martes, 29 de enero de 2008

El megaFujimori de Indonesia

Cuando se supo que el ciudadano nipón Alberto Fujimori Fujimori iba a ser extraditado desde Chile, a Luis González Posada no se le ocurrió mejor cosa que decir que el citado hampón “sería tratado tal como lo requería su investidura”. Se refería, desde luego, al hecho de que Fujimori hubiese ocupado, primero, y usurpado, después, un cargo que los Echenique y los Leguía ya se habían encargado de manchar antes que él.
Pasar por la presidencia puede proveerte, en países bárbaros como Indonesia o Perú, de un blindaje que sólo cesará con la muerte. Es el caso de Haji Mohammad Suharto, el vastísimo asesino que “limpió” a su país del peligro marxista, en nombre, claro, de los Estados Unidos y con la anuencia europea, especialmente británica.
Nadie se ha puesto de ­acuerdo con la cantidad de muertes que produjo el genocidio suhartiano. Los cálculos menos catastrofistas se refieren a unas 500,000 víctimas mortales.
Los papeles desclasificados de la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos demuestran hasta qué punto estuvo la CIA implicada en el ascenso al poder de este general que había estudiado en una escuela militar holandesa y que había sido parte de una milicia de ocupación japonesa durante la segunda guerra mundial.
Se sentía tan seguro de que lo que iba a hacer refundaría a Indonesia sobre un nuevo océano de sangre, que Suharto bautizó a su gobierno como “el del nuevo orden”. Era el año 1965. Lo primero que hizo fue proscribir los sindicatos. El mismo día declaró ­ilegal al Partido Comunista de Indonesia (PKI), el más importante en la política del archipiélago. Por la noche ya estaba instalada la censura de prensa, purgado el parlamento y empezado a funcionar el aparato de los escuadrones de la muerte. El siguiente gesto del nuevo súbdito de Washington fue romper relaciones con la China de Mao.
El más importante escritor indonesio, Pramoedya Ananta Toer, fue encarcelado en uno de los campos de concentración de la isla de Buru. Treinta años después, Ananta publicaría “El soliloquio del mudo”, un libro autobiográfico sobre lo padecido en Buru y una de las fuentes más socorridas para entender qué pasó en la Indonesia de Suharto.
Suharto era, como se ve, un asesino de exportación. Y, por supuesto, un ladrón consumado.
Alguna vez la revista “Time”-Asia calculó la fortuna de la familia Suharto en ­unos quince mil millones de dólares, con 36,000 kilómetros cuadrados de propiedades en Indonesia y Timor. Tras su salida del poder algunos pretendieron someterlo a juicio. Las fuerzas de la corrupción lo protegieron con la excusa de sus achaques seniles. Lo único que se pudo lograr fue una condena de 15 años de cárcel para su hijo, el hediondo Tommy Suharto, por haber ordenado el asesinato de un juez que lo condenó en un caso de fraude de tierras.
Antier Suharto fue enterrado “con honores de jefe de Estado”. Merecidos se los tenía.

3 comentarios:

Tomas dijo...

El unico jefe de montesinos fue el gobierno Americano que fabrico a Rivas, Montesinos y todo Maton en Latinoamerica.Los acusadores disque peruanos 100% con nombre nada mestizo no entienden: Uceda
vuelve a repetir que no se autorizo nada. Digan que gobierno por mas civilizado y democratico que fuera puede acabar con un Sendero Luminoso? Acaba de hablar el abogado de los caviares por canal N: "vamos a ganar no por Knockout sino por puntos" Que verguenza, querer meter a un ser humano a prision ganando como se gana en el box, es decir, esperando ser ayudados por los jueces...

phyton dijo...

EL CHATO DEBERIA IR A UN PSQUIATRA!
OBSSESION HACIA FUJIMORI!
CESAR HILDERBRANT SU PROXIMO LIBRO:
SOY EL FELON DE BARRABAS(OSEA ALAN GARCIA)


SOY EL FELON DE BARRABAS (OSEA TE PERDONO EL DOLAR MUC)

SOY EL FELON DE BARRABAS(PREFIERO UN ESPANOLITO Y UN JAONES)OSEA VARGAS LLOSA "EL HISTERICO")

LA PROSTITUCION DE LA PRENSA!
LA OBJETIVIDAD A MUERTO!
PRENSA A LO CHICHI VALENZUELA!

SI DESEA VOMITAR....
VISITE NUESTRO CANAL DE TELEVISION!

Christian Bedon dijo...

Hace poco estuve leyendo "The Shock Doctrine" de Naomi Klein, y en una parte menciona a este Suharto. En el libro se desarrola la teoria de que toda esta politica de represion contra los pueblos ha sido parte del metodo de los capitalistas salvages (Discipulos de Friedman "Chicago Boys")para imponer el libre mercado en estos paises (Indonesia con Suharto, Chile con Pinochet, Argentina con las juntas, etc).