domingo, 13 de septiembre de 2009

Nuestro 11 de septiembre

El viernes pasado se recordó el primer 11 de septiembre fatídico de la historia moderna.
Se recordó, con mucho menos respeto del que hubiera sido necesario, el sacrificio de Salvador Allende, un médico que quiso curar el mal de la injusticia y que terminó sitiado por el ultraísmo izquierdista, la conspiración norteamericana, el odio de la derecha fascista de Chile y la traición de los generales institucionalistas, los almirantes hijos de puta, los generales FACH salidos del infierno y los carabineros pobres diablos que se sentían valientísimos a la hora de pegarle a los desarmados.
Fue el 11 de septiembre de 1973. Y se veía venir. Pero lo que vimos esos días, a pesar de lo previsible, fue más de lo podíamos esperar.
En el palacio de La Moneda, roto con misiles aire- tierra, defendido apenas por un puñado de suicidas, el presidente socialista reunió a sus colaboradores y familiares y les exigió que se fueran, que no siguieran allí, entre los humos de las bombas y el zumbido, ya innecesario, de las balas.
El golpe de Estado se había consumado, pero Gustavo Leigh, el chacal de la Fuerza Aérea chilena, seguía cumpliendo las órdenes de Pinochet y sus aviones Hawker Hunter seguían roqueteando lo que quedaba de la sede presidencial.
¡Cuántas veces había yo mirado La Moneda desde el hotel Carrera y había temido esto!
Y adentro, entre aquellos que se negaron a irse, estaba mi amigo, el “Perro” Olivares, el secretario de prensa de don Salvador.
Dos años antes, en 1971, había estado con él y un grupo internacional de periodistas en una noche de Valparaíso.
Buen hombre el “Perro”, que se había ganado el mote por la cara y no por el alma. Nos dijo, en resumen, que Allende estaba entre dos fuerzas que querían la confrontación y que, muchas veces, se sentía tan solo como Juan Manuel Balmaceda, el presidente chileno que, acosado por la oligarquía y el ejército, terminó suicidándose durante la guerra civil de 1891.
Recuerdo que estábamos en una especie de bar enorme y que el “Perro” Olivares nos dijo que él temía que lo peor estaba por venir y que la derecha no iba a tolerar que Allende continuara con las reformas. “Los ricos de este país pudieron con O’Higgins y con Balmaceda. Y están seguros de que podrán con Allende”, sentenció.
Y pudieron. Porque mientras el MIR y el MAPU, y el socialismo del ala Altamirano, provocaban a las Fuerzas Armadas, la derecha, con apoyo de la embajada norteamericana y logística de la CIA (llegaron a fundar una agencia de noticias que servía de tapadera y se llamaba Orbe), tramaba la masacre.
Y la tramó bien. El 11 de septiembre de 1973, seis horas después de que la flota de Valparaíso se hiciera a la mar anunciando lo que se venía, Allende se encerró en una habitación del humeante palacio, se sentó en uno de esos sillones donde había tenido que sentarse en los últimos tres años - un falso Luis XV tapizado en terciopelo cardenalicio-, cogió la ametralladora que le había regalado Fidel Castro -con la que había disparado simbólicamente a los blindados que desmoronaban el ala que daba a la calle Morandé-, se puso el arma entre las rodillas, el cañón apuntando casi la garganta, y disparó.
No, él no saldría vivo de La Moneda. No pediría perdón, ni pondría las manos en la nuca, ni tramitaría su asilo en alguna embajada compasiva. La izquierda, carajo, también, pensaba, debe hacer historia y debe dar ejemplos.
La canalla ultraizquierdista que le hizo la vida imposible empezaba, a esa hora, a ser cazada y exterminada por el fascismo que ella misma ayudó a despertar. El hombre que hizo todo lo posible para que el socialismo tuviera un rostro nuevo se volaba la tapa del cráneo.
El hombre latinoamericano más decente del siglo XX, Salvador Allende, terminaba con honor lo que había empezado con generosidad.
Y nosotros nunca seríamos los mismos.
Y ese es el 11 de septiembre que más nos dolerá.
Porque lo de las torres gemelas fue espantoso pero, al fin y al cabo, fue obra de una secta tanática que dice ser respuesta a las atrocidades que Israel y los Estados Unidos perpetran el Medio Oriente hace cuarenta años.
Lo de Allende y lo que vino después fue, en cambio, obra del Departamento de Estado de los Estados Unidos, de las Fuerzas Armadas de Chile, del Partido Nacional y del Partido Demócrata Cristiano de Chile. Fue, digamos, una masacre oficial.

