jueves, 25 de diciembre de 2008

CARTA DE UN AGNÓSTICO

Lima, 21 de Diciembre del 2008

Estimados amigos gnósticos (aunque no sé si ustedes aun me consideren su amigo, sin embargo yo les sigo dando esta calificación):

Es en fechas como éstas, que se nos aproximan, en las que nacen las promesas del marido que jura no volverle a pegar a la mujer, los propio hace la esposa que asegura no serle nuevamente infiel a su conyugue, surge también el compromiso del hijo mayor que garantiza dejar pronto las drogas y las pandillas o las ofertas de la hija de dejar la vida callejera y abandonar lo antes posible su adicción al trago. Todas éstas, por supuesto, promesas que no se cumplirán y que ni se intentarán cumplir. Pero eso es parte de la celebración navideña, de su congénita falsedad y su profunda hipocresía. O al menos es así para aquellos que hemos decidido negar toda posible existencia de un ser supremo y que desde el agnosticismo obtenemos la libertad para pensar y actuar sin estar sometidos a la opinión del supremo hacedor que todo lo ve, lo escucha y lo siente. Y me refiero, desde luego, a aquel ser al cual han decidido llamar ‘Jehová’, ‘Alá’ o ‘Yahvé’ dependiendo a qué iglesia uno acuda.
Las religiones lo único que me inspiran –a parte de una sonrisa burlona y un poco de compasión– son interrogantes. Siempre me eh preguntado, entre otras cosas ¿cómo hicieron para saber cuál era el nombre de Dios? Dudo, pues, que al tratarse de un ser supremo éste haya tenido DNI o partida de nacimiento, razón por la cual es fácil deducir que alguien le puso alguno de esos nombres o, de otra manera, se trata de un caso de usurpación de identidad, cosa que se podría denunciar ante el ministerio público celestial.
Otra cosa que cuestiono es aquello de acudir a Dios si acaso tenemos algún problema. “Dios es padre, no padrastro, nos sabrá escuchar”, decía un sacerdote de una de sus ceremonias a las que asistí, no recuerdo el porqué. Cuestiono esto no por el hecho en sí de la ayuda que nos pueda ser negada. Eso más bien lo veo factible. Cuestiono la implícita contradicción que hay en ese discurso: si todo proviene de Dios, ¿no debo suponer que lo malo también proviene de él? Entonces más que pedir ayuda al ser supremo, debo de pedirle una corrección y hasta donde sé Dios es infaliblemente perfecto.
Pero lo que me causa espanto y me deja al filo de un derrame cerebral es aquello que proponen las iglesias evangélicas: el pago puntual del diezmo. ¿Y qué ocurre si uno se niega a pagarlo? Pues aparte de estar confinados a tener nuestra alma en el infierno, por ser avaros, puede que también se nos condene con un brutal saqueo con las mismas artes de Alí Babá. Eh visto casos, dignos de la ficción, donde una iglesia embargaba a uno de sus fieles por llevar varios meses sin abonar el correspondiente pago mensual que equivale a la décima parte del total de sus ingresos. Y eh visto, también, otros casos, por qué no decirlo, en los cuales la persona voluntariamente entregaba sus vienes a la iglesia a la cual acudía. Pues si algo saben hacer las religiones es practicar, a gran escala, los lavados de cerebro.
En fin. No quiero que esta carta sea vista como una burla ó un gesto de compasión a vuestras creencias –que también lo podría ser–. Pues, en realidad, esto no es nada de lo que quería escribir. Quería escribir sobre una teoría basada en la administración de empresas y la psicología, los temas que más conozco, la cual relata la necesaria creencia en Dios mas no por ello su real existencia.
Explico:
En todo buen curso de administración se le explica al participante que el mejor producto, el más rentable quiero decir, es aquel cuyo costo es mínimo o nulo. Es el caso de Dios. Pues a Dios no se le arma en una fabrica. La creencia de Dios ingresa desde muy temprano a la vida de la mayoría de las personas, generalmente a través de los padres. Razón por la cual todo aporte, por insignificante que sea, le representa una ganancia a las iglesias. Con esto quiero decir que las iglesias son, en mi modesta y falible opinión, un gran negocio cuyo único producto de venta es Dios, o más que él, lo es su supuesta existencia y los beneficios que éste trae consigo.
Pero, ¿si Dios no excite, cómo es posible que más del 90% de la población mundial crea en un ser todopoderoso que nos ha creado y que nos conserva?
Que más del 90% de la población mundial crea o no algo, no significa nada en lo absoluto. Las creencias, sentimientos y las costumbres son fáciles de manejar a partir de los medios de comunicación, motivo por el cual la cantidad de personas que crean en Dios es un elemento poco importante.
Ahora, si queremos analizar, a profundidad, el porqué tanta gente cree en Dios debemos, entonces, de acudir a la psicología. Ésta nos dice que el ser humano (usted, yo y en general todas las personas) es un ente con una seria tendencia a la ociosidad y que si hace algún esfuerzo es para evitarse uno mayor. Además, según la psicología, el ser humano es también bastante débil. Con debilidad, claro está, no me refiero a un tema de fuerza física. Me refiero más bien a la necesidad que tiene el humano de sentirse protegido, de saber que hay un ser que lo cuida, al que puede acudir las 24 horas del día, los 365 días del año, sin feriados ni pago de horas extra. Ante esta necesidad es fácil, entonces, crear en el cerebro humano la existencia de un supremo hacedor. Y es aun más fácil si con la existencia de éste se resuelven preguntas como: “¿Cómo se creó la tierra?” ó “¿Cómo aparecimos los humanos?”. La supuesta existencia de Dios absuelve éstas y muchas otras preguntas, pues ante ellas la respuesta siempre será: “Dios lo hizo todo”.
La administración de empresas nos dice que todo producto que sacia una necesidad de los consumidores tiene un elevadísimo porcentaje de éxito. Presumo ya haber demostrado que el ser humano tiene la necesidad de creer en un ser supremo, sin que ello represente su real existencia.
A factores como la debilidad y la ociosidad se suman otros dos: la hipocresía y la ignorancia. En el caso de la primera, más que creer en Dios, ésta hace que las personas finjan que creen en ese ser supremo. La ignorancia, por el contrario, hace que la creencia en Dios sea aun más profunda, ya que una persona al no ser instruida es más fácil de convencer de algo sin que haga mayores objeciones.
Lo antes señalado no quiere decir que todas las personas que creen en Dios son hipócritas, débiles, ignorantes y ociosas. Pues basta con tener una de estas cuatro cosas para ya tener cierta dependencia de ese ser al que llaman Dios.
Explicando esta teoría, hecha por mí mismo, no trato de cambiar la creencia de nadie, sólo expreso mi punto de vista y en qué sustento mi agnosticismo.
Sin otro particular y con la poca amabilidad que me caracteriza, me despido enviándoles un cordial saludo por las fiestas navideñas que yo no celebraré.

Atte.

Pedro Armando Rosario Ubarnes.

Tomado del blog .

70 comentarios:

aldito m. dijo...

Hoy es Navidad. Los católicos celebran el nacimiento de Jesucristo y los agnósticos, ateos y demás no creyentes un día festivo que nos viene dado por decreto y tradición. Pero unos y otros anoche cenamos en familia y hoy comeremos también en compañía de familiares, mientras con los años cada Navidad nos va suponiendo añadir nombres a la lista de los que nos dejaron.



Pero no estaría de más recordar a los creyentes, aunque cada vez sean menos los que se levanten ahítos de la mesa para acudir a la Misa del Gallo, que la Iglesia instituyó la Navidad en el siglo IV para contrarrestar las fiestas paganas que Roma celebraba el 25 de Diciembre denominadas “Natalis Solis Invicti”. Los romanos venían celebrando durante muchos años la llegada del solsticio de invierno, es decir el momento en el que los días comenzaban a alargar y las noches empezaban a no ser tan largas. Pero las viejas raíces paganas estaban muy arraigadas entre nosotros y en las zonas euskaldunes del País Vasco era el “Olantzero” quien traía los regalos, y en el resto de España cada día somos más adictos a Papa Noel, que nada tiene que ver con el cristianismo, con gran alegría de los grandes almacenes.

Ya en el siglo VI el Papa Juan I encargó al monje erudito Dionisio, llamado El Exiguo, que estableciera la fecha de nacimiento de Jesucristo. Como quiera que no se pusieron de acuerdo en la fecha exacta este tema se dejó correr durante siglos. Ahora las modernas corrientes de la exégesis neotestamentaria indican que los relatos sobre el nacimiento y la infancia de Jesús no pueden considerarse propiamente históricos. Tal vez lo único importante de la vida del Mesías sean los tres últimos años de su vida en los que con sus actos y su doctrina dio lugar al nacimiento del cristianismo, aunque hoy en día la jerarquía católica no siga al pie de la letra aquellas consignas del que ha sido considerado el primer revolucionario del mundo.

A unos y otros, a creyentes y agnósticos, a ateos y musulmanes, a todos les deseo unas felices navidades a pesar de que sé que en estos momentos seguirán muriendo miles de niños de hambre o sida, o de que en cualquier rincón de Bagdad o la vieja Galilea de la Biblia algún suicida, en nombre de su Dios, se inmolará llevando la muerte a inocentes. Ese es el verdadero pan nuestro de cada día.

Anónimo dijo...

Bienes con V ????

Dudo que esto haya sido escrito por Hildebrandt....

Anónimo dijo...

Fuera de topic

¡El humorista del año?

Ja, ja, ja... Me hace reír (y a la vez llorar) la elección de Carlos Álvarez como "el humorista del año" (El Comercio). Y como entre humoristas se deben conocer unos a otros supongo que Heduardo está al tanto del currículum de ese "cómico".

En todo caso, así censuren este comentario, vale la pena recordar lo que opinan algunas otras personas sobre este cómico.

A continuación, in extenso, lo que piensan sobre este "personaje del año", César Hildebrant, Maritza Espinoza, Patricia Salinas, y el Búho del Trome

"La rata” y el ratón
por César Hildebrandt

Al señor Carlos Álvarez le gustaba rematarse (pero no de risa sino al contado) cuando Fujimori mandaba, Montesinos asustaba, Canal 7 pagaba y la gente decente vomitaba si encendía la tele.

Era la época en que el señor Álvarez salía en los mítines re-reeleccionistas del jefe de la banda (cruzada) que atendía en Palacio de Gobierno y en su filial de Chorrillos (o sea el SIN).

El señor Álvarez cobraba en las ventanillas de Canal 7, recibía indicaciones del guionista Bressani, del productor Montesinos y del Akira Kurosawa de los vertederos (Alberto Fujimori), y con toda esa ayudantía detrás salía a la pantalla a enlodar a la oposición, a calumniar a los díscolos y a hacerles muecas a los desafectos (a tanto el insulto y a cheque en mano la inmundicia y a letra a 30 días el kilo de saña).

Y como el señor Álvarez es muy talentoso y es muy artista –y por eso fue reclutado por la mafia que usó a Lúcar como entretenimiento y a la señora Bozzo como la bruja del 69-, claro que hacía reír y por supuesto que era eficaz en su campaña de desacreditar a la democracia y de pintar como aves de mal agüero a los que peleaban en las calles por la desinfección del país.

Se reían los televidentes con estruendo y con eco se reía Montesinos y rabiaba la oposición y cobraba Álvarez. Y hasta salía Álvarez en los mítines del autor de “La Cantuta” y otras marchas fúnebres. Salía feliz Álvarez a bailar -con la anchura de todas sus caderas de folclórica in péctore- el baile del Chino, que sabía de memoria y que llegó a ser su cortina musical, el timbre de su celular y el himno que tarareaba cada vez que pasaba por caja en Canal 7 (el pago oficial) y por Cajatambo en el SIN (las 30 piezas de plata de cada bolo).

Todo era podridamente perfecto en ese mundo del año 2000, cuando la Alemania nazi-andina que iba ser el Perú estaba dispuesta a entregarse al Tercer Reich de Fujimori.

Y en ese mundo, claro, el señor Álvarez era, gracias a sus prodigios de transformista teatral, una especie de Eva Braun al servicio de la nueva Alemania (quise decir, del nuevo Perú).

Hasta con un letrero que tenía pintado el año 3000 salía Carlitos Álvarez en los mítines de Fujimori mientras competía en bamboleo de caderas con don Francisco Tudela, el Canciller de Jade.

Con ese letrero que enseñaba por todo el escenario –donde la reina indiscutible era Rossy War-, Carlitos Álvarez proponía el milenio del que le pagaba en ese momento.

