jueves, 22 de mayo de 2008

Roma, ciudad cerrada

El problema de la inmigración ilegal lo ha enfrentado ayer Silvio Berlusconi con la simpleza que caracteriza a la Camorra: un solo disparo entre los ojos.
Es decir que en Italia, desde ayer, la inmigración ilegal es un delito que podrá pagarse con carcelería, primero, y una deportación a velocidad de tren bala, después.
La inmigración ilegal armada y peluda, como se sabe, fue perfeccionada hasta niveles de homicidio multitudinario por los romanos, a los que no les bastaba Roma y que solían inmigrar a heredades cada vez más remotas, adop­tando la drástica costumbre de ­apoderarse de los países que visitaban a sangre y fuego para luego poder tratar como inmigrantes impropios a los naturales de esas tierras esclavizadas.
Desde la Galia a Iberia, de Leptis a Tripolitania, de Bretania a Siria, pasando por Judea, los casi irreconocibles ancestros de Berlusconi fueron inmigrantes entusiastamente ilegales que tasajeaban a los malvados que se les oponían, crucificaban a los reincidentes, lanzaban a los leones a los libertarios y añadían a su lista de sacrificadas tareas ­aquella de explotar las mejores nuevas tierras legionariamente conquistadas.
Fueron provincias romanas por la fuerza de la inmigración fulminante, por ­ejemplo, Ispalis (o sea Sevilla), Emérita (es decir Mérida), Augusta Treverórum (Tréveris), o Londinium (Londres). Es que los romanos ­eran muy ingeniosos con eso de los topónimos y les bastaba pisar ­una ciudad, trocear a sus autoridades como Marte mandaba, bautizarla con esa lengua que más tarde iría a Misa y sentir, casi de inmediato, que la patria se había anchado ­otra vez para contento de los césares y usufructo de los generales.
Y eran bien viajeros estos romanos. Cómo serían de viajeros que hasta a Egipto llegaron sus inmigrantes dando de alaridos y ensangrentando lo que pudieron del Nilo. Muchísimos años después de esclavizarlos, Roma concedió a esos hijos de las pirámides un ­equivalente de la ciudadanía romana. El paso lo dio en el ­año 212 de la era cristiana el emperador Marco Aurelio Antonino, más conocido por la historia como Caracalla. Eso sí: Caracalla les dio ese privilegio siempre y cuando tributasen doblemente: como indígenas de Egipto (de verdad) y como ciudadanos de Roma (por razones fiscales). A los romanos no se les pasaba ningún detalle.
Para resumir, fueron tan ­exitosamente peregrinos los genes que Berlusconi intenta hoy preservar en su pureza mil veces mestiza, que Europa –con alguna excepción de índole germánica–, lo que se conocía de Asia, y todo el norte de África, fueron objeto de la expansión migratoria romana. Legiones y legiones de salvajismo conquistador y crueldad colonial agrandaron Roma al punto de que, en el siglo V de nuestra era, el poeta Rutilio Namaciano decía, con razón, que “Roma le había dado una patria única a un mundo abigarrado”.
Quién hubiese dicho que, mil seiscientos años después de lo escrito por el poeta, un milanés llamado Silvio Berlusconi nombraría a otro milanés llamado Roberto Maroni y que ambos anunciarían que la vieja Roma, reducida a su mínima expresión, ya no sería más tierra de acogida sino búnker del nacionalismo erizado y que, a partir de julio, los departamentos de los inmigrantes hallados en flagrancia de residencia informal serían expropiados, las deportaciones se acelerarían y hasta la circulación de ciudadanos europeos se supeditaría a una serie de requisitos de emergencia.
No es casualidad que estas medidas se hayan tomado en una Nápoles mafiosa que, por una huelga, parece un inmenso basurero. Las leyes de Berlusconi nacieron en el Milán racista de la Liga del Norte. Sí, en el mismo Milán que excretó a Mussolini. Sí, en el Milán de donde salieron los primeros gritos del fascismo aquel que intentó remedar “la inmigración” de los césares “viajando” a la antigua Abisinia (Etiopía), haciéndose socio de Hitler y haciendo el ridículo con sus derrotas de estampida en África.
Si Estados Unidos hubiese sido tan quisquilloso con los inmigrantes italianos, su historia se hubiese privado de notabilidades como Enrico Fermi, a quien se debió, en 1942, el primer reactor nu­clear de la carrera atómica. Pero algún norteamericano rabioso también podría decir que un control aduanero menos permisivo habría librado a su país de los Capone y los Luciano.
Si aquí hubiésemos tratado a los romanos como los italianos fascistoides de hoy tratan a los extranjeros no habríamos conocido al gran Raimondi ni habríamos saboreado los helados D’Onofrio. Ni habríamos tenido el auxilio heroico de los bomberos italianos que la soldadesca chilena fusiló en el incendio de Chorrillos. Porque en ellos pensamos cuando alguien nos habla de Italia, por más que Berlusconi y la Caverna europea nos quieran hacer creer que las tierras del Dante pertenecen ahora sólo a los Matterazi, los Genovese y los Maroni a la milanesa.
Roma se amuralla. España la imita todavía pálidamente. Europa empieza a blindarse. Pero de eso no se habló en la inútil Cumbre que a Torre Tagle tanto satisfizo. Y de eso ­era de lo que había que hablar, precisamente, de esta crisis mundial de xenofobias que acaba de estallar.

