jueves, 10 de julio de 2008

El paro mató al bombero

Ya a las 9 de la mañana el señor Aurelio Pastor aseguraba en RPP que el paro había sido un fracaso y que la lección que podíamos sacar era que la democracia prevalece, los comunistas fracasan y los trabajadores quieren trabajar. Lo dijo con el mismo énfasis con el que alguna vez se fue del Apra tirando un portazo porque “algunos compañeros” le robaron en mesa la silla de diputado ganada con el sudor de su frente (popular).
Pero ahora resultaba que esos ladrones de votos fraternos habían triunfado en toda la línea, para beneplácito de Raúl Vargas, que ya empieza a ser, gracias a su talento culinario, algo así como la Teresa Ocampo del oficialismo sucesivo.
Ese parte de guerra dado antes de la guerra por Aurelio Pastor lo repitió muy temprano por la tarde, don Jorge del Castillo, investido de capitán de Burgos al final de la batalla del Ebro. Este señor enterró al paro poniéndole lunares de diversos colores a un mapa del Perú y diciendo que en los lunares rojos (que eran muy pocos) el paro había sido parcial, “aunque de cierto impacto”, pero no por la voluntad huelguística “sino por el bloqueo de las carreteras”.
Añadió que los lunares amarillos (también pocos) señalaban los lugares donde el paro se había notado muy discretamente (también a causa del bloqueo de carreteras, recalcó). Y remató su análisis ya no como capitán falangista sino como médico forense diciendo que los puntos azules (que eran un montón, como si los Pitufos hubiesen hecho escala en el Perú) describían aquellas ciudades –todas importantes, empezando por Lima– donde el paro no sólo había fracasado sino que casi podía hablarse de una jornada especial de trabajo, una suerte de festival del esfuerzo estajanovista con el que los trabajadores le guiñaban el ojo al gobierno y le enseñaban el dedo medio a Mario Huamán y camaradas.
A mí me dio ganas de llamar a Huamán y darle el pésame, llamar a Olmedo Auris y saludarlo con carácter póstumo, llamar a Manuel Dammert y preguntarle si no estaban pensando seriamente en el suicidio tipo Guyana.
Y estuve yo mismo pensando en la autoeutanasia compasiva cuando vi al horneado doctor Alva Castro hablar con jefes policiales que no le contestaban y que, por lo tanto, también decían que los mítines habían sido escasos, señor ministro, y los pocos piquetes fácilmente reprimidos, mi general Salazar, y los saboteadores a la fiscalía –todo ello deducido de la estática por los desencriptadores de Haifa que deben asesorar al muy ministro–. Entonces empecé a sospechar.
En eso se me ocurrió abrir las páginas de RPP, CPN y El Comercio, que funcionan de Senamhi del régimen, y reparé en que en ninguna de ellas se había usado las palabras fracaso, derrota, frustración. Todos hablaban del incendio vandálico en Madre de Dios, de la condenable agresión a una periodista de Canal 4 y del ilegal bloqueo de carreteras en diversos puntos del país. Pero nadie calificaba a la jornada.
Así que me puse a hacer algunas llamadas, a ver entre líneas alguna tele y a revisar Andina, que también hablaba del vandalismo pero no se atrevía –hasta las 8 de la noche y resistiendo presiones, me imagino- a llamar fracaso al 9-J.
Ninguna agencia de noticias y ningún periódico serio del mundo repetían a pie juntillas la precocidad del alemán Pastor ni el responso de Jorge del Castillo. “El País” tituló: “Más de 200 detenidos en la segunda jornada de huelga en Perú”. Y la agencia Reuters, en un extenso despacho, dijo que “el ministerio de Trabajo informó de una asistencia laboral del 98 por ciento mientras que según los organizadores de la protesta el paro fue exitoso”.
Lo que más se acerca a la verdad es que el paro fue débil en Lima y entre fuerte y muy fuerte en los departamentos de la sierra y en los del oriente. Eso no se puede llamar fracaso y así pareció entenderlo hasta el presidente de la República, que habló por la tarde antes de Jorge del Castillo y lo hizo en un tono conciliador admitiendo que, en muchos casos, “hay razones para estar descontento”.
Con lo que Jorge del Castillo queda haciendo el papel de ultrapapista y vengador beligerante, algo que lo inhabilita para seguir siendo bombero y componedor. Ayer puede haber sido la despedida con ceño fruncido de un primer ministro que, en vez de serenidad, demostró una intolerancia peligrosa frente a lo que es, sin duda alguna, legítima defensa social.
Ha sido triste ver a Jorge del Castillo en el papel de “general victorioso” y sumándose al coro de Gonzales Posada y Aurelio Pastor, dos de las histerias más teatrales y esas sí que chillonas de los últimos tiempos.
El paro se dio, a pesar de amenazas y de ese spot que la mafia aprista hizo aparecer como a cuenta del Pnud (¿habrá investigación o el fujimorismo volverá a canjear algo con el alemán Pastor). Imprescindible es decir, sin embargo, que este paro de poco servirá en el pliego de las reivindicaciones.
Sí será un hito de autonomía sindical y conciencia de los propios intereses frente a un régimen que quiere todos los poderes y sueña con la pesadilla de la unanimidad.
Escuchando a algunos dirigentes apristas hablar desde ese púlpito imaginario en el que ensayan remedar a García y homenajear a Haya, algunos jóvenes quizá entiendan por qué un partido tan masivo y popular fue odiado, en sus mejores momentos y más allá de la resistencia que podujo en la oligarquía, por dos tercios del Perú.
Dos tercios de peruanos que, desde el pueblo, odiaron asidua y pulcramente a esa Apra de asalto y catapulta que ayer asomó su entraña. Y es que la mezcla de arrogancia y matonería es, como la intrusión de Evo Morales, sencillamente repulsiva. Hoy, en efecto, es 10 de Julio. Pero habría sido un 10 de Julio muy distinto sin la demostración de resistencia de ayer.