Años atrás, Héctor Delgado Parker, asesor de Alan García, le encomendó a Álvarez despacharse con el personaje de “Popy” Olivera. Olivera era enemigo –en tanto que cónyuge de una señora Wiese- de Alan García y para el buen Héctor era importante que Álvarez ridiculizara al máximo a Olivera poniéndole el nombre de un payaso venezolano y pintándolo siempre como un maniaco de la estupidez aniñada. Álvarez obedeció (con su cheque respectivo) y durante años “Popy” Olivera se exprimió ante cámaras.

Cuando don Baruch Ivcher era un fujimorista vestido de caqui y con galones de asimilado, Carlitos Álvarez fue el furgón de la fanfarria y el intérprete de todos los odios –de los miles de odios- que don Baruch Ivcher decidió expresar por la vía del humor (el humor de Álvarez, por supuesto). ¿Había un político faltoso? Le pedían a Álvarez que lo “destruyera” pintándolo de ladrón, borracho, idiota o degenerado (se podía escoger y había categorías no excluyentes) ¿Expulsaron a un periodista de la TV porque ya se venía el 5 de abril del 92 y había que desbrozar el terreno? Llamaban a Álvarez y él lo pintaba como mermelero, maricón, enano, drogadicto (se podía escoger, dependiendo de los ceros a la derecha que tuviera el cheque de fin de mes). Y cuando Ivcher se peleó con Fujimori y tuvo que irse del Perú porque sus ex socios de aventura querían inmovilizarlo debajo de una losa, Álvarez preguntó al Oráculo de Delta (Mónica) a quién debía de obedecer. Un vozarrón mandatorio que parecía venir de la prefectura onomatopéyica de Kagoshima respondió:

-¡Obedecerás, como siempre, al que pague!

Y Carlitos obedeció a la voz que le ordenaba seguir obedeciendo. Así que, según el testimonio imborrable de Matilde Pinchi Pinchi -cronista de la cutra, corresponsal-cama adentro de las finanzas del SIN-, Carlitos Álvarez empezó a frecuentar Chorrillos y a recibir sobres de manila con papeles impresos por la Casa de la Moneda.

Cuando cayó Fujimori, el sistema anticorrupción escuchó a la Pinchi y llamó al pinche de Fujimori (o sea Montesinos) y le hizo la pregunta más imbécil de la historia:

-Señor Montesinos: ¿a quién estaban dirigidos los sobres con dinero que tenían escrito el nombre de Carlos Álvarez?

Montesinos se dio cuenta de que la cucaracha Martina, previo porro, estaba haciendo de fiscal. Así que respondió:

-A Carlos Álvarez.
-¿A Carlos Álvarez, el cómico? –le preguntaron dos abejorros asistentes.
-No– dijo Montesinos, recordando su etapa de guionista de humor teledirigido-.

Y añadió:

-Carlos Álvarez era el nombre falso de uno de los agentes del Servicio de Inteligencia.-
-¿Y otro de esos nombres falsos era Tulio Loza? –preguntó la cucaracha Martina alisándose una antena.
-Así es –respondió Montesinos mientras se cagaba de la risa.

Así que Carlitos Álvarez le debe su libertad a Vladimiro Montesinos. Bueno, le debe un montón de cosas pero podríamos decir que la libertad es la deuda más cara que el humorista deberá pagarle en serio, algún día, al co-autor de la letra de “Barrios Altos” (porque la letra con sangre entra).

Por eso es que Carlitos Álvarez causa una risa convulsiva, imparable y peligrosa para el corazón cuando ahora habla de “la libertad de expresión amenazada” y cuando afirma, ante la anuencia de sus amigos de pantalla y simpatías, que cuando sale con la cara de Rómulo León, la barba de Rómulo León, la voz de Rómulo León, las frases de Rómulo León, no está aludiendo a Rómulo León.

Y la risa que produce Carlitos llega a ser ruido molesto digno de Serenazgo cuando, encima, dice que decirle rata a León no es insultarlo porque, cómo no, lo de rata lo dijo el presidente García y ya sabemos que este humorista suele ser cola del que manda y rabo del que paga.

A mí, particularmente, Rómulo León, desde un punto de vista político, me da náuseas. Pero sería indigno de mi parte decir que cuando digo que Rómulo León me da náuseas políticas no me estoy refiriendo a Rómulo León. No hay que ser rata para actuar así. Hay que ser ratón de Fujimori y Mickey de Montesinos.

Y por si acaso: esta columna sí se refiere a Carlos Álvarez, el cómico que da risa no sólo porque es brillante y hasta magistral sino por razones que él quisiera ignorar.

Porque el humor no tiene por qué ser invertebrado. Charles Chaplin se enfrentó a la industria cinematográfica y venció. Al gran Lenny Bruce le hicieron el FBI y los conservadores la vida imposible. Hasta el primer Cantinflas (en blanco y negro) llegó a ser un pelao contestatario. En relación al poder, Carlitos Álvarez, en cambio, siempre está de humor para servirlo.

miércoles 19 de noviembre de 2008


Y esta otra columna, también de Hildebrandt:

Tres pesadillas inventadas
por César Hildebrandt

-UNO-

El 21 de agosto de 1998 el señor Carlos Álvarez tuvo una pesadilla espantosa. Soñó que los tiempos de la dictadura se ponían más feos que nunca -el miedo se veía en todas las caras-, que la calle se ponía más dura todavía y que él terminaba en el canal del Estado contratado por un tipejo que atendía con el torso apenas cubierto por un bividí mugriento, muy al estilo del Toni Corleone, el hijo del Padrino.

En la pesadilla, un Álvarez ruin denigraba a los adversarios de la dictadura y adoptaba el abecé ideológico de un íncubo llamado Chino Maldito. Pero eso era al final.

Al comienzo, guiado por el hombre del bividí, Álvarez fue adentrándose -en la pesadilla, se entiende- en una especie de palacete de Santiago de Surco, un adefesio arquitectónico salido de la cabeza de un parchador de llantas.

-Chino Maldito va a empezar un discurso -dijo el hombre del bividí-. Tienes que oirlo para entender cómo debe ser tu nuevo programa en el canal del Estado.

En efecto, un hombre de ojos orientales y con la cara salpicada de cráteres se disponía a hablar ante un tumulto de mujeres en sostén y hombres -para redundar- en bividí.

-El Perú -dijo el hombre que se parecía a Tojo-, es un lodazal oceánico donde sólo deben de sobrevivir los anfibios, una chacra donde, gracias a Dios y el esfuerzo de todos, la mentira ya es una religión, el latrocinio un mandamiento, el asesinato un servicio postal, la falsificación un tic, Laura Pozo un vertebrado, la manopla una alhaja, la puñalada una instancia judicial y la adulación rastrera el único pasaporte que reconoceremos...

Los descamisados aplaudían a rabiar y miraban a Álvarez, que también empezaba a aplaudir.

Pero la pesadilla no terminaba allí. Seguía con Álvarez en Canal 7 burlándose de los opositores, franeleando a Chino Maldito, haciendo alusiones a la homosexualidad presunta de un combatiente de la dictadura y, en fin, convirtiendo su propio talento en un chancay de a 20 pisoteado por una barra brava.

-¡Me he convertido en una puta!- gritó Álvarez en la pesadilla.

Entonces, también en la pesadilla, un montón de putas salieron de todos los rincones y empezaron a perseguirlo tirándole piedras y zapatos con taco aguja y mazos de naipes del Tarot.

-No nos insultes, Álvarez -gritaban las putas-: nosotros somos putas por necesidad. Tú eres puta porque te da la gana.

Álvarez corría menos rápidamente de lo que debía -eso pasa en todas las pesadillas- y al fin era alcanzado por ese puterío en armas que lo descuajeringaba, lo troceaba y lo desaparecía.

Álvarez despertó sudando de ese sueño profético. Despertó porque el teléfono había timbrado. Lo llamaba un empresario de caravanas que, además, era dueño de un burdel muy famoso. La llamada era para contratarlo.

-¿Para las caravanas? -preguntó Álvarez.

Un largo silencio fue la respuesta.

domingo 23 de noviembre de 2008


Seguimos con las columnas, para que así no quede ninguna duda de lo pernicioso de la existencia de este especimen metido a cómico, con otra columna magistral escrita por Patricia Salinas, y luego otra, escrita por Maritza Espinoza.

Una Historia De Ficción
por Patricia Salinas

Carlos Álvarez dice que el Rómulo Meón y Bieto Quimper, esas ratas híbridas de sus sketchs de “El especial del Humor” no son Rómulo León y Alberto Quimper, sino personajes de ficción.

Evelin Ortiz, quien personifica a Magnolia Merino en la miniserie que Frecuencia Latina ha programado a las 9 de la noche, asegura que aunque su personaje es una conductora de televisión de un programa de chismes de farándula en cuyo primer capítulo va presa por delito de difamación contra un futbolista, no es Magaly Medina, todo es ficción, afirma.

No importan las coincidencias en la historia sobre su rivalidad con una animadora rubia a la que detesta, su salto a la fama por su participación en el espacio “Fuego Cargado”, en el que destroza a un famoso animador de un programa popular, los ampays, las cirugías, el cabello de rojo, en fin, hasta el reportaje de las prostivedettes.

No hay que ser tan suspicaces, no es Magaly, son puras coincidencias (ver nota aparte en página 58).

A ver, le damos una idea a Michelle Alexander para su próxima miniserie o a Carlos Álvarez para una de sus parodias: la historia de un fabricante de colchones judío, llamado digamos, Aduch Pitcher, socio de un canal de televisión que destaca por su noticiero sensacionalista y su afinidad con el gobierno de turno y especialmente con la Fuerzas Armadas, a las que les vende cientos y cientos de colchones y quizás, podría ser interesante, armas.

Pero un día Pitcher se pelea con el asesor presidencial, un tal Montefino y decide cambiar la línea editorial de su canal a la oposición. En castigo, Montefino revela que no es peruano y le quitan el canal. Pero él sabe esperar y empieza a mover sus hilos desde Israel y Estados Unidos. Demanda por todo lado y logra que la Corte Interamericana de Derechos Humanos lo reconozca como una víctima de la dictadura mafiosa de Fujimoto y Montefino y mientras sus socios, los hermanos Bitter son apresados por haber recibido dinero de la corrupción, él retoma el canal, logra que el Estado peruano le pague más de 20 millones de soles como “reparación” por los agravios que recibió de ese gobierno y encima, se niega a pagar 54 millones de soles de impuestos. Ah… y en medio de todo se comprueba que efectivamente tiene nacionalidad israelita.

Es una rica historia, porque ojo ¡todo es ficción! y seguro que con la creatividad de Eduardo Adrianzén y un poquito de aderezo sentimental quedaría maravillosa.

27 de noviembre de 2008


Y aquí la de Maritza Espinoza

Humor oscuro
por Maritza Espinoza

Me escribe indignado Marco Farfán Cartagena (DNI 10171558), nacido en el distrito de El Carmen, Chincha.

Él, como muchos habitantes de ese cálido pueblo, está harto del trato que les dan en la televisión, pero, además, está indignado particularmente con Carlos Álvarez.

En su carta cuenta por qué. "Hace unas semanas, en el Centro de Lima, al celebrarse un encuentro cultural, cometieron el error de invitarlo (a Álvarez), al igual que a La Tarumba, donde trabajan los hermanos Ballumbrosio.

Cuando al señor Álvarez le tocó hacer su presentación, empezó a burlarse de los negros y hasta se atrevió a hacer chistes sobre la familia Ballumbrosio, provocando la reacción de Chevo Ballumbrosio, quien le propinó un puñete", escribe Marco y agrega:

"No es la primera vez que este señor falta el respeto a la gente de Chincha. Hace un tiempo, en su programa asqueroso, manifestó que la pista de Chincha se hizo aplastando a todos los negros de la zona. (...) Yo, que vengo de un lugar donde la mayor parte de la población es negra, me siento tocado".

Marco, que no es un político corrupto ni un general cuestionado, tiene toda la razón de ofenderse. Él cuestiona también a "personas como Javier Lobatón y Martín Farfán, que se humillan por un plato de frejoles y salen a hacer el ridículo" y quiere que sus tres hijos, ya adolescentes, crezcan en un país libre de racismo.

No quiero comentar más, su carta habla por sí sola, y ojalá Carlos Álvarez lea sus palabras. Tal vez lo hagan reflexionar un poco.

