martes, 20 de enero de 2009

Que en paz descanse el Apra

El Apra ha estirado la pata y Wilbert Bendezú le está haciendo respiración boca a boca.
El primer problema de Bendezú es que quiere salvar al paciente cuando ya no es paciente sino finadito. El segundo es que se muere de miedo cada vez que habla del más ilustre victimario del Apra, o sea el doctor García, fundador de sí mismo.
Porque decir que “el compañero Alan quiere la integración andina” es un chiste precisamente de velorio. Todos sabemos que a García le apesta la CAN y que quiere negociar directamente con la Unión Europea, tal como lo hizo con el TLC ratificado desde Washington.
García no cree en Indoamérica ni en la radio Incawasi ni en los coloquios del Jefe ni en la memoria del partido y ni siquiera en el osario ilustre donde brillan los mármoles del Cachorro y de Sánchez.
García convirtió al aprismo en un ismo personal. García mató de éxito al partido que jamás lo tuvo. Y García lo menos que necesita es un partido que le recuerde quiénes fueron, qué han dejado de ser, en cuál de las convivencias con la derecha hicieron el cambio de parejas que los convirtió en lo que hoy son a pesar de los pataleos: el partido de la Confiep, el caballo favorito de Vega Llona en el derby “Presidente de la República”.
García puede decirle al Apra que él hizo el milagro y que el poder que obtuvo dos veces no se lo debe a la maquinaria del partido sino a su talento de organizador, a sus prodigios de recaudador y a esa capacidad oratoria que todos le reconocen.
Porque, ¿qué es el partido? El partido, al fin de cuentas, es Wilbert Bendezú, el “líder alternativo” amordazado por sus propias prudencias. Es Luis Alvarado y su voz tembleque desalojada apenas en diez segundos del local de Miraflores. Es el farfullar enojado de un montón de apristas que lo que quieren es una chamba a cargo del presupuesto.
Si Haya de la Torre hubiese llegado al poder quizá habría hecho lo que García ha hecho con el Apra. Pero como los militares y las oligarquías le cerraron el paso, el Apra quedó en ese limbo virgen desde el que podía acusar sin ser acusada y censurar ministros sin que le tumbasen los que no podía tener.
El Apra como misterio y Haya como “presidente moral” fueron la mejor inversión marquetera de nuestra historia política. De ese modo el Apra parecía invicta y Haya daba la impresión de haber podido ser un gran presidente noctámbulo.
Hasta que llegó la cigüeña de París trayendo al niño Alan. Y con Alan García el Apra dejó la catacumba y llegó a Palacio, a la cueva de Alí Babá, a la burundanga, al exilio, al descrédito y de nuevo a Palacio, en un viaje circular que el pobre Haya jamás soñó que se podía hacer.
Ahora bien, el éxito tiene sus bemoles. Y el primero de ellos es que el éxito puede matar. Como partido personalizado y caudillista, como firma mucho más que como institución, al Apra le espera el destino de todos los movimientos con apellido: morir lentamente, cumplir el ciclo biológico de su propietario.
Y eso es lo que está pasando. Villanueva del Campo lo ha dicho con ese amor por el eufemismo que la disciplina aprista le impone. Villanueva ha dicho que el Apra está en crisis. De puro ahorrativo no añadió “terminal”. Pero él sabe que es así y ha querido lanzar una queja tan tardía como casi testamentaria.
Alan García ha matado al Apra no sólo desconociendo sus instancias, nombrando a un valido como secretario general y haciendo de la ingratitud para con el partido que lo construyó una “virtud de estadista”. García ha matado al Apra eviscerándola ideológicamente, haciendo de ella este fantoche latinoamericano que sigue a Washington sin chistar.
Y si el Apra ya no tiene ideario que defender ni doctrina como referente ni principios que le aviven el fuego, entonces el Apra es sólo esa vieja casa de la avenida Alfonso Ugarte. Una casa que cruje por el comején, una casa embrujada donde se ha visto al fantasma de Haya subiendo cansinamente las escaleras que conducían a la jefatura.
Para revivir al Apra le habría hecho falta un líder de gran carácter. Wilbert Bendezú es sólo un actor de carácter. Sin García, la maquinaria electoral aprista –que eso es lo que es Apra actualmente- se deshará año tras año, fracaso tras fracaso.
García no apuesta a que el Apra sea nuestro PRI, una fábrica de sucesores. García sueña, desde su narcisismo colosal, a que el Apra lo acompañe cuando él sea, como dicen los apristas en las ceremonias funerarias, “polvo en viaje a las estrellas”.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Tiene razon el NARCISISMO de Garcia es COLOSAL, con decirle que es casi tan GRANDE !! como el suyo Sr. Hildebarndt. UUFF, insoportables ambos.

