miércoles, 7 de octubre de 2009

A todo pulmón

Mientras Evo Morales empieza la carrera electoral con treinta puntos de ventaja sobre su más cercano perseguidor (¿vieron?) y Melcochita dice que la mujer que abandonó y a la que avergonzó inmundamente en un programa de TV mientras ella lo llamaba drogadicto, mientras esas cosas pasan en el Alto Perú y en el Perú de los abismos, respectivamente, alguien se ha robado el pulmón de la exhibición llamada “El Cuerpo Humano: real y fascinante”.
“Es una vergüenza que esto justamente suceda en el Perú”, ha dicho Susan Hoefken, gerente general de la empresa que trajo la muestra (por la que ya han pasado 90,000 visitantes nacionales).
El pulmón sustraído perteneció a un chino de unos 45 años y, como todo lo expuesto en la exposición, fue materia de un proceso llamado “polimerización”, una especie de plastificación molecular de los tejidos.
La agencia de noticias Reuters encabezó uno de los párrafos de su despacho fechado ayer en Lima con las siguientes palabras:
“¡Se han robado un pulmón!”, dijo afligida a Reuters Susan Hoefken, gerente general de Impacto Producciones...
Todo esto –lo de Melcochita, lo del pulmón robado, el maltrato de Lima por parte de ese idiota urbano llamado Castañeda- me recuerda otra vez que, hace unas semanas, el redactor de una revista me llamó para preguntarme qué opinaba yo de la cundería, la criollada, el recutecu y el recursismo.
Le contesté, como creo haberlo dicho ya, que todas esas definiciones de carácter criminal me hacían vomitar.
La criollada me hace vomitar. La viveza criolla me hace vomitar. La cundería me hace vomitar. Por eso es que la mayor parte de los políticos criollos me hace vomitar.
¿Qué maldición inapelable hizo que la mayor parte de los peruanos fueran tramposos, impuntuales, permisivos con la mugre interior y exterior?
En muchos sentidos, el Perú no es sólo un país adolescente, como nos lo dijera tibiamente Luis Alberto Sánchez. Es también un viejo vicioso y sin remedio, un expediente de Lombroso, una sospecha con lindos paisajes.
Sólo una psiquis anegada en mórbidas esencias puede explicar que aquí se aprecie a quien no rinde cuentas y al que se burla de sus promesas electorales y al que roba desde la función pública y al que ordena matar desde la más alta investidura.
Fujimori fue el caudillo sanguinario y ladrón que amaron millones y ante el que se arrodillaron la totalidad de las llamadas “fuerzas vivas”. El autoritario Castañeda, un proto Fujimori en todo el sentido del término, es idolatrado y tiene un terno de teflón. Muchedumbres casi cairotas rezan por Keiko. Pobladas parecidas a las de Karachi, donde el marido ladrón de Benazir Butho reincidió en el poder, permitieron el regreso de García.
Y mientras nos farreamos la prosperidad surgida de rematarnos como putas portuarias, la viveza criolla sigue cundiendo: los alcaldes se hacen ricos dando licencias de escándalo, el puerto de Paita se entrega por muy poco (oficialmente hablando) y, como un detalle entre sociológico y psiquiátrico, nos enteramos de que el 90 por ciento de las llamadas a los teléfonos de emergencia 105 y 116 son falsas.
¿Falsas? Peor que eso: taradas. Llaman maricas a ofrecerse, tartamudos a farfullar, niñitas premenstruales que mientan la madre, chicos del Circo Beat que ríen y babean, coqueros que gritan, cretinos que callan. Todo criollísimo, todo peruanísimo, todo zavalítico.
Si mucha gente vota por ladrones y reelige a ladrones, ¿qué de sorprendente puede tener que el pulmón de una muestra que jamás había sufrido contratiempo alguno desaparezca aquí, en las tres veces coronada villa de Lima?
¿Intuirán los chicos salvables de hoy que el Perú no fue siempre esta tecnocumbia bailada en calzoncillos atigrados? ¿Sospecharán que no siempre fuimos esta carie? ¿Sabrán que antes, mucho antes, como decía Neruda, fueron los ríos, ríos arteriales?
A nivel de valores y de estética hemos hecho –y seguimos haciendo- un país espantoso, una ciudad sin ley, una ciudadanía de zombis. Es tiempo de que alguien lo diga a todo pulmón aunque sea sólo para dejar constancia.
Si amamos al Perú atrevámonos a despreciar buena parte de lo que es ahora.

