martes, 23 de junio de 2009

Frases hirientes

- El matrimonio es el único empate donde terminas perdiendo.
- Lo que recién se sabe: Freud fue la madre del psicoanálisis.
- El sueño loco de anotar un gol en el arco de una cellista húngara.
- El amor suele ser bisiesto.
- Hay mujeres tan egoístas que no piensan en otra cosa.
- Debería existir el concurso I miss, Perú.
- “La tecla fue apretada y el aparato funcionó”. (El abuelo Memo)
- Se llama memoria selectiva pero la selección la hace el colesterol.
- García ha tenido una experiencia enriquecedora.
- A Eliane Karp se le puede subir el indio.
- Perú y Chile son dos países divididos por mojones.
- El balneario de moda el próximo verano será Punta Rucas.
- Lolita era un delito menor.
- Las primas se entregan al principio.
- Las impresoras creen en la escritura automática.
- La vejez consiste en recordar lo que pudo ser.
- “Estoy con el alma en un hilo”. (Penélope)
- José José fue el golfo de México.
- Marilyn Monroe no encontró la guía aquella noche.
- En todos los príncipes azules hay un sapo agazapado.
- Dios estuvo de vacaciones cuando lo de Gaza.
- Las putas del regimiento son paramilitares.
- ¡Cómo le gusta la plata a Camusso!
- La pesadilla de muchos es volver de la reencarnación convertidos en ellos mismos.
- Los tratados de ginebra los firmó un borracho.
- A los locos siempre se les ha perdido algo.
- El preservativo es una vaina.
- Era tan bruto que juraba que la torre de Pisa lo saludó.
- Lo que quieren las mujeres es ser abrasadas.
- Hitler quiso destruir el mundo que no podía pintar.
- La muerte es un cajón de sastre.
- Los hipopótamos se quedan boquiabiertos de ver a tanto imbécil.
- Las estrellas parpadean por efecto de la luz.
- Los horóscopos son hechos por gente sin futuro.
- Tener un Edipo con la madrastra es toda una sofisticación.
- La muerte es también una pérdida de tiempo.
- El round del sexo comienza cuando las toallas se tiran.
- La única rendición que no conocieron nuestros militares fue la rendición de cuentas.
- La estabilidad laboral consiste en que siempre hay que trabajar.
- El tercer secreto de Fátima era que el Papa se equivoca como cualquiera.
- Las bataclanas son el patio trasero de la feminidad.