Anónimo dijo...

En marzo de 1956, una Convención Nacional del partido dio facultades a Ramiro Prialé para «concertar alianzas o pactos con cualquier fuerza política con el fin de conseguir la legalidad del partido» manteniendo, por cierto —en palabras de un historiador aprista—, «el decoro y la dignidad de las banderas programáticas e ideológicas del aprismo redentor». A cambio de su apoyo electoral, los apristas exigían, «el retorno a la legalidad, la libertad de sus detenidos, el regreso de los deportados, la devolución de los bienes incautados y el respeto a los actos ciudadanos».53 Manuel Pardo sería el elegido. Estaba en curso la formación de los que los propios apristas denominarían como el «régimen de la convivencia». De una disciplinada aceptación de dicho régimen dependía, supuestamente, que en 1962 las Fuerzas Armadas y la oligarquía —los grandes enemigos del aprismo— permitiesen su llegada al poder.. Después de una dictadura —diría Haya de la Torre— «los pueblos como los individuos necesitan un período de convalecencia».54 Con el poder una vez más al alcance de la mano, en todo caso, la posibilidad de un APRA radical —que había parecido relativamente cercana entre fines de los 40 e inicios de los 50— se alejaba acaso definitivamente. De acontecimientos que ocurrían lejos del Perú surgiría un nuevo intento por reconciliar al antiguo partido con sus supuestos «ideales primigenios» revolucionarios. En diciembre de 1956, cuando Prado llevaba cinco meses en el poder, los expedicionarios del Granma arribaban a la costa Este de Cuba. Y pocos años después, cuando Fidel tomó el poder e inició su revolución en 1959, embrujó a muchos jóvenes apristas que se adhirieron a los ideales del cubano.

En octubre de 1958, en la IV Convención del PAP —ya restablecida su legalidad—, pudo tener lugar el debate postergado desde 1948. Ahí, una moción —apoyada por el núcleo juvenil encabezado por De la Puente—, pretendió traducir el aprendizaje del período en una crítica al establishment partidario y en una propuesta para rescatar lo que, a su parecer, era el sentido esencial de la historia del APRA. Las concesiones de la llamada «convivencia» —sostenían— terminarían cambiando la naturaleza misma del partido. No una legítima transición sino un servicio a los intereses de la oligarquía era el resultado neto —según ellos— de la opción del 56. El régimen pradista —ha escrito Frederick B. Pike— había significado el más desperdiciado sexenio de la historia peruana del XX.62 Como resultado, una a una las banderas históricas del APRA —denunciaba el grupo disidente— habían sido arrebatadas por fuerzas nuevas como Acción Popular, el Movimiento Social Democrático y la Democracia Cristiana.63