21 de noviembre de 2008


Y por último la columna del Búho

Sorpresas del espectáculo
Por: El Búho

La reveladora encuesta del diario 'El Comercio', donde participaron miles de lectores con sus votos sobre lo mejor del espectáculo nacional en el 2008 que se nos va, dejó varias sorpresas.

Por ejemplo, en 'el rostro masculino del año', el premio recayó en Carlos Álvarez.

Pareciera que sus votantes sufren el mal de Alzheimer, pues olvidan su patético papel en la putrefacta dictadura fujimorista, que lo llevó al banquillo de los acusados de corrupción...


(el resto de la columna no viene al caso aquí)

Así que esa es la verdad del infeliz ese que se cree chistoso, que no es más que un cuajo de leche podrida que recurre al facilismo más procaz en su intento de mantenerse en el rating, rating que cada día se le escapa más y más de las manos. Y así, quiere meterse a presidente. Esa sí que es concha; y de las gigantes. A ver, que haga el favor de parodiarse a sí mismo, como lo que es (según lo escrito por Hildebrandt). Ese sí sería el chiste del año.

B dijo...

Por favor, corrijan los errores ortográficos, distraen la atención del fondo de la lectura.
Les recomiendo los documentales de la serie The Root of All Evil?, del genial Richard Dawkins;
The God Delusion:
http://www.youtube.com/watch?v=ehcb2reP1X8
y, The Virus of Faith:
http://www.youtube.com/watch?v=ecXYTGox7HY
Igual, la Navidad es una buena excusa para regalarle juguetes a los niños y caer un ratito en el consumismo que tanto les gusta a ellos.
Feliz Navidad!

Yoel dijo...

Hay Dios mío!!! ¿se supone que esto es revelador o una intentona de poner los puntos sobre la íes?, quisiera responder esta carta punto por punto, pero entrar en detalles es tedioso y a veces infructuoso. Sólo decir, se expone cuatro razones por las que las personas creen en Dios: la debilidad, la ociosidad, la hipocresía y la ignorancia; wow! habría que conciderar algunos nombres de personajes abiertamente creyentes: Rembrandt, Miguel Ángel, Bach, Haendel, Voltaire, Isaac Newton, Hegel, Kierkegaard, Herbert Spencer, Louis Pasteur, Albert Einstein, Herbert A. Hauptman, William D. Phillips, etc., etc.; (si no conoces a alguno busca en Google), bueno, y el autor de esta carta dice con toda la candidez del mundo: "Las religiones lo único que me inspiran –a parte de una sonrisa burlona y un poco de compasión– son interrogantes"; nuevamente digo, hay Dios mío!! ¿así que son la debilidad, la ociosidad, la hipocresía y la ignorancia la razón por las cuales las personas creemos en Dios?... no pues, las bromas se hacen el 28 de diciembre.

Anónimo dijo...

Al huele pedos admirador de hildebrandt,acuerdate de la vez que se sincero en pleno programa(bajo el efecto de algunos de los psicofarmacos que consume),contando como violo a su empleada,y justificandose que a sus 15 annitos no podia controlar sus impulsos sexuales.
P.D:Disculpar las fallas ortograficas,no encontre las teclas correspondientes.

Anónimo dijo...

A ver:
No estoy seguro si eso de las fallas ortograficas es para mí. De todas formas promteto revisar mi texto y si hay fallas pues mil diculpas por ellas.
La debilidad -preguntales a cualquier psicologo- está presente en todo humano. La debilidad no desmerece lo que haya sifo una persona o su trabajo. El ser humano es debil por naturaleza.
¿Cómo lo demostramos?
Bueno, el sólo hecho de no controlar nuestra ira es ya una muestra de debilidad, pues la ira se escapó de nuestro control, es decir nos dejamos dominar por ella.
La ociosidad es ya muy notoria, el hecho de unar el control remoto en lugar de cabiar de canal la tv boton por boton es ya una muestra de ociosidad pues el humano BUSCAR HACER SU VIDA MÁS FACIL.
La hipocresia y la inorancia están muy bien explicadas.
El problema con los seres humano está en el hecho que no somos capaces de mirar hacia adentro, vemos siempre para afuera. No vemos nuestras debilidades o fallas, sino las del resto.
Mi argumento está perfectamente sustentado en la administración y en a psicologia, cualquier duda, pueden consultarle a especialistas en esos temas.

ATTE.

Pedro Armando Rosario Ubarnes.

B dijo...

Los seres humanos creemos en algo superior (sea lo que sea) por un asunto de evolución, pues las personas que pertenecen a una religión viven más y mejor. Incluso han descubierto que existe una zona del cerebro que se encarga de la fe.
Todo esto lo explica la neuroteología. Para comprender mejor esta nueva teoría, recomiendo ver el documental de la BBC God On The Brain
http://www.youtube.com/watch?v=NYlMEOGMAFY

HUMANO 666 dijo...

-"hasta donde sé Dios es infaliblemente perfecto"...¿que?

-El asunto es "que se toma por perfección", los orientales lo consideran como el equilibrio entre el bien y el mal, y la biblia, aunque no lo creas, también lo considera así, si la lees con calma veras escenas de muertes, matanzas, sacrificios, infidelidades y hasta sexo de unas hijas con su padre (las hijas de Lot)
Y es que desde un punto de vista teológico "la perfección moral es inexistente cuando se ve la totalidad", esto es bravo, porque "la moral es relativa"
¿Te parece justo que Dios le haya pedido a Abraham que sacrificara a su único hijo Isaac como prueba de fe?
¿Te parece justo la masacre de mujeres y niños en la batalla de Jericó?
Espero que me entiendas, el asunto de la fe se trata con pinzas, y la moral, con tenazas, para sacarla del fuego de la lógica.
Sin embargo no es malo creer en un poder superior, en ser humilde ante algo más grande que no conocemos del todo, "ese algo" puede ser el universo, o todo aquello que no entendemos porque nuestra ignorancia es vasta.
¿Qué harías tú si de pronto ves a un ser energético de millones de años, un ser que es capaz de viajar entre universos paralelos? La física moderna habla de que tales seres pueden existir, y que nuestro universo puede ser uno de los millones que existen.
En la teología contemporánea la ciencia es su aliada, es por eso, que el asunto de Dios aún tiene mucho que decir.
Más humildad señor agnóstico, déjele un campo a la duda, Dios es un concepto demasiado amplio para tratarlo con ligereza.
Personalmente yo soy un anti-dogma, detesto el dogma, con todo el corazón, lo cuestiono todo, pero no me atrevo a decir que Dios no existe, porque eso no puedo demostrarlo, tampoco tengo la manera de confirmar que si existe, eso es materia de la fe, lo que si me atrevo a negar son cosas puntuales, y en eso el anti-dogma si funciona, y esa es la explicación de la historia de las religiones, de la evolución de la fe, y todo esto es aplicable también para la ciencia: -"La ciencia es reemplazar una estupidez por otra estupidez más razonable", -no me acuerdo del científico ruso que lo dijo, lo leí a los 12 años, a ver quien se acuerda del autor y lo delata.


- Esta es de Carl Sagan, muy similar a la otra sentencia:

- "Si sólo eres escéptico, entonces no te llegan nuevas ideas. Nunca aprendes nada nuevo. Te conviertes en un viejo cascarrabias convencido de que la estupidez gobierna el mundo. (Existen, por supuesto, muchos datos que te apoyan.) Pero de vez en cuando, quizá uno entre cien casos, una nueva idea resulta estar en lo cierto, ser válida y maravillosa. Si tienes demasiado arraigado el hábito de ser escéptico en todo, vas a pasarla por alto o tomarla a mal, y en ningún caso estarás en la vía del entendimiento y del progreso.

Por otra parte, si eres receptivo hasta el punto de la mera credulidad y no tienes una pizca de sentido del escepticismo, entonces no puedes distinguir las ideas útiles de las inútiles. Si todas las ideas tienen igual validez, estás perdido, porque entonces, me parece, ninguna idea tiene validez alguna".

------------------------------------

"Si le quitamos a Jesús todo lo divino y sobrenatural aún sigue siendo uno de los hombre más importantes de la historia", por eso, feliz navidad, jo jo jo.

Anónimo dijo...

Hablando del tag «Carta de un agnóstico» -para no distraer los interesantes comentarios últimos -pues mi opinión llega bastante retrasada por la oleada que ha causado el primero de los sermones- me parece más bien que, aunque escrito con cierta originalidad, utiliza argumentos siempre pobres, aunque comprensibles para alguien que se considera parte de la pléyade o del vulgo de los no píos, de los incrédulos y de los ateos. En fin, en este mundo terreno e ingrato, de todo se ha escrito a costa de la ignorancia que parece todo aprisionar pero que también premia a sus laureados.

viviana dijo...

Es fácil y cómodo decir y autoproclamarse agnóstico, es que ahora las personas no quieren comprometerse, para ellos es más fácil no "complicarse", y como se percibe en este post,¡¡cuánta tristeza y que vacío deja al final de sus líneas!!!, por favor!!!, no solo se busca a Dios en el lecho de muerte, cuando la muerte está mirándonos,...... a Dios se le busca en la vida diaria, en siendo buenos, en irradiar paz , en no cear temores ni dudas a gente confundida,.....en ver crecer a un hijo, en la oración llena de fe de un padre,....... no solo se encomienden a Dios en momentos de desesperación,...aunque El nunca dará la espalda, busquenlo en lo diario de nuestros días.
Espero hayan pasado unas fiestas de NAVIDAD, felices, unidos, ilusionados en que nuestros días cada vez serán mejores.
Un abrazo............

Pedro Armando Rosario Ubarnes dijo...

Estimada Viviana:
Dios es un gran negocio. Mira al catolicismo cuyos utilidades muchas veces son comprabales con las de las grandes mineras. Mira a las iglesias evangelicas (pare de sufrir, por ejemplo) y dime si Dios no es un negocio.
La cosa está en el hecho que va ser muy dificil (casi imposible) que la gente reconozca su hipocresia, su debilidad, su ociosidad o su ignorancia y, desde ese reconocimiento, la idea de Dios se empiece a desmoronar.
Guardo la esperanza de que en unos mil años la gente diga: cómo pudo haber seres humanos tan idiotas que creyeran que existe un Dios que lo creó todo, de la misma forma en la que nos sorprendemos cuando recordamos que nuestros antepasados adoraban al sol o a la luna.
Saludos.

HUMANO 666 dijo...

"Guardo la esperanza de que en unos mil años la gente diga: cómo pudo haber seres humanos tan idiotas que creyeran que existe un Dios que lo creó todo, de la misma forma en la que nos sorprendemos cuando recordamos que nuestros antepasados adoraban al sol o a la luna"...

Hace pocos años se creía que el universo era estático, que el tejido del universo de espacio y tiempo era eterno y que nunca tuvo un origen, que siempre existió, después, gente como Lemeitre hablaba del big ban, del gran comienzo que contenía las cuatro fuerzas que se conocen: la nuclear fuerte, la nuclear débil, la gravedad y el electromagnetismo, contenidos en una singularidad, de eso solo ha pasado medio siglo.
No conviene ser demasiado confiado en las sentencias que nos dicta la razón, porque hasta Einstein se equivocó.
Creer que somos la única forma de vida es peligroso, tan peligroso como afirmar sin ningún sustento que Dios no existe.
Es demostrable que el universo tiene como trece mil novecientos millones de años, según el primer pico acústico leído por la NASA, también es demostrable la aceleración del universo por la materia oscura...quiero decir que la ciencia a despedazado al Génesis y a muchos libros del antiguo y nuevo testamento, pero, el concepto de Dios es inamovible, mas bien con esto lo único que se ha logrado es demostrar que la complejidad de su "supuesta existencia" es más grandiosa de lo que esperábamos.
Los datos de los hombres que escribieron la Biblia se basaron en conjeturas carentes de un método científico, porque para empezar, no disponían de instrumentos de medición como los medidores de radiación de fondo de microondas, su descripción es meramente filosófica, basada en una mezcla de lógica con especulación, y eso no es ningún delito, mas bien es de admirar, por ejemplo eso en que "de polvo eres y en polvo te convertirás" no es otra cosa que la verdad descubierta por la pura intuición, somo seres derivados del polvo cósmico, "hechos a imagen y semejanza" de los mismos elementos del universo, no se puede negar la destreza filosófica del creador del Génesis, eso es mezquindad.

