sábado, 29 de noviembre de 2008

Tigres de papel

Una de las cosas más ridículas que se han oído en el gremio periodístico peruano –tan abundante en ridiculeces y humorismo involuntario- es lo que dijo Augusto Álvarez Rodrich en el conversatorio organizado por Ipys sobre el tema de los petroaudios.
Ya no hablemos del estilo morse que tiene el señor Álvarez Rodrich para comunicar su carencia de ideas. Ni siquiera detengámonos en esos aires teatrales de víctima que ha adoptado desde el día en que algunos colegas decidieron (decidimos) defenderlo tras su fea defenestración de la dirección de “Perú 21”.
Pero este hombre, que ignora que fue defendido por principios y no porque él sea quien es ni escriba como escribe, se la ha tomado en serio, cree que la tartamudez es una virtud adquirida en la persecución y está convencido de que la simplonería que cultiva es una suerte de sabiduría hindú. O sea que confunde a Rabindranath Tagore, a quien tiene que no haber leído, con Deepak Chopra, a quien debe conocer hasta el saqueo.
¿Qué es lo que dijo Álvarez Rodrich en el homenaje que sus patas de Ipys le montaron pero que salió cuadrado por la intervención de Mirko Lauer? Bueno, en medio del spam que habla con tanta fluidez, Álvarez Rodrich dijo que él tuvo, primero que nadie, la primicia sobre el hijo no público del doctor Alan García Pérez pero que decidió no publicarla “porque no tenía ninguna relevancia pública y ninguna importancia política”.
Bueno, señor Álvarez Rodrich. Podría usted haber dicho que no le dio la gana de publicarla y quedaba como un rey.
Podría haber usted dicho que decidió callar esa noticia del mismo modo que calló en todos los idiomas cuando Fujimori gobernaba y usted se dedicaba a hacer dinero firmando, a nombre de Apoyo Consultoría, contratos con el Fopri (Fondo de Promoción de la Inversión Privada), contratos que le reportaron a su empresa –para citar un solo ejemplo-944,000 dólares de ingresos (y era el año 1995, señor Álvarez Rodrich, cuando usted ya sabía plenamente con quiénes se juntaba, de quiénes recibía dinero y ante quiénes tenía que callar y portarse como un buen chico).
Pero Álvarez Rodrich no sólo dijo tamaña tontería. Añadió que un alto personaje del gobierno aprista actual fue a verlo y le mostró su preocupación y que él le dijo que no tenía de qué preocuparse, que él no publicaría la noticia del niño Federico Danton. Y sumó esta perla: “Entonces le dije a ese funcionario: te joderé por tus políticas pero no por cuestiones privadas”. Qué fino había resultado este señor.
Pero el asunto es que lo del niño oculto no era un asunto irrelevante. Era no sólo relevante: era éticamente decisivo para completar el dibujo de la personalidad del doctor Alan García.
Durante toda la campaña electoral del 2006 el doctor García se había mostrado como el más fotogénico cabeza de familia, como el marido más dichoso y como el ejemplo más absoluto de trasparencia personal. ¡Todo era mentira! Como lo fueron cada una de sus promesas y cada uno de sus compromisos “por el cambio responsable”.
¿Es que el señor Álvarez Rodrich entiende que en política se puede ser un farsante y que el carácter no importa y que, dentro de los muros de una casa, el político puede ser exactamente lo contrario de lo que pregona ser y el revés de lo que ha jurado siempre ser?
¿Es que dónde se pone el muro berlinés entre un hijo que se oculta y la imagen electoral que se vende? ¿Por qué en países menos bárbaros esos asuntos son importantes para el juicio del público y el futuro de los políticos?
¿Y quién es Álvarez Rodrich, por último, para legislar de modo tan sentencioso en esta materia?
Ahora ya veo por qué a este señor, que desciende del fujimorismo más lucrativo, no le interesa si lo que le regalan en un sobre postal ha sido enviado por el hampa petrolera, la banda de Los Destructores, el Copón Divino o la distinguida dama madame Putain.
O sea que cuando se trata de los petroaudios, nada importa, excepto que se publiquen. Y sin investigar, mucho mejor. Porque así se abaratan los costos. Total, se trata de un tal Químper y de Rómulo León. No se trataba de Alberto Fujimori, ni de Alberto Pandolfi, ni de Jorge Camet. Tampoco se trataba de Montesinos ni de los colinas.
Porque Álvarez Rodrich ya tiene suficientes añitos como para contarles a sus allegados qué hacía él, además de ganar mucho dinero, cuando Fujimori hacía trizas la Constitución y la decencia. ¿Puedo contestar? Pues bien, además de ganar dinero, el señor Álvarez Rodrich ganaba dinero.
Como algunos de ustedes saben, fue desde esta columna que se reveló la existencia de ese hermoso niño que el doctor Alan García quiso mantener oculto todos estos años. Lo publiqué apenas lo supe, al día siguiente de comprobarlo.
¿Y saben qué? Quien debía agradecérmelo, me lo agradeció, por teléfono, en su momento. Y me dijo que gracias a esa revelación, que Álvarez Rodrich y otros ocultaron, Federico Danton había salido de la oscuridad y del injusto anonimato.
Y en ese momento me sentí mejor todavía. Y más periodista que nunca.
Estoy dispuesto a recibir lecciones de quien esté en condiciones de darlas. No es el caso del señor que fue director de Osiptel en junio de 1993, alto funcionario de Indecopi en 1996, vicepresidente de la Comisión de Acceso al Mercado desde enero de 1999, contratista millonario en nombre de Apoyo en 1995, y renunciante al cargo de Indecopi en fecha tan tardía como mayo del 2002.
Me refiero al señor Álvarez Rodrich, por supuesto. Al señor que le gusta ser burócrata privilegiado cuando gobierna un Fujimori y periodista “temerario” cuando las papas dejan de quemar.