6 comentarios:

richardqt dijo...

El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, quiere convertir en clandestinos a miles de inmigrantes, en una medida injusta e inhumana pero ademas inútil. Injusta e inhumana porque atenta contra uno de los derechos elementales de las personas, trasladarse allí donde pueda mejorar sus condiciones de vida. Es lo que ha hecho el ser humano desde que el homo sapiens emigro de Africa y nadie puede arrogarse el poder de impedirlo. También una medida inútil porque forzar a miles de personas a pasar a la clandestinidad solo ha empeorado el problema que supuestamente pretendia resolver: disuadir a los inmigrantes de ingresar al pais; todo lo contrario los empuja hacia la marginación o a la delincuencia. Entonces, ¿de que le sirve a Berlusconi la ilegalización de los inmigrantes indocumentados en Italia? Tan solo para lavarse la cara y quedar bien ante su clientela política, que lamentablemente es lo que muchos gobiernos europeos estan haciendo sin mucho ruido; fletar aviones con varios cientos de inmigrantes y pagando para que los acepten en países amigos. Si esto llegase a ocurrir, Berlusconi muy bien podria ser llevado algun dia ante un tribunal internacional acusado de crimenes contra la humanidad.

Abraham dijo...

Se puede encontrar italianos en todos los rincones del mundo. No hay país en el planeta sin restaurantes italianos, con apellidos inconfundibles, con los rasgos y costumbres del Lazio, la Campania, el Veneto o Sicilia. Me he tropezado con ellos en Bulawayo (antigua Rhodesia), en Irkusk en plena Siberia, en Estocolmo, en Nueva York y en Shangai.

El italiano es un ser viajado que se acomoda en todas las latitudes y en todos los ambientes. América se llama incomprensiblemente América por los viajes de Americo Vespucio. Fue un jesuita italiano el que convenció a un emperador chino para que les dejara entrar en el Imperio del Centro. Son italianos muchos de los grandes actores y actrices de Hollywood. El italiano es emigrante por actitud vital.

La primera reunión del tercer gobierno Berlusconi tras las elecciones se celebró en Nápoles, dominado por los delitos de la Camorra y la basura que invade a todas las calles de la ciudad.

Berlusconi manifestó que "vamos a ser nuevamente un Estado en el que se respeta la ley". No puedo estar más de acuerdo con el magnate de la prensa y, a la vez, primer ministro, Silvio Berlusconi.

Pero que la ley se concentre en la expulsión de los inmigrantes ilegales con la confiscación de las propiedades que puedan haber adquirido y que el ser inmigrante ilegal sea un delito con penas de hasta cuatro años de prisión, pasando previamente por campos de detención hasta un periodo de 18 meses, no es problema de ley sino de valores y sensibilidad.

Puede que no me encuentre entre los que piensan políticamente correcto en unos tiempos en los que el bienestar de Europa está generando una sensación de temor. Temor a la crisis económica, temor a los inmigrantes, temor a la escasez de energía, temor al encarecimiento de alimentos. Temor al futuro.

Esta situación genera una actitud defensiva ante cualquier amenaza que pueda traernos sacrificios, esfuerzos y exigirnos generosidad. Ni una palabra para las personas que se han visto obligadas a huir de sus tierras para encontrar un horizonte de vida más digno. Tampoco de lo mucho que nos han aportado los sobrevenidos.

Se puede estar de acuerdo en establecer cuotas de entrada, en otorgar los mismos derechos y pedirles las mismas obligaciones a los inmigrantes, en pedir que respeten y se adapten a las formas de vida, a la cultura y a las costumbres nuestras. También se les puede devolver a sus países de origen si están en situación ilegal.

Pero no se les puede tratar de delincuentes por el hecho de haber aspirado a estar entre nosotros. La Unión Europea ha alcanzado hoy un acuerdo sobre normas mínimas sobre el retorno de inmigrantes irregulares a sus países de origen.

Lo que me preocupa es el populismo de estas medidas que responden a lo que pueden pensar una mayoría de españoles, alemanes o italianos. El éxito de Europa, hasta ahora, ha sido la consecuencia de una idea de conciliar a viejos pueblos y naciones que se destruyeron en guerras sucesivas en todas las generaciones.