Si bien la conciencia es efímera, la materia y la energía que la origina es eterna, eso es interesante, porque pone en tela de juicio de que nuestra forma de vida sea la única, la materia y la energía tiene mil formas de "ser" y eso deja la posibilidad de que existan seres superiores a nosotros, seres que no tienen nuestro mismo concepto de vida y muerte, le pido modestia Sr. Pedro Armando, empiece por adorar a la Luna y al Sol, una que nos da poesía y luz discreta en la noche, el otro que nos da la vida.

¿Qué es la piltrafa humana ante tan bello astro? ¿Acaso no es bella su esposa de rostro pálido que guía nuestros pasos en el campo después de la faena?

Señor Pedro: Le recomiendo que viva de vez en cuando en el campo, olvídese de las bombillas de luz, del gas, el petroleo, mire con más candor a las flores, escuche el canto de las aves salvajes, el viento, el calor de la tarde agónica y verá que la idea de Dios volverá a la duda, como diamante pendiente en la telaraña de plata tejida por la humildad.

No le pido que crea dogmáticamente, que crea en ese Dios castigador, Dios de esquizofrénicos que juran haberle escuchado, en ese Dios que en su nombre se cometieron las barbaries más terribles de la historia, trate de creer en usted, en el don de ser consciente, de ser único por un instante, agitado, sorprendido, motivado, que bosteza, que encoleriza, que da ternura, y piense, que ese es un regalo único de la evolución, en eso le pido que crea, y que trate de sentir en el horizonte de sus sentencias todo lo que ignora.

Al águila de Zaratustra la cocino todas las noches, a su serpiente la convierto en zapatos; porque la soberbia es un castigo para el que sabe dudar, y la astucia no es nada si no nos ayuda a caminar.

HUMANO 666 dijo...

Errata grave, dije:
"...gente como Lemeitre hablaba del big ban"
Se escribe:
"...gente como Lemaitre hablaba del big bang."

Nota:
Georges Lemaitre era un sacerdote creyente de la ciencia como de Dios, por eso lo nombro como ejemplo.

Anónimo dijo...

Decir que el hombre cree en un ser supremo porque es débil, ocioso, hipócrita e ignorante es tan simple y lapso como eso de haber metido tres o cuatro artículos de tres o cuatro personas que hablan de algún cómico de Lima. Pregunto: qué diablos tienen que ver esas opiniones, respetables o no, sobre Carlos Alvares y sus volubilidades profesionales en momentos tan diferentes y distantes de la pretendida teoría de Rosario Urbanes que por lo demás es bastante simple y prejuiciada, si lo que pretende, además de saludar específicamente a sus amigos agnósticos que son muchos en el mundo y- muchos- muy respetables, es tumbarse de un solo plumazo los fundamentos racionales de las cientos de culturas y creencias que existen desparramadas por el mundo. Pretender reducirlas a los rasgos más primarios de la personalidad humana es tan ridículo y soso como aquello de que los administradores y psicólogos son los estandartes de lo indiscutible o que Freud fue solo un gran rosquete falto de sabiduría o que los agnósticos son unos resentidos o escépticos impúdicos o ignorantes mal paridos o pretender que este medio de opinión es solo para mentecatos y sumisos

Anónimo dijo...

¿Sabía el genio Anónimo que un error ortográfico no necesariamente se deba a la ignorancia de las reglas gramaticales y de la ortografía, sino, entre otras causas clínicas probadas, a una dislexia jamás diagnosticada o simple y llanamente a que su ordenador carece de un buen corrector como él sí parece que lo tiene? Déjense pues de dárselas de maestros majaderos y métanse la lengua a donde el sol no caiga.

Pedro Armando Rosario Ubarnes dijo...

Me alegra saber que la senbilidad está a flor de piel. Cosa logica pues tocar a Dios es tocar también los más estrechos vinculos familiares y las primeras enseñazas paterna y materna.
En fin. Dentro de todo lo dicho hay un sujeto que no sé cómo llama -y la verdad no me importa saberlo- que afirma:
"No conviene ser demasiado confiado en las sentencias que nos dicta la razón, porque hasta Einstein se equivocó.
Creer que somos la única forma de vida es peligroso, tan peligroso como afirmar sin ningún sustento que Dios no existe."
Bueno. Es doblemente peligroso afirmar que DIOS SÍ EXISTE. Ya que con la supuesta existencia de este ser supremo se esclavizan muchas mentes, se extrae mucho dinero y manipula facilmente a la humanidad.
Ciertamente mi teoria no es perfecta. Pero es más logica que aquellas teorias que emanan algunos sacerdotes y algunos pastores que nos hablan de creer en Dios pues creó el universo y al ser humano.
No seré yo quien dé la respuesta a la aparicion del hombre en la tierra ni mucho menos a la formacion de nuestro universo. Eso lo tendrían que responder los cientificos, gente especializada en el tema. Pero decir que Dios existe pues no hallamos respuesta a la creacion universal o a la aparicion humana es realmente repugnante y propio de un cerebro bastante encogido, por no decir otra cosa.
Talvez halla cometido un error al pretender explicar una teoria en un artículo. Creo que para esto se necesita más espacio y el sustento de especialistas en el tema: gente que sepa de administracion de empresas y de psicologia. Personas, desde luego, no vinculadas a mí. Así la teoria hubiese estado mejor explicada. Pero el tema ya está planteado y no me retracto ni en una letra de lo antes escrito.

Atte.

Pedro A. Rosario Ubarnes.

Pedro Armando Rosario Ubarnes dijo...

Me olvidaba. Alguien escribe por ahí que mi teoria no tiene mayor sustento. Quisiera que me digas por qué.
La debilidad humana, veráz, es igual a la necesidad de comunicación, alimentación o cualquier otra necesidad: BUSCA SER SACIADA. La necesidad del humano de no sentirse SOLO, de hallar respuestas de forma rapida se llama DEBILIDAD y esta debilidad tamien busca ser saciada. Allí aparece Dios. De la misma forma en la que un celular o una computadora alivian la necesidad de comunicacion, o el alimento la necesidad de hambre, Dios sacia la necesidad del humano de sentir solo o de no hallar respuestas.
La debilidad no nos hace malas personas ni nos hace menos. La debilidad es natural en el humano, así como la necesidad de alimento o la de comunicacion.
La ignorancia, la hipocresia y la ociosidad no creo que necesiten mayores exlicaciones, pero de no ser así, sólo diganlo.
Gracias.

Anónimo dijo...

Tu raciocinio me parece limitado a tus pasiones, las mismas de las que después reniegas. ¿Te has preguntado alguna vez la relación entre el ser humano que cree en un ser supremo cualquiera (para saciar su debilidad natural – tu eres quien ha extendido el concepto de esa actitud-) y la verdad implícita en la existencia de ese mismo ser supremo? La fe cristiana, musulmana, budista o el escepticismo agnóstico o no creyente o ateo, son formas distintas y concretas de interpretar el mundo. Equivocadas o no. Eso es lo que son. Solícito, sincero, sabio y fiel representante de una de esas formas de interpretar el mundo, maldices de las mismas pasiones que tú mismo manifiestas en estas tus imprecisas ideas y atacas libremente a los creyentes desde esta tribuna para vanagloriarte de tus vaguedades sin misericordias, manipulando información que parece no manejas. Y si esa es tu definición simple de la racionalidad humana, entonces ¿qué tanta jarana con el culto y las creencias, la debilidad y las baluartes de la especie a la que perteneces? La SIMPLEZA es prima hermana de la pereza, de la invención mal habida y de la ignorancia suprema. Parodiando a Hildebrandt en su último Tag, lo que dices, no es más que un insulto a la fe cristiana.

B dijo...

Dios existe? Nadie puede probarlo.
Dios no existe? Nadie puede probarlo.
Es probable que algún día tengamos la certeza de su existencia o de su no existencia? No. Y no es lo mismo que la adoración del Sol y la Luna.
El concepto de estos dioses "modernos" judeocristianos ha sido creado pensando en eso precisamente: Dios no tiene por qué demostrar que existe a un vil mortal, es más, le exige a todos fe ciega y la duda lo ofende.
Dios es una trampa lógica. No sabemos que existe y no le podemos pedir que se demuestre porque su regla N°1 del juego es creer en él SOBRE TODAS LAS COSAS y no ser soberbio (y por lo tanto no pedirle tonterías). En el momento en que fallamos a sus reglas, tiene la excusa perfecta para no demostrar su existencia. No hay salida para ese juego.
Por ello, el reconocimiento de la existencia o no existencia de un dios, sea cual sea éste, es cuestión de FE.
Ahora, la fe es algo que ha esclavizado a muchas personas e iniciado guerras e inquisiciones. El nacionalismo también. Así como cualquier cosa en exceso puede ocasionar desgracias.
Pero, así como la fe ha cobrado muchas vidas, también ha inspirado a muchísima gente a hacer el bien y a ayudar al prójimo. El mejor cristiano no es el fanático sino el que obra como Jesús lo haría. Y nadie puede negar que ese es un buen patrón moral a seguir.
La primera causa de asesinatos en el mundo es el dinero. La segunda causa son los crímenes pasionales.
Y no por eso vamos a prohibir el amor y extirparlo de nuestra cultura, o sí?
Frente a la última ola de crímenes pasionales en España, el Estado ha tomado medidas y están tratando de reeducar a los hombres para que no maltraten más ni psicológica ni físicamente a sus mujeres.
Frente a un sentimiento como la fe, tan potencialmente peligroso como cualquier otro, sólo nos queda educar a la gente para que cada vez tenga menos prejuicios y pueda vivir en paz con otras religiones, haciendo el bien.
La fe sí es hija de la debilidad, tanto como el hambre y la necesidad de sexo. No podemos extirparla así porque sí, teniendo como pretexto su inconveniencia. Es imposible deshacerse de ella: tiene su área de control en el cerebro y está gobernada por químicos, como cualquier otro sentimiento primario.
Es por ello que un agnóstico que se niega a sentir fe me parece tan necio como un sacerdote que niega su sexualidad.
Pero bueno, todo el mundo tiene derecho a ser necio.
Saludos.

Pedro Armando Humano 666 B dijo...

Que conversación tan estúpida. Están realmente jodidos... lo que sí es incuestionable es que Carlos Alvarez es un pobrediablo consumidor en extremo de consoladores femeninos.

Anónimo dijo...

el tal humano esta mas loco que el tal Alvares. O serà que envida los aparatos que su odiado personaje compra o sera que solo tiene la misma cantidad de neuronas que la susy en sus mesjores épocas?

Anónimo dijo...

La moral es el mejor negocio.

Bertold Brecht.

Anónimo dijo...

La moral religiosa, el nacionalismo desbocado, el anticomunismo maccartista y el factor racial han sido las principales banderas enarboladas por el Partido Republicano que viene de sufrir un golpe mortal en estas elecciones y quien sabe una de las razones por las que expulsaron a Brecht de los Estados Unidos de los años 50.

Pedro Armando Rosario Ubarnes dijo...

Con este suman 25 comentarios. Jamás creí lograr tanto. No sé si sea un reconrd para "César Hildebrandt. Blogger" pero lo es para mí.
En fin. Al anonimo de fecha 27 de diciembre de 2008 21:13
La fe cristiana no puede ser insultada. Ella misma sea insultado, sea puteado y un par de cosas más. La fe cristiana-catolica tocó fondo con los sacerdotes violadores, así que hablar de fe y mucho detalle termina siendo intrasendente.
Para "b" que escribe con fecha 27 de diciembre de 2008 22:11
Coincido más con tu postura. Pero no se trata de que me niegue a creer en Dios. No, así como ustedes, estaba engañado, creyendo en un ser supremo que ME EH DADO CUENTA no existe. Ahora no creo en él. No se trata de que me niegue a creer en él.
Al otro anonimo que habla de Carlos Álvarez:
No sé si yo y otro más estemos jodidos. Lo del comico tamcopo lo sé, pero sí se que Carlos Alvarez es moralmente repugnante.
Al anonimo de fecha 28 de diciembre de 2008 7:12 No tengo nada que decirle y al siguiente de fecha 28 de diciembre de 2008 10:52 que dice que LA MORAL ES EL MEJOR NEGOCIO. Te rectifico un poco: TODO LO ESPIRITUAL es un gran negocio.
Al último anonimo tampoco tengo nada que decirle.

Gracias por comentar en mi tema.

B dijo...

