sábado, 24 de octubre de 2009

El aborto del Tribunal

Está probado que la píldora del día siguiente impide la concepción porque engrosa el moco cervical y altera la ovulación. De modo que el espermatozoide busca sin suerte y no se empareja con nadie. No hay “boda microscópica”.
Eso lo dice la Organización Mundial de la Salud, lo confirman las pruebas de laboratorio y lo aseguran todos los médicos serios a los que se puede consultar.
Sin embargo, el Tribunal Constitucional, al que tenemos hasta en la sopa, ha decidido meterse ahora en el endometrio y en el moco para decirnos que “no está probado” que la píldora en cuestión “no sea abortiva”.
Bueno, tampoco está probado que los magistrados del TC no sean idiotas.
Porque hay que tener algo de idiota para desacreditar a la institución a la que se pertenece.
Y no me refiero sólo a la “sentencia” de ayer –sentencia que contradice una del 2006, año en el que el mismo tribunal declaró que sí era legítimo que el ministerio de Salud repartiera gratuitamente la píldora del día siguiente-.
Me refiero a los aberrantes fallos con los que el TC, politizado por el mecanismo del nombramiento de sus miembros, ha excedido largamente su jurisdicción, o ha lesionado derechos individuales, o ha interpretado, bajo presión, de un modo arbitrario, la propia Constitución.
Todos recordamos las sentencias del TC respecto del carácter inamovible de los beneficios de la ley pensionaria 20530 debido a que la casi totalidad de sus miembros disfrutaba de sus beneficios.
Todos hemos visto lo que pasó en el caso de Antauro Humala, donde el TC, bajo presión directa del aparato de coerción del Estado, hubo de modificar una propia sentencia gracias al cambio repentino de parecer de uno de sus integrantes.
Juristas como Aníbal Quiroga, de cuya conducta política se puede discrepar pero cuyos conocimientos académicos resultan indiscutibles, han recordado en un ensayo casos vergonzosos como aquel en el que el TC emitió, desde su página web, dos sentencias contradictorias con la firma del mismo ponente (fue el 18 de febrero del año 2005).
Y ya no hablemos de aquel famoso caso en el que un TC conducido por sonámbulos se atrevió a pronunciarse sobre una ley ya derogada (la ley 28577, que versaba sobre el cómputo de carcelería en los casos de arresto domiciliario).
El TC nació para proteger la Constitución.
La Constitución vigente no dice que seamos un estado confesional católico. Dice que “dentro de un régimen de independencia y autonomía, el Estado reconoce a la Iglesia Católica como elemento importante en la formación histórica, cultural y moral del Perú, y le presta su colaboración”.
Pues ese artículo –el 50- ha sido zarandeado por el TC, asustado por la sotanería intransigente, la hipocresía arzobispal y la canalla teocrática que considera a la mujer un vientre que pare y un animal de redil.
El TC, además, ha mentido al repetir el argumento de Luis Solari, que fue hasta sus oficinas a presionar, y de Rafael Rey, que hizo lo mismo y tuvo una encerrona con los magistrados que iban a fallar.
Y el único argumento de esos santos varones es la farsa de decir que la píldora del día siguiente es abortiva. Y que por eso lesiona aquella parte de la Constitución que establece: “El concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece”.
Pero sin concepción no hay concebido y, por lo tanto, no hay histeria farisea que gritonear.
Hay que ser un cruzado del Opus Dei, como Solari, o un fanático tensado por sus inhibiciones como Rey, para ver asesinato donde hay evitamiento e indignidad donde, precisamente, se ejerce el derecho de la mujer a pausar o no su fertilidad.
Hay cada día más razones para que revisemos los fundamentos de un Tribunal Constitucional que puede llegar a este nivel de ignara intromisión. Que puede, en suma, violar la Constitución “para defenderla”. Y que puede castigar a las mujeres pobres prohibiéndoles el uso de un recurso extremo que las pagantes podrán comprar en cualquier farmacia.
Y que puede sumarse a la puesta en escena de la Inquisición resurrecta.
La jerarquía católica es heredera de cientos de años de quemante intolerancia. Durante siglos la Iglesia que acoge a Solari y a Rey extirpó de la tierra, o torturó salvajemente, a concebidos de todos los matices y rangos sociales.
Esa oscuridad fungosa parece volver cada cierto tiempo a Lima. Viene con capirotes y rosarios y excomuniones solapadas.
Y viene a decirnos qué es pecado y qué no lo es, cuáles son las prerrogativas de la mujer respecto de su matriz, cuántos y qué debemos ser y por qué es diabólico usar condón, tomar pildoras, no parir a un ser anancefálico, usar espermicidas, o diafragmas, o dispositivos intrauterinos, o pastillas poscoitales.
No se trata de moral ni de cánones. Ni de teología ni de santidad. Ni de Evangelios ni de historia.
Se trata de poder, de autoridad, de control. Si controlas la reproducción, controlas lo más íntimo, el centro de la voluntad, la raíz de la autoestima. Controlas el rebaño.
Y el TC se ha prestado a todo esto. Qué vergüenza.