Europa ha recibido tantos inmigrantes por dos razones: porque se protege y se respeta a la persona y porque nuestras sociedades necesitan juventud y sabia nueva para no convertirnos en un continente de viejos egoístas que no hemos querido tener hijos. Que se cumpla la ley en Italia. Que empiece el señor Berlusconi que siendo primer ministro ha cambiado leyes para no ser imputado en varios casos de corrupción. Que prosigan con la Camorra que es dueña de Nápoles, por la N"Draghetta que controla Calabria y por la Cosa Nostra que domina Sicilia.

No digo que tengan que abrirse todas las puertas del continente. Lo que pienso es que si la Europa colonial extrajo tantos minerales de África, mató a tantos congoleños y sudafricanos, se construyeron grandes fortunas a costa de la explotación de los indígenas, lo mínimo que tendríamos que tener en cuenta es que cuando han llegado las personas empujadas por el hambre y la miseria, no los recibamos como delincuentes.

Gisela dijo...

Pero del tema si se hablo en la Cumbre delos Pueblos, en las declaracion final de muchos movimientos se denuncia el racismo estructural de Europa.

Fracisco Pizarro dijo...

Bueno comento, yo creo que el problema de italia, es que en verdad, se ve afectada por las mafias, pero tambien por la politica adoptada de Berlusconi; es triste ver que un pais supuestamente primer mundista viva con la mitad de su pueblo olvidada, la parte norte, parece que es la unica que la pasa bien, la realidad de italia es catastrófica la parte sur no tiene comparacióna, kilometros y kilometros de basura por incompetencia de una política incompetente, pero bueno esperemos que cambie, por lo pronto Veltroni el opositor es ta ganando más adeptos entre la región sur, esperemos que le cambien la cara a napoles que se lo merece, por ser una de las ciudades más importantes de Italia.

italianos invasores ahora no quieren ser invadidos

Anónimo dijo...

por mi que saquen a todos esos ilegales de europa o los refundan en las carceles ,en especial a los rateros e ineficaces ecuatorianos aunque chillen, y que se pudran en la pobreza en el ecuador, pero ya. mi Dios no castiga ni con palo ni con garrote, hoy por ti mañana por mi, todo se cobra en esta vida o en la otra.

UN PERUANO A ROMA dijo...

Desde el primer lunes de Agosto por las calles de Roma y de toda Italia encontramos militares apoyando a la policia en el control y restablecimiento de la "Seguridad Ciudadana" que el primer ministro Berlusconi y el minitro Maroni llaman en su plan de gobierno "paquete seguridad".
A que se popdra referir este paquete seguridad, a evitar y controlar las estafas de delincuentes italianos que se hacen pasar por policias municipales, carabinieri, policias de estado, promotores de espectaculos, agentes televisivos, representantes de actores y actrices y/o personajes famosos; clonadores de tarjetas de crédito, hackers, violadores, pedófilos, asesinos, violencia familiar, camorristas, l’ndrangheta...etc; NO, porque para los italianos – para la gran mayoria – estas cosas solo las hacen nosotros los inmigrantes, somos nosotros que venimos a este pais a arruinarlo, ya que el italiano (segun ellos mismo) ni las piensan, y si algun joven – ragazzo – se esta iniciando en estos malos pasos, como destruir una escuela primaria, secundaria incluso un asilo nido, dar de puños y patas a un joven deshabile, fotografiar a sus compañeras de clases desnudas o tenienno relaciones sexuales, cosas comoe stas, para los padres suelen ser “ragazzade” que en terminos peruanos equivaldria a decir “son chiquilladas” y no es para darle tanta importancia esas cosas se pueden soluciona, deberian preocuparse por los delincuentes extranjeros esos maroquinos, rumenos, sudamericanos que estan por aca dando vueltas Y NOS PUEDEN ROBAR O HACER DAÑO ... , esa es la actitud de la mayoria de italianos incrementada aún más por hechos y discursos como el de los señor Berlusconi y Maroni.
Aqui el “paquete seguridad” esta diseñado esclusivamente con la finalidad de deportar inmigrantes clandestinos y si se puede alguno legalmente establecido; porque segun esta ley no podrás ayudar un familiar o amigo dandole alojamiento si es ilegal porque arriesgas perder tu casa – expropiacion – y la deportación.
En todas partes se cuecen habas; es verdad que hay gente de mal vivir pero son a ellos a quienes deberian deportar tengan o no documento, si cometes algun delito es justo que pagues por ello y si no eres ciudadano del pais que te aloja es justo tambien que te deporten, pero hacer de la inmigracion clandestina un reato que se pague con carcel no se ha dado, pienso yo, jamás.
Anexo a este comentario una carta que días atras envie a la Presidencia de la República, al Congreso, al Ministerio de relaciones Exteriores y a algunos medios de comunicacion, entre otros, sin tener respuesta alguna.
___________________________

Sr. PRESIDENTE DEL PERU : ALAN GARCIA PEREZ
Srs. MINISTERIO DEL EXTERIOR
Srs. CONGRESO DEL REPUBLICA DEL PERU
Srs. REPRESENTANTES DEL PERU

Cordiales saludos de un PERUANO EN ROMA.

