miércoles, 30 de abril de 2008

Periodista evaluó riesgos en Nazca

A la luz escalofriante de lo que está pasando con las avionetas que parten de Nazca y aterrizan de emergencia en el arenal o en la Panamericana, o se desbaratan letalmente contra un muro matando a cinco turistas franceses, lo que voy a narrar en estas líneas indigna particularmente. Y esta denuncia implica directamente a los generales de la FAP (r) Aurelio Rubén Crovetto Yáñez y Santiago Domínguez Perdomo, presidente del Directorio y gerente general de Corpac, ­ese foco infeccioso que está en la jurisdicción del ministerio de Transportes y Comunicaciones, esa casi dependencia de Lan-Chile.
Tengo ante mi vista un informe del Órgano de Control Institucional de Corpac. Está fechado en diciembre del año 2007 y lo firman la contadora Delia Elizabeth Díaz Durán, jefa del Órgano de Control Institucional, y el abogado Carlos Guevara Vereau, auditor encargado. Entre innumerables perlas que demuestran que a Corpac habría que fumigarla, brilla una especialmente maligna.
Se refiere a la contratación de una persona sin calificación profesional para la evaluación de riesgos en ciertos ­aeropuertos, incluyendo el de Nazca. Me refiero, fatalmente, a una colega periodista muy respetable por sus trabajos de investigación pero sin ningún mérito académico o técnico como para recibir semejante encargo.
Mónica Vecco Ordóñez, en efecto, fue contratada por Corpac en los años 2006-2007 “para evaluar los riesgos de los aeropuertos de ­Iquitos y Nazca” y, en un segundo tramo, para hacer lo mismo en los aeropuertos de Cuzco, Arequipa y Ayacucho.
La auditoría interna señala, en inflamado tono, lo siguiente: “…se advierte que la contratada es bachiller en periodismo, con experiencia en su especialidad, no evidenciándose que tenga especialización, calificación, conocimientos, ni experiencia en servicios de aeronavegación… o que haya realizado trabajos similares por los que se le contrató”.
Además, la orden de su contratación vino de la gerencia general, no de la Gerencia Central de Aeronavegación o de la Gerencia Central de Aeropuertos, con lo que se violó toda la normativa vigente para encargos de esta responsabilidad.
En lo que se refiere a Nazca, el trabajo que debía realizar Mónica Vecco se describió así contractualmente:
“Investigar los potenciales riesgos sociales generados como consecuencia de la implementación de los servicios aeroportuarios en el Aeródromo de Nazca. Investigar, identificar y comunicar las acciones realizadas por la Municipalidad Distrital de Vista Alegre, que impide la aplicación del TUA… (Tarifa Unificada de Uso de Aeropuerto)”
¿Cumplió su objetivo la colega Vecco?
El informe de control interno dice que no. “No se evidencia que haya investigado los potenciales riesgos sociales generados como consecuencia de los servicios aeroportuarios del aeródromo de Nazca, no ha determinado las acciones pendientes que permitan implementar los servicios aeroportuarios del Aeródromo de Nazca y no precisa el diseño de la estrategia que permita viabilizar la puesta en marcha de los servicios normalizados del Aeródromo de Nazca… En lo que respecta a las recomendaciones, la contratada no ­identifica qué problemas pendientes existen con los operadores…” ¡Pero si de eso se trataba el asunto!
¿Podrían haberse evitado las recientes muertes y los innumerables conatos de tragedia que todos hemos visto con Nazca como escenario? Nadie puede decirlo a ciencia cierta. Lo que resulta penalmente denunciable es que Corpac disponga así de sus recursos y se ría de los ingenieros y los especialistas.
La auditoría interna también descubrió que de los seis maltrechos informes, sólo dos fueron presentados, en primera instancia, a la gerencia general. En realidad llegaron primero a la presidencia del Directorio y, a pesar de ese salto a la garrocha, el gerente general “otorgó las actas de conformidad de servicio para el pago de los honorarios”, los que llegaron a la suma de 45,000 soles por ese rubro.
Y escribo “ese rubro” porque la colega Vecco también fue contratada por Corpac, en ese mismo periodo, como experta informática (que no es) “para el diagnóstico Web Size e Intranet Corporativo de Corpac”. ¿La Intranet de Corpac diagnosticada por una periodista? Por ese trabajo, que también se incumplió (“lo que dio origen a que se pague por un servicio que la Corporación no recibió”, página 49) la señorita Vecco percibió la suma de 26,400 soles. Una tercera contratación por algo que podría sí pertenecer a su especialidad –“Diseño de la Imagen Institucional de la Empresa”– figura en el documento oficial que tengo en mis manos con unos honorarios pagados de 48,000 soles.
Creo que Corpac y la ministra Zavala nos deben una explicación. Y pronto. Y ojalá que Mónica Vecco pueda decirnos cuán valiosos fueron sus informes para evitar lo que está pasando en Nazca.

4 comentarios:

richardqt dijo...