12 comentarios:

Manuel Gonzales Prado dijo...

Volvemos a la edad media con fallos como estos, el poder de los oscurantistas de sotana sigue vigente, hoy infiltrados en ministerios, empresariado, la iglesia fundamentalista sigue ejerciendo nefasta influencia donde no tiene elementos de discusión para debatir. Se retiraron discretamente humillados de sus delirios helio-antropocentristas, creacionistas, de sus berrinches ante la fertilización in vitro, clonación terapeutica y transgenica, etc. La religión al final termina postrándose ante la verdad científica, que duda cabe si la iglesia no metiese las narices en asuntos de margen cientifico la humanidad ya estaría dominando agujeros negros, energía de planck, demostrando supercuerdas, implantando chips para dominar instintos sexuales primarios, reemplazando órganos, vacunando contra muchas mas patologías, , cultivando neuronas, orientando una explosión demográfica explosiva casi cuadrúpeda como la de nuestros países, etc. Un milenio de potenciales conocimientos se perdieron en el milenio oscurantista bendecido desde Roma. Desde que fanáticos religiosos destruyeron la Biblioteca de Alejandría con Hipatía incluída, empezaron su intrusismo nefasto y su cruzada en contra del avance del conocimiento. El Tribunal constitucional es hoy una sucursal inquisidora flexible ante los torquemadas criollos.

Carlos Ernesto dijo...

Es necesario detrminar con firmeza si la pildora en cuestion es abortiva o no. Si no hay vida no hay derechos constitucionales que cautelar y la decision de tomarla forma parte de la esfera privada de los ciudadano. Si se determina que la vida humana existe en el momento de la fecundacion y se comprueba que la pildora impide la implantación del ovulo fecundado en el utero, no hay mas que decir.

Va ha ser muy dificil que se arribe a una verdad cientifica por que las posturas son diversas y contrapuestas.

Se necesita mayor información. Un ente estatal oficial debe pronunciarse al respecto

Humano 666 dijo...

Hay demasiados humanos, demasiado consumo, excesivo despilfarro y poco cuidado con los productos industriales.

Hasta donde se sabe no hay forma práctica para convertir la energía en materia o los elementos de la tabla periódica en algo, es decir, apretar un botón y que de la nada salga un buen plato de porotos o un pollo a la brasa.
¿que pasará cuando todo se acabe?¿acaso gran parte de la humanidad se lanzará al océano como lo hacen las ratas al ya no hallar que comer?

cecilia dijo...

