martes, 17 de marzo de 2009

Escándalo en el fútbol

“Muchas personas en el Perú son una mierda”, ha dicho el futbolista Claudio Pizarro en declaraciones al diario alemán “Bild”.
Pizarro ha enfrentado con esta declaración (casi de principios) los ataques que un amplio sector de la prensa le ha venido infligiendo a raíz de las revelaciones de Fiorella Faré, la adorable mujer que, en ropa interior, nos miraba hace años desde un panel de Javier Prado y que hoy, con los documentos que sacó del domicilio conyugal, aspira a arruinarle la vida al tramposo de su ex (que era un tramposo inimputable cuando todavía se portaba como proveedor).
Después de conversar con Efraín Trelles y de enterarme gracias a él de algunos pormenores del escándalo, no tengo la menor duda de que la empresa Image era una tapadera, Carlos Delgado un tratante portugués de jugadores, el club Cristal un solar con techo de vidrio, Roberto Silva un papanatas, Santiago Acasiete un cornudo financiero y el mismísimo Claudio Pizarro un Midas de la vaina y un pícaro de la trifecta.
¿Y la señora Fiorella Faré? Bueno, bastaría decir que su padrino moral se llama Nicolás Lúcar, el chupe del fantasma. Y que queda de lo más linda cuando dice que los papeles que extrajo del hogar “llegaron a mis maletas sin saber yo cómo” –con lo que demuestra que su corteza cerebral podría haber sido bombardeada con napalm de discoteca-.
Y basta oír a sus abogados para comprender que aquí no hay honras que redimir ni justicia que aplicar sino una sed de venganza que no te la sacia ni La Atarjea y un ruido de caja registradora que sólo cesará cuando se firmen los cheques respectivos.
Nada de esto quita, desde luego, que el señor Delgado sea un espectro tributario que no paga impuestos en Alemania porque los paga en el Perú y que no paga impuestos en el Perú porque los paga en Alemania y que no paga impuestos ni en Alemania ni en el Perú porque los paga en Panamá. Como si en esa provincia colombiana abierta en canal por el Roosevelt malo alguien pagara impuestos.
Y ninguna zorrería abogadil o en bragas disculpa tampoco el hecho de que el señor Claudio Pizarro sea un candidato a San Jorge (no el santo sino el penal) y un zamarro de siete leguas cuando, como nos lo contó
Efraín Trelles, exigía al técnico de la selección peruana de fútbol que pusiera a un jugador mediocre que él representaba y que necesitaba lucir para su venta a algún idiota cargado de euros.
Nadie sabe, por supuesto, si la FIFA, que es como el consejo palermitano de la mafia, hará algo al respecto o si siente que alguno de sus reglamentos ha sido violado por estos voraces pendejeretes.
Lo que sí me deja estupefacto, por ingenua y por tercermundista, es la alharaca que en estas tierras de mala entraña se hace cuando “se descubre” que el fútbol puede ser también un negocio sucio.
Hace años que el fútbol es un puro negocio. Y muchas veces, un muy mugriento negocio. Y se necesita ser Caperucita para no saberlo.
¿No es el señor Berlusconi, heredero moderadamente sofisticado de Lucky Luciano, dueño del AC Milán, el club que estuvo comprometido en los resultados arreglados por la industria italiana de las apuestas?
¿Y en qué escalafón de la mafia rusa está el señor Abramovich, dueño del Chelsea?
¿No tuvieron que castigar, descendiéndola a segunda división, a la “Juve”, esa “vieja señora” que parece haberse acostado con medio Torino?
¿No fue Luciano Moggi, su director ejecutivo, el que “fabricó” varios campeonatos, muchos descensos y goleadas que dejaban estupefactos a los hinchas y repletos sus bolsillos?
¿No fue él quien le mandó decir al árbitro Paolo Dondarini –así constó en las interceptaciones ordenadas por la fiscalía turinesa- que “debía cobrar inclusive lo que no se viera” con tal de que la Juventus le ganara a la Sampdoria en la segunda ronda del putrefacto torneo del 2004?
¿Y al pobre defensa colombiano Andrés Escobar no lo mató un sicario del Cartel de Medellín por hacer un autogol en el mundial de 1994?
¿Y no se supo, acaso, que el Olympique de Marsella se dopó casi entero cuando ganó su única copa Champions League, a pesar de lo cual la FIFA declaró válido el triunfo?
¿Y cuando el utilero argentino le metió un sedante al agua del equipo brasileño en los octavos de final del Mundial del 90?
¿Y la Operación Silbato Dorado, que en el 2006 expuso la corrupción del fútbol portugués, con compra de arbitrajes y construcción de resultados en la segunda división?
Cuando el fútbol era lento y bello y amateur era, por lo general, algo limpio. Cuando llegaron las televisiones y sus miasmas, los dineros grandes y las pocas vergüenzas, la sospecha descendió sobre los estadios en forma de una nube tóxica.
Desde entonces, hace 40 años por lo menos, el fútbol y la porquería no se odian. Lo del Perú es un sencillo dable en la tercera división de la liga inglesa. Digamos que es un escándalo del tamaño amebiano de nuestro fútbol (hoy por debajo de Venezuela y Bolivia).