Incluso, de ganar —«por los caminos de la transacción y el convenio»— en el 62, ¿no significará eso la muerte de nuestro movimiento? ¿no tenían acaso, movimientos históricos como el APRA, un «destino que cumplir? 64 Su «normalización», su metamorfosis a la «condición de cualquier partido tradicional» que hacía del «silencio o la concesión» para llegar al poder era lo que los herederos del espíritu «vanguardista» del aprismo se negaban a aceptar. No bastaba que, en esa apelación, la propia obra de Haya de la Torre fuese esgrimida como guía del reciclaje partidario. Sus escritos, en realidad, eran los textos de una larga cruzada resuelta en un irritante pragmatismo percibido como una búsqueda de acomodamiento que negaba los ideales «auténticos» del aprismo. presentista. Frente al Antiimperialismo y el APRA de los 20, su Treinta años de Aprismo era la nueva voz oficial.65 Propuestas de rectificación, de democracia interna, de «renuncia inmediata de todos los apristas que ocupan cargos diplomáticos, municipales y políticos» en el régimen pradista, no tenía lugar en la fórmula transicional concebida por los líderes del partido.. ¿Era posible separar al Haya de la Torre de los 50 de su pensamiento de los 20? Su propuesta misma, en realidad, los había puesto fuera del partido. Ante la sanción, el pequeño núcleo norteño se constituyó en Comité de Defensa de los Principios y, posteriormente, en APRA Rebelde, como «organización autónoma para la realización del ideario aprista» abandonado por «los actuales dirigentes convivientes», estableciendo como objetivo fundamental, la creación de una «conciencia revolucionaria para organizar y acelerar el proceso de la revolución nacional».66 ¿Así que te expulsaron? preguntaría el periodista Manuel Jesús Orbegoso en 1959 a un Luis de la Puente asediado por el asma y la ansiedad. «Miserables —respondió— no saben que ahora somos más apristas que nunca». 67

A mediados de 1959, De la Puente se mantenía aún dentro de los marcos de una perspectiva nacionalista radical. Tras su carcelería de 1955 se había abocado al tema agrario. En 1957 había presentado como tesis doctoral su estudio «La Reforma del Agro Peruano».68 Se inclinaba ahí por una fórmula de «anti-feudalismo realista» equidistante de los planteamientos imperialistas como de los aquellos «intoxicados de marxismo». Reforma Agraria sí. Pero no por el «camino revolucionario» —escabroso, cruento y de consecuencias muy dudosas— sino como «acto legítimo de promoción del desarrollo», ejecutado en «estricto cumplimiento de la Constitución y las leyes». Un camino evolutivo perfectamente encuadrado dentro del «ideal indo-americanista» expresado por el aprismo y que, en la revolución boliviana, había encontrado adecuada concreción. Conservaba en buena medida esa visión al momento de su primer viaje a Cuba en julio de 1959. Así lo dejó saber en un forum sobre la Reforma Agraria cubana dónde se pronunció en favor del respeto a la propiedad privada, del «derecho a una parcela» del campesino cubano en aras de una transformación con justicia y libertad. Apasionado como era, demandó con insistencia —según Marco Antonio Malpica— una definición de los cubanos, quiénes, en realidad, prefirieron no responder.69 Estas posiciones —como las expuestas en el proyecto de ley presentado por los «apristas rebeldes» en octubre de 1961— no se distinguían demasiado de las defendidas por los nuevos grupos reformistas que surgieron de la lucha contra la dictadura de Odría: AP, DC, MSP. Dentro del propio Ejército e Iglesia Católica se registraban fuertes indicios de preocupación reformista. Así, a mediados de los años 60 el Prelado de una de las zonas más pobres del sur andino peruano solicitó que la Asamblea Episcopal Peruana discutiese el problema de las propiedades de la Iglesia temeroso de que dicho tema fuese levantado por los agitadores comunistas, crecientemente agresivos después del «éxito» castrista.

El espectáculo que vemos hoy en Cuba —manifestó— se puede repetir en el Perú. El R.P. Ramblot, O.P. de la Misión Lebret nos dijo hace dos años que las actuales condiciones socio-económicas en el Perú son las peores de toda América del Sur, con la excepción de Bolivia. Estas condiciones, dijo, son hechas a medida para el ataque comunista. Quizás se puede objetar que estoy viendo sólo el problema de la sierra; pero no nos olvidemos de que el movimiento de Castro se inició en la Sierra Maestra de Cuba, y que estamos a muy pocos kilómetros de la influencia boliviana, la que sentimos mucho.70