Estimado Sr. Rosario Ubarnes
Ud. dice que vivía engañado y "se ha dado cuenta" de que dios no existe, pero eso es imposible. Nadie puede saber con un 100% de certeza que un dios no exista, así sea el dios judeocristiano o el Flying Spaghetti Monster (http://en.wikipedia.org/wiki/Flying_Spaghetti_Monster) o el Invisible Pink Unicorn (http://en.wikipedia.org/wiki/Invisible_Pink_Unicorn).
Uno elige creer o no creer en un ser supremo: uno puede tener la suerte de desarrollar un sentimiento de fe y seguir fácilmente los parámetros morales ya establecidos de una religión o la suerte de no tener fe y no verse esclavizado por fundamentalismos.
Pero afirmar que se sabe que un dios es falso o verdadero resulta muy soberbio de su parte.
Una vez al Dr. Dawkins, el científico ateo más famoso del mundo, el detractor N°1 de todas las religiones, le preguntaron "qué pasaría si muere y se encuentra cara a cara con Dios?" y él respondió "le diría que he sido bueno y que he vivido bajo mis propios valores morales según los cuales no le he hecho daño a nadie y le preguntaría que si habiendo vivido de esta forma, importa realmente que haya creído en Él o no". No le dijo al que le hizo esa pregunta "yo nunca me voy a encontrar con Dios porque Dios no existe! tonto!". Hasta él mismo, con sus libros, documentales y conferencias, es lo suficientemente humilde como aceptar que existe una pequeña posibilidad de 0.01% de que esté completamente equivocado.
Lo más probable es que todo dios sea producto de la imaginación de los creyentes, pero la forma de concepción misma de ser supremo deja esa ventanita de posibilidad. Y que sea 99.99% probable no lo hace cierto.
Por ello, usted no puede probar la inexistencia de un dios, tanto como el papa Benedicto no puede probar, más allá de una duda razonable, la existencia del dios que representa.
Si puede probarlo objetivamente, por favor, adelante, le ahorraría mucha sangre al mundo entero.

Anónimo dijo...

Agnósticos y creyentes los hay por todo lado y en todas las épocas, como Sartre, Camus, Mitterrand, Gandhi, Vargas Llosa, Rosario o Hildebrandt de un lado y San Agustín, de Aquino, Juan Pablo II, Hitler, Bush, Ben Laden, mi gata y yo mismo. Los primeros, que yo sepa, no lo fueron ni dejaron de serlo porque vieron en los católicos actitudes vedadas con sus principios, y los segundos no por las necedades de un agnóstico dejaron de creer. Todos los personajes arriba mencionados excepto yo por supuesto, son admirables o detestables por razones diferentes y no porque fuesen agnósticos o creyentes, aunque sus valores religiosos o no religiosos hayan marcado sus vidas de alguna buena o mala manera. Si Rosario es agnóstico y yo creyente, nada ni nadie podría hacernos variar nuestras respetables y diferentes y opuestas visiones del mundo. Equivocadas o no, menos, insultando a los unos o a los otros, o porque existan tantos curas pedófilos y tanta injusticia en nombre de sus creencias. Lo único que me parece descabellado es que Rosario diga que los católicos se han pateado así mismos en el culo por las barbaridades que han cometido y no por porque hayan puesto en duda al Dios en el que creen. ¿Acaso ser un pecador, o mejor dicho, romper las reglas civilizadas de la existencia, delinquiendo o abusando del poder o matando conlleva a la no inexistencia del Dios en el que se cree o no se cree? ¿Ser un hampón o un pedófilo o un asesino o un farsante implica de facto la creencia o no creencia o la existencia o no existencia de un ser supremo? Mi hijo de tres se pelea con su amigo, también de tres, no porque el juego en si no valga la pena o no sirva o este mal concebido por el adulto, o no tenga sus propias reglas, sino porque ellos rompieron las suyas. No porque Jesús expulsara los comerciantes del templo, estos dejaron para siempre sus excesos, sus avaricias y sus desmedidos afanes de lucro o sus indiferencias por el desvalido, el abusado o el mal herido.

Anónimo dijo...

Solo una cosa: Gandhi era creyente

Anónimo dijo...

A pesar de haber sido insultado por ser católico y preciarme de serlo, si viejo, te felicito porque no se cómo has logrado tantas intervenciones (incluyendo esta)a partir de tus cuatro falsas premisas. Decir que la debilidad, la ociosidad, la hipocresía y la ignorancia son las razones por las que el hombre -débil él-cree en Dios (no me queda claro si te refieres al ser humano como especie, a los católicos específicamente o a los creyentes en general) más las barbaridades de Alvares metidas en medio de la polémica sin ninguna razón, revelan una muy grande necesidad por ser escuchados. Y eso, solo eso, es loable y parte del éxito de este –fuera de que estamos hablando de Hildebrandt el motivo por el cual yo he leído esta tu carta-y de muchísimos Blogs.

Pedro Armando Rosario Ubarnes dijo...

La idea de decir que se habian realizado tantos comentarios no era creerme el superman de los blog. Pero algunos así lo ha entendido. Por cierto, para el Perú 25 ó 30 comentarios en una pubicacion representan un número elevado. Para España eso es una miseria, ya que el promedio supera los 200 comentarios. Basta ver "el proyecto matriz" que figura en la parte pribncipal o "trynity a tierra" blog que no sé porque la administradora de "César Hildebrandt. Blogger" no lo han recomendado.
Bien. Veamos:
"B":
Alguna vez escuché decir a un repudiable cura:
"Dios existe pues el así lo ha dicho, él (Jesucristo) ha manifestado su existencia y nosotros no tenemos derecho de cuestionarla".
Evidentemente ese argumento es una reverenda cojudez. De mi argumento se podrá decir mucho, pero que un cura (mal dicho, dicho correctamente: sacerdote, pero les digo curas por el desprecio que les tengo) diga eso es para que todos nos vayamos a un manicomio. Mi argumento mira al humano, a la persona, sea catolica o no, y propongo que apartir de sentimientos y codcutas propias del humano es facil que éste crea en Dios, razón por la cual asumo yo la postura de que Dios no existe y en mi perseccion, creo ya haber podido comprobar, así, la no existencia de Dios.
Ah. No le hagas caso al Wikipedia.

Anonimo de fecha 29 de diciembre de 2008 5:48
Ciertamente, como bien señalas, las canalladas que hace la gente no prueba que Dios no existe. No creo haber dicho una cosa así y si lo hize fue un total error. Pero si estas canalladas dejan si piso a las personas para hablar de Dios: ¿cómo un sacerdote violador puede hablar de virgiidad hasta el matrimionio?
Bueno, ellos hablan de matrimonio y demás cosas pues les representa un ingreso economico: el matrimonio más barato, en Lima, cuesta 200 soles. Negocios son Negocios.

Al anonimo de fecha 29 de diciembre de 2008 5:58
No tengo nada que decir y al último de fecha 29 de diciembre de 2008 7:55

Mira, la cosa no es CONTRA LOS CATOLICOS ni contra nadie. Es una carta a los GNOSTICOS y no a los AGNOSTICOS como alguien creyó, parece. Es decir, es una carta a los creyentes (en Dios) en GENERAL. No puedes decir que mi argumento no es solido. Pues es en base al ANALICIS PSICOLOGICO (debilidad) en base al cual se lanzan muchos productos al mercado. Yo lo sé pues de profesion soy administrador de empresas.

Supongo en un rato más (ya deberia de estar) aparecerán algunos videos sobre la religion en la parte principal de este blog. Espero vuestros comentarios.
Saludos.

Aquiles Martin dijo...

un comentario más.

Señor Pedro Armando Rosario Ubarnes acabo de leer la carta y sigue teniendo varios errores ortográficos.

Y a los creyentes vayan a leer "El Factor Dios" de José Saramágo, sale en google al toke, también es una carta, no un libro.

Y si prefieren el buen humor, vayanse a leer Discurso contra Dios de Roberto Benigni, (también en google en dos clics) seguramente que muchos de ustedes lloraron viendo la Vida es bella. Ja.

Ya dejen de jorobar y respeten las opiniones. Sino vayan a opinar al blog de Cipriani.

Anónimo dijo...

Lamento mucho decirte que tu argumentación sigue siendo muy pobre. Lamento mucho también que hayas pasado por historias terribles con los curas donde estudiaste. No eres el único que lo ha vivido. Hay miles desperdigados por el mundo como esos degenerados de tus desgraciadas experiencias. En mi colegio, que también era de curas españoles, los pendejos salían con mujeres y hacían barbaridad y media, mientras nos exigían guardar castidad o cuidarse que aparecieran pelos en las manos e ir a misa todos los viernes, previa confesión obligada. Pero esos hechos no han alterado para nada mi fe cristiana. Quien sabe esos curas jamás conocieron la calle porque desde adolescentes eran sometidos a los conventos de sus tierras, y cuando emigraban quien sabe se sentían liberados. Si le agregas a ello que mi colegio era uno de los mejores pagados de mi tierra, te topas con que además de ser españoles pintones tenían bastante plata en el bolsillo. O sea, imagínate a las hembritas (que generalmente eran de origen humilde y quien sabe sin suficiente educación) rompían toda regla ocultándose agazapadas en alguna discoteca con su curita español. Repito, par a mí eso solo es un episodio de la vida muy reprochable de esa comunidad religiosa encargada de educar a los hijos de parte de la elite de mi tierra, pero su doble moral disimulaba el latrocinio. Y no eran todos, no creas. Esos dos o tres pendejos hicieron de las suyas y hoy me avergüenzo contando esta historia. Lo que critico es tu punto de vista sesgado y resentido, como si los hechos de tu vida pasada, que evidentemente marcaron la marcaron, te hayan llevado a cambiar tus propias convicciones y creencias. Comprendo que hayan muchos como tú en este mundo y quizás ese sea uno de los principales motivos de deserción moral de los feligreses de la religión católica que millones como yo profesan en este mundo pero, por más duro que sea reconocerlo, ningún hecho de esa naturaleza puede borrar de un plumazo la existencia de un ser supremo que existe de antemano. No termino de comprender que quieres decir cuando afirmas que porque eres administrador sabes lo que dices. Repito. Tus argumentos me parecen bastante débiles, pobres y sumamente subjetivos, y no me convencen, ni creo a nadie, así seas, repito, administrador, genio, cura o el rey de roma y menos si afirmas con errada convicción tus cuatro falsas premisas, tales la debilidad, la ociosidad, la hipocresía y la ignorancia como razones por las que el hombre cree en Dios y en un ser supremo, por más que pases los videos que quieras.

Anónimo dijo...

No creo que nadie este jorobando la opinión de nadie en este foro de discusión abierto y hasta ahora tolerante. Si se permiten insultos y vejámenes, porqué no podría un creyente expresar su opinión en contraria. ¿O es que alguien pretende convertirlo en una cueva de renegados anti católicos o anti cristianos? Estamos en el siglo XXI, no en la época de las cruzadas.

Anónimo dijo...

No creo que nadie este jorobando la opinión de nadie en este foro de discusión abierto y, hasta ahora, tolerante. Si se permiten insultos y vejámenes, porqué no podría un creyente expresar su opinión contraria. ¿O es que alguien pretende convertirlo en una cueva de renegados anti católicos o anti cristianos? Estamos en el siglo XXI, no en la época de las cruzadas.

Aquiles Martin dijo...

sí pes ya veo, como se ve que extrañan la hoguera para quemarnos.

B dijo...

