domingo, 26 de abril de 2009

Las venas abiertas

Álvaro Vargas Llosa acaba de escribir una diatriba en contra de Eduardo Galeano. Se diría que el escritor de “La contenta barbarie” se ha abierto las venas en la tina de un “Ramada Inn”.
El primer problema es que a Vargas Llosa junior le debe haber reventado la vesícula biliar con eso de que “Las venas abiertas de América Latina”, en su versión traducida al inglés, está ahora entre los diez libros más vendidos en la librería virtual de Amazon.
Y todo eso gracias a Hugo Chávez, que es la versión cachaca de Carmen Balcells y que tuvo a bien regalarle el libro a Barack Obama en la amiguera Cumbre de Trinidad y Tobago.
Con lo que “Las venas abiertas de América Latina” es ahora un best seller, un hipo editorial, un fenónemo del mercadeo chavista.
El segundo problema para este hijo de Mario y de Patricia es que Galeano escribe como los dioses y puede lograr que un ensayo, el género por excelencia del aburrimiento, parezca una feria del idioma y una pista de patinaje donde discurres como si no te costara.
Como algunos pocos saben, los libros de Alvarito son un tanto transgénicos y se te caen de las manos y están considerados por la OMS como somníferos tan potentes que deben expedirse con receta médica.
Y cuando Alvarito se reúne con la momia de Plinio Apuleyo Mendoza (que hace años usurpa al Plinio Apuleyo vital y centrado que murió a manos de un cartel editorial) y con Carlos Alberto Montaner, esa Celia Cruz del conservadurismo tipo Miami Herald, entonces salen los manuales para idiotas escritos por imbéciles y las reseñas apoteósicas en “El Diario de las Américas”, un periódico mural rupestre fundado en Altamira y de gran influencia en las cárceles de Florida.
A lo que iba es que la prosa a ratos prodigiosa de Galeano le debe saber a curare-souer a Vargas Llosa junior. Y es que el sueño de este reaccionario que escribe al contado es que los ensayos antiimperialistas sean tan plúmbeos como sus libros y que no los lea nadie y que se oxiden en los anaqueles.
No ha sido ese, desde luego, el destino de “Las venas abiertas de América Latina”, que se publicó en 1971 y ha conocido de varias reediciones multitudinarias y es considerado por muchos como el condensado más efectivo que la izquierda pensante ha producido en estas tierras.
Porque el libro de Galeano es un Atlas del saqueo, una enciclopedia de las insoportables inequidades que América Latina padece desde su fundación republicana. Y esto a pesar de que algunas de sus cifras han quedado anticuadas por la velocidad de la injusticia.
Por ejemplo, cuando el libro se publicó había 120 millones de latinoamericanos que recibían, en cuota del PBI, el equivalente de lo que se engullían seis millones de privilegiados de la región. Esta brecha se ha duplicado en los últimos años de crecimiento sin desarrollo y de prosperidad oficial y pobreza real de amplísimos sectores.
El libro de Galeano es un viaje intelectual, cargado de números y precisiones históricas, por la América Latina abierta en canal y eviscerada sucesivamente por españoles, ingleses y estadounidenses.
Y la pregunta que late como un pulso en sus páginas es esta: ¿Por qué somos tan pobres si somos tan ricos?
Y, claro, la respuesta enardece a quienes quieren hacernos creer que el imperialismo es un invento de los fracasados y las asimetrías un cuento de los marxistas y el latrocinio de ríos y montañas una leyenda de los nacionalistas acomplejados.
Pero el problema es que Galeano no se queda en el discurso sino que saca cifras del sombrero y cita estadísticas de organismos oficiales. Y las cifras no suelen mentir: América Latina sigue ahora debiendo la misma deuda externa de hace treinta años, habiéndola pagado dos veces, con intereses y todo.
¿Cuántos millones de pobres dejaron de serlo gracias a esa deuda? Ese dinero se esfumó en infraestructura para la inversión extranjera (que se retiró apenas quisieron monitorear sus remesas), en líneas de crédito que sólo las oligarquías disfrutaron y en el anchísimo rubro de la corrupción.
¿O ya no recordamos que el señor Chávez es hijo violento de Carlos Andrés Pérez y sus millones de dólares puestos en Nueva York a nombre de su secretaria?
No comparto con Galeano el respeto reverencial con el que se dirige a la dictadura cubana -no sé si ahora su actitud es otra-, pero no dudo en recomendar a tanto desorientado que anda por allí en los blogs la lectura de “Las venas abiertas de América Latina”.
Aunque Alvarito se moleste y vuelque sobre el libro las maldiciones y las iras del imperio.
Porque es curioso: Alvarito dice en su arremetida en contra de Galeano que eso del saqueo es una estupidez y un mito y que, en la práctica, Estados Unidos no necesitó nunca las riquezas de América Latina.
Y entonces, ¿por qué Estados Unidos se metió en el bolsillo a Cuba, a Filipinas, a Puerto Rico? ¿Sólo porque no quería, siguiendo a Monroe, que el viejo imperio español continuara en las Américas?
Y si el imperio es una leyenda, ¿por qué entonces, por ejemplo, el golpe de la United Fruit en Guatemala (1954) o la alianza de su sucesora, Chiquita Brands, con el terrorismo de derechas en Colombia (2003-2004)?
¿Y por qué Irán para imponer al Sha? ¿No fue una manera armada de servir a la British Petroleum y a sus socios estadounidenses?
¿Y por qué Allende? ¿Y Vietnam? ¿Y Cuba desde la Enmienda Platt? ¿Y ahora Irak, reconstruido por forajidos y ladrones tras ser destruido por forajidos y ladrones? ¿De quién es el petróleo iraquí? Porque algo es seguro: ya no es de los iraquíes.
Pobre Alvarito. Trata de demostrar lo más sesudamente que le dan las neuronas de que el imperialismo es un mito. Lo que no sabe es que él mismo es la demostración de que el imperio es una grasienta realidad.
Porque, ¿quién le paga para decir con cara de palo tamañas mentiras? Le paga el imperio, claro. La caja chica que las corporaciones destinan a sus escribas en los suburbios del sur. Y lo festeja la prensa que cree que este desorden putañero será eterno.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Una estrategia integral de lucha contra las drogas en el VRAE debe descansar sobre cuatro pilares: Ataque directo a la cabeza de las mafias que operan allí, control estricto de químicos, inversión de desarrollo en la sierra, y finalmente desarrollo de los pueblos del VRAE.