En noviembre de 1960, con la transformación del APRA Rebelde en MIR el proceso hacia la construcción de una identidad nueva entraba en una nueva fase. Es el inicio del curso que lleva a Mesa Pelada 1965. La influencia de los pupilos de Silvio Frondizi —Napurí y Cordero— se dejaba sentir así en la partida de nacimiento de una «nueva izquierda» en el Perú. A mediados de los 50, el argentino había fundado la primera de varias organizaciones con este nombre en Latinoamérica: el MIR-Praxis.71 Siete meses antes de la decisión de los peruanos, un flamante MIR venezolano se había pronunciado por el camino armado. Entre el ímpetu guevarista y la crítica filo-trotskista del comunismo pro-soviético se delineaba una nueva forma de ser izquierdista. Apuntando en esa dirección, los peruanos aspiraban a superar el «camino evolucionista» del «compromiso y la componenda» para apuntar a los movimientos sociales que conmovían el país. La defección del PAP, más aún, coadyuvaba a configurar un escenario de polarización en que, «la solución oligarco-imperialista» contendería con la «solución popular, revolucionaria» por definir el ya insostenible impasse que entrampaba el desarrollo nacional. Una Reforma Agraria «radical y profunda» era, en este sentido, la medida prioritaria. De ahí que, la organización del campesinado en el plano nacional era «la tarea imperativa del momento actual». 72

Inevitablemente, aquel definitivo paso hacia la izquierda, dejaba en el camino a muchos «apristas rebeldes». Javier Valle Riestra, por ejemplo, se había sumado al APRA Rebelde, según dijo, por «un exceso de ortodoxia», porque «quería realizar los ideales cubanos de ese instante, de Pan con Libertad». Apartándose luego, al ver que lo que surgía era una organización «stalinista». En 1962, finalmente, a raíz de un artículo en el diario aprista «La Tribuna» titulado «El 10 de junio votaré por Haya de la Torre» este lo llamó y le dijo: «ven al partido, el mundo es amplio, el partido es enorme, las puertas están abiertas, estás amnistiado». A pesar de haberse marchado del PAP, Valle Riestra había seguido siendo «ideológicamente aprista».73 Para De la Puente, por el contrario, el paso siguiente era despojarse de aprismo, adoptar una visión nueva, romper con el vínculo emocional que la identidad aprista —y la identificación personal con Haya de la Torre— conllevaba. Si unos se marchaban debido al giro, otros se sumaban, precisamente, atraídos por este. Máximo Velando, por ejemplo. A su retorno de Cuba, este se había trasladado a su terruño, en la sierra central, donde habría desarrollado intenso trabajo político, llegando a ser elegido dirigente en un congreso de comunidades. En 1962, Ricardo Gadea tendría la «gratísima sorpresa» de encontrarse con Máximo al recibir en La Habana a una «delegación de militantes» del MIR. 74

El cambio de perspectiva reflejaba, sin duda, una cada vez más intensa relación con Cuba. En julio de 1960 una delegación del APRA Rebelde había viajado a la isla. El propio De la Puente permaneció en tierra caribeña por algunos meses. Eran meses decisivos para el régimen castrista. En la plaza de la revolución habanera, los peruanos escucharon a Fidel vaticinar la transformación de la cordillera de los Andes en una «Sierra Maestra hemisférica». Por ese entonces comenzó a concebirse el plan insurreccional del MIR. Ante el planteamiento del Che —según Napurí— «del foco guerrillero como la herramienta primera y fundamental de la revolución», De la Puente habría contestado con su visión de que, «la alianza del APRA Rebelde con Cuba se convertiría en un formidable catalizador». Que una rápida crisis del PAP —atrapado en su dañino pacto con la oligarquía—, más aún, permitiría sumar a «miles de trabajadores y jóvenes al proyecto revolucionario» del MIR..

jimmy dijo...

Para empezar a mi me apesta el APRA, pero eso de que este en crisis supone que alguna vez estuvo en auge. No creo que el APRA vaya a morir por que TODOS sabemos que Alan damian volvera a ser presidente el 2016 y de eso nadie nos salva. A proposito hace unas semanas escuche una teoria: Don Castañeda es el candidato al que apoyara el APRA el 2011, el mudo va a reunciar a la alcaldia un año antes y el APRA va a mover toda su maquinaria en provincias para ganar los votos de los pobres provincianos.

Kamus dijo...