12 comentarios:

Aquiles Martin dijo...

Como dice cecilia Valenzuela "uyuyuy" y ahora ¿qué dirán todos los blogs necios?
Salud maestro.

aldito m. dijo...

Si bien la hipótesis que asume Alejandro Toledo, respecto a la injerencia política en el despido de Augusto Álvarez Rodrich sea compartida por muchos y por mí también, era de esperarse que las declaraciones del ex mandatario causen mucha impresión. Y así ha sido.

Por un lado, el diario el Comercio, de manera muy escueta, ha respondido a estas declaraciones; por el otro, el mismísimo Jorgito del Castillo, bastante irritado, ha desmentido las declaraciones y, finalmente, los bloggeros también le han dado cobertura a estas declaraciones que, viniendo de Alejandro Toledo, fueron un remezón mediático sobre un tema que ha pasado desapercibido en la mayoría de medios, aunque bastante opacado por el APEC.

Pero, la reacción de Toledo, resulta antes que interesante, bastante predecible porque se trata también de un regreso a los medios que, desde luego, le conviene considerablemente. Sin embargo, ello no quita que sus apreciaciones resulten importantes, sobre todo por el resaltado sobre la noticia que en el mejor de los casos, conocen por accidente muchos peruanos. En ese sentido, resulta positivo que el ex mandatario se pronuncie, tal vez con ello se logre que más peruanos se enteren del que, sigue siendo, el peor de los hechos contra los medios de prensa que ha ocurrido durante este gobierno.

Osw dijo...

El reciclaje de gansters y lacayos del periodismo es una actividad tradicional de nuestro país, el oncenio fujimorista fue como un reactivo químico que detectó de que putrida madera estaban hechos muchos colegas de esa cosa apellidada medina, hoy es moneda corriente ver a "ejemplos" de integridad como prosa palacios ,noseque guzman, maricucha balbi, Deltas, Alamos, etc dando moralinas baratas ante cualquier despistado que se sienta ante ellos, la conciencia frágil es excelente abono para el regreso de los calzones flojos del cuarto poder.

Anónimo dijo...