El descabezamiento de las mafias del narcotráfico demanda una fuerte inversión en desarrollar un intenso y minucioso trabajo de inteligencia que permita identificar, ubicar y capturar a los cabecillas narcotraficantes.

Es sorprendente que en dos años el gobierno haya sido incapaz de controlar el tráfico ilegal de químicos hacia el VRAE y hacia el Huallaga. Algo o alguien está bloqueando esa tarea, y tiene que ser neutralizado ya. Es más enervante aún porque el presidente García anunció en sus dos mensajes a la nación que su gobierno iba a acabar con ese comercio ilícito.

La inversión en desarrollo debe ser orientada prioritariamente a la sierra para que los migrantes del VRAE regresen a sus tierras y encuentren en ellas oportunidades para lograr la prosperidad de sus familias.

Una excelente opción, que tiene notable éxito en su fase experimental, es el plan Sierra Productiva, orientado a desarrollar las unidades productivas por excelencia en nuestra sierra: los minifundios. Este plan, que promueve la aplicación de técnicas de riego por aspersión y de 17 otras tecnologías adaptadas, ha permitido elevar el ingreso medio de las familias campesinas serranas de unos 500 soles mensuales hasta más de 2000 soles.

La inversión en los pueblos del VRAE debería ser complementaria, porque se trata de localidades en las que se producirá un éxodo masivo el día que sea desarticulado el tráfico ilegal de drogas en esa zona, como ya ocurrió antes en varios pueblos del Huallaga.



Apuntar a la cabeza



Cuando cayeron los capos de las mafias que dominaban la droga en el Huallaga, en los años 90’, el precio de la hoja de coca se desplomó y las áreas de cultivo de esa planta bajaron de 130 mil a unas 35 mil.

Al ser apresados los jefes narcos del VRAE y al cortarse el suministro de químicos, se produciría el mismo efecto: no habría quien compre la pasta básica de los cocaleros, y el precio de los químicos se iría por las nubes. Entonces, los migrantes tendrían que volver a la sierra para no morir de hambre. En ese momento, el gobierno deberá lanzar una fuerte inversión para promover el plan Sierra Productiva en gran escala.

Una vez resuelto el tema de las drogas en el VRAE, Sendero Luminoso se quedará sólo en esa zona, sin recursos económicos, sin socios narcos que les provean de armas y dinero, y sin poblados de productores de pasta básica dispuestos a apoyarlos con tal de mantener alejadas a las fuerzas del orden.

En esas nuevas condiciones, con una fuerza militar bien equipada y con apoyo logístico óptimo, acabar con los terroristas sería más sencillo y tendría cero costos sociales.

aldito m. dijo...