Estimado Sr. Rosario Ubarnes:
Está perfecto que el sacerdote quiera creer lo que le dé la regalada gana y lo defienda como verdad absoluta, pues la última vez que chequeé, este seguía siendo un mundo libre. Es usted el que no entiende que al ponerse en la misma posición contraria, se está rebajando a ese nivel de entendimiento ciego.
Y a los sacerdotes se les debe llamar doctores, pues todos han estudiado teología y se les debe tratar según el grado académico profesional que han alcanzado. Así como a un abogado se le llama doctor y a un contador, licenciado.
Su argumento nace de observar al humano de una manera superficial. Como usted mismo lo dice, analiza sus sentimientos y conductas. La neurología ha ido un poco más allá y ha logrado demostrar que eso que usted hace no es suficiente, traspasando los límites de la psicología y de la antropología, para llegar a la conclusión de que la fe nace en el cerebro, como lo hace así la necesidad de sexo que tenemos todos los seres humanos. Es un instinto más.
Es una parte del cerebro que maneja una necesidad primaria y es por esta misma que la gran mayoría de seres humanos sentimos que necesitamos una fe, sea cual sea.
Pero el cerebro es un enigma y así como existen homosexuales que no tienen la necesidad primaria de perpetuar la especie, existen los ateos que no necesitan de fe para vivir en paz consigo mismos. Y por eso no tiene nada de malo ser ateo, así como no tiene nada de malo ser homosexual.
Resulta absurdo que usted diga que según sus apreciaciones tan elementales ha deducido que dios no existe. Es como observar una secuencia de A a B y decir muy alegremente que la conclusión es Pi.
En su percepción, no puede haber COMPROBADO más allá de una duda razonable la no existencia de ningún dios.
Y no me mal entienda. Yo sé que los seres humanos hemos adorado al Sol y a la Luna desde los inicios de la era paleolítica, que el hombre ha creado innumerables dioses a diestra y siniestra desde hace miles de años. Eso no se lo puede discutir nadie.
Lo que le puedo discutir es la base de la conclusión a la que dice haber llegado, pues no ha seguido ningún método científico y por lo tanto, no pasa de ser una simple hipótesis.
Así como lo es la existencia de Dios.
Si fuera tan fácil demostrar la no existencia de dios, si fuera tan fácil como demostrar la Ley de la Gravedad, no existirían las religiones hace RATAZO.
Ni una.
Por eso es que mantengo que la existencia de dios es una trampa lógica, por el concepto intrínseco que lo enmarca: NADIE puede comprobar la existencia o no existencia de algo tan abstracto.
Toda creencia religiosa es cuestión de fe.
Por eso es que me parece que sus apreciaciones colindan con lo absurdo. Si quiere discutir temas tan importante como lo perjudicial que puede llegar a ser el fundamentalismo religioso o el gran negocio que son las iglesias, respete a los creyentes que no le hacen daño a nadie e identifíquese simplemente como un no creyente, no como alguien que ha comprobado y puede demostrar la no existencia de dios.
Hasta que pueda hacerlo. Los que no creemos, lo esperaremos.
PS: No le hago "caso" a la Wikipedia, tan sólo la tomé como referencia para ilustrar un bosquejo de los dos dioses que parodian a las religiones monoteístas, creados para contrarrestar la educación del creacionismo teocéntrico en las escuelas.

B dijo...

Sr. Rosario, releyendo sus comments y analizando las razones que expone como causantes de que una persona crea en dios, puedo concluir que:

Debilidad: Tan humana como la debilidad del ser humano ante el hambre, el sueño o el sexo. El hombre es un ser débil por naturaleza. Tiene razón en esto, pero es demasiado obvio.

Ociosidad: No. Ser un buen católico y vivir bajo toda esa cantidad de reglas debe ser extenuante. Tanto como ser un monje budista o un rabino. Es más, si es por la cantidad de esfuerzo, yo no creería en dios por la misma razón: mucha chamba.

Hipocresía: No entiendo qué tiene que ver esta característica que todos los humanos tenemos (en mayor o menor grado) con la fe en un dios. Mientras más creyente, más hipócrita? No existen ateos hipócritas? No veo la relación.

Ignorancia: Este aspecto es el más ambiguo, pues los países más pobres, y por lo tanto más ignorantes, son los que tienen la mayor cantidad de creyentes. Sin embargo, muchas de las mentes más brillantes de la historia creen en un dios. Ergo, uno puede ser una lumbrera y ser creyente a la vez: again, es cuestión de fe.

Conclusión: Estos referentes son muy debiluchos.

Alfonso Espinola dijo...

Pedro Rosario dice ... con este suman 25 (36) comentarios. Jamás creí lograr tanto. No sé si sea un reconrd para "César Hildebrandt. Blogger" pero lo es para mí... Bueno, primero, creo que todo debate y confrontación de ideas es saludable, aún si hay excesos, por el fragor mismo de lo que se llama la imposición inconsciente. A lo que iba, si al Señor Rosario - quien escribía en un blog en donde destilaba odio y rencor y no se podía contestarle - le sorprende que 36 comentarios son un récord ( así se escribe Don Rosario ), vaya y dese una vueltecita por los blogs de "busco novio" o "busco novia" de "El Comercio" o si quiere uno que no tiene dependencia de nadie "el blog de pepe derteano" y se sentirá muy disminuido. Sin embargo le deseo a Don Rosario y a todos los que han escrito este alegre "ida y vuelta", un año nuevo lleno de satisfacciones, de logros personales y de mayores discusiones. Qué bueno es ese sacerdote que sale con el "colorao" en RBC ??. Un verdadero teólogo. Lo malo es que no recuerdo su nombre. Deberían invitarlo para que nos brinde su opinión.

Anónimo dijo...

Veo que este ping pong , además de captar la atención y aumentar visitas, lo cual es loable para quien gusta de expresar sus ideas para discutirlas, levanta alaridos en todos los rincones de la cancha. Ya ves tú que comienzan a perder los papeles cuando, copiando información que ya existe sobre la red, intentan probar lo improbable con leña de su propio fogón. Cerentes de argumentos sólidos, menos, propios, recurren a la simplicidad de otros para hacer campaña contra la fe Católica. No es contra otras religiones, es contra los católicos su lucha vedada. Plagian sus enredos y son unos lerdos desbalijando ideas de otros, retransmitiéndolas salpicadas de sus iras hacia un Dios en el que no creen, y menos, que no entienden. Su irrespeto por los valores cristianos los lleva a dogmatizar los suyos señalando con necio quebranto que la ociosidad, la hipocresía, la ignorancia y la debilidad, actitudes negativas de las que ellos más bien hacen gala, son las razones por las que el Hombre cree en un ser supremo, o que los católicos, porque es contra ellos su desprecio, creen en el Dios que creen. Y si le agregas el absurdo de que porque se pertenece a una actividad específica de la vida se es capaz de explicar razonablemente cada uno de esas absurdidades sin lograrlo, caemos en el mismo hoyo de su chabacanería.

HUMANO 666 dijo...

Señor Pedro Armando:
Usted está armando la "trocatinta"
Le voy a se más claro: "Yo no puedo negar la existencia de Dios, pero tampoco puedo afirmarla", esa sentencia es incluso de científicos más respetados.
Aveces hay que dejar que la gente crea para que encuentren consuelo ante lo efímero de la vida ¿Qué pasaría si los pueblos de la tierra dejaran de creer en algo?¿Si de pronto quedaran libres de su opio?
Yo simplemente he optado por vivir en la incertidumbre, en la eterna duda.
En cuanto el negocio de la fe, respondo ¿No es verdad que la ciencia es la base del comercio moderno?¿Quienes inventan esas maravillosas maquinas de la guerra si no los científicos?¿Quienes diseñaron y perfeccionaron las armas atómicas?¿Quienes andan por el mundo coleccionando virus para la próxima guerra viral?¿Quienes echan sobre la población químicos y experimentan con alimentos modificados genéticamente?¿Quienes fabrican esos aparatejos de TV mercado? Pues los científicos, entonces son igual de mercaderes de la muerte como los fundamentalistas religiosos, al menos la gran mayoría de ellos.
La ciencia sin moral, es decir la ciencia por la ciencia, es tan peligrosa como la política sin ética, es por este sólido motivo que es vital una religión, por que la religión no solo está vinculada a las cosas de Dios y el dogma, que es su lado nocivo, su lado bueno es que ve el comportamiento humano, pero la religión al igual que la ciencia está manejada por los intereses de estado, de poder.
La única solución es un gobierno mundial, y un concilio que abarque a todas las religiones de la tierra, es evidente que para tal utopía, propuesta por Einstein, muchas sangre va a correr bajo el río, mucha gente se va a oponer a renunciar a su libertad, a su dogma, a sus privilegios, ya verá como se suceden las guerras, los mismos científicos ponen la fecha aproximada de 50 años.
¿No le parece raro que en la actualidad los estados del primer mundo sigan desarrollando armas?
La verdadera lacra del mundo son los gobiernos nacionalistas, los nazis, que curiosamente a estos finales de la era del petroleo vuelven a cantar su vieja lucha, la búsqueda del super hombre en la guerra, en la contienda entre las razas del mundo, la ley primitiva del más fuerte.

Anónimo dijo...

Rosario: Las mentiras, odios y desprecios no te permiten ser objetivo, siquiera mínimamente, sobre todo cuando las pesadillas de tu infancia han enturbiado notoriamente tu mente. Copiar barbaridades anti católicas de la salmuera de terceros para hacer catarsis de tus demonios con los cuales desayunas, almuerzas y cenas no es más que el resultado evidente de tu mala fe, de tu intolerancia y de tu poca apertura a concepciones del mundo diferentes a las tuyas.

Pedro Armando Rosario Ubarnes dijo...

Será imposible, como en oportunidades anteriores, responderle a cada uno.
Vamos por partes:
LOS COMENTARIOS Y LE NÚMERO DE ELLOS.
Francamente NUNCA eh leido ninguno de los blogs que señalas. Leo, sí, blogs del extranjero que como dije superan los 200 ó 300 comentarios.
LA IGNORANCIA, HIPOCRESIA, DEBILIDAD Y LA OCIOSIDAD.
Digo que sy administrador de profesion y que esto me permite conocer un poco más la realidad pues ANTES DE LANZAR CUALQUIER PRODUCTO AL MERCADO se hace un estudio del mismo. Antes de lazar un celular (si éstos no existieran) tendría que INVESTIGARSE si exite o no la NECESIDAD DE COMUNICACIÓN. Si ésta NO EXISITIERA entonces lanzar al mercado LOS CELULARES sería un GRAN FRACASO.
Con Dios se similar. Dios es un producto que vende y a grandes escalas. Pero para saber si este producto tendrá exito tiene que saberse si el ser humano lo necesita. Allí entran LA HIPOCRESIA, LA DEBILIDAD, LA IGNORANCIA Y LA OCIOSIDAD.
DEBILIDAD: el ser humano es DEBIL por naturaleza. El ser humano NECESITA SENTIRSE PROTEGIDO, necesita saber que puede acudir aun ser supremo que lo ayude.
IGNORANCIA: la gente tiene menos conocimientos, razón por la que es más facil de ser comvencida de algo.Es por esta razón que politicos como Fujimori tienen tanta fuerza en los sextores más pobres de país.
OCIOSIDAD: Cuestra trabajo averiguar de cómo apareció el universo o cómo aparecio el hombre en la tierra y es muy incomodo vivir con esas inquietudes. La mejor forma de aliviarlas es decir DIOS LO HIZO TODO. Así ya no habrá que investigar ¿para quye hacerlo? si ya sabemos que Dios lo hizo todo.
HIPOCRESIA: con la hipocresia la gente NO CREE EN DIOS, FINGE que cree en él pues "se ve bien" estar cerca al supremo hacedor.
NUNCA ESTUDIÉ EN UN COLEGIO DE SACERDOTES. Por si acaso. "Dios" me libre.
Me volvidaba. Alguien dice que yo tenía un blog donde escribia lleno de ira y que no se podia responder. Bueno, no recuerdo que no se haya podido responder. En la segunda vercion -que tuve que dejarla por razones de tiempo- efectivamente, no sepodia contestar pues habia un problema con el codigo HTML.
Siento mucho no poderle responder a todos pero desde mi último comentario se han añadido 11 más.
Y respecto a los errores ortograficos, hallé uno. Faltaba una tilde. Voy por la mitad. Ahora, si tanto te molestan mis faltas ortograficas pues te agradeceria me las señales. Quizá por la rapidez y el poco tiempo que tengo no las estoy hallando.
Saludos y feliz año nuevo.

Pedro Armando Rosario Ubarnes dijo...

Ah. Yo nunc puse estos videos. Lo sugerí. Pero no los puse no administro este blog, al punto que no sabian cuál era el número maximo de comentarios que éste había regiistrado.

Gracias.
-----------------------------------
Si yo administrara este blog le retiria esa palabra clave que se tiene que poner antes de subir un comentario y que me tiene aqui hace bastante rato.

Anónimo dijo...

No tienes un error ortográfico, tienes machismos, por si no lo has notado todavía. Pero ese no es el punto. Para alguien que escribe en un Blog y se dice administrador de empresas, llama severamente la atención la pobreza de tus argumentos y lo mal que manejas el idioma castellano.

Anónimo dijo...

Y qué pasò con Rosario? Se quedò dormido mientras buscaba màs basura para publicar?

B dijo...

