lunes, 17 de noviembre de 2008

UNA VISTA DE PÁJARO A LAS NOTICIAS PUBLICADAS INTERNACIONALMENTE SOBRE CHEMTRAILS

Muchas personas se siguen acercando a este blog movidas por la curiosidad sobre el fenómeno llamado chemtrails. Se observa en todas las ciudades, muchos días, desde hace décadas en el mundo entero pero, creámoslo o no, no hay una respuesta oficial válida hasta la fecha sobre qué son y cual es su objetivo.
Sin embargo, cada vez más gente en España está preocupada por este tema y cada vez más investigadores se adentran en este terreno donde la desinformación abunda y la cobertura de los medios, en España, es nula. Cierto es que hace unas semanas se mencionaron los chemtrails en un programa de televisión de la Cuatro, Cuarto Milenio, sin embargo el tratamiento fue bastante pobre, por no decir otra cosa. El presentador acabó diciendo “yo no me lo creo”. Me pregunto por qué haría entonces un programa sobre algo que “no se cree”; yo, por ejemplo, no haría nunca un artículo con las mentiras de Solves y Zapatero.
La verdad es que el aire que respiramos está tan contaminado como el agua que bebemos, o más.
En el 2007 Alemania se convirtió en el primer país en admitir las operaciones clandestinas de Chemtrails. Para todos los activistas que han estado investigando y reportando sobre las operaciones clandestinas llevadas a cabo u ocultadas por los gobiernos, la noticia siguiente fue un hito importante.
Un reportaje de noticias de la televisión alemana informaba de que:
“Aviones militares del Ejército Federal Alemán están manipulando nuestro clima. Esta es la conclusión a la que han llegado los investigadores, cuyas sospechas se han visto confirmadas”.
“Podemos decir con una fiabilidad del 97% que tenemos entre manos rastros químicos (chemtrails) comprimidos en polvo fino que contiene polímeros y metales, usados para interrumpir las señales de radar”
“Este es su propósito principal, pero me sorprendió que esta nube artificial estuviera tan extendida. Las imágenes de radar son increíbles e indican que grandes cantidades de elementos son dispersados, sin embargo, el ejército federal asegura que sólo pequeñas cantidades de material son propagadas. Los responsables militares aseguran que las sustancias usadas no son nocivas”
“En Estados Unidos ha habido protestas durante muchos años, contra las operaciones militares y ahora la gente se está movilizando en Alemania también por ejemplo Johannes Remmel de los Verdes que dice “Es obvio que enormes regiones están siendo contaminadas por medio de acciones clandestinas, pero todo esto tiene que salir a la luz”. Los gobiernos deben ofrecer explicaciones a la población que sospecha de todo esto”.
Este es el vídeo del mencionado reportaje alemán:



El reportaje alemán fue muy significativo y supuso un hito mundial en la lucha por averiguar por qué nuestros gobiernos están esparciendo químicos en nuestra atmósfera, sin embargo es sólo la punta del iceberg. Las operaciones de chemtrails se vienen llevando acabo desde los años 90, puede que antes incluso.
El siguiente vídeo producido por Clifford Carnicom es una estupenda introducción al tema, aunque me temo que no está subtitulado.
Aerosol Crimes (1:39:23).
Si es cierto, como dicen los militares alemanes, que las sustancias que están vertiendo a la atmósfera no son peligrosas, ¿por qué no nos dicen qué son?.
Tendríamos que recordar que los chemtrails han sido categorizados como “sistemas de armas exóticas” por una ley del Congreso de los Estados Unidos, H.R. 2977. Me pregunto por qué se mencionaría el concepto “CHEMTRAIL” en una ley de Congreso de los Estados Unidos para definir un concepto de algo que supuestamente “no existe”. Curiosidades….
Por cierto, ya que él no cree que existan los chemtrails si alguien tiene línea directa con Iker Jiménez haría muy bien en enviarle este enlace para que echara un ojo a todo lo ya publicado y a la ley 2977 del Congreso de los Estados Unidos.
Muy al contrario de lo que dijera Iker Jiménez en su Cuarto Milenio de que “esto es un fenómeno local” las televisiones y canales de noticias de todo el mundo han mencionado este asunto de los chemtrails. .
Abajo hay un botón de muestra de estos reportajes en canales de noticias de todo el mundo.
Recuerda por cierto que la fumigación sobre la población con sustancias químicas no es un nuevo fenómeno. Ya publicamos en este blog que tanto Estados Unidos como Gran Bretaña habían admitido haber fumigado durante décadas sobre sus propios ciudadanos con químicos nocivos para la salud en el marco de diversas investigaciones. Estos experimentos implicaban agentes radioactivos, químicos y biológicos.