Una de las bases de una democracia madura y real, es la participación de partidos políticos, pero partidos políticos en donde se practique dentro de ellos esa democracia; Belaunde creó su Acción Popular, y ese partido existió mientras existió él, al igual que el PPC, con su caudillo Bedoya, la seudo y débil democracia que vivimos, ha estado plagada de partidos caudillistas en donde los encargados de mantener este sistema, no lo pusieron en práctica ni siquiera en sus agrupaciones políticas; acompañando a esto, una población que no entiende de valores democráticos; para muestras un botón, En el autogolpe del 92’ el 80 % de la población aprobó ciegamente el cierre del congreso, sin entender que aprobando este ilícito, avalaban el nacimiento de una dictadura, los valores democráticos se interiorizan desde niños. Ahora cuantos hogares y en cuantas escuelas se ponen en práctica los valores democráticos, hay que cambiar.

http://django-007.blogspot.com dijo...

No creo que la estupidez de un periodista ni las estadisticas mensoñosas, impuras y sacadas de las bilis de muchos antiapristas sea el epitafio del APRA....son ya casi 24 años desde que alan entro en el poder....y no solo sera èl que continue la labor aprista del mas grande politico Haya de la Torre. En el partido del pueblo hay muchas incolumes almas profesionales que tranquilamente podrian dirigir el mas antiguo y con fundamentos politicios bien cimentados, partido politico que dio nueva esperanza: El APRA. Pero como al señor Hildebrandt le apesta hasta la boca, por no decir la pezuña, hace creer con sus comentarios disgregados y sin fundamento que el APRA morira.... antes que eso suceda, el ya murio en la tumba de los periodistas casi poco creibles,murio en la tumba de los periodistas que fue sacado a patadas 14 veces de la television, por su caracter indocil, y su personalidad anfidestra, caracter acomodador cuando las aguas van por el cauce que èl desea...una especie de convenido, y aunque se inflen muchas veces datos de las cuales ni el mismo entiende. Hildebrandt murio el dia que nacio el criterio fiscalizador, pero no sensacionalista que èl practica....murio cuando existe entre muchos de los peruanos el fundamento de dicernir y debatir con bases la problematica de la politica peruana... Hildebrandt murio cuando ya muchos dejaron de creer en èl, un simplon del periodismo, con complejos de querer hablar lindo, cuando sus equivocadas afirmaciones son meras pachotadas, sacadas de su mente quijotesca....Señores, hasta cuando se dejararn manipular intelectualmente por este individuo... tengan mucho criterio y analicen sus comentarios...

DJANGO dijo...

No creo que la estupidez de un periodista ni las estadisticas mensoñosas, impuras y sacadas de las bilis de muchos antiapristas sea el epitafio del APRA....son ya casi 24 años desde que alan entro en el poder....y no solo sera èl que continue la labor aprista del mas grande politico Haya de la Torre. En el partido del pueblo hay muchas incolumes almas profesionales que tranquilamente podrian dirigir el mas antiguo y con fundamentos politicios bien cimentados, partido politico que dio nueva esperanza: El APRA. Pero como al señor Hildebrandt le apesta hasta la boca, por no decir la pezuña, hace creer con sus comentarios disgregados y sin fundamento que el APRA morira.... antes que eso suceda, el ya murio en la tumba de los periodistas casi poco creibles,murio en la tumba de los periodistas que fue sacado a patadas 14 veces de la television, por su caracter indocil, y su personalidad anfidestra, caracter acomodador cuando las aguas van por el cauce que èl desea...una especie de convenido, y aunque se inflen muchas veces datos de las cuales ni el mismo entiende. Hildebrandt murio el dia que nacio el criterio fiscalizador, pero no sensacionalista que èl practica....murio cuando existe entre muchos de los peruanos el fundamento de dicernir y debatir con bases la problematica de la politica peruana... Hildebrandt murio cuando ya muchos dejaron de creer en èl, un simplon del periodismo, con complejos de querer hablar lindo, cuando sus equivocadas afirmaciones son meras pachotadas, sacadas de su mente quijotesca....Señores, hasta cuando se dejararn manipular intelectualmente por este individuo... tengan mucho criterio y analicen sus comentarios...

Anónimo dijo...

El Apra es una amenaza para el Perú, ya lo hizo añicos una vez, es el veneno que muchos peruanos no quieren expectorar aun.

Ahora esperemos que la corrupción organizada que muchos pretenden cubrir pero que se aprecia no tumbe a este país que quiere salir de la mediocridad.

