domingo, 27 de julio de 2008

Nos “habíanos” amado tanto

Javier Velázquez es un malhechor del idioma. Dice “teníanos” y “habíanos”, “comprendíanos” y “asistíanos”. Ayer dio un discurso digno de su gramática de búfalo errante y del Congreso que representa. Al final de su estropeada lectura dijo que, al ser elegido presidente de esa ayudantía del Ejecutivo, “sentía que estaba recibiendo una difícil encomienda”. ¡Y pensar que Andrés Townsend Ezcurra también venía de tierras chiclayanas!
Velázquez Quesquén es doctor en varias cosas, como hacen los ignorantes que aspiran al poder. Su hoja de vida nada en maestrías y especialidades y su oficina será, al final, un paredón de diplomas y reconocimientos de las universidades apristas donde “ejerce” la cátedra de “derecho constitucional”.
Pero no ha sido por ser ignaro lector de una enciclopedia Zoopena imaginaria que el señor Velázquez Quesquén ha sido elegido presidente del Congreso. Lo ha sido gracias a la diestra bancada fujimorista, al cajón de sastre upepista (ocho de esa agrupación encumbrada por Ollanta Humala votaron por el Apra) y a la señora Fabiola Morales, explicable embajadora del jefe de la banda del SAT, o sea Castañeda Lossio.
La secta de un vasto traidor (es decir, el fujimorismo), el traidor Álvaro Gutiérrez, que ya no sabe quién es de tanta deriva, y la neoaprista solidaria Fabiola Morales, que quiso ser la primera de todos y terminó siendo la tercera de nadie, han sumado dobleces, han hecho sinergia de hipocresías y masa crítica de ordinariez parlamentaria y han convertido todo ese cambalache en victoria aplastante.
Pero la suma del cainismo no desemboca en Jesucristo. Vara, más bien, a Velázquez Quesquén, el flamante muymuy de la marea.
El renovado pacto del Apra y el fujimorismo redundará en presiones que pueden llegar a lo abyecto para liberar, lo más pronto que se pueda y usando todas las armas que estén a mano, a Alberto Fujimori. Servirá también esa compinchería para terminar de ablandar el sistema anticorrupción, que de eso se trata todo: de volver a la época en que podías robar como Drake, exiliarte como si fueras Napoleón, vivir como Luis XV, mentir como Alva Castro, pactar como Ramiro Prialé y regresar como Alan García para tu segunda orgía fiscal.
¿Digo volver? Ya estamos en esto.
“La Razón” festeja y tiene por qué. No hay cómo negar que el triunfo de ayer es el del fujimorismo en acción y el de la corrupción blindada y futura que prevalecerá. Que un grupo de topos de la UPP (a los que se volverá a encargar “las comisiones de control político”) y que otro salido de las zanjas de Solidaridad Nacional hayan tenido un papel aritméticamente importante en el bochorno de ayer, resulta, sin embargo, poca cosa frente al rol de co-protagonista del fujimorista Alejandro Aguinaga, que hará todo lo posible desde su primera vicepresidencia para que el Congreso actual se parezca a aquel donde gritaba Martha Chávez, corregía Martha Hildebrandt, vomitaba Chirinos Soto, susurraba Tudela y mandaba Montesinos.
La boda del Apra y el fujimorismo, denunciada hace dos años desde esta columna, ha tenido ayer una nueva luna de miel. Dos organizaciones perseguidas por el hedor plantean el canje de sus respectivas amnesias. Todo “en aras” –por supuesto- de “la gobernabilidad”.
Si alguien dudaba de que la sordidez iba a tener más parlamento en esta comedia de Ricky Tosso, que se retracte. Si con la señora Cabanillas el Congreso fue anuente y con el señor González Posada fue concurrente, con Velázquez Quesquén faltarán guaipe y franela para el simonizado diario del siempre brillante doctor García.
La democracia tenía una buena oportunidad para demostrar que no era la rabona señalada por muchos. Con lo de ayer, el formalismo democrático ha quedado evidenciado en toda su malicia y la rabona ya no sigue a un soldado sino que alivia a un regimiento.
Que la oposición pague su cuota de castigo es también importante. Buena parte de esta inmundicia viene de esa UPP que el señor Humala inventó consultando no sé qué páginas amarillas y acatando a no sé qué lúmpenes. Y por el lado de Unidad Nacional, supongo que la señora Lourdes Flores ya habrá decidido tomar distancia de esa enfermedad de transmisión sensual que se llama Solidaridad Nacional. Y Vitocho, el amable y estimado Vitocho, ¿querrá hacer otra vez el papel de cojudo hiperbólico que hizo ayer? Ojalá que no. Quienes lo queremos para bien esperamos que no.
Al Apra y al fujimorismo amancebados no los van a sacar del poder con recetas de la abuelita ni con suspiros limeños. La oposición requiere renovarse y fijar metas eligiendo, al mismo tiempo, un nuevo elenco y otras vocerías. Lo que ayer se ha soldado es la alianza de la derecha que tiene muertos en el armario, cuentas por entregar y suciedades por hacer. No será con gente blandengue que el Perú se libre de esta vigorosa infección.
Y en relación a Jorge del Castillo, qué sapo más enorme y crudo el que tuvo que tragarse ayer. Y lo hizo con estoicismo aprista. Eso de hacer del esófago un tubo galvanizado, una tubería matriz, un oleoducto siberiano, un gasoducto de Camisea es, al final de cuentas, la prueba de fuego de todos los discípulos de Haya de la Torre.