La obra es un texto novelado de las versiones más simplistas de la Teoría de la Dependencia, expuestas por André Gunder-Frank, Samir Amin y algunos otros. Esas versiones han sido refutadas reiteradamente, por varios lados y desde hace varias décadas. Veamos.

La primera refutación es de tipo historiográfico. Hace ya muchos años mi viejo maestro Ernesto Laclau, cuyas credenciales de izquierda, dicho sea de paso, son impecables (es uno de los grandes exponentes del marxismo post-estructuralista), demostró en un artículo seminal que era simplemente equivocado afirmar sin más ni más que América Latina se había incorporado al sistema capitalista mundial en el Siglo XVI y que eso había retardado su desarrollo. Lo cierto, decía Laclau, es que por siglos las relaciones de producción en casi toda América Latina tuvieron muy poco que ver con el capitalismo y mucho que ver con el feudalismo, sobre todo en el campo. De alguna manera era la ausencia de verdaderas relaciones capitalistas de producción lo que había retardado el desarrollo de América Latina. A la vista de las relaciones de producción en un país como Guatemala, donde todavía hasta hace poco sacaban el café de las fincas a lomo de indígena, afirmar que la región ha sido una economía capitalista desde hace cinco siglos es dudoso cuando menos.

La segunda refutación es de tipo sociológico y viene desde el propio seno de la Teoría de la Dependencia, en versiones mucho más sofisticadas. Cardoso y Faletto, en su famoso texto, muestran claramente dos cosas. Por un lado, que no es cierto, como lo afirma Galeano, que haya una transmisión mecánica mediante la cual las economías centrales se apropian del excedente económico mediante una oligarquía doméstica que, a su vez, explota al resto de la sociedad. De hecho, Cardoso y Faletto insisten muchísimo en que hay heterogeneidad en la forma en que los diferentes países latinoamericanos se han incorporado al sistema capitalista mundial, en diferentes momentos históricos (según fueran economías de plantación, o con enclaves mineros, o con sectores industriales, etc.). No hay espacio para mecanicismos. Y las constelaciones políticas y sociales que sustentan esa incorporación pueden ser sorprendentemente diversas.. Por otro lado, y crucialmente, Cardoso y Faletto explícitamente evitan el error de considerar que el desarrollo y la dependencia son antagónicos, como se deriva del texto de Galeano. Sostienen, por el contrario, que es bastante claro que en muchos casos en América Latina el hecho de que una economía no controle autónomamente las fuentes de acumulación de capital, no le impide en absoluto generar desarrollo, entendido como extendidos fenómenos de modernización social, aumento del bienestar (con todo tipo de problemas, por supuesto) y aun la emergencia de nuevas fuerzas sociales. En otras palabras el “desarrollo dependiente” no es ni una imposibilidad lógica, ni histórica. Hay un buen texto de Peter Evans analizando esto con mucho detalle para el caso de Brasil.

La tercera refutación es de tipo empírico, por falta de un mejor término. Decir, como lo hace Galeano, que la incorporación de un país en el mercado capitalista internacional sólo puede conducir a la miseria milita en contra de todo lo que hemos visto en el último medio siglo en el Este Asiático. Sólo es posible explicar el asombroso desarrollo de países como Corea del Sur, Taiwán, Singapur o, más recientemente, China, en función de la fruición absoluta con que se han incorporado en la economía internacional. Es un proceso en el que sus estados han jugado un papel central. Lo que no está en discusión es que ese proceso de acumulación no hubiera sucedido nunca si se hubieran rehusado a orientar su economía a las exportaciones desde los años 60 (1978 en el caso de China), como lo hicieron tantos países de América Latina, que tenían niveles superiores de desarrollo que ellos en los años 50. Eso les está generando dolores de cabeza en esta crisis, pero yo prefiero mil veces tener los problemas que tiene Singapur con $25.000 de ingreso per cápita, que los que tiene América Latina. Chávez se siente cómodo dándole el libro a Obama. Dudo mucho que se atrevería a dárselo a Hu Jintao, que seguramente se reiría a mandíbula batiente al leer que la integración de China a la economía mundial sólo puede generar miseria para su nación.

La cuarta refutación es la contracara de la anterior. Del análisis de Galeano se deriva una prescripción clarísima para el desarrollo: cortar los vínculos con el sistema capitalista y buscar un desarrollo autárquico. No por otra cosa me acuerdo que le dedica, entre loas, un capítulo completo a la experiencia del Paraguay de Gaspar Rodríguez de Francia y el Mariscal Solano López en el Siglo XIX. Si la prescripción de Galeano fuera correcta, Albania sería hoy Singapur, Corea del Norte sería Corea del Sur y Cuba (cuyo aislamiento, cierto es, ha sido ayudado por el irritante embargo) sería Taiwán.