6 comentarios:

Liliana dijo...

Soy enfermera y docente de una universidad de Lima y este 11 de setiembre inicié mis clases con los jóvenes con una reflexión del significado de este día para ellos. Todos evocaron las torres gemelas.Ninguno había escuchado nunca de Allende.Les comenté mis recuerdos de esos días a pesar de haber sido muy pequeña y los hechos posteriores de la historia y de la realidad del país vecino en el que unos años luego estudié una especialidad.No enseño historia, pero ¡que necesario se hacen estos momentos de reflexión! los jóvenes de hoy necesitan estar informados,cultivar la lectura,comparar hechos y realidades, realizar análisis y ser críticos y para ello poco o nada hacen en la mayoría de los colegios en los que su rol hacia los jóvenes se ha desdibujado completamente.La tecnología los desborda y la cantidad de información sesgada los abruma pero no deja nada que contribuya a su crecimiento interior y a la reflexión.Finalmente el reconocimiento del ser humano como valioso, único e irrepetible en cada momento de nuestra vida y de la historia nos hace empezar a comprender lo complejo del ser que pretendemos desde la profesión de salud,entender, ayudar y cuidar.

Patricio Lynch Solo de Saldivar dijo...

Nuestro 11 de septiembre!!?? que repsentciones tiene este cholo...hasta nuestro 11 de septiembre Chileno nos quiren birlar estos degradados...

Cambia el titulo afrindio vendido a Chavez como Ollanta y toda su familia...

seria bueno que scribieras sobre neustra proxima PARADA MILITAR...ESTE PROXIMO 19 DE SEPTIEMBRE... EN una de esas escribes....NUESTRA PARADA MILITAR...TAMBIEN...!!!

patetico, como que este año al menos los cholos tuvieron al decencia de no HACER SU ASQUEORSA PARADA MILITAR....SOLO PORQUE TENIAN LOS TUTUS CON EL PUNTO CoRRIDO....


Escribe...ahora...VIENE NUSTRA PARADA MILITAR....

Eres bien patetico GILdeRAT.-

Anónimo dijo...

Siempre es bueno escuchar las opiniones de un peruano lúcido como tú Patricio, aunque trates de hacerte pasar por roto. El momento más cercano a ser chileno que experimentas debe ser cuando traes contrabando a Tacna, continúa así

Anónimo dijo...

Este sábado continúa en el show de los sueños, la participación de los delincuentes que purgan condena en diferentes penales de Lima, habrá un duelo de baile entre Gisela Valcárcel siendo su pareja José Mamanchura, asesino confeso de Alicia Delgado, y Karen Dejo bailará con el narcotraficante "turbo", del cual es, su sexo servidora.

El jurado estará conformado por tres lesbianas, debido a que Abencia Meza, se integrará al panel.

Sucesivamente seguirán desfilando los delicuentes todos los sábados en el programa, con el consentimiento de las autoridades ineptas, pagadas con el dinero de todos los peruanos.

Anónimo dijo...

Patricio Lynch, al referirse NUESTRO 11 se refiere al de ÉL no significa que sea tuyo también.

Anónimo dijo...

quise dar un comentario a cerca del INEN para q usted lo investigue se q lo,puede hacer se q lo hara tenga en cuenta q es el dolor de los pacientes q dia a dia tienen q soportar tener q hacer pagos execivos por consultas medicinas y el maltrato por parte de las asistentas sociales medicos q lucran con el dolor sobre todo mi queja es al modulo de cabeza y cuello q indolentes citas largas ruega uno para atenderse uno viene para un consuelo a su dolor y nada si llegas un poco tarde ya no te atienden donde esta su vocasion a loi q juraron verifiquelo se q puede yo se q si asi nos podria ayudar ya q nadie se atreve a hacer algo por los pacientes tato q pregonan la ayuda si usatedf viviera el drama y al asegurado es peor tarifas q triplican su costo q inumanos me di el trabajo de hablar con personal nombrado y comtratado q diferencia hasta en eso nombrados con grandez sueldos contratados sueldos de hambre donde esta lo q pregona el sr presidente uno empieza x casa sus minisrerios personal al q solo se le paga seguro y ni un beneficio mas si a su gente a sus trabajadores los trata asi a los pacientes ya se imaginara le pido de corazon investigue y no permita se juege con el dolor humano somos deres humanos no cuaquier cosa ayudenos uno no lo hace xq pueden tomarse represarias gracis x favor verifique usted investigue usted puede