8 comentarios:

Patricio Lynch Solo de Saldivar dijo...

JAJAJAJAJAAAAA

Que es divrtido este HildenbRAT!!!

JAjajajajaaaaaaa
JAjajajajajajajaaa
WWUuuajajajajajajaaaaaaa

SIn duda el asqueroso raton re-conoce su propio pais.-

ahora imaginese estos simios en Chile....aca son menos que ratitas... el contraste es demasiado... pero estamos educando y almientado a sus hijos, para despeus trasplantarlos a vere si podemos salvar ese degraddo pais...

es divertido este HildenbRAT!!!! jajajajajaaaa No sera un Chileno tostado???? ojo cuidado.....miren que ahsta los chilenos les escribimos su patetico hinmo nacional que haora tambien quieren cambiar....jajajajajajaaaa

jajajajajajajaaaaa

Que risa...estos animalitos Me hacen vomitar... pero ahora de tanto reirme!!!

Cordia (JAJAJAJAJA) les Saludos.-

Manuel Gonzales Prado dijo...

- Cada vez que este país se mira al espejo en las mañanas luego de sus resacas cotidianas, debe sentir lo que la acomplejada Magaly Medina sentía antes de sus restauraciones egiptológicas. Que sociedad simiesca puede hacer una celebración de la mediocridad vulgar como en esta patria, tener "Líderes" de Opinión como los Baylis, Medinas, Bozzos, Alditos Mariateguis, Deltas, Lúcar, Alamos, Chichis, etc. (coqueros, vendimios, elementales, racistas KKK-enses, servidores fieles), debe llamar a la reflexión sobre el estado de franca involución donde se ha caído.
- Como explicar la preponderancia de mafias gays (como la que reina en el Callao) y mafias religiosas políticas (metidos desde palacio de gobierno hasta el empresariado), a un Maniaco Depresivo Recordman Guiness de hiperinflación en los ochentas reincidente en palacio y con mentón jactancioso gobernando a complacientes súbditos. Como explicar a una semiporcina descendiente de un repugnante padrino, de verbo apenas lacónico y educada con dineros calientes consiguiendo 600,000 votos en una elección nacional
- Esta inundación de grosera subcultura chichera cumbiambera que hace parecer aborígenes africanos extasiados a sus fieles; La voracidad de saqueador de tumbas orientales de nuestros funcionarios de todo calibre. Una colección de depravados bañados en celebridad morbosa - "amigas de todos, machorras matarifes, maricas orgullosos y petulantes, marihuano-cocaino-extasicos-dependientes" - infestando la televisión que una vez albergó a Tealdos, Martinez Morosinis, Del Pomar, Biondis, Madalengoitias, Ledgars,etc.
- Sicarios en prensa escrita, radial, televisiva, radiobemba, etc haciendo apología de liberalismo salvaje que enriquece asimetricamente; Catolicismo inconsecuente cada vez más retrógrado que eligimos los países que prefirimos ir a la zaga, etc ¿acaso un peyorativo gen de la picardía criolla ya está insertado en el genoma nacional? Se necesitarían mucho mas que Juan Diegos, Marios, Ymas para apelar a un orgullo chauvinero.

cecilia dijo...

¡Que va !la mayoria de peruanos estamos pidiendo un Peru legal, organizado,con valores,en progreso, y etc.
La prueba de que no es verdad que son la mayoria , sino lo aislado que estamos unos de otros es que la mayoria de peruanos dice de el otro peruano cosas como estas que anota Cesar H.
Lo que hace falta es interrelacionarnos (e intercambiar nuestras criolladas, jeje, es broma,que puede ser realidad como no salgan los buenos a flote, que hay muchos) osea quitarnos de seguir aislados que de esta manera no se descubre realmente cuantos son los que tienen la iniciativa de innovar en criolladas y llevar a las instituciones peruanas a evolucionar en base a eso, que son los culpables.
Los demas estamos al margen y eso tambien esta mal.Es el problema.

cecilia dijo...