En los ultimos días por esta parte del mundo en especial en Italia se vienen dando a conocer algunas de las leyes y normas que tomara el gobierno italiano para combatir la inmigracion clandestina y/o irregular, como respuesta al incremento de la delincuencia y en la que en su mayor parte viene realizada – segun los ciudadanos italianos – por los extranjeros residentes en este pais. Es cierto que la delincuencia crece en italia pero no somos nosotros Peruanos o Sudamericanos a formar parte de estas bandas y estadisticas, que nos hacen ver frente a los ojos italianos a todos los extranjeros como delicuentes.
Muchos de nosotros estamos aqui para trabajar salir adelante forjarnos un futuro y sobre todo para nuestros hijos,seamos legales o no, y mas adelante poder colaborar de una u otra manera con nuestro pais.
Sabemos que la legalidad es importante, pero lamentablemente para nosotros no hubo otra manera de poder llegar a estas tierras, y con esto no trato de justificar nuestros actos; pero aca estamos trabajando duro y parejo de sol a sol sin hacer daño a nadie , al contrario ayudamos en sus casas, vemos a sus familiares- abuelos, padres, hijos – en realidad hacemos el trabajo que a ellos no les gusta; muchos de nuestros(as) compatriotas incluso son humillados(as) y maltratados(as), se ven casos en donde se aprovechan de la persona y por el hecho de no tener documentos en regla las dejan sin sueldo, sin descanso, basta que les digan ...“si no te gusta puedes irte, total yo puedo encontrar otra persona sin documentos que quizas me cobre menos”.. o ...”a donde te vas a ir si no tienes documentos,”... y cosas similares.
Desde este lunes 4 de agosto se dice que habran 3000 policias mas en las calles de Roma – aparte de los militares que tambien estaran presentes en algunas calles - para vigilar las zonas a alto riesgo que para ellos quiere decir lugares con la mayor presencia de inmigrantes. Algunos de nosotros tenemos la suerte de poder llegar a casa en cualquier momento, a almorzar o descansar, muchos otros no pueden hacerlo y se reunen en parques avenidas esperando la hora de poder entrar al siguiente trabajo, ya que se duerme en un “posto leto” (un cuarto donde hay entre 6 a 10 camas y en el cual te pertenece solo una cama y un pequeño guardaropa). El que la gente reste en la clandestinita es muy ventajoso para muchos y no solo extranjeros.
Segun esta ley no se podra tampoco alojar a un familiar o amigo que sea irregular o clandestino porque si la policia llega a saberlo aparte que viene expulsada la persona sin documentos, pierdes el alquiler o la casa si eres propietario.
Cuando se habla de maltrato no nos referimos esclusivamente al maltrato fisico, existe tambien un maltrato psicologico que esta causando mucho daño y enfermedades a compatriotas nuestros, al verse acorralados y con el temor de ser blocados y deportados por la policia; las consecuencias de este maltrato psicologico seguira aumentando, mas aun si como en algun momento pensaron politicos italianos que los hospitales y colegios deberian denunciar a toda persona o niño que se encuentre ilegal en el territorio.
Aqui hemos escuchado y leido comentarios del presidente de Venezuela Hugo Chavez que se a manifestado en contra de estos maltratos y leyes, quizas la manera en que dice las cosas no le guste a muchos pero los venezolanos se han sentido apoyados, al igual que los ecuatorianos que segun dicen su presidente tambien a manifestado su rechazo hacia estas acciones. A nosotros los PERUANOS quien nos apoya, nos gustaria saber que esta haciendo nuestros gobierno, el señor presidente frente a estos eventos.
Quizas mucha gente puede decir que aqui se viene ganar dinero y sobre todo a divertirse, como en algun momento lo mostro un programa de television, es verdad aqui uno TAMBIEN SE DIVIERTE pero despues de haber sudado la gota gorda, y no todos al final de una fiesta terminamos durmiendo en las calles o peliandonos con otros, somos esa otra GRAN MAYORIA que pedimos el apoyo de nuestras autoridades y poder sentirnos un poco mas tranquilos, trabajar mejor , salir adelante y demostrar a todos que EL PERUANO ES HONRADO Y TRABAJADOR.

Gracias por la atencion prestada, sin otro particular se despide de usted

UN PERUANO EN ROMA

RUBEN NATIVIDAD