martes, 10 de febrero de 2009

Una muerte bienvenida

El señor Silvio Berlusconi se hace dar leyes para su propia impunidad. El señor Berlusconi ha defraudado al fisco pero no ha pagado judicialmente por ello.
El señor Berlusconi tiene un largo prontuario de transacciones dolosas, fusiones de escándalo, balances fraguados y contabilidades dobles.
Demás está decir que el señor Berlusconi admira al señor Mussolini.
Y, sin embargo, al señor Berlusconi le preocupaba dizque hasta las lágrimas la vida vegetativa de Eluana Englaro, en coma irreversible desde hace 17 años.
Y como le preocupaba el asunto, hizo alianza con la Santa Iglesia de Roma –digamos que la tiene a la mano- para impedir que la señorita Englaro terminara de dejar decentemente este mundo.
Para lograr eso, el señor Berlusconi se apresuró a presentar una ley de emergencia que le hubiera impedido a la familia Englaro dejar de hidratar y alimentar ese cuerpo que insistía en llamarse Eluana Englaro, que conservaba algo del rostro de Eluana Englaro, que latía levemente y en silencio desde el accidente de 1992, pero que no era Eluana Englaro sino su inmóvil calavera.
Cuando el señor Berlusconi le presentó el decreto de marras al presidente de la República -Giorgio Napolitano-, éste se negó a firmarlo por considerarlo inconstitucional. Y sí que lo era.
Pero el señor Berlusconi, que admira a Mussolini aunque no se ha atrevido a desafiar a los estadounidenses, no cree en la Constitución. Y como sólo cree en su dinero muchas veces mal habido y en la Santa Iglesia de Roma y en la muerte siempre y cuando el Vaticano la apruebe –no en la que puede propiciar la compasión-, pues entonces, decía, Berlusconi se burló del presidente de la República, hizo aprobar su decreto de urgencia en un consejo de ministros, anunció que cambiaría la Constitución y pretendió que la medida entrara en vigencia aun sin contar con la firma de Napolitano.
O sea que hizo que Italia militara todo este fin de semana en las pundonorosas filas del Tercer Mundo.
El golpe de Estado berlusconiano sucedió el viernes pasado. Ayer, felizmente, ese cuerpo que había usurpado la identidad de Eluana Englaro dejó de dar señales de la primitiva vida que conservaba y acabó de morir.
La familia Englaro, que libró una batalla legal de varios años y que obtuvo una sentencia favorable del Tribunal Supremo italiano, se ha sentido aliviada. Ha hecho lo que Eluana les hubiera suplicado. Ha hecho lo necesario para acabar con esa farsa de vida.
La entidad de ojos fijos que insistía en llamarse Eluana Englaro ha dejado de no-ser.
Eluana Englaro, por lo tanto, ha regresado. La momia que la representaba tan malamente será por fin enterrada. La familia recuperará el recuerdo y la imagen de la Eluana que todos los que la amaron desean recordar.
Un leve resuello no es vida. Una vida sin actividad cerebral relevante no es vida. Una vida convertida en silencio perpetuo no es vida.
Sólo Berlusconi y un sector de la Santa Iglesia de Roma pueden creer –o fingir creer, que es el caso de Berlusconi- que aquello entubado y asistido, despojado hasta de la mirada, es vida que merece ser vivida.
La Iglesia administra el miedo y, por lo tanto, se siente con derecho de regir sobre todos los dominios de la muerte (madre de todos los miedos). Cuando alguien desacata esa autoridad y apela a un aborto luego de una violación, o a la eutanasia tras 17 años de dolor sin duelo, entonces la Iglesia condena y alza la voz.
No es el pecado lo que la subleva. Es la autonomía.
No hay peor enemigo de la Iglesia –de las iglesias y de sus dioses encontrados- que el fantasma de la libertad. Y cuando esa libertad está llena de piedad laica y de buenos propósitos, la Iglesia entra en pánico. Allá ella. Parece condenada a las tinieblas.
Que Eluana Englaro descanse para siempre. Hace mucho que se lo merecía.

9 comentarios:

El Braca dijo...

Yo tengo fe en Dios, pero en asuntos puntuales como este ratifico que mi fe en la Iglesia es casi nula.

aldito m. dijo...

No voy ni puedo decir que la muerte de esta italiana sea motivo de satisfacción para alguien, ni siquiera para los que han asistido esta situación para que llegue a este final. Este final simplemente ha sido el adelanto a lo que tarde o temprano iba a suceder.

Se que para muchos esto se tilda como un asesinato, no se, la verdad yo no se como calificar este echo, lo que si creo que puedo decir que para un padre un hijo es lo máximo y no creo que quiera nada malo para él. Aunque lo que si opino que los toros desde la barrera se ven muy bien y fácil, podemos pensar “Que descanse Eleannu y a su vez su padre y familia” o seguir esperanzado en una curación o una intercesión divina o manifestarnos en contra de tales actuaciones, luego seguir cada uno en su casa, la enferma en un estado que ya todo sabemos y el padre ahogando sus penas y no queriendo ver mas a su hija de la manera mas lamentable que se pueda ver a un ser querido, viéndola en estado vegetativo.

Yo no quiero que estas situaciones les tengan que suceder a nadie, ojalá la ciencia avance y consiga tanto y tanto que la curación de las vidas por parte de la medicina sea una realidad, pues para eso los hombres tenemos el don, para algunos divinos y para otros innato de aprender.

Y ahora si voy a lanzar una lanza en contra de una especie de eutanasia encubierta que existe en nuestra sociedad. Vemos como diariamente simples enfermos, ya sean niños o adultos, gente con una salud de hierro pero a lo mejor con un simple problema genético, son vilmente desasistido de la ciencia, pues sus padres, sus hijos, o hermanos pertenecen a una sociedad religiosa llamada Testigos de Jehová.