Por todo ello, no salgo de mi sorpresa de que las versiones más crudas de la Teoría de la Dependencia sigan de moda. El regalo de Chávez me parece sintomático del lente a través del cual ve el mundo. Me parece que es, de acuerdo con todo lo que sabemos, un lente distorsionado y anacrónico.

Mejor, pienso, le hubiera regalado el más hermoso de los libros de Galeano, que es también el más personal: el Libro de los Abrazos. Ahí sí puede uno disfrutar del enorme talento literario del escritor, sin tener que soportar monsergas ideológicas. Lo recomiendo mucho.

Humano 666 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Humano 666 dijo...

Yo metería en esa tragedia al mismo EE.UU cuya deuda es la más grande del mundo convirtiendo a esta nación en un títere del FMI, con una inflación galopante y un dinero al borde de ser irreal del todo, lo único que protege a EE.UU. son sus armas, ¿quien se atreverá a cobrarle esa deuda?

También hay miseria en Norte América, represión, centros de reclusión de gran capacidad y rateros de alto vuelo, la esclavitud es global y la banca mundial es el que da con el látigo y se tapa el rostro con la máscara negra de la democracia y la falsa sensibilidad social.

Sin embargo el libro de Galeano es de mucho nivel literario y va más halla de la mera descripción y de las circunstancias actuales, de aquí a 200 años seguirá valiendo como aporte al mundo de las letras, vale la pena leerlo.

Anónimo dijo...

Es un libro recomendado en los cursos de historia de la Universidad de Montreal. Lo he lehido, y, la verdad, me pareciò muy bueno. El gesto de Chavez, ademas de hacer la pelìcula que acostumbra riempre y robarse las pantallas, va a servir para que un inmenso pùblico, incluyendo a los muchachos y dirigente de los Estados Unidos de América, se enteren de las desgracias por las que ha pasado América Latina desde que los espanoles asaltaron nuestras tierras. Ellibro esbastante bueno, agil y de una excelente prosa. Obama va a estar muy interesado en América Latina tambien se ha pasado por lo que pasaron en su propio paìs los negros con el esclavage y con la segregaciòn racial.

Creo que Chavez, es la primera vez que hace algo bueno, sin quererlo

Anónimo dijo...

Es un libro recomendado en los cursos de historia de la Universidad de Montreal. Lo he leìdo, y, la verdad, me pareciò muy bueno. El gesto de Chavez, ademas de hacer la pelìcula que acostumbra siempre y robarse las pantallas, sin lograrlo pues la personalidad de Obama es arrolladora y cristalina, va a servir para que un inmenso pùblico, incluyendo a los muchachos y dirigentes de los Estados Unidos de América, se enteren de las desgracias por las que ha pasado América Latina desde que los espanoles asaltaran nuestras tierras. El libro ademàs es bastante bueno, agil y de una excelente prosa. Obama va a estar muy interesado en América Latina a partir del momento que se entere de las desgracias de nuestro territorio y entendendà claramente el porqué de los reclamos de muchos de nustros paìses, pueblos que han pasado por lo que pasaron en su propio paìs los negros con el esclavage y con la segregaciòn racial.

Creo que es la primera vez que Chavez hace algo productivo, sin quererlo

Anónimo dijo...

Y, a prpòsito de este frugalencuentro, hay mucho para escribir y comentar

Anónimo dijo...

Hasta cuando Latinoamerica se va a seguir comportando como colonia o mejor dicho ex colonia de los países denominados del primer mundo. Pueden escribir un millón de tratados que expliquenn nuestra miseria pero esas sesudas reflexiones de lo que somos no han conseguido traer el bienestar general que en otros predios es lo normal. Creo que el Perú especialmente, está condenado por lo menos 500 años más ha seguir siendo lo que es, un país, que vive a la sombra de las ideologías creadas en otros ámbitos, nada original, nada creativo, adaptamos los pensamientos creados en otras regiones para luego delinear nuestra realidad sean estas de derecha o izquiera

Anónimo dijo...

bueno, creo q estamos camino a nustra propia identidad, y para ello, es bueno conocer nuestra historia. No se ha escrito hasta ahora la verdad de ninguna filosofia, pero conocer la propia historia es el primer paso para cambiarla. Creo, en eso estamos

Anónimo dijo...

El articulo de Cesar Hildebrant del dia sabado 25 de abril titulado "La Republica de Lima", describe con precisión una parte importante de la historia no solo del Peru sino de America Latina en general. Bien podría pasar como un excelente resumen del libro de E. Galeano "Las venas abiertas de America"