Ok Hildebrandt, Augusto Alvarez Rodrich trabajo por algun tiempo como funcionario en el gobierno de Fujimori, pero no olvidez que tu, trabajaste y lucraste durante la dictadura del General Velazco, o me vas a decir que hay dictaduras buenas y malas, tu trabajaste para la dictadura de Velazco desde el SINAMOS(Sistema Nacional de Apoyo a la Movilización Social) una fuerza de choque de aquella dictadura osea el equivalente del MAS(Movimiento al Socialismo) de Evo Morales de Bolivia o los Comités Bolivarianos de Hugo Chavez, y lo hiciste a tus 27 años, osea eras bien grandecito y sabias lo que hacias, y mira lo que dejo el dictador Velazco al Pais, deuda externa e interna, la industria desaparecio puesto que estatizo hasta el alma de los peruanos, deporto a un monton de periodistas, y se germino ese mamarracho de constitucion del 79 que era la constitucion de un pais inviable como se vio luego en el 85 al 90 cuando el pais revento, pero todo eso, todo eso se sembro en la dictadura de Velazco tu lo sabes y no lo dices por que te da roche asi como a toda la izquierda le da roche haber gobernado durante esa dictadura y haber dejado el Peru en la ruina total de la que recien nos estamos recuperando.

Anónimo dijo...

¡Qué lástima!, en este país todos tienen ¡rabo de paja!, cuando empiezo a creer y confiar lo que cuenta y escribe un periodista, de pronto, puaff!, me estrello con otra realidad, y me doy cuenta que no vale la pena creer en nadie.

juan pedro dijo...

Perdonen que cambie de tema pero quiero dar un dato:
Don César,se acuerda de la empresa de lácteos LA CERENISIMA(aquel de los duendesitos),sus verdaderos dueños eran:Alan Garcia y Remigio Morales Bermudez.Lo asqueante fue como desaparecio de la faz de la tierra;un supuesto comando de SL destruyó la planta(como en LAIVE)faltando pocos dias para que Alan dejara la presidencia.Todo buen empresario la reconstruiria(misma planta LAIVE),pero no desaparecio.Don César investíguelos por favor.Gracias

Anónimo dijo...

Álvarez Ródrich, ¡Cómo es posible!. haber ocultado el adulterio de Alan García y con un hijo oculto, no tienes ética, eres un inmoral. Lo salvaste del escándalo y llegar a la Presidencia. Colaboraste con el Sr. García, para mentir y engañar al país, cubriste la canallada.

Funges de periodsta, por que tú eres economista. Haces quedar muy mal Aa los profesionales dignos, honestos y respetables como César Hildebrandt. Dedícate a lo tuyo, además no sabes expresarte apropiadamente, ni entrevistar, no tienes un buen manejo del lenguaje, etc. ¡Allá tú con tu conciencia!

Anónimo dijo...

SI PUES, RODRICH EFECTIVAMENTE PARTICIPO EN EL GOBIERNO DE FUJIMORI, ESO NO ES UNA NOVEDAD, DEBE POR ESO SER ESTIGMATIZADO Y QUEMADO EN LA HOGUERA? , NO LO CREO, LO QUE TAMPOCO ES NOVEDAD LA PARTICIPACION DE HILDEBRANDT EN EL GOBIERNO DE VELASCO, DEBERA SER ESTIGAMTIZADO PR ESO ? TAMPOCO LO CREO.....NI RODRICH ES UN ABANDERADO DE LOS DDHH, NI HILDEBRANDT ES UN ABANDERADO DE LA JUSTICIA SOCIAL, AMBOS TIENE QUE SABER "UBICARSE" Y NO SOBREDIMENSIONARSE.
LA VERDAD ES QUE ESTOS PLEITOS ENTRE PERIODISTAS CADA VEZ DECIENDEN MAS Y SE VAN PARECIENDO A LOS DE CALLEJON, CON PERDON DE AQUELLOS QUE VIVEN EN ESOS RESPETABLES INMUEBLES

HUMANO 666 dijo...