1 comentario:

Gabriel Salinas Ramirez dijo...

El Paro del día de ayer -versiones de la República y La Primera- fue un éxito rotundo frente al llamado al orden y a asistir a sus centros de labores por parte del Gobierno; no obstante - versiones del Oficialismo: vía Canal 7, Expreso y El Correo- manifestaron que fue un fiasco el Paro. Para lo cual la CGTP y el Gobierno se pronunciaron con su propia versión de los hechos.


La CGTP ofreció un paro nacional contundente, si esto se entiende por paros marchas, mítines de variada intensidad en diversas partes del país -como señala Mirko Laeur, columnista de La República- a la cual se sumaron el Paro Agrario de dos días y el Amazónico de tres. Excepto en Lima y en los conos, porque fue mínimo. Esto es debido a que Lima es más conservadora en ciertos sectores de las clases medias y populares que no se animan a soltar su bronca -optando para este caso de un elemento de la teoría de los conflictos sociales. En cambio en provincias la bronca se manifiesta y se moviliza debido a que el crecimiento continuo de cinco años no les llega.


¿Qué sucede entonces y qué debe cambiar del modelo económico?
Susana Villarán, sostiene -dentro de lo que viene sucediendo-la minimización de la cultura política de la concertación y de sus instituciones. Esto se traduce en el debilitamiento del Acuerdo Nacional, el ninguneo gubernamental a la Mesa de Concertación y Lucha Contra la Pobreza, el abandono de la prevención sectorial y concertada de los conflictos, etcétera, el cual agrava la situación actual y que los Paros en en interior del país sea masivamente como consecuencia de lo que viene sucediendo.


Ante tal circunstancia, lo que debe cambiar del modelo económico es la descentralización de la inversión y la política social, por un lado; el acompañamiento al proceso de técnicos, de instituciones que canalizen las demandas y los conflictos que se plantean, por el otro. Porque como dijo Tanaka, ante lo que viene sucediendo, hay tantos conflictos por estallar y no se sabe donde... que si el Gobierno no se pone las pilas habrá más de lo mismo. Aunque el Presidente ya dió el primer paso al reconocer la insatisfacción en la población del interior del país. Mientras tanto cogeré mi canchita y mi gaseosa y estaré expectante, como si estuviera en el Cine, de lo que pase en los próximos días, meses o años... asu, según la reacción del Gobierno.