Tampoco ataquen, Anónimos, contonterías del tipo si el Sr. Rosario fue a un colegio de curas o no, esas son tonterías que rebajan el debate. Creo que todos estamos hablando acá no para pelearnos sino para comunicar nuestras ideas y llegar a un punto de entendimiento mutuo. Yo, en lo personal me estoy enriqueciendo con puntos de vista que no había tomado en cuenta antes.
Lo de debilidad es cierto, pero es demasiado obvio y no vale la pena ni mencionarlo.
Lo de la ignorancia... a medias: si hace un mapa de las religiones en el mundo, los países más pobres y, por lo tanto más ignorantes, son los que tienen más creyentes. PERO, existe gente con una educación mejor que la suya y la mía que no tienen un pelo de ignorantes y son muy religiosos y tienen mucha fe. No todo es blanco y negro, hay matices en esto y no puede ser una afirmación de verdad absoluta.
Ociosidad: Cuesta trabajo averiguar un montón de cosas, pero el ser humano siempre las va a buscar. Si el ser humano no tuviese la sed de conocimientos que tiene, seguiríamos creyendo que la Tierra es el centro del universo.
Hipocresía: No sé de sus experiencias, pero no conozco a NADIE bajo la descripción que describe. Conozco a mucha gente hipócrita, pero nunca a ese nivel.
Usted describe un lado de la historia, un enfoque sesgado, no quiere ver la big picture cuando puede hacerlo.
Feliz año a Ud. también y a su familia.

Anónimo dijo...

Aca no hay debate serio si Rosario pretende ser el dueno de la verdad, y menos, si insulta a los Catòlicos y menos si retransmite lo que yo y cualquier catòlico considera basura.Yo, Catòlico practicante y confeso, no lo acepto.

Pedro Armando Rosario Ubarnes dijo...

A los primeros anonimos:
Basuta para publicar?? creo que con Dios y la fe cristiana tengo 10 rellenos sanitarios. Para qué más, digo yo.
En fin. Vamos a lo otro: no es necesario ser ignorante, hipocrita, debil y ocioso a la vez. Basta uno de los cuatro: una persona puede ser muy culta pero puede ser DEBIL.
La ociosidad la vemos a diario y si el ser humano ha hecho esfuerzo alguno a lo largo de la historia ha sido para evitarse un esfuerzo mayot.
La hipocresia también salta a la vista. Es muchas veces la gente más creyente la más hipocrita. Conozco un sinfin de casos.
Al último anonimo. A mí la verdad me imprta un cuerno que no aceptes la realidad: dios no existe. Puedes vivir engañado. Ese es asunto tuyo. La cosa pasa porque hay mucha gente -dentro de los cuales deseo inclulrme- que ya nos hemos dado cuenta de que Dios es una farsa. Por mi domicilio hay 6 iglersias, una catolica y el resto son evangelicas. Para el año que viene pienso abrir un negocio NO NIEGO la posibilidad de abrir una iglesia ya que segun veo hay gente que se niega a ver la verdad, cosa que debe ser aprovechada para el lucro correspondiente. Lo mejor es el hecho que Dios tiene un costo CERO de produccion ¿que signifia esto? que todo ingreso es de por sí una ganancia.

Gracias y saludos tambien por año nuevo.

PD. Si no señalas mis posibles errores ortograficos NO TE HARÉ MAYOR CASO. Como dike, encontré uno hasta la parte de "la explicación", de allí en adelante aun no lo eh revisado.

Pedro Armando Rosario Ubarnes dijo...

Acabo de obtenet un dato muy interesante. Para quienes hablan de personas famosas que creen en dios led digo que en el Perú la gente de mayor potencial intelectual es AGNOSTICA:
César Hildebrandt.
Marco Aurelio Denegri,
Martha Hilebrandt.
Guillermo Giacosa.
Mario Vargas Llosa.
¿Y quienes son los personajes famosos de Perú que creen en Dios?
Dos que me acuerdo:
"Tongo" y Susy Diaz.
Feliz año nuevamente. Seguamente muchos lo celebrarán con los lideres intelestuales que acabo de mencionar (los creyentes, digo).

Anónimo dijo...

Que bajo eres viejo. Pobres diablos como tu hay por todos lados. Que pases un feliz ano nuevo y que te vaya muy bien en ese negocio que mencionas.

Anónimo dijo...

Catòlicos?.....Muchos viejo. Te menciono algunos para que te culturises un poquito màs: Basadre, Porras Barrenechea, Belaunde Terry, Garcia Rada, el Padre Gutierres, Perez De Cuellar y muchos pero muchos màs

Anónimo dijo...

Católicos?.....Muchos viejo. Te menciono algunos para que te culturices un poquito más: Basadre, Porras Barrenechea, Belaunde Terry, García Rada, el Padre Gutiérrez, Pérez De Cuellar y muchos pero muchos más

Anónimo dijo...

Me quito el sombrero por el mejor de los escritores del Perú y del mundo, mi paisano, el más humilde de los seres que yo haya visto en mi vida: Mario Vargas Llosa. A toda honra. Un agnóstico que respeta todas las creencias. Y, aunque no quiero hacer comparaciones con otros agnósticos respetables. Mario jamás se hubiera atrevido a vituperar de nosotros los católicos. Es decir, humano666, ten más cuidado con tus mediocres comparaciones

Anónimo dijo...

Esta conversación ya queda un poco viciada con tanta necedad de Rosario y Humano666, émulos incondicionales de su majestad Hildebrandt, de sus pesadillas y de su agnosticismo. Solo una pregunta: Para Uds. cuando afirman que la ignorancia, la debilidad, la ociosidad y la hipocresía son las razones por las que el hombre como especie cree en Dios, me pueden decir, uno administrador de empresas y el otro artista o sabe Dios qué, cómo es que la cosmología explica al mundo, donde queda la metafísica, donde la filosofía, donde la teología y sus grandes representes y pensadores y dónde la metafísica, etc.? Uds. han reducido el conocimiento a cuatro premisas desde todo punto de vista falsas. ¿Es que siguen considerando a este blog un espacio para carneros ignorantes, hipócritas, débiles al extremo, y ociosos, como Uds.?

Pedro Armando Rosario Ubarnes dijo...

Uo no uedo hablar por otras personas y cuando me referia a personas intelectuales que NO CREEN en Dios me referia a gente que está VIVA y como (casi) todos esos que mencionas que hace años ya fallecieron. Debe ser que hay pocos creyentes en Dios de mediano nivel intelectual que estén vivos.
Ayer me pasaron otro dato:
HAY MUCHA GENTE QUE NO CREE EN DIOS O QUE ES INDIFERENTE A SU EXISTENCIA pero que defiente esta creencia dado que les es bastante rentable apesar de no ser sacerdotes o pastoree, dado que la iglesia catolica promueve muchos a LOS SANTOS PATRONES. Ellos tienen una fecha determinada en la que se les celebra, día en el cual siempre hay un grupo de personas que organizan una ceremonia en base a él. Esta ceremonia ES MUY RENTABLE razón por la que si un día se cae la idea de Dios se cae también su negocio.
En fin. Saludos y gracias.

Anónimo dijo...

Me haces reir Rosario.Que poco nivel tienes.

Aquiles Martin dijo...

uno más, alan garcía también dice ser católico XD

Aquiles Martin dijo...

Señor Orlac, en serio la carta tiene un montón de horrores ortográficos y comas mal ubicadas, intenté corregirlo pero me dio flojera jojojo, y eso que soy muy escéptico.

Otros dos agnósticos más que aún siguen vivos: José Saramago y Roberto Benigni

Aquiles Martin dijo...

José Saramago: El "factor Dios"

En algún lugar de la India. Una fila de piezas de artillería en posición. Atado a la boca de cada una de ellas hay un hombre. En primer plano de la fotografía, un oficial británico levanta la espada y va a dar la orden de disparar. No disponemos de la imagen del efecto de los disparos, pero hasta la mas obtusa de las imaginaciones podrá 'ver' cabezas y troncos dispersos por el campo de tiro, restos sanguinolentos, vísceras, miembros amputados. Los hombres eran rebeldes. En algún lugar de Angola. Dos soldados portugueses levantan por los brazos a un negro que quizá no este muerto, otro soldado empuña un machete y se prepara para separar la cabeza del cuerpo. Esta es la primera fotografía. En la segunda, esta vez hay una segunda fotografía, la cabeza ya ha sido cortada, esta clavada en un palo, y los soldados se ríen. El negro era un guerrillero. En algún lugar de Israel. Mientras algunos soldados israelíes inmovilizan a un palestino, otro militar le parte a martillazos los huesos de la mano derecha. El palestino había tirado piedras. Estados Unidos de América del Norte, ciudad de Nueva York. Dos aviones comerciales norteamericanos, secuestrados por terroristas relacionados con el integrismo islámico, se lanzan contra las torres del World Trade Center y las derriban. Por el mismo procedimiento un tercer avión causa daños enormes en el edificio del Pentágono, sede del poder bélico de Estados Unidos. los muertos, enterrados entre los escombros, reducidos a migajas, volatizados, se cuentan por millares.
Las fotografías de India, de Angola y de Israel nos lanzan el horror a la cara, las victimas se nos muestran en el mismo momento de la tortura, de la agónica expectativa, de la muerte abyecta. En Nueva York, todo pareció irreal al principio, un episodio repetido y sin novedad de una catástrofe cinematográfica más, realmente arrebatadora por el grado de ilusión conseguido por el técnico de efectos especiales, pro limpio de estertores, de chorros de sangre, de carnes aplastadas, de huesos triturados, de mierda. El horror, escondido como un animal inmundo, espero a que saliésemos de la estupefacción para saltarnos a la garganta. El horror dijo por primera vez 'aquí estoy' cuando aquellas personas se lanzaron al vacío como si acabasen de escoger una muerte que fuese suya. Ahora, el horror aparecerá a cada instante al remover una piedra, un trozo de pared, una chapa de aluminio retorcida, y será una cabeza irreconocible, un brazo, una pierna, un abdomen deshecho, un tórax aplastado. Pero hasta esto mismo es repetitivo y monótono, en cierto modo ya conocido por las imágenes que nos llegaron de aquella Ruanda de un millón de muertos, de aquel Vietnam cocido a napalm, de aquellas ejecuciones en estadios llenos de gente, de aquellos linchamientos y apaleamientos, de aquellos soldados iraquíes sepultados vivos bajo toneladas de arena, de aquellas bombas atómicas que arrasaron y calcinaron Hiroshima y Nagasaki, de aquellos crematorios nazis vomitando cenizas, de aquellos camiones para retirar cadáveres como si se tratase de basura. Siempre tendremos que morir de algo, pero ya se ha perdido la cuenta de los seres humanos muertos de las peores maneras que los humanos han sido capaces de inventar. Una de ellas, la mas criminal, la mas absurda, la que mas ofende la simple razón, es aquella que, desde el principio de los tiempos y de las civilizaciones manda a matar en nombre de Dios. Ya se ha dicho que las religiones todas ellas, sin excepción, nunca han servido para aproximar y congraciar a los hombres, que, por el contrario, han sido y siguen siendo causa de sufrimientos inenarrables, de matanzas, de monstruosas violencias físicas y espirituales que constituyen uno de los mas tenebrosos capítulos de la miserable historia humana. Al menos en señal de respeto por la vida deberíamos tener el valor de proclamar en todas las circunstancias esta verdad evidente y demostrable, pero la mayoría de los creyentes de cualquier religión no solo fingen ignorarlo, sino que se yerguen iracundos e intolerantes contra aquellos para quienes Dios no es mas que un nombre, nada mas que un nombre, el nombre que por miedo a morir le pusimos un día y que vendría a dificultar nuestro paso a una humanización real. A cambio nos prometen paraísos y nos amenazan por infiernos, tan falsos los unos como los otros, insultos descarados a una inteligencia y a un sentido común que tanto trabajo nos costo conseguir. Dice Nietzche que todo estaría permitido si Dios no existiese, y yo respondo que precisamente por causa y en nombre de Dios es por lo que se ha permitido y justificado todo, principalmente lo peor, principalmente lo mas horrendo y cruel. Durante siglos la inquisición fue también como hoy los taliban, una organización terrorista dedicada a interpretar perversamente textos sagrados que deberían merecer el respeto de quien en ellos decía creer, un monstruoso connubio pactado entre la Religión y el Estado contra la libertad de conciencia y contra el mas humano de los derechos: el derecho a decir no, el derecho a la herejía, el derecho a escoger otra cosa, que solo eso es lo que la palabra herejía significa.
Y, con todo. Dios es inocente. Inocente como algo que no existe, que no ha existido ni existirá nunca, inocente de haber creado un universo entero para colocar en el seres capaces de cometer los mayores crímenes para luego justificarlos diciendo que son celebraciones de su poder y de su gloria, mientras los muertos se van acumulando, estos de las torres gemelas de Nueva York y todos los demás que, en nombre de un Dios convertido en asesino por la voluntad y por la acción de los hombres, han cubierto e insisten en cubrir de terror y sangre las paginas de la Historia. Los dioses, pienso yo, solo existen en el cerebro humano. Prosperan o se deterioran dentro del mismo universo que los ha inventado, pero el 'factor Dios', ese, esta presente en la vida como si efectivamente fuese dueño y señor de ella. No es un dios, sino el 'factor Dios' el que se exhibe en los billetes de dólar y se muestra en los carteles que piden para América (la de Estados Unidos, no la otra...) la bendición divina. Y fue en el 'factor Dios' en lo que se transformo el dios islámico que lanzo contra las torres del World Trade Center los aviones de la revuelta contra los desprecios y de la venganza contra las humillaciones. Se dirá que un dios se dedico a sembrar vientos y que otro dios responde ahora con tempestades. Es posible, y quizá sea cierto. Pero no han sido ellos, pobres dioses sin culpa, ha sido el 'factor Dios', ese que es terriblemente igual en todos los seres humanos donde quiera que estén y sea cual sea la religión que profesen, ese que ha intoxicado el pensamiento y abierto las puertas a las intolerancias mas sórdidas, ese que no respeto sino aquello en lo que manda creer, el que después de presumir de haber hecho de la bestia un hombre acabo por hacer del hombre una bestia.
Al lector creyente (de cualquier creencia...) que haya conseguido soportar la repugnancia que probablemente le inspiren estas palabras, no le pido que se pase al ateismo de quien las ha escrito. Simplemente le ruego que comprenda, con el sentimiento, si no puede ser con la razón, si hay Dios, hay un solo Dios, y que en su relación con el, lo que menos importa es el nombre que le han enseñado a darle. Y que desconfíe del 'factor Dios'. No le faltan enemigos al espíritu humano, mas ese es uno de los mas pertinaces y corrosivos . Como ha quedado demostrado y desgraciadamente seguirá demostrándose.