Como toda historia, esta tambien tiene un principio y debemos comenzar por este. ¿Cómo es que inició su profesión?
Mónica Vecco comenzó su carrera como periodista de investigación a principio de los noventa formando parte del equipo de “La República” hasta 1995, donde deja la prensa escrita para saltar a la televisión. Toma esta decisión por “cuestiones económicas y de aprendizaje”, ya que la forma de trabajo es distinta y requiere un mayor esfuerzo en televisión.
Estuvo tres años investigando en el equipo de Cesar Hildebrandt, luego de los cuales regresó a “La República”, diario por el cual guarda un gran afecto.
Para el año 2000 volvió a la televisión en otros proyectos como “Cuarto Poder”, donde integró el equipo de investigación. Pero, al darse cuenta que lo que la televisión prefiere es exaltar las imágenes, buscando el impacto de la noticia para atraer al espectador sobre la verdad de los hechos, volvió su mirada a la prensa escrita.
¿Cómo es que nace el proyecto de “Quinto Poder”?
El primer contacto con la prensa escrita había dejado en ella la experiencia necesaria para saber en lo que se metía. Sabía que existía la necesidad de generar un espacio propio que no dependiera de la línea editorial de un empresario, que generara una fuente de trabajo propia y ofrecer al público una oferta alternativa.
La periodista empresaria
Como periodista, el campo de empresarial nos es ajeno porque no lo vivimos, pero es un desafío que tuvo que afrontar para llevar a cabo este proyecto ¿cómo pudo montar una revista?
Ante aquellas exigencias, Mónica Vecco sabía que tendría que aprender no solo los modos del periodista, ahora también tendría que aprender los modos del empresario.
Sobre la marcha entendió que necesitaba una capacidad de negociación para lograr posicionar su producto en el mercado. Las formas para la impresión, distribución, comercialización.
Todo esto sumamente complicado además de tener que luchar contra “argollas” que se habían formado en la distribución de este tipo de productos.
Ahora bien, el hecho de que llegue al público no garantiza un éxito rotundo. Para lograr esto era necesario que el producto sea atractivo, por lo que se puso énfasis en una diagramación ligera a lo largo de sus tres ejes temáticos: investigación, política y fotos.
Actualmente la revista aun se encuentra en un proceso de consolidación ya que tiene poco tiempo, recién van por el primer mes y ya dado que hablar en la opinión pública.
Yo siempre me he quejado de la línea editorial de algunos medios, pues estos pasan por el filtro del director que siempre es empresario. Debe haber una ventaja que tiene el periodista sobre el empresario, en este caso ¿cuál sería?
Al ser un periodista la cabeza este no se encuentra sometido una línea editorial del tipo comercial, como ella misma dice: “no hay conflictos de intereses”, no hay forma de chocar con intereses comerciales.
La periodista maestra
¿Su equipo de investigación son ex alumnos suyos? Sabía que había sido maestra de
Periodismo de investigación en la Universidad San Martín así que la pregunta no era extraña y apuntaba a conocer el perfil de su equipo.
Mónica Vecco asintió, la gran mayoría de los miembros de su equipo había salido de sus aulas.
Había sido Catedrática de la San Martín solo hasta el año pasado ya que su nuevo proyecto le consumiría demasiado tiempo.
Ante la curiosidad de saber si seguía manteniendo la costumbre de ser maestra le pregunté si le seguía enseñando a su equipo lo cual resultó ser cierto.
¿Cuál es el mayor problema que enfrenta el periodismo de investigación?
Ahora que se encuentra abocada al proyecto de “Quinto Poder” Mónica Vecco vive los problemas que la profesión acarrea. “La falta de recursos es un gran problema”, ya que requiere una inversión fuerte y muchas veces durante la investigación se topan con los intereses del dueño del medio lo que obliga muchas veces a dejarla - al ser independiente no puede chocar con intereses ajenos a ella, pero los recursos aun son más escasos.
Así vemos que el peor enemigo del periodismo de investigación no son los narcotraficantes procesados o políticos corruptos, sino la falta de recursos que permitan una investigación limpia.

Anónimo dijo...

Y Fonafe, el holding estatal del que depende Córpac?

Dan dijo...

¿LA PRENSA LIMEÑA QUE EJEMPLO DEJAN A LOS JOVENES PERIODISTAS?

La información realmente importante, que coadyuva al desarrollo de un pueblo, pasan a segundo plano cuando una vedette o conductora de TV esta en dulce espera o sencillamente cuando el archiconocido fulanito de tal anda de mujeriego...

Esto es lo que la PRENSA limeña "informa" a diario.

Todos los medios de comunicación están aliados con funcionarios el estado para saquear dinero del pueblo y acallar la vergonzosa gestión presidencial de Alan García..



¿Que ejemplo nos deja la PRENSA LIMEÑA A LOS NUEVOS PERIODISTAS?

Es una lastima que quienes no antecedieron en esta noble profesión, dejen mal prestigiados a los nuevos periodistas, porque al momento de criticar y fiscalizar la gestión de funcionarios públicos la formula del periodista es:

HABLAS BIEN = DINERO (Te Pagaron)

HABLAS MAL = NO DINERO (No Te Pagaron)

Además si estudiamos periodismo, para desenvolvernos profesionalmente requerimos de un medio de comunicación.

...Si lo conseguimos y no estamos con las políticas de la empresa estas "DESPEDIDO".

Para seguir trabajando, tienes que ser "PERIODISTA VENDIDO" o "PERIODISTA DIGNO"

Si eres periodista vendido, no tiene moral para ejercer tu carrera, y ganas dinero mal habido y gracias a ti, el país esta como esta.

Si eres periodista digno, "No tienes trabajo y mueres de hambre"

¿Qué ejemplo nos dejan los veteranos periodistas, señores César Hildebranth y César Levano?

Mi admiración a ustedes, que Dios les de larga Vida.

Un joven que tiene apenas 5 años en prensa (desde mis 15 años, ahora tengo 20 y sigo con la pregunta)


DAN Z.H.

tangas usadas dijo...

bonito blog carla besos http://usadastangas.blogspot.com/