La verdad el problema de este país es la educación, mucha gente se deja llevar por las falsas palabras de muchos politicos. Debemos evaluar los resultados de cada gobierno en vez de pelear sin son ni son.

Igualmente lo felicito a Cesar Hilderbrant por decir las cosas que piensa y escribe y la ironia que le pone.

nasianseno dijo...

En efecto,es lo que mas apesta en nuestra historia Pilitica,desde la primera postulacion de V.R Haya de la torre que perdio ante Sanchez Cerro y terminaron por asesinarlo,apenas empezando su Gobierno,el Apra nunca dejo de conspirar ante todos los gobiernos posteriores.En consecuencia resularon fanatizados,enfermos con pasion,convirtiendose en el CANCER de la Plitica Peruana, que Politicamente son el lastre ignominioso hasta nuestros dias con A. Garcia a la cabeza,Gorge del Castillo,el innombrable M.Mulder....etc.Ahora en el Gobierno con las mismas practicas de aprovechamiento y mejoradas dada su experiencia en el saqueo del fisco y nuestras contribuciones.!OJALA QEDDG!

Dr. César Augusto Moreno dijo...

El día de ayer 20 Enero 2009 asesinaron a dos policías subalternos peruanos cuando cumplían órdenes para desalojar a los comuneros invasores del Bosque de Pómac en Chiclayo. El Ministro del Interior Remigio Hernani dijo que el autor de tal lamentable hecho fué un francotirador apostado entre los algarrobos del bosque, tratando de enmascarar lo que debió decir: Porque estuvieron desarmados lo efectivos policiales durante la operación. El año pasado durante la revuelta que con justicia hicieron los moqueguanos defendiendo sus derechos, García Pérez señaló al General PNP que dirigió las operaciones como el responsable de haber sido tomadas como rehenes las fuerzas del orden, destituyéndolo del cargo y ordenando una investigación. La pita se rompió por el lado más débil. Igual sucedió con la matanza que se hicieron en los penales durante el primer mandato de García. Él dió la orden, tiró la piedra pero escondió la mano, dejando sin respaldo a los policías quienes fueron posteriormente encarcelados. La escopeta de dos cañones no descansa, funciona para aniquilar y amendrentar, ademas de servir como escudo para tapar su incapacidad política. En Chiclayo se repite la historia, habrá otro General PNP a quien se le responsabilice por tan lamentable hecho, mientras que Hernani y García saldrán bien librados como siempre escondiendo la mano.
DR. CESAR AUGUSTO MORENO
www.caepe.blogspot.com

Anónimo dijo...

