,成人,色情a片,日本av,免費成人影片,成人影片,情色a片,sex,免費a片,a片下載,免費a片下載

情趣用品,情趣用品,情趣,情趣,情趣用品,情趣用品,情趣,情趣,情趣用品,情趣用品,情趣,情趣

A片,A片,A片下載,做愛,成人電影,.18成人,日本A片,情色小說,情色電影,成人影城,自拍,情色論壇,成人論壇,情色貼圖,情色,免費A片,成人,成人網站,成人圖片,AV女優,成人光碟,色情,色情影片,免費A片下載,SEX,AV,色情網站,本土自拍,性愛,成人影片,情色文學,成人文章,成人圖片區,成人貼圖

情色,AV女優,UT聊天室,聊天室,A片,視訊聊天室

一夜情聊天室,一夜情,情色聊天室,情色,美女交友,交友,AIO交友愛情館,AIO,成人交友,愛情公寓,做愛影片,做愛,性愛,微風成人區,微風成人,嘟嘟成人網,成人影片,成人,成人貼圖,18成人,成人圖片區,成人圖片,成人影城,成人小說,成人文章,成人網站,成人論壇,情色貼圖,色情貼圖,色情A片,A片,色情小說,情色小說,情色文學,寄情築園小遊戲, 情色A片,色情影片,AV女優,AV,A漫,免費A片,A片下載