viernes, 24 de abril de 2009

El plan del nuevo Sendero

En un folleto titulado “Balance de la primera contracampaña política y militar, de la guerra popular democrática, de resistencia nacional antiimperialista yanqui” –fechado en noviembre del 2008- las huestes senderistas que operan en el Vrae plantean ser las sucesoras legítimas del marxismo-leninismo-maoísmo y le declaran una guerra sin cuartel al “Estado burgués”, a “los militares genocidas” y aun “a los plumíferos e intelectuales vendidos al imperialismo norteamericano”.
Para el ingenuo Carlos Tapia, traductor mediático del inescrutable comandante Ollanta Humala, aquí van estas líneas escritas por el “Camarada José” y su entorno político-militar:
“El Ejército Popular Revolucionario de Obreros, Campesinos y Estudiantes dirigido por el Partido Comunista del Perú a (sic) desenvuelto la contracampaña política y militar de cerco, aniquilamiento y desintegración, en su primera parte de la Defensiva Estratégica, y a (sic) sido exitosa, no solo por sus resultados en el campo de batalla, sino, por que (sic) ayudó a resolver problemas estratégicos y decisivos para la consolidación y ampliación del Partido, y para el desarrollo, expansión y triunfo de la guerra revolucionaria del Perú”.
En el documento, el Comité Central del Partido Comunista del Perú, que reniega del “traidor” Gonzalo, que considera al Artemio del Huallaga “un engendro de comunista” y que sitúa su refundación en el año 1999, se da cuenta, con fecha y hora, de los ataques en contra de las fuerzas militares-policiales ocurridos precisamente durante la llamada Operación Excelencia.
La cita textual, escrita obviamente antes de la reciente y letal emboscada que dejó hasta ahora 15 militares muertos, es la siguiente:
“...en estos dos meses del Plan de Operaciones Excelencia fueron aniquilados 72 militares (24 muertos y 48 heridos) y estos furrieles nos dejaron 19 fusiles Galil, atacamos siete veces al helicóptero, dejándolos (sic) en cuatro oportunidades inoperativos y a uno como piezas de museo de guerra; en concreto, vinieron a hacer “mucho ruido pocas nueces”, a cosechar muertos, heridos y dejar fusiles...”
Cuando el general Luis Flores Cornejo, al mando de la trigésimo-primera Brigada de Infantería, reaccionó a la emboscada de Tintay Puncu (16 soldados muertos, 17 heridos) llamando “cobardes y pusilánimes” a los senderistas, el partido del “Camarada José” respondió por escrito de esta manera:
“Realizar una emboscada, en el (sic) que hay que llevarle de la jeta al enemigo y sin que se dé cuenta...¿son manifestaciones de ánimo y audacia o no? Un militar serio no babea tonterías tan solo ganado por la ira. Hay que tener la capacidad de reconocer, por muy duras y amargas que sean, la realidad (sic); y en Tintay Puncu han sufrido un revés...”
Frente a la acusación de que el senderismo del Vrae se abastece de armas gracias al narcotráfico, el documento responde:
“Don Raymundo, (estas líneas están dirigidas al general Raymundo Flores Cárdenas, jefe militar del Vrae) sus inteligentes y los capituladores es seguro que todavía no le han informado que todas las armas modernas que portamos nos abastecieron ustedes (sic), como ahora y del mismo modo antes; además, usted sabe que para venta en el valle existen solo armas obsoletas y cuestan muy caro, y ustedes son los que proporcionan ese mercado negro. Mire: esta guerra revolucionaria tiene 28 años de existencia, y hemos aprendido a realizarla en condiciones adversas y extremas, sin un solo centavo en nuestros bancos, si es incrédulo pregúntele a su compinche Feliciano; y si hoy tenemos algún ingreso por el pueblo y aliados, bienvenida sea...(sic)”
El lector se preguntará qué quiere decir exactamente “si hoy tenemos algún ingreso por el pueblo”. No es un misterio puesto que el mismo documento, páginas más adelante, se encarga de aclarar el asunto:
“Así como el imperialismo y sus lacayos nativos tienen el derecho a organismos como el Estado y gobierno, a organizar institutos armados y una Constitución con sus leyes que lo defiendan y amparen(...), del mismo modo, preguntamos al país y al mundo, ¿Por qué el proletariado, las naciones, los pueblos y los pobres no tenemos el mismo derecho? ¿A quién vamos a pedir permiso? ¿Quién nos prohíbe y hasta cuándo? En medio del desarrollo de la revolución armada, es del todo seguro ir estableciendo de manera democrática, organizar y consolidar el Partido Comunista, el Ejército Revolucionario, poseer armas modernas, organizaciones populares, establecer impuestos, etc.”