Todos tenemos constancia de que esto es así, hemos visto en las prensas como por mor de una creencia, ciudadanos que bien pueden ser nuestros vecinos, nuestros amigos o de nuestros hijos, en pleno siglo XXI anteponen su religión a la vida de sus allegados, y ante esto no ponemos el grito en el cielo, ni pedimos un cambio en la legislación para evitar que esto le pueda pasar a un niño, a un joven o un adulto que una simple transfusión de sangre le permita simplemente, vivir.

Malcolm X dijo...

La vida preconcebida con amor y voluntad resposable, y vivida con dignidad debe ser un fin supremo de cualquier civilización que se precie de haber superado los códigos de las cavernas, los fundamentalismos que no contemplan excepciones y atenuantes, poco hacen por elevar el espíritu de los actos humanos hasta su libertad racional y reflexiva; el derecho que se atribuye la iglesia - y los gobiernos fuertemente influenciados por ella - a moderar las decisiones que conciernen a la concepción y mantenimiento de la vida debe conocer límites.
Los hijos no deseados producto de la sexualidad recreativa de un arrebato instintivo primitivo o de la violencia marginal, no son en muchos casos buenos prospectos de vidas dignas, ó el dolor de ver un ser querido vegetando y desconectado de la realidad irreversiblemente, que debería llamar a la decisión libre de los involucrados y a nadie más, son los perfectos ejemplos de la intransigencia de la iglesia y su influencia perniciosa en el poder, expresado en políticos como Berlusconi, y localmente en personetes como Cipriani, Rafael Rey, Cuculizas, Chavez, etc.
Probablemente cuando un hijo no planificado sufra abandono, hambre, desnutrición, patologías y caiga en los submundos de la sociedad, los jerarcas de la iglesia católica opusdeica y de la política demagógica no estarán allí para mitigar esas penurias.
Las normas de la sociedad deben adaptarse a la evolución de la misma, tal como tuvo que ser aceptada la fertilización in vitro y la anticoncepción, algún día tenrán que aceptarse la Clonación Terapeutica y transgénica y el uso de alimentos transgénicos luego de los periodos de evaluación respectivos. La evolución racional de nuestras normas y despojarnos de taboos nos llevará a encontrar algunas soluciones a los problemas cada vez más complejos producto del hacinamiento y la marcha del mundo.

Kamus dijo...

Italia es claro ejemplo de como un pais que no es unido, siempre muestra estas conductas tercermundistas, Italia siempre ha estado resagado de Francia, Alemania o UK. Berlusconi magnate de la Tv, es el tippico politico italiano que al fiel estilo de la camorra, hace de Italia su chacra, no nos sorprende de este mafioso de la política y su conducta, solo demuestra lo que son los italianos, siempre costandoles estar en el grupo de los grandes, y siempre mirados por sobre el hombro por por parte de sus eurovecinos Franceses, alemanes y anglos.

Luis Delgado dijo...

Ahora la señorita Englaro esta en la presencia de Dios y despues de 17 años de sufrimiento ahora su alma tiene paz.
Sin embargo debemos de pensar que nadie esta libre de encontrarse en una situacion semejante.
Por tanto debemos de pedir a Dios que nos libre a nosotros o a nuestros familiares,si esta es su voluntad.
Pero mientras estemos sanos tratar de hacer la voluntad de Dios. Bendiciones a todos.

Anónimo dijo...

La vida es tan hermosa que hay que vivirlo con dignidad. Será vida vivir en estado vegetal????

Jubo dijo...

Por supuesto que es vida, ¿No se puede amar a alguien en estado vegetal?... O sea, la vida es estar lúcido, vivito y coleando... ¿y los sufrimientos? ¿Y un inconsciente a causa de un accidente? ¿Y un niño paralítico? ¿Ellos también son vegetales? Porque vegetal es una definicón médicamente estúpida aunque certera.
Muchas veces, cuando la dignidad se pone a prueba escogemos soluciones escapistas, moralmente aliviadoras pero nos olvidamos que una persona... ¡SERÁ SIEMPRE UNA PERSONA! Mientras su corazón lata, mientras respire, mientras tenga un rostro, mientras DIOS quiera que siga viva, nosotros no somos dioses, no podemos disponer de la vida como nos da la gana.

Anónimo dijo...

Chilena en coma por 14 años reaviva debate de eutanasia en el país

El caso de Eluana Englaro dio paso a la discusión a nivel mundial.

11/02/2009 - 14:22

La muerte de Eluana Englaro el pasado lunes, luego de estar 17 años en estado vegetal, llevó el tema de la eutanasia nuevamente al debate.

Incluso en Chile también hay casos muy similares. Erica hace 14 años que se encuentra en estado vegetal y su esposo- Carlos Abarca- critica la decisión que tomó el padre de Eluana de dejarla morir.

Erica está internada en el Hospital El Salvador y su marido va todos los días a verla, sosteniendo que no la dejaría morir, debido a que tiene la certeza de que su mujer siente todo, ya sea los ruidos y hasta caricias, dijo a CHV.

En tanto, el obispo auxiliar Fernando Chomalí, se mostró totalmente en desacuerdo con la eutanasia, argumentando que la persona en estado vegetal, de todas maneras constituye un ser vivo.

tio aki dijo...

TIO AKI:
yo no sé de que manera he afectado la vida de mis conciudadanos,de que modo los he herido,hasta ahora no entiendo nada,de nada.Con todas estas grandes dudas,ME DISCULPO ANTE UDS. POR CUALQUIER DAÑO MORAL O MAS, QUE LES HAYA PRODUCIDO,PERDONENME SINCERAMENTE.