Estados Unidos: un canal de noticias local confirma la existencia de bario en los chemtrails



Croacia: El canal RTL de Croacia reporta sobre los chemtrails



Italia: Los chemtrails y la manipulación del clima en Rusia tal y como se reportó en la televisión italiana



Estados Unidos: informe sobre la conexión entre los chemtrails y la enfermedad de los Morgellons



Grecia: Debate televisivo sobre chemtrails y tecnología HAARP



Estados Unidos: Las noticias de NBC cubren el asunto de los chemtrails sobre California



Estados Unidos: Chemtrails según la versión oficial




Nota: Chemtrails es un proyecto para modificar el clima interviniendo directamente en la capa de ozono, echándole elementos, en ocasiones, nocivos para la salud. Chemtrails es un proyecto dirigido por las grandes potencias mundiales.

Tomado del blog “Trinity a Tierra” de España.
Publicación no vinculada a César Hildebrandt.

2 comentarios:

aldito m. dijo...

La traducción más aproximada sería estelas o trazas químicas, y se trata de un fenómeno relativamente reciente, observado desde hace pocos años en nuestros cielos.
(Muchos afirman que era prácticamente inexistente antes de los años 90.
Nada que objetar. Con esto no sucede como con los platillos volantes o las armas atómicas, artilugios de los que pueden leerse ambiguas referencias en ancestrales libros sagrados como la Biblia o el Mahabarata).


La interpretación que los más aprensivos hacen de estas caprichosas formaciones de nubes es tajante: estamos siendo envenenados, expuestos a sustancias incógnitas, bombardeados con partículas sospechosas, veladamente irradiados, sometidos a quimoterapia oculta.
El mensaje es espeluznante: al parecer se nos espurrea subrepticiamente con todo tipo de componentes nocivos, cuando no con microrganismos letales. Nos están fumigando como a un campo de lechugas, no se me ocurre otra comparación más gráfica.


Para una mente racional y escéptica, estas mallas de nubes no son sino estelas de condensación o cirros, un fenómeno del todo natural.
En cambio, los paranoicos amantes de las teorías conspirativas más extravagantes descubren en ellas una sombra de sospecha, un propósito misterioso o un expediente clasificado, a salvo de la opinión pública.
Los motivos, según ellos, son diversos: detener o paliar el cambio climático, lo que no deja de ser altruista, y el más alarmante de todos: experimentar con una población desprevenida.
En cualquier caso, o bien se distorsiona el medio con elementos extraños o bien se nos manipula directamente a nosotros, todo esto sin darnos cuenta.
Es muy probable que tengan razón. No ya sólo porque se hayan detectado porcentajes de bario y aluminio -sustancias ambas venenosas- en estas trazas químicas o chemtrails. Es del dominio público que, en la década de los 50, en pleno clímax de la Guerra Fría, el gobierno de los Estados Unidos ensayó en la población -su población- los posibles efectos de un ataque bacteriológico: difundieron diversos virus y bacterias por los sistemas de aire acondicionado de estaciones de tren y autobús del Medio Oeste -inmenso campo de pruebas-.
Todo ello con un fin: establecer el ratio de velocidad con el que uno de estos bichos se propagaba entre la población y a través de una determinada área geográfica.


Yo, la verdad, no sé quién se está molestando en cuadricular el cielo con este Excel aéreo de oscuras intenciones. Ni si nos están rociando con etéreos agentes naranja, pesticidas raros o fósforo de colores: total, por unas dosis más de todo esto, no voy ahora a preocuparme.
A mí lo que me preocupa estos días es cómo se va a refundar el capitalismo en la Cumbre de Washington.
Y me preocupa porque dudo muy seriamente que alguien sea capaz de domesticar a una fiera tan sumamente depredadora y perversa, si es que realmente existe una posibilidad o un interés real -que lo dudo más todavía- en desbravar o al menos poner bozal a este monstruo de mil cabezas que todo lo devora especulando sin piedad y aplicándole un interés sangrante.
O lo mismo me equivoco y lo trasforman en un adorable gatito... Pero no creo: mi margen de error, me temo, es demasiado grande.

V.S. dijo...

No me sorprendería que Mr. Bush y su pandilla estén detrás de los chemtrails.