“¿Por qué solo los ricos van a tener derecho a un Ejército y a un armamento diverso? ¿Por qué solo los ricos van a tener derecho de cobrar impuestos? Este estado de cosas debe ir cambiando, está en nuestras manos cambiarlo, cambiará(...)”
“En Vizcatán se ha establecido un sistema de impuestos de manera democrática, a esto lo llama el gobierno “cupos”, “grandes negociados”. En Vizcatán, el quién (sic) tiene dinero aporta con dinero, y el quién (sic) tiene grano, aporta con grano; y el quién (sic) no tiene nada, nada, porque no es obligatorio...”
Ahora ya lo sabemos oficialmente. Sendero tiene en el Vrae, y señaladamente en el Vizcatán, aduanas, Sunat y voluntariado contributivo.
Pero hay más. Sendero admite que protege al narcotráfico pero niega terminantemente estar de modo directo “en el negocio de la droga”. Defendiendo el trasiego de la coca en una zona de extrema pobreza y criminal desatención por parte del Estado, lo que el nuevo Sendero hace es construir alianzas y levantar una reputación muy diferente de aquella triste fama que Guzmán y los suyos se ganaron en los años 80.
Este Sendero afirma que Guzmán y los militares fueron, cada uno por su lado, genocidas y bárbaros y que la “guerrilla” actual ha aprendido la lección.
Volviendo al tema de la droga, el documento que reseño afirma claramente:
“El problema de fondo es que (las autoridades del gobierno, nota de C.H.) quieren monopolizar todas las relaciones de la droga, que no transiten por Vizcatán, así apartarnos de esos amigos. Son nuestros amigos pero la guerra revolucionaria no depende de esas relaciones, en sí es mejor para nosotros, les repetimos es mejor para nosotros los comunistas, y les agradecemos...”
“El narcotráfico en el Vrae ahora sigue su curso a vista y paciencia de las fuerzas armadas y policiales, ordenadas desde el Estado y palacio de gobierno. Alan García...¿acaso no defendía a los capos del Huallaga?...Preguntémonos ahora: ¿Cómo entonces llega (sic) a Vizcatán los insumos químicos, de donde proceden y qué controles pasan...Al salir “la droga” de Vizcatán, ¿qué controles pasa hasta llegar a los puertos marítimos y aeropuertos internacionales? ¿De quiénes son los aviones y los barcos? Por tanto, el problema no es Vizcatán, el problema esencial es el sistema mundial imperialista, el Estado y gobierno peruano, que son narcotraficantes...”
“Nuestro Partido, desde 1980, entabló diverso grado de relaciones con los amigos; y eso sabía Belaunde, Alan García, Fujimori, Paniagua, Toledo y otra vez Alan García...¿Por qué desde 1999 permitió este Estado y gobierno peruano, otra vez estas relaciones? (...)... por que (sic) pensaron, como en épocas pasadas, tanto en el Vrae y principalmente en Huallaga, y en otros aparatos partidarios, que el poco dinero nos iba a corromper, y de esta manera fácil acabar con la revolución peruana...”
Este senderismo quiere otra cara y la está adquiriendo. Se jacta de matar “traidores” y se burla de las bajas enemigas con una crueldad tan salvaje como la abimaelita, pero es claro que su accionar en el campo es astuto y pretende ganarse a la población. Si es consecuente con lo que escribe, será dos veces más peligroso que el maoísmo atroz y patológicamente impopular que planteó Abimael Guzmán. En materia de inversiones, por ejemplo, el partido de “José” demuestra una flexibilidad sorprendente:
“Estamos de acuerdo con las inversiones nacionales y extranjeras, con las inversiones estatales y privadas, y que los pueblos originarios decidan sus contratos. Además, como seguridad concretemos un Frente Unido Democrático Revolucionario en todos los campos, bajo los principios de independencia y autodecisión política y de respeto mutuo; y que no es necesario en tal u otro lugar el establecimiento de una base militar o puesto policial y tampoco operaciones militares; al contrario, estas instituciones reaccionarias armadas son un tremendo fastidio para la tranquilidad pública y nacional...”
¿Seguirá pensando Humala, después de leer esto, que el Sendero del 2009 no aspira ya a tomar el poder y que bastará la policía para enfrentarlo? ¿Coincidirá en eso de que las instituciones armadas son un fastidio en el Vrae?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Una estrategia integral de lucha contra las drogas en el VRAE debe descansar sobre cuatro pilares: Ataque directo a la cabeza de las mafias que operan allí, control estricto de químicos, inversión de desarrollo en la sierra, y finalmente desarrollo de los pueblos del VRAE.