8 comentarios:

Aldito M. dijo...

Hace pocas horas se eligió a la nueva Mesa Directiva del Congreso de la República, encabezada por el aprista, Javier Velásquez Quesquén. Una vez más el APRA venció a la oposición.

Más allá de lo que se pueda decir sobre la conveniencia del supuesto "pacto" entre el fujimorismo y el APRA, habría que analizar si esta tercera elección de una Mesa Directiva oficialista es prueba de la capacidad política de la bancada oficialista o de la incapacidad de las bancadas opositoras. Todos los días escuchamos ataques al gobierno desde todas las bancadas opositoras, lo cual haría suponer que un acuerdo entre ellas para hacerse de la dirección del Congreso sería algo fácil. Pero, es que más pueden las diferencias que separa a estas bancadas, que la mutua necesidad por gobernar. Lo cierto es que el APRA se debe sentir tranquilo mientras que el principal grupo de oposición (por el número de congresistas) sea el humalismo. Y, es que no tienen la capacidad organizativa, negociadora ni de coercón para afrontar al viejo partido de Haya de la Torre.

Quien debe alegrarse de la ineptitud de la oposición es el APRA y sus allegados. Pero, el resto del país debería estar preocupado sino triste. No lo digo porque crea que el gobierno aprista esté fracasando en su segundo turno en el gobierno, pues francamente lo están haciendo bien. Pero, cuánto mejor lo haría si tuviera en frente a una oposición leal, hábil y legítima. No tengo duda que los avances del Perú serían aún más notables.

Por eso hago eco de algo que dijo Felipe Osterling hace unos días: la necesidad de la renovación del Congreso por tercios. Lo dicho por Osterling no es ni nuevo, ni de su invención. Y, a decir verdad, dudo que el desembolso fiscal para efectuar tres elecciones nacionales en apenas 5 años se pueda justificar, pero la renovación de por lo menos la mitad del Congreso a mitad del periodo obligaría al Congreso a sujetarse más al mandato del electorado, y menos a sus intereses personales. Nos permitiría deshacernos de aquellos que no sirven para legislar y nos daría una nueva posibilidad para poner en las curules a gente con aptitudes para ello. Quizá esta sea la oportunidad para que la oposición trabaje a más conciencia en favor de este tipo de reformas.

Triste también es la actuación de muchos comentaristas políticos, o más apropiadamente "talking heads" ("cabezas parlantes), al criticar el acuerdo entre el APRA y el fujimorismo en estas elecciones. Aparentemente es deleznable que el gobierno "pacte" con el fujimorismo, pues cualquier arreglo con el fujimorismo se basaría en posibles beneficios para el reo ex-presidente. ¿Sería entonces menos vil que el fujimorismo pacte con el resto de la oposición? ¿O es que lo que prentenden es el ostracismo al fujimorismo? ¡Tamaña fantochada! De todos modos hay que estar vigilantes ante lo que se haga a favor del recluso.

Perú Notas dijo...