"No se trata de moral ni de cánones. Ni de teología ni de santidad. Ni de Evangelios ni de historia.
Se trata de poder, de autoridad, de control. Si controlas la reproducción, controlas lo más íntimo, el centro de la voluntad, la raíz de la autoestima. Controlas el rebaño."
Este es el quid de la cuestion.
se controla todo esto porque forma parte de la gestion de muchos negocios, que hay detraz.Todo se vuelve empresa ¡que asco de verdad!
Otro punto clave es el fomento del machismo,y su control tambien , porsupuesto claro que si aunque muchos se crean listos e independientes por ir de machos, pero en realidad lo unico que hacen es ayudar a incrementar las ganancias a muchos empresarios que viven de formar empresas de la desestructuracion de las familias.
Los empresarios estan formando nuestra personalidad segun sus intereses, ellos nos moldean segun el cliente que quiere que seamos,o el sirviente que necesiten..
Y por supuesto que al meterse a querer dirigir el cuerpo de la mujer, tambien, es que ya desde la gestacion estamos controlados.
que asco!



saludos

Edgar dijo...

Qué dices mujer? Sal a la calle, y mira a las mujeres que mendigan, o se prostituyen por no tener que dar de comer a sus hijos, la mayoría de ellos no deseado. Te has acostumbrado a eso? Obviamente hay quien hace su negocio con todo esto (los laboratorios para ser más específico) pero tienes alguna mejor solución que dar la contra y ponernos a reproducir como conejos?

Tu ejemplo de los empresarios, no veo por donde puede ser aplicable, todos nos forma, los padres, los profesores, los amigos, el ambiente y hasta el clima, cuál es tu queja?

el pichuzo dijo...

Una vida sin dignidad no es vida, diselo a los millones de africanos hambrientos; y estamos discutiendo boludeces como si una celulita con algo de potencial genético debe nacer si o si o si o si. Hay que dárselos a Cecilia que los crie y alimente...

gerardo cailloma dijo...

Estamos en la Edad Media nuevamente, sólo que con más tecnología para poder controlar a la gente, la sofisticación para tener mejores y más sutiles de control. ¿Cuándo empezarán a censurar internet?
Falta poco, días aciagos para la humanidad. Y se quejan del fundamentalismo musulmán.

cecilia dijo...

El pichuso y Edgar:Que dicen!'????¿son hijos de empresarios o que?
Por otro lado si nos saltamos y hablamos tan indiferentes de la celulita con potencial genetico, nos saltamos mas cosas creo , que yo sepa eso resulta de el encuentro de dos personas, osea que tampoco es para hablar como si fuera que el aborto que tampoco tampoco.
Claro que apoyo a las mujeres que deciden abortar.

cecilia dijo...

Y tambien me parece aburrido tener solo un hermano, o ninguno.O un hijo tan solo.
Los desquilibrios vienen de otra parte, y es por eso que hablamos del aborto y de tener pocos hijos.

Annariel dijo...

Debirian legalizar el aborto asì las mujeres estariamos más protegidas (algunas caen en manos de matasanos asi perdiendo su vida), y deberiamos tener un presidente(a) ateo, así nuestro pais por fin encaminaria rumbo al desarrollo.

ALEX dijo...

control sobre el cuerpo, nada más que eso. Pregunto ¿Porque los miembros del TC, junto a la Iglesia, no van a las cárceles de mujeres a frenar la prohibición de los embarazos "deseados"?

Nathaly dijo...

Se trata de la vida de un ser humano, una ser humano igual q nosotros, con la deferencia q es indefenso y no pidio venir a sta vida donde hay tanta indeferencia tanta frialdad y donde las personas creen tener derecho de una vida q no es suya, con su cuerpo pueden hacer lo q quieren pero el nuevo ser ya no es parte de su vida, por lo tanto no pueden atentar con ella de ninguna forma.

No se en q momento esta sociedad se convirtio en un monstruo q lo unico q importa son las cosas materiales y el creer tener derechos, las personas inocentes q lastimosamente no tienen voz ahora tienen todo el DERECHO A LA VIDA, y es tan lastimoso q se lo nieguen.

Hasta cuándo vamos a consentir el “derecho a matar" que no existe?. Existe el Derecho a Vivir.