Aquiles Martin dijo...

Discurso contra Dios
(Roberto Benigni)


Quiero hacer un breve paréntesis con relación a la economía divina. Nuestro Señor, creo, podía habernos ayudado desde el principio. Yo creo en él, porque nunca se sabe. Total si existe, existe, y si no existe, no jode. Pero si existe, digo: somos cinco mil millones de personas ¡con todos los planetas que hay tenía que meternos a todos en éste! Es como si un padre tuviera veinte hijos y un edificio de cincuenta pisos y decidiera encerrarlos a todos en el garage. ¿De qué estamos hablando? Nos tendría que haber ubicado un poco mejor.

Pero no, Nuestro Señor es un capitalista, y todos estos planetas son un abuso. Pura especulación planetaria. De hecho, cuando Galileo los descubrió, el Papa lo hizo arrestar enseguida. Lo hizo pasar por idiota y le dijo:¿Cómo es ése asunto de que la Tierra gira?". Galileo dijo: "Es la Tierra la que gira alrededor del Sol, y no como dicen ustedes". Entonces el Papa dijo: "¿Pero éste es idiota? ¿Vieron alguna vez una casa girar alrededor de la estufa?".

Naturalmente, además de crear a los hombres, Dios ha construido a los animales, los vegetales y los minerales: un quilombo tan grande que ya no se entiende nada. Pero cuando los hombres se enojan, viene el diluvio universal. Después, Noé tiene tres hijos: Sem, Cam y Jafet. Los tres son hombres y dan lugar a las distintas razas. Al rato, Dios lo llama a Moisés y le dice cuáles son las cosas que se pueden hacer y cuáles las no.

Las cosas que se deben hacer son los diez mandamientos; las que no se deben hacer son los siete pecados capitales. Ahora bien, yo estudie bien esos siete pecados capitales y son las cosas más abominables del mundo. Y Dios las hace todas. La soberbia, por ejemplo: si hay alguien soberbio, ése es Él, el ser perfectísimo, poderosísimo, presentísimo. "Comparado conmigo", dice, "Nembo Kid es un imbécil y a Buda lo saco de taquito". Hace falta un poco más de humildad. El mismo nombre Dios. Hubiese elegido un nombre más humilde. Hubiese dicho: "Soy Guido, no habrá otro Guido más que yo". O si no: "Ayúdense entre ustedes, que Guido los ayuda a todos". O "Llueve porque Guido quiere". Si fuese más humilde sería más simpático.

La ira: no hay nadie que se enoje más que él. ¿Adán y Eva arrancaron una manzana? Madre mía, se enojó como un loco. "¡Fuera! ¡Tu trabajarás con el sudor de tu frente! ¡Tú parirás con dolor! ¡Fuera!". Una manzana yo me la pago, no hay porque enojarse de esa manera. Está bien, incluso admito que uno se puede enojar por una manzana, pero después se le pasa. ¡Ah! No, a Él no se le pasó. Van dos millones de años y nos seguimos bautizando por culpa de esa manzana.

La lujuria: no quiero entrar en asuntos privados, pero somos todos hijos suyos, ¿o no? Somos cinco mil millones de personas, ¿o no?

La avaricia: no hay nadie más avaro que Él. Al pueblo elegido -los judíos- les prometió un pedazo de tierra hace dos millones de años. "Si, aquella tierra se las prometí, pero nunca dije que se las iba a dar". ¿O sí?

Los diez mandamientos. Ésa si era una buena idea. Sólo que los hizo a favor del rico. Convengamos que es más fácil ir al infierno para los pobres que para los ricos. Por ejemplo, a Agnelli, el dueño de la Fiat, con todo el dinero que le han dejado, le dicen: "Honra al padre y a la madre" ¿Y que va a decir? "Gracias madre, gracias padre. Cuando mueran agarro todo yo".

O no desear las cosas de los demás. También es algo muy fácil para Agnelli, porque si todo es suyo ¿qué va a desear?

En suma: Nuestro Señor debería ocuparse un poco más de los problemas del proletariado. Porque nuestro creador no consiguió que nos insertáramos en el mundo moderno de manera homogénea. Él podría conseguir enseguida que estuviéramos mejor. Tomemos los inventos, por ejemplo. ¿Por qué no nos hizo descubrir enseguida la calefacción, evitando que mil millones de personas murieran de frío en el pasado? ¿No podía? Creó a Adán, tomó una costilla suya e hizo a Eva. O sea, que bien podía agarrar, no sé, una oreja de Eva y hacer una estufa. Así quedaban los hombres con una costilla menos y las mujeres sin una oreja, y aunque hubiese hecho falta gritar un poco, habríamos estado un poco mejor, ¿no?

Durante siglos se comió carne cruda y hubo miles de virus. ¿No podía ayudarnos a descubrir antes la penicilina y los antibióticos? No, prefirió esconderlos en los hongos. Y eso es tener una mentalidad de revista de crucigramas.

¿A quién se le ocurre ir a buscar los antibióticos en los hongos? Hay gente que los buscó durante toda su vida y no los pudo encontrar.

Es como si yo les escondiera el jabón a mis hijos: van a lavarse, no lo encuentran, entonces se agarran tifus y cólera, y se mueren. Al final, para divertirme, les digo: "¿Saben a dónde había metido el jabón? Debajo de la toalla, ja, ja, ja". Pero ellos ya están muertos. Entonces, ¿qué nos quiere decir con eso? Nos quiere decir: "Soy Dios y me cago en ustedes".

Anónimo dijo...

Es bien aburrido hablar con gente que se dedica a copiar textos y a poner ejemplos ridìculos y plagiados

Anónimo dijo...

Ahora resulta que no hay intelectuales catòlicos vivos sobre esta tierra. NO hagas chistes pesados armando rosario. Te recomiendo que cambies de tema. En esta cruzada contra los catòlicos que odias estan desfazado

Pedro Armando Rosario Ubarnes dijo...

Bueno. Sin duda el tema de Dios es doloroso para muchos pues sería reconocer que estuvieron engañados toda la vida.
En paises desarrollados Dios está -como deberia hacerce en el mundo entero- siendo enviado al tacho de la basura. http://www.mundocristiano.tv/index.php?option=com_content&task=view&id=2164&Itemid=57
Lamentablemente en nuestro contienente esos sentimientos de esperanza basados en la nada aun estan muy vivos y parece que desarraigarlos será cuestion de años o talvez siglos.
Traté de abrirles los ojos pero si no está en vuestra voluntad abrirlos, lamentablemente, seguirán enañados.
Saludos.
Atte.
Pedro Armando Rosario Ubarnes.

Pedro Armando Rosario Ubarnes dijo...

Hay un debate montadoe n internet que nada tiene que ver conmigo pero igual les recomiendo que lo vean:
http://www.youtube.com/watch?v=3EBJnxcSLMQ
Dudo mucho poder seguir contestado dado que estaré viendo otro tema que ya estará saliendo proximamente.

Anónimo dijo...

Sin anónimos de influir sobre nadie, a todos los agnósticos que despotrican de las creencias y la fe religiosas, les recomiendo este excelente libro: «Fe y razón», de Juan Pablo II. Uno de los tantos que este extraordinario hombre escribió en el transcurso de su extraordinaria vida. Este libro quién sabe te permita entender, solo a entender, la compatibilidad que existe entre la fe y la razón y el porqué de la existencia, en este y todos los tiempos, de tantos pero tantos intelectuales y científicos católicos y de todos los credos, EN EL PERÙ y el mundo entero -a pesar de estar tan cerca de los avances científicos tecnológicos y del pensamiento-, que creyeron creen y siguiràn creyendo en un Dios o en un ser supremo. Solo una cosa más: Karol Wojtyla luchò de desde su trinchera contra la ocupación nazi y la posterior invasión soviética de su amada Polonia, y gracias a su marcada influencia, a la caída del régimen comunista en la URSS y sus satélites post-guerra. Después, dale una ojeada, si te queda tiempo, a «Memoria e Identidad, otro de los tantos libros del mismo autor. Quién sabe, no lo sé, a partir de ese momento tengas las herramientas, o por lo menos las ideas, para respetar razonablemente la memoria y la inteligencia de este gran Filósofo de la modernidad.

B dijo...

Es muy soberbio proponerse "abrirle los ojos" a alguien.
Eso no es abrirle los ojos a nadie, eso es tratar de que otra persona tenga el mismo punto de vista de uno, cambiando su forma de pensar individual.
Que cada quien crea en lo que le da la gana, mientras no le haga daño a nadie, todos tenemos el derecho humano de libertad de credo y de pensamiento.
Y al que no le guste la libertad, que se vaya a vivir a Cuba, jaja!

Anónimo dijo...

No es eso B, lo que pasa es que acá muchos creen que porque entras a este Blog, que me parece excelente, porque es interesante y porque es polémico y porque encuentras información actual y porque también plantea temas discutibles, todos tienen que asumir sus verdades como propias.
¿Dónde quedaría da la libertad de opinión, de religión y de culto de la que tanto se habla y reclama?

B dijo...

Pero hay verdades y "verdades".
Nadie puede decir que su credo es verdad absoluta. Por definición la fe, significa creer en algo sin cuestionarlo y sin tener pruebas científicas. Pero allá los virtuosos que tienen esa capacidad, pues si les ayuda a tener paz y a llevar más fácilmente una escala de valores moralmente admisible - frente a esta sociedad cada día más caótica - y no le hacen daño a nadie, pues bien por ellos. Si les ayuda a ser mejores personas, los aplaudo. Viven su verdad y les va bien.
Sólo un orate podría juzgarlos.
Lo que me fastidia es eso de intentar "abrirle los ojos" a alguien. Podemos discutir y debatir sobre los fundamentos filosóficos de la fe, sobre las guerras santas, sobre lo mal que está haciendo gringolandia borrando a Darwin de las escuelas. Todo lo que quieras. Pero tratar de IMPONER UNA FORMA DE PENSAR a otra persona, me parece hasta fascista.
Conozco a gente de muchos credos, desde cristianos ortodoxos hasta krishnas y ninguno ha intentado "abrirme los ojos" a su religión ni yo a ellos a no creer en nada.
Respeto, le dicen. Tolerancia. Y es lo mínimo indispensable para vivir en una sociedad libre y democrática.

Anónimo dijo...

Si pues.

Anónimo dijo...

Estimado Pedro Armando Rosario Ubarnes, su posición es claramente atea y no agnóstica, porque usted tiene un dogma de fe, soy agnostico y este tema me resulta irrelevante, y si posteo un comentario es por puro aburrimiento.
Saludos