Mi comentario va con respecto al titulo y a la referencia del señor Hildebrant sobre la expresión "habíanos" del hoy Presidente del Congreso de la República Velasquez Quesquén, quizás hubiera sido mejor señor Hildebrant que su comentario se refiera solamente al tema politico, hubiera quedado mucho mejor, porque quienes conocemos un poco mejor el Perú, sabemos que esa es la forma de hablar de muchas personas que son del norte, quizás así no este escrita en un diccionario, o como lo manda la Real Academia de la Lengua, pero no quiera usted compararse a su "hermana" Martha Hildebrant.

Saludos.

Perú Noticias dijo...

Mi comentario va con respecto al titulo y a la referencia del señor Hildebrant sobre la expresión "habíanos" del hoy Presidente del Congreso de la República Velasquez Quesquén, quizás hubiera sido mejor señor Hildebrant que su comentario se refiera solamente al tema politico, hubiera quedado mucho mejor, porque quienes conocemos un poco mejor el Perú, sabemos que esa es la forma de hablar de muchas personas que son del norte, quizás así no este escrita en un diccionario, o como lo manda la Real Academia de la Lengua, pero no quiera usted compararse a su "hermana" Martha Hildebrant.

Saludos.

El de siempre dijo...

TOTALMENTE DE ACUERDO CONTIGO CESAR, ASÍ COMO ESTOS MEQUETREFES QUE ESCRIBEN ARRIBA, ASÍ SE ESTÁN TERMINANDO DE DESTRUIR NUESTRA PATRIA.

NO DARSE CUENTA DEL FONDO Y DISCUTIR FORMITAS ES ADONDE NOS QUIEREN EMPUJAR, DEJANDO DE LADO LA DIGNIDAD, EL HONOR, LA HONRADEZ, LA LIBERTAD, LA CULTURA ETC. QUIEREN HACERNOS CREER QUE ESO ES GLOVALIZACIÓN. POBRECITOS AHORA ESTOY CONVENCIDO QUE LA GRAN MAYORIA EN NUESTRO PAÍS VIVIRÁ Y MORIRÁ TERCERMUNDISTA. SÍ, AHORA SOMOS LOS TERCERMUNDISTAS DEL SIGLO XXI.

PARA ELLOS Y SU GENERACIÓN YA NO HAY REMEDIO, QUE SE JODAN.

DR. MARIO dijo...

A riesgo de parecer un fan boy de César Hildebrandt, es necesario iluminar la ignorancia de "perú notas" (por Dios pensé q el inicial de un país iba con mayusculas, en fin..). El Sr. César Hildebrandt también es un erudito de la lengua por si no lo sabe, así como muchos otros intelectuales que seguramente no conoce ud.; hasta donde yo sé cualquier ser humano erudito o no, tiene derecho a corregir y cuidar por el el buen uso de la lengua; ya en uso de sus facultades académicas ante una institución como el Congreso uno está en la obligación de hacer un buen uso del mismo y no sería dable acogerse en pretextos de ese tipo (sino que sería si decimos: "yo puedo hablar mal porque así hablan en mi barrio, o yo uso tal palabra como me dé la gana).

peruartevalor dijo...

Señor Alan García Pérez:
No se olvide que el Sr. Fujimori lo detestaba cuando tuvo el poder, le aseguro que cuando Fujimori recupere el poder usted pasará a un segundo plano. No es bueno pactar con el enemigo del pasado, bueno, ese fue su pacto, pero dudo mucho que en un futuro próximo se respete.
Jorge del Castillo si es un amigo verdadero, Vladimiro es más inteligente que usted y no creo que en su alma exista la palabra lealtad. ¿Ya se olvidó como traicionó a Fujimori y después se hizo el olvidadizo solo por la esperanza de la próxima libertad?
Cuidado Doctor García, el veneno que le espera es del más amargo: La traición le llegará apenas deje su mandato.

Jack el escribidor dijo...

en el fondo hay un poco de racismo en CH. como es posible q un cholo sea presidente del congreso...horror de horrores

Anónimo dijo...

LAS RATAS SE JUNTAN POR SU AFINIDAD EN EL ROBO,ESE PACTO DATA SE 1990,CUANDO ALAN SABIA LO QUE LE VENIA,POR SU GOBIERNO LADRON Y TRAIDOR AL PATRIA,Y EL CHINO QUE TENIA MUCHOS CHICHARRONES Y NO ERA NI BUEN CRISTIANO MENOS PERUANO, SE ASuCIO CON LA RATA GORDA DE GARCIA.