POR OTRO LADO:
"El grueso de la población chilena pertenece a dos grandes grupos étnicos, criollos y mestizos, que juntos constituyen alrededor del 95% de la población.
Lynch tu madre o tu padre ¿tienen cara de ratas? y tu abuelo, y tu vecino y tu? que caras tienes que la escondes?
El Mapundungun del Lynch esta vez viene con muchas risas y hasta con vomitos para disimular el asco que se tiene a si mismo.
NOTA:Mapundungun es el idioma de los Mapuches, que seguro debe ser dicho con mas educacion por ellos, que este traicionero de su madre.

Pachoto de las flores dijo...

ptm nuestro mayor orgullo es un cocinerillo gastón

Patricio Lynch Solo de Saldivar dijo...

Cecilia

No debes ser tu...no imagino que una peruana tenga esa clase....menos una ilustre residente de la CEE.-

Saludos,

PD: jajajajaja que clase...si hildenbRAT no existiese, seria lo mismo...la groseria y degradacion chorrea del alma peruana, y no tienen remedio, esten donde esten!! hagan lo que hagan, tengan lo que tengan, siempre seran lo mismo.- pobre gente degradada.- los siglos de esclavitud marcaron el ADN cholito...el dia que escondan o cambien su himno nacional dara lo mismo.-

Beltenebros dijo...

Creo que sólo hay una manera de odiar/despreciar al Perú aparte de ser un chileno obseso.

Y esa manera consiste en ser peruano.

Los seres humanos, si no nos formamos adecuadamente, de humanos tenemos únicamente el ADN. Y el Perú muestra horriblemente la degradación de una sociedad carente de todo menos del morbo y los circuitos comerciales.

¿Quién que tenga dos dedos de frente y uno de conciencia puede vivir bien en el Perú, a no ser que se mude al penthouse de la torre de marfil?

Toda esa gente que "sale adelante", que "se supera" y que tiene "éxito" sigue en la indigencia más atroz: la indigencia espiritual. Grandes centros comerciales sin librerías o con libros carísimos. Muchachos de cerebros perforados por el hip-hop, absolutamente indiferentes a todo lo que no sea sus animalescas vidas. Un Ministerio de Educación empeñado en sabotear el potencial humano del país. Personas "educadas" que lo ignoran todo más allá de sus especializaciones. Una gran masa de trepadores o aguantadores que desconocen el silencio, la tranquilidad, el respeto al Otro...

Lo siento. Esa NO es "mi gente".

Da la impresión de que en el Perú los políticos y los delincuentes comunes fueran exageraciones no tan exageradas del poblador medio. Y los extremos se tocan.

Preferiría vivir modestamente en una ciudad chilena o argentina sin ruidos salvajes ni suciedad ni zafiedad excesiva antes que forrado en plata en Lima o cualquier otro lugar del Perú.

Pero esta es mi patria, y me sigo quedando en ella. Quién sabe si sirva de algo, quién sabe si algún día le inspire a alguien mucho más capaz que yo el ideal de curar a nuestro país enfermo. Quién sabe si quedándonos aquí hagamos algo más que defender una esperanza que nació muerta.

Placer Textual dijo...

"El odio es un concepto que ciertamente se puede malinterpretar pero su introducción era para mí necesaria. Evidentemente, el odio que defiendo ni es el odio contra un mismo que lleva al suicidio, ni el odio contra el otro que es el punto de partida del racismo. Yo creo, como decía, que existe un odio que libera. Sólo el que odia su vida puede realmente llegar a cambiarla. En este sentido, el odio (libre) actúa como una potencia de vaciamiento." Santiago Lopez Petit en http://www.eutsi.org/kea/cultura/libros/entrevista-a-santiago-lopez-petit-por-el-colectivo-situaciones-buenos-aires.html