--------------------------------------------------------

Posdata: Víctor Hurtado me rectifica con todo derecho y me aclara que jamás trabajó con Guillermo Thorndike. Le pido disculpas al brillante prosista y mejor amigo. No fue mi intención desdorarlo.

11 comentarios:

La boganster patricia simmons dijo...

Claro que el jutbol es para pendejos y pendejas: les cuento yo tuve una clienta bien piraña que tuvo un hijo con un zambito que juegaba en holanda y agora en alemania, como la ley me lo permitía le sacamos el jugo al zambrano y yo me lleve mi tajadaza de porcentaje de cada mes, porque los abogado(a)s somos unas ratasss de doble cola, luego al zambito se lo almorzo una lobaza que se caso con él pero ese ya no es mi cau cau, por eso les recomiendo saquense el calzon de la decencia y metanse de dirigentes, agentes, arbitros, etc y se forraran con verdes.

El referi "Guajaja" Vega dijo...

sii metanse de árbitro, por ejemplo yo era árbitro y arreglaba con quien me lo pedía por eso el doctor tejada me sacó del arbitraje pero yo ya había juntado mi buen colchón de dolares, ¿verguenza? eso es pa los caidos del palto.

aldito m. dijo...

Las porquerías en el fútbol peruano tienen su mito fundacional en el 6-0 que nos hizo Argentina en el mundial del 78 en ese país. Recuerdo un documental de Discovery sobre ese acontecimiento. También recuerdo que Oblitas salía hablando al respecto, diciendo que había visto a Videla en el camerín de Perú.
Se dice mucho de lo que pudo haber pasado: Que hubo un pago millonario a los dirigentes peruanos para que incitaran la derrota de su selección, el hecho fue denominado “la maleta de Fonseca”. Que fue un trato de gobierno a gobierno para utilizar el mundial (en el que campeonaría el equipo nfitrión) sirva como cortina de humo a los atropellos del gobierno militar argentino. Que luego de la goleada, el gobierno del general Morales Bermudez recibió una generosa donación en productos de pan llevar, es decir, un inmenso cargamento de trigo para colaborar en la lucha contra la desnutrición en el Perú. En fin.

Anónimo dijo...

Cuando conviene, grandilocuente y reforzándose con el dedo índice, los llama "ámplio sector de la prensa". Otras veces, cuando la ñoña la tiene encima, les cae con el rayo y acusa la repugnancia de estos en todos los menesteres.

Esta vez, por tratarse de una lluvia de millones de dólares, sus idems no han encontrado mejor método para sacar manteca, que treparse a la cúspide de las motorizadas caravanas alegóricas de repudio que ellos mismos han montado.

Es una comparsa biliosa que pretende llevar al futbolista a pedrada limpia hasta la pared de los tormentos. Para allí, con sangre, han prometido lavar los intereses de la Patria mancillada.

Se trata del maldito pecado del triunfo. Porque Pizarro, denuncian sus críticos, no se corre por las puntas como Sotil; es decir, no se dice nada.

Tampoco se aparece por casa de ningún bandolero llevando un cajón de cerveza.

En pocas palabras, no colabora, no se deja ayudar, no responde.

El triunfo de Claudio Pizarro, por igual enroncha a los acomplejados que anidan y destilan mezquindad en las redacciones de diarios y revistas, como también lo hace en estaciones de radio y televisión; no podría ser de otra manera en 'ingenuos' programas "cómicos".

¿Qué buscan los ayayeros de la sunat..?

Dar rienda suelta a su pequeñez y mezquindad porque Claudio es "sobrado", "panudo", "creido", pituco", "nos desprecia", etc, etc...

Estamos frente al típico síndrome del cangrejo.

Son los crustáceos que por nada del mundo dejan escapar a uno de los suyos de la olla hirviente de la parihuela.

Ese es el pecado de Claudio, haberse escapado de la mediocridad.

Un buen abogado, unos sanguchitos monstruos a tal redacción, un par de llamadas telefónicas, y de la ira y el odio que estos días vemos, va florecer el entendimiento, la razón y cabellerosidad, todo, en benficio de lo que realmente es lo mejor para el futbol peruano y este entuerto se va a solucionar.

Coincido con Claudio, la cantidad de gente de mierda que hay en los medios de comunicación es escalofriante; son docenas de arrastrados, envidiosos, acomplejados, fracasados, minusválidos mentales, ignorantes, etc, etc...

Quedó evidenciado que la señora Fiorella Faré es una escuálida ambiciosa que se casó por dinero, sólo por interés. Luego de "soportar" varios años de matrimonio viviendo la gran vida, viajando y hospedándose en los mejores hoteles alrededor del mundo, no fue capaz de darle un hijo a Carlos Delgado. Dijo Fiorella que se le antojó que no.