Si Velazco hubiese desatado una guerra contra Chile la ganaba, pero, Vladimiro Montesinos lo traicionó delatando a E.E.U.U. nuestro poder bélico de ese entonces. Ahora Chile ya no sería el ejercito "jamás vencido". Me parece increíble como Montesinos todavía tiene la cabeza sobre sus hombros.
Por otra parte muchos de los que hablan de democracia, se olvidan que antes de Velazco los indígenas peruanos, es decir, los cholos, eran tratados como bestias, a coca y trago, sin derecho a nada. Velazco quería un mundo más justo para esa pobre gente, y ese sueño fue compartido por Cesar Hildebrandt y Mario Vargas Llosa.
Aquí fracasó el sueño socialistas porque la clase comerciante y lo banqueros no tuvieron el amor suficiente por esa gente de cobre y fe en los grandes recursos naturales del Perú, ellos preferían seguir la senda de hacerse grotescamente ricos, de no dar pie a un mundo mejor, sin racismo, sin pobreza, todo estaba dividido y es por eso que nada de esa utopía se pudo realizar.
En cuanto al Señor Rodrich, yo creo que tenía miedo de sacar del tablero a García, por el temor de Ollanta Humala, una suerte de Juan Velazco joven, eso tiene color rojo, y hace temblar a la derecha.
Guardo la fe de que un nuevo sistema nacerá, una verdad y una palabra suelta que liberará por siempre la ley del embudo, ley que crea las grandes diferencias, en el que los gerentes y altos funcionarios ganan de manera monstruosa gracias a la falta de piedad con la clase trabajadora, que es la mayoría, bueno eso es una vieja lucha, y no creo que en este blog ni en ningún otro se despierte la conciencia, la piedad, la tolerancia y el compartir practicando esa frase "ama a tu prójimo como a ti mismo"
¡Que fácil es ir a misa y hablar de Dios tragando el cuerpo de Cristo con el mismo espíritu caníbal con el que se devoran los sueños de todos los bienaventurados, de aquellos que mueren vanamente a la espera de un premio, recompensa a su pasada vida de espantosa miseria!

HUMANO 666 dijo...

De mi parte nunca he creído en la guerra, no me pareció correcto que Perú gastase tanto dinero en armamento en la época de Velazco, creo que ese fue su error, pero, en ese contexto de la guerra fría entre la URSS Y EEUU, la caída de Salvador Allende, las oficinas de la CIA encubiertas... la verdad no se que decir, porque los monstruos que tenían por mascotas al oso y al águila querían repartirse América del Sur, cual pastel de manzana.
EEUU desde ese entonces tenía un plan para latino América, y ese plan era endeudarnos y obligarnos a vender nuestros recursos, tanto mineros como energéticos, y vaya que lo han logrado, ahora solo somos una colonia del imperio Norte Americano, y prontamente de China.
Aveces creo que los que tienen el verdadero poder son las mega-corporaciones, y que estos han venido haciendo desde hace muchos la tarea de debilitar a los estados, de hacerlos dependientes, no hay que olvidad que, por ejemplo, los Estados Unidos tienen una deuda interna terrible, impagable, y eso sucede en todos los países.
La democracia se ha convertido en el velo perfecto para encubrir el verdadero poder, esa fuerza que absorbe y lo compacta todo, que tuerce a su voluntad la historia y destino de todos los pueblos del Tierra.
Todo puede ser manipulado: Las opiniones, intereses, decisiones, temores, confianzas, y demás, es como si un grupo de gentes se sentaran en una mesa y digitaran desde ahí que se debe amar u odiar, quien es el héroe o el bellaco, pero al parecer, la gente no quiere aceptar eso.
¿ya se han olvidado de las viejas denuncias durante la guerra fría en el que se enviaban mensajes subliminales por la radio y la televisión, soy un convencido que talles mensajes e siguen difundiendo, y por eso la gente se comporta de manera incongruente, caminan hacia el fuego, toman decisiones que no deben, lamen la mano del que los castiga, y si no es así, pues el mundo es un manicomio sin techo y sin pastillas.

Anónimo dijo...

Donde quedara la participación del Sr. Manuel Jesus Orbegoso? ese viejo movio tantos hilos oscuros y solapados, que merece tambien una sanción.-

Anónimo dijo...

Estamos todos Muy de acuerdo que el periodismo en Perú, No existe, solo es un medio funcional para continuar con la miseria subhumana del alma nacional.

El Señor Humano_6666 solo es un payaso, sin duda tiene mas estiercol que la media peruana en su cerebro,esto es porque es adicto al sistema ya viejo instaurado en Perú, para robar y mantener su miserable existencia.