En primer lugar me presento, soy periodista independiente (sin sueldo de ningun medio) aunque varios medios y blogs me publican. Es necesario hacer aqui una precision. La funcion primordial del periodista es informar, la del periodista de opinion no solo informar sino ademas darle a sus lectores una interpretacion de la noticia, todo basandose en hechos reales (ppio de veracidad) De manera que la acusacion contra el Sr. Hildebrandt de fiscalizar es puro delirio. Eso es lo que hacemos los periodistas: fiscalizar a los poderes, opinar a favor o en contra. El titulo del articulo es provocador, pero me sorprende el nivel de las respuestas. Es innegable que Alan Garcia ha matado al partido. Eso quien se atreveria negarlo? El narcisista AGP llego de Europa en la decada de los 70 y a penas fallecio Haya empezo su ambiciosa campana politica personal. Ayudo a quemar politicamente a Villanueva en la campana del 80 y luego se hizo pasar por el delfin de Haya cosa que dentro del partido todos sabemos jamas fue el caso ya que Haya no hizo testamento politico antes de morir y Garcia hubiera sido la ultima persona en la que hubiera pensado para reemplazarlo. Villanueva apoyo este ascenso al poder credulamente (en parte por miedo y celos a Townsend)y fue asi como AGP salto del casi anonimato al estrellato ganando las elecciones. No tanto por su habil verborrea, como por el prestigio hisorico alzanzado por el partido aprista durante largos annos de luchas sociales en contra de las dictaduras y gracias al rol decisivo de Haya de la Torre en la transicion democratica de 1978-79. El resto ya es historia reciente. Lo que si no le permito al enano Hildebrandt es esa comparacion magnosa que hace de AGP con nuestro lider historico, V.R. Haya de la Torre, "que si hubieran hecho lo mismo...". Senor Hildebrandt, haga el favor de no insultar la memoria de Victor Raul Haya de la Torre, padre del indoamericanismo continental, siempre del lado de las minorias sociales y de los pobres. Usted ha tratado en el pasado de embarrar su recuerdo, dando gran espacio periodistico, tanto en sus programas, como en sus articulos a rumores infundados acerca del Jefe maximo del Aprismo. A modo de conclusion le dire una cosa que no lo va a dejar dormir. El aprismo podra estar "agonizante" como organizacion fisica eficaz y eficiente en el pais y en las calles. Sin embargo el aprismo como estructura mental (y como ente espiritual gigante)no ha muerto Sr. Hildebrandt. Muchos somos hijos y nietos de apristas. Seguimos pensando como apristas, seguiremos pensando como apristas hasta la muerte en la cual legaremos esta forma de pensar -APRISTA- a nuestros hijos y nietos. No ha habido en todo el siglo XX ninguna organizacion como la nuestra y nuestro radio de influencia continuara -le guste a los "antis" o no- durante toda la primera mitad del siglo XXI. Y no ha habido un hombre bueno, integro, honesto, generoso, sacrificado, pobre, entregado al pueblo del Peru en el ultimo siglo que iguale en estatura moral y en influencia politica (no solo nacional, sino internacional) al Padre, profeta y mesias de la politica peruana: Dn Victor Raul Haya de la Torre. De manera que hasta no aparezca otro igual, que no es usted, tampoco esa figura espiritual de la politica peruana se extinguira. Su luz seguira brillando, sobre todo entre los jovenes, si bien eso no agrade a quienes quisieran que se repartan los partes de defuncion del APRISMO ahora. Hasta la proxima...

jimmbrand dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jimmbrand dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jimmbrand dijo...

muy bueno el articulo, estoy de acuerdo con lo expresado...jimmie

Dr. César Augusto Moreno dijo...

Sería mejor que aquellas personas que hacen comentarios en este blog indiquen su nombre, de esta manera conoceríamos mejor a las personas que toman con seriedad la libertad de expresión. Si se trata de insultar a las personas que no se escondan en el cobarde instrumento del anonimato, como lo hacen algunas personas. El Sr. Hildebrandt ha hecho un comentario de lo que es García Pérez y lo que fué Haya, verdadero o falso es su responsabilidad y por eso se identifica: Autor, César Hildebrandt. Uno de los comentaristas cobardemente se presenta como periodista, pero no dice su nombre. ¿Cómo te llamas compadre? ¿Chocco, Carlos Cacho, Naamin Timoyco o Coqui Belaúnde? Quiero saber cual de ellos eres. Me gustaría saber de quien se trata y que se identifique. Anteriormente hice un comentario sobre Remigio Hernani y García Pérez haciéndome responsable por mi opinión. Vuelvo a repetir soy César Augusto Moreno
Director General del Centro de Altos Empresariales (CAEPE)
Mi Web: www.caepe.blogspot.com

Anónimo dijo...

PeruAsnos

Perú para variar es ejemplo de lo que NO hay que hacer....y un claro ejemplo de indecencias humanas.

Que pobres personas son!!

delaselvasuwebon dijo...

Una pregunta para el anonimo periodista independiente: Muchos somos hijos y nietos de apristas. Seguimos pensando como apristas, seguiremos pensando como apristas hasta la muerte en la cual legaremos esta forma de pensar -APRISTA- a nuestros hijos y nietos.

?Que significa pensar como aprista?
Pensar de acuerdo a lo que hablaba Victor Raul, que es una predica que ningun aprista practica ahora, acaso no notas que el gobierno esta divorciado de lo que originaron su partido.

O pensar como grupo mafioso que con cualquier pretexto buscan llegar al poder para saciar su necesidad de poder y corrupción. Entonces no importa lo que dijo VR, todo para nosotros y palo para el resto.

Que se supone van a enseñar a sus hijos y nietos? Lo que dice el APRA es una cosa, y lo que hace el APRA, es otro cosas, ustedes lo saben y se hacen de la vista gorda.