En un descuido del esposo, Fiorella Faré pensó sorprenderlo. Con el divorcio automáticamente se convertiría en "millonaria".

A partir de ahí, juró, viviría a lo grande. Como siempre soñó, con mucho dinero fácilmente 'adquirido' y sin tener que trabajar.

Pero el tiro le salió por la cula y el gallo con los huevos de oro, se le escabulló.

Fiorella Faré entonces no tuvo otra alternativa que buscar a los envidiosos y arratrados que en las calles de nuestra ciudad abundan a cada paso.

Formó un ejército de fracasados, reunió minusválidos mentales y morales de la prensa; se acolleró con abogados sin criterio jurídico, pero excelentes haciendo el ridículo frente a las cámaras de televisión. En otras palabras, se atrincheró con la chusma en la tribuna norte y ahora, cuenta, le cogió miedo a la pobreza y a tener que trabajar.

CMN

Anónimo dijo...

Aclaraciòn a alguien que por ahi que creia que el tema de los bonos estaba tirando al gobierno americano demasiado del costado izquierdo: no es que Obama haya emitido bonos para pagar a los inversores (al pueblo que tiene su plata invertida en acciones por todos lados o a los inversores extranjeros (que son los queen realidad mantenian a flote esa enferma economia) o sus ahorros en los bancos que quiebran, etc.) sino que la AIG (la más grande aseguradora de inversiones del estado americano y del mundo, algo así como tu compañía de seguros pero 1 millón de veces más grande) ha emitido «bonos» legales a sus directivos por una millonada de dólares en compensación por sus (pésimos) servicios. Eso es una aberración y ahorita hay un gran debate en el congreso por ese motivo, y el presidente ha denunciado esta barbaridad y encargado a especialistas en materia legal y constitucional, frenar LEGALMENTE (subrayado) el pago de estas «absurdas» primas, sobre todo,porque es una aseguradora entidad estatal que ha sido «levantada» con eldinero del contrubuyente la semana pasada con una «inyección» de miles de millares de dólares para que no quiebre y,en consecuencia, arrastrase con parte del sistema financiero americano y europeo o mundial. Que porqué quebró : porque tuvo que pagar altìsimas primas a los bancos desparramados por todo el territorio americano, europeo y asiàtico, y a las inversoras que han perdido dinero en Walt Street, hipotecas, pero aseguradas la AIG. Es decir, para hablar en peruano, ni los directivos de la AIG (ni de ninguna de las aseguradoras y bancos americanos desde que Bush llegò al gobierno) pusieron reparos por las decisiones tomadas con respecto a las «primas» de las inversiones de sus clientes (los bancos, principalmente) pues estaban,en cierta forma, consintiendo las leyes reguladoras que se hicieron sumamente blandas por el exceso de poder y la corrupciòn de los funcionarios de gobierno. Eso es lo que ha pasado, y todo eso es culpa del gobierno anterior, es decir, de los republicanos, por haber permitido todo este descontrol y por eso que la economía mundial esta en el precipicio y el mundo en la coladera, esperando que todo esto no se agrave màs y yo, ganarme pronto la lotería para olvidarme del tema.

Anónimo dijo...

y a los gansters futboleros, vayan a hablar con sus pares republicanos para que les den buenos consejos

Anónimo dijo...

El futbol peruano es una mierda!! sobre todo, despues de ese traicionero resultado del mundial de argentina 78. Desde ese momento, todo fue solo mierda y yo, para siempre, me olvidé de esa especie de futbol.

Anónimo dijo...

futbol arrastrado y mediocre. El jugador no tiene garra, orgullo, verguenza..es un bueno para nada. Los jugadores buenos, que se vayan a jugar al extranjero..pero ahi es donde juegan las mafias...solo que no entiendo para que regresan siempre a jugar en esa mediocre selecciòn cada vez que hay un partido internacional o un seleccionado pre mundialista. Aunque en parte si, pues, la calidad en el futbol peruano sobre todo, es màs que nada individualista, propia..no hay un juego coordinado...Entre tanta mierda,los bueno siempre resaltan..aunque muchas veces tambien les salpica el barro.

Anónimo dijo...

Lo que sucede que los políticos se mueren de colera ver que otros se ganen mas plata que ellos y lo que quieren es aceitarlos para que les expliquen el negocio. Parece que puede ser mas rentable que estar robando dinero a los ciudadanos.
Espero que Claudio Pizarro y Carlos Delgado les puedan enseñar a los políticos que mas rentable es vender peruanos al extranjero que vivir de ellos esclavizandolos en el Perú .

Vividora rivasmásplata dijo...

Toda la mugre que se juntó acá: la modelucha ambiciosa esa, delgado el esposo, pizarro el hábil negociante que mordió lo que le correspondía a su amigo silva.

Anónimo dijo...

Encontraron la solución legal para contrarrestrar el fisaco de los bonos a losPGs de AIG :90 % de impuestos a los beneficiarios