El descabezamiento de las mafias del narcotráfico demanda una fuerte inversión en desarrollar un intenso y minucioso trabajo de inteligencia que permita identificar, ubicar y capturar a los cabecillas narcotraficantes.

Es sorprendente que en dos años el gobierno haya sido incapaz de controlar el tráfico ilegal de químicos hacia el VRAE y hacia el Huallaga. Algo o alguien está bloqueando esa tarea, y tiene que ser neutralizado ya. Es más enervante aún porque el presidente García anunció en sus dos mensajes a la nación que su gobierno iba a acabar con ese comercio ilícito.

La inversión en desarrollo debe ser orientada prioritariamente a la sierra para que los migrantes del VRAE regresen a sus tierras y encuentren en ellas oportunidades para lograr la prosperidad de sus familias.

Una excelente opción, que tiene notable éxito en su fase experimental, es el plan Sierra Productiva, orientado a desarrollar las unidades productivas por excelencia en nuestra sierra: los minifundios. Este plan, que promueve la aplicación de técnicas de riego por aspersión y de 17 otras tecnologías adaptadas, ha permitido elevar el ingreso medio de las familias campesinas serranas de unos 500 soles mensuales hasta más de 2000 soles.

La inversión en los pueblos del VRAE debería ser complementaria, porque se trata de localidades en las que se producirá un éxodo masivo el día que sea desarticulado el tráfico ilegal de drogas en esa zona, como ya ocurrió antes en varios pueblos del Huallaga.



Apuntar a la cabeza



Cuando cayeron los capos de las mafias que dominaban la droga en el Huallaga, en los años 90’, el precio de la hoja de coca se desplomó y las áreas de cultivo de esa planta bajaron de 130 mil a unas 35 mil.

Al ser apresados los jefes narcos del VRAE y al cortarse el suministro de químicos, se produciría el mismo efecto: no habría quien compre la pasta básica de los cocaleros, y el precio de los químicos se iría por las nubes. Entonces, los migrantes tendrían que volver a la sierra para no morir de hambre. En ese momento, el gobierno deberá lanzar una fuerte inversión para promover el plan Sierra Productiva en gran escala.

Una vez resuelto el tema de las drogas en el VRAE, Sendero Luminoso se quedará sólo en esa zona, sin recursos económicos, sin socios narcos que les provean de armas y dinero, y sin poblados de productores de pasta básica dispuestos a apoyarlos con tal de mantener alejadas a las fuerzas del orden.

En esas nuevas condiciones, con una fuerza militar bien equipada y con apoyo logístico óptimo, acabar con los terroristas sería más sencillo y tendría cero costos sociales.

Humano 666 dijo...

La pobreza es grande por esas zonas y es imposible darse una idea desde Lima de las múltiples carencias.

Creo que ese fenómeno se va a incrementar año tras año, y que solo puede ser controlado en su acenso, ese fenómeno se va ha expandir en toda América desde Colombia y Perú si es que se cree ingenuamente que las fuerzas policiales podrán vencerlas, por desgracia es necesaria la intervención del ejercito para eliminar ese poder paralelo al estado, si no lo hacen nos encaminamos como nación a ser una "Cocalombia". Ya es hora de invertir en el ejercito y que ese ejercito tenga poder real sobre esas zonas.

El otro camino es apoyar a Sendero Luminoso y lograr que caiga el poder del Estado, pero, ¿no es verdad que el poder corrompe cuando este es adquirido violentamente?¿hasta que punto Sendero Luminoso está preparado políticamente ante el inevitable vértigo hacia un gobierno global? Yo creo que no están listos y que si toman el poder lo más probable es que el sistema impida esa contracorriente sin valorar el costo humano de toda nuestra nación.

Anónimo dijo...

Es verdad, en Colombia los paramilitares no miden su mano dura y la prensa esconde a la opinión internacional las desgracias de los pobladores rurales.

el de siempre dijo...

EN los almacenes RAMSA se encontro gran cantidad de droga. Estoy hablando de los almacenes de Dionisio Romero. Ya pues no sean tan idiotas el narcotrafico esta en las empresas privadas, en el estado, en los tragamonedas, esta en todos sitios y todo el gobierno lo sabe y se hacen los cojudos, no se, si es de miedo o por que son del mismo rubro. EL VRAE, EL HUALLAGA y todo lo demás son cojudeces